PA­RA­GUAY SE PRO­NUN­CIA

Có­mo sue­na ca­da le­tra en un de­ter­mi­na­do idio­ma no so­lo de­pen­de del apren­di­za­je aca­dé­mi­co, sino tam­bién de la his­to­ria par­ti­cu­lar de ca­da pueblo que lo ha­bla, de las in­fluen­cias re­ci­bi­das de otros idio­mas y de la len­gua ori­gi­na­ria. El cas­te­llano pa­ra­gua­yo

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

El cas­te­llano pa­ra­gua­yo ha desa­rro­lla­do una fo­né­ti­ca par­ti­cu­lar. Co­noz­ca­mos algunas de sus ca­rac­te­rís­ti­cas.

Ha­blar en cas­te­llano pa­ra­gua­yo no so­lo sig­ni­fi­ca uti­li­zar un vo­ca­bu­la­rio pro­pio, que se su­ma al he­re­da­do de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, sino que tam­bién hay lu­gar pa­ra los gi­ros par­ti­cu­la­res y una for­ma de pro­nun­ciar le­tras, o pa­res de le­tras, que en al­gu­nos ca­sos es una pro­nun­cia­ción úni­ca y en otros es com­par­ti­da con otros paí­ses, aun­que siem­pre más o me­nos ale­ja­do de lo que es­ta­ble­ce la nor­ma­ti­va lin­güís­ti­ca.

His­tó­ri­ca­men­te, Pa­ra­guay siem­pre fue un país pe­ri­fé­ri­co. De­bi­do a su ais­la­mien­to, por su geo­gra­fía, pe­ro tam­bién por mo­ti­vos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, no siem­pre des­per­tó el in­te­rés de los in­ves­ti­ga­do­res ex­tran­je­ros en la mis­ma medida que lo ha­cían otros paí­ses ve­ci­nos. Y la in­ves­ti­ga­ción so­bre la fo­né­ti­ca del cas­te­llano ha­bla­do en nues­tro país no es­ca­pó a es­ta reali­dad.

Por esa ra­zón, exis­ten pocos tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción so­bre el es­pa­ñol ha­bla­do en Pa­ra­guay, he­chos por lin­güis­tas fo­rá­neos. Uno de ellos es el rea­li­za­do por el sue­co Ber­til Malm­berg, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ro­má­ni­cos de la Uni­ver­si­dad de Lund, Sue­cia. En ju­nio de 1946 hi­zo una bre­ve vi­si­ta al Pa­ra­guay y ade­lan­tó di­ver­sas ob­ser­va­cio­nes lin­güís­ti­cas en su tra­ba­jo No­tas so­bre la fo­né­ti­ca del es­pa­ñol en el Pa­ra­guay, pu­bli­ca­do en 1947.

Pe­ro el tra­ba­jo más com­ple­to y ex­haus­ti­vo es el que lle­vó ade­lan­te el fi­ló­lo­go es­pa­ñol Ger­mán de Gran­da, ex­per­to en el con­tac­to edl es­pa­ñol con len­guas in­dí­ge­nas y re­si­den­te en nues­tro país en­tre 1977 y 1980 como miem­bro de la le­ga­ción di­plo­má­ti­ca de Es­pa­ña. Es au­tor de nu­me­ro­sos tra­ba­jos so­bre el cas­te­llano pa­ra­gua­yo, en­tre ellos Ob­ser­va­cio­nes so­bre la fo­né­ti­ca del es­pa­ñol en el Pa­ra­guay.

El fi­ló­lo­go pe­nin­su­lar es ex­per­to en el con­tac­to del es­pa­ñol con len­guas in­dí­ge­nas, y re­si­den­te en nues­tro país en­tre 1977 y 1980 como miem­bro de la le­ga­ción di­plo­má­ti­ca de Es­pa­ña. Es au­tor de nu­me­ro­sos tra­ba­jos so­bre el cas­te­llano pa­ra­gua­yo

Con acen­to gua­ra­ní

Ger­mán de Gran­da con­si­de­ra fuera de dis­cu­sión que bue­na par­te de los ras­gos fo­né­ti­cos ca­rac­te­ri­za­do­res del es­pa­ñol pa­ra­gua­yo se de­ben a la in­ter­fe­ren­cia del fo­ne­tis­mo gua­ra­ní, lo que en­cuen­tra ló­gi­co si se tie­ne en cuen­ta la lar­ga con­vi­ven­cia de am­bos có­di­gos en te­rri­to­rio pa­ra­gua­yo y las con­se­cuen­cias de es­te he­cho en otros ni­ve­les lin­güís­ti­cos.

No obs­tan­te, no to­das las pe­cu­lia­ri­da­des de nues­tro cas­te­llano –como bien lo ha­ce no­tar de Gran­da– pro­ce­den del gua­ra­ní, y ci­ta que mu­chas de ellas res­pon­den a fe­nó­me­nos que son co­mu­nes en otras áreas de Amé­ri­ca y de Es­pa­ña, ale­ja­das de la in­fluen­cia gua­ra­ní­ti­ca, por lo que no siem­pre es nues­tro idio­ma ori­gi­na­rio la fuen­te de las par­ti­cu­la­ri­da­des fo­né­ti­cas.

Mu­chas de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pa­san des­aper­ci­bi­das al oí­do pa­ra­gua­yo, pe­ro no al de los ex­tran­je­ros, quie­nes sue­len cri­ti­car (ol­vi­dán­do­se de que ellos tam­po­co tienen una pro­nun­cia­ción aca­dé­mi­ca) el sonido di­fe­ren­te de algunas le­tras, o pa­res de ellas, en Pa­ra­guay.

Lo que de en­tra­da sue­le lla­mar la aten­ción del fo­rá­neo es la rup­tu­ra de los dip­ton­gos a tra­vés de la acen­tua­ción o alar­ga­mien­to de la vo­cal dé­bil. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca sue­le afec­tar ma­yor­men­te a la “i”, y cuan­do es­ta es la pri­me­ra vo­cal del dip­ton­go. Ejem­plos: avión, Ca­pia­tá, Ma­ciel, que se pro­nun­cian avi-ón, Ca­pi-atá, Ma­ci-el.

En algunas oca­sio­nes tam­bién afec­ta a la “u”, como en sua­ve, que se pro­nun­cia su-ave (siem­pre car­gan­do la voz y alar­gan­do la vo­cal dé­bil), pe­ro que no se per­ci­be en pa­la­bras si­mi­la­res, como huer­ta, hue­vo, en los que la dip­ton­ga­ción sí se ve­ri­fi­ca.

Al con­tra­rio de lo que po­dría pen­sar­se, es­te fe­nó­meno tan ca­rac­te­rís­ti­co del cas­te­llano pa­ra­gua­yo, tam­bién se re­pi­te en otros paí­ses que no tienen fron­te­ras con Pa­ra­guay, se­gún ex­pli­ca la pro­fe­so­ra Es­te­la In­ca Ap­ple­yard. “El alar­ga­mien­to no es ex­clu­si­vo de nues­tro país. Es­cu­ché en otros paí­ses que, por ejem­plo, no se di­ce 'sua­ve' sino 'su-ave'. Es de­cir, no ocu­rre so­lo Pa­ra­guay”, afir­ma.

Com­par­ti­do con re­gio­nes de otros paí­ses, prin­ci­pal­men­te algunas pro­vin­cias de Argentina, la “y” se pro­nun­cia como con­so­nan­te, si­mi­lar al sonido de la “g” in­gle­sa (ejem­plo:

gen­der, gé­ne­ro), fran­ce­sa (ejem­plo: ge­nu, bo­ca), ita­lia­na (ejem­plo: gem­ma, jo­ya) o por­tu­gue­sa (ejem­plo: ges­so, yeso).

Pe­ro se­gún la nor­ma aca­dé­mi­ca el va­lor fo­né­ti­co de la “y” co­rres­pon­de a un fo­ne­ma con­so­nán­ti­co pa­la­tal so­no­ro, ge­ne­ral­men­te fri­ca­ti­vo y su ar­ti­cu­la­ción es más o me­nos abier­ta, lle­gan­do a te­ner, en es­pa­ñol, una so­no­ri­dad se­me­jan­te a la “j” in­gle­sa y fran­ce­sa, aun­que sue­le ser más pró­xi­mo al va­lor fo­né­ti­co de la “j” ale­ma­na (ejem­plo: Jahr, año). Su sonido tam­bién es se­me­jan­te al de la “y” in­gle­sa en “ye­llow”.

La “ll” es un dí­gra­fo que en el es­pa­ñol ac­tual de cier­tas zo­nas re­pre­sen­ta un fo­ne­ma con­so­nán­ti­co lateral pa­la­tal. En Pa­ra­guay se pro­nun­cia como lo es­ta­ble­ce la RAE, y se com­par­te con las pro­vin­cias del Li­to­ral ar­gen­tino y con Bo­li­via. En la ac­tua­li­dad, qui­zá de­bi­do a la ex­po­si­ción a la pro­nun­cia­ción es­cu­cha­da en pro­gra­mas de te­le­vi­sión tra­du­ci­dos en Mé­xi­co y en otros paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos, los ni­ños es­tán per­dien­do la pro­nun­cia­ción co­rrec­ta, y lo con­vier­ten en la se­mi­con­so­nan­te ”y”.

So­lo en Pa­ra­guay

Lo que ocu­rre con la pro­nun­cia­ción de la “x” en los gru­pos “kt” y “ks”pro­ba­ble­men­te sí sea un fe­nó­meno ex­clu­si­vo del Pa­ra­guay, y por in­fluen­cia del idio­ma ori­gi­na­rio, de acuer­do a lo afir­ma­do por de Gran­da. El fi­ló­lo­go da cuen­ta de es­ta par­ti­cu­la­ri­dad en su tra­ba­jo Ob­ser­va­cio­nes so­bre la fo­né­ti­ca del es­pa­ñol en el Pa­ra­guay.

En es­tos ca­sos se pro­du­cen vo­ca­li­za­cio­nes con la sus­ti­tu­ción de la pri­me­ra con­so­nan­te por la sex­ta vo­cal gua­ra­ní (y). Pa­ra en­ten­der me­jor: ne­xo, acción, es­pec­tácu­lo se pro­nun­cian ney­so, ay­sión y es­pey­tácu­lo, en los que la “y” tie­ne el sonido de la sex­ta vo­cal gua­ra­ní. Lo co­rrec­to es nek­so, ak­sión y es­pek­tácu­lo.

Y ya que to­ca­mos gru­pos de le­tras, to­tal­men­te pa­ra­gua­ya es la pro­nun­cia­ción de la “tr”, que in­clu­so en es­tra­tos so­cia­les al­tos se sue­le leer con arras­tre, ca­si como una “rr”. Por ejem­plo: cua­tro se pro­nun­cia al­go así como cuat-rro.

“El arras­tre es por in­fluen­cia del gua­ra­ní. Es muy ca­rac­te­rís­ti­co del Pa­ra­guay, no sue­lo es­cu­char en otros paí­ses de ha­bla cas­te­llano. Qui­zá en Clo­rin­da. En Bo­li­via y Pe­rú hay re­gio­nes que tienen una pro­nun­cia­ción pa­re­ci­da pe­ro no es igual”, ase­gu­ra In­ca Ap­ple­yard.

Tam­bién muy pa­ra­gua­yo es el alar­ga­mien­to de las vo­ca­les pa­ra dar­le én­fa­sis a al­gu­na pa­la­bra. Por ejem­plo: “Mi ca­sa que­da leee­jos”; “es un pe­rro liiin­do”. Si al­guien co­no­ce ca­sos si­mi­la­res en el cas­te­llano de otros paí­ses y, aun, en otros idio­mas, que nos avi­se.

Con­ser­var o eli­mi­nar

Val­gan los ca­sos ci­ta­dos como ejem­plos de la iden­ti­dad pro­pia de nues­tro es­pa­ñol. Pe­ro ¿de­be­mos con­ser­var­los o, por el con­tra­rio, ir de­ján­do­los de la­do con mi­ras a una pro­nun­cia­ción más aca­dé­mi­ca? La pro­fe­so­ra Ap­ple­yard sos­tie­ne que en las es­cue­las se de­be en­se­ñar có­mo de­cir co­rrec­ta­men­te los so­ni­dos en cas­te­llano.

“Creo que hay que co­rre­gir, sue­na mal. Es una ca­rac­te­rís­ti­ca de nues­tro cas­te­llano pe­ro es un vul­ga­ris­mo. En la pri­ma­ria el maes­tro tie­ne que co­rre­gir esa pro­nun­cia­ción pe­ro si la per­so­na ya pro­nun­cia así y nun­ca se le co­rri­gió, en­ton­ces no se da cuen­ta de que es­tá mal. Así no sé si va­mos a lle­gar a co­rre­gir”, di­ce la do­cen­te.

Si cam­biar los há­bi­tos de pro­nun­cia­ción es ca­si una ba­ta­lla per­di­da, tal vez no ha­bría que ras­gar­se las ves­ti­du­ras por ello. Qui­zá se de­be­ría se­guir po­nien­do én­fa­sis en la en­se­ñan­za de la gra­má­ti­ca y acep­tar que, así como ha­bla­mos el cas­te­llano pa­ra­gua­yo, es tam­bién par­te de nues­tra iden­ti­dad cul­tu­ral y tan digno como otros ras­gos de nues­tro ser na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.