Tre­par al cie­lo

Dos jó­ve­nes aven­tu­re­ras in­vi­tan a co­no­cer las sie­rras ecua­to­ria­nas, que re­co­rrie­ron a lo lar­go de 3.000 ki­ló­me­tros y es­ca­la­ron en más de una de­ce­na de lu­ga­res. Ellas com­par­ten sus vi­ven­cias, caí­das y le­van­ta­das me­dian­te un do­cu­men­tal y en bre­ve lo ha­rán a

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Ro­cas des­de cin­co has­ta 280 me­tros dis­tri­bui­das en los An­des, se con­vir­tie­ron en el es­ce­na­rio de una aven­tu­ra em­pren­di­da por dos ecua­to­ria­nas, que han do­cu­men­ta­do su via­je pa­ra di­fun­dir lo que creen pue­de ser pa­ra los es­ca­la­do­res un pa­raí­so de­co­ra­do de be­llos y, a ve­ces, es­con­di­dos pai­sa­jes.

Via­ja­ron 34 días, re­co­rrie­ron más de 3.000 ki­ló­me­tros y subie­ron a de­ce­nas de pie­dras, en una aven­tu­ra en la que in­vir­tie­ron al­re­de­dor de 15.000 dó­la­res y en la que lle­ga­ron a 14 lu­ga­res de es­ca­la­da en ro­ca de la sie­rra ecua­to­ria­na.

Am­bas geó­gra­fas, An­drea Cas­ti­llo (28 años) y Ma­ría Fer­nan­da Ce­va­llos (30), com­par­ten sus vi­ven­cias, ale­grías, caí­das y le­van­ta­das a tra­vés del do­cu­men­tal La­ti­tud Ce­ro Clim­bing Rock­trip, ela­bo­ra­do por An­dré Acu­ña (25) y Ar­tu­ro Al­bor­noz (28).

El via­je, que los lle­vó des­de la provincia de Pi­chin­cha (cu­ya ca­pi­tal es Qui­to) has­ta la de Lo­ja (fron­te­ri­za con Pe­rú), no so­lo les sor­pren­dió por el es­pec­ta­cu­lar pai­sa­je sino por la fauna, pues in­clu­so di­vi­sa­ron cón­do­res, re­la­ta Al­bor­noz, co­men­tan­do que el ob­je­ti­vo del do­cu­men­tal es di­vul­gar los si­tios pa­ra el deporte.

“No se co­no­cen los lu­ga­res de es­ca­la­da, pe­ro en verdad Ecua­dor es tan pe­que­ño que es­tán a un pa­si­to, so­lo que la gen­te no tie­ne el co­no­ci­mien­to de có­mo lle­gar y qué tan bue­na es la ro­ca”, di­ce Acu­ña.

Aun­que en la ru­ta vi­si­ta­ron las ro­cas más icó­ni­cas del país pa­ra el deporte de es­ca­la­da, tam­bién se des­pla­za­ron a zo­nas no tan po­pu­la­res pe­ro de gran be­lle­za pai­sa­jís­ti­ca de Ecua­dor.

Pai­sa­jes pa­ra ele­gir

In­ca­paz de es­co­ger un lu­gar como su fa­vo­ri­to, Acu­ña recuerda que Ecua­dor es tan bio­di­ver­so que cam­bia el pai­sa­je en pocos ki­ló­me­tros: es­ta­mos en Oña (Lo­ja) que “es una ro­ca are­nis­ca, bien ro­ja, un lu­gar me­dio ári­do, pe­ro vas a Tan­gán (Co­to­pa­xi) y es como una sel­va”, re­la­ta.

Al­bor­noz recuerda que pre­ci­sa­men­te pa­ra ac­ce­der a una pe­ña en Oña, se sor­pren­die­ron al en­con­trar un “pa­raí­so, un oa­sis ver­de”, con árboles fru­ta­les, en me­dio de una zo­na ári­da.

Del via­je, evo­ca un páramo que da ha­cia

la cos­ta, “don­de las mon­ta­ñas se rompen y co­mien­za una pla­ni­cie” y se jun­tan las nu­bes.

Ro­dea­da de esa es­tam­pa, ha­lla­ron una de las gran­des ro­cas pa­ra es­ca­lar: “Pa­re­ce que es­tás es­ca­lan­do en el cie­lo, bá­si­ca­men­te”, apun­ta Al­bor­noz, quien jun­to a Acu­ña usó va­rias cá­ma­ras y un dron pa­ra do­cu­men­tar la aven­tu­ra.

Es­ca­sa in­for­ma­ción

Cas­ti­llo re­la­ta que se dio cuen­ta de que no ha­bía su­fi­cien­te in­for­ma­ción so­bre lu­ga­res de es­ca­la­da en Ecua­dor, cuan­do otros com­pe­ti­do­res le pre­gun­ta­ron so­bre su pro­ce­so de pre­pa­ra­ción tras ga­nar el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Vi­ña­les (Cu­ba), en 2015.

Y como la es­ca­la­da es —di­ce— “un deporte muy mas­cu­lino”, decidió em­pren­der con otra mu­jer su pro­yec­to pa­ra re­co­rrer y pre­sen­tar al­gu­nos de los si­tios de es­ca­la­da en el país an­dino.

Un en­tre­na­mien­to en es­ca­la­da, yo­ga, gim­na­sio y masajes co­pó por com­ple­to los cin­co me­ses an­te­rio­res a su via­je en 2016 por ca­tor­ce lu­ga­res, aun­que “hay más” en Ecua­dor, ase­gu­ra Cas­ti­llo, quien mi­de 167 cen­tí­me­tros, nue­ve más que Ce­va­llos.

Pe­ro re­sul­tó que la re­ve­la­ción no fue so­lo pa­ra los es­ca­la­do­res de otros paí­ses, pues du­ran­te la aven­tu­ra —en la que fue­ron su­peran­do los re­tos de­por­ti­vos y per­so­na­les— tam­bién en­con­tra­ron lu­ga­res des­co­no­ci­dos pa­ra ella, pe­se a sus 14 años prac­ti­can­do la es­ca­la­da.

La idea —apun­ta— era “des­cu­brir que Ecua­dor es un país pe­que­ñi­to en el que se pue­den re­co­rrer to­dos los sec­to­res en un mes y mos­trar­los a otros es­ca­la­do­res que quie­ran ve­nir”.

En­tre sus apren­di­za­jes más gran­des, res­ca­ta que Ecua­dor “tie­ne un po­ten­cial in­creí­ble” pa­ra es­ca­la­da, con lu­ga­res “que son vír­ge­nes aún” y por ello quie­re, a tra­vés del vi­deo, ex­ten­der una in­vi­ta­ción a la na­ción a es­ca­la­do­res que abren ru­tas. Ella afir­ma que se pue­de es­ca­lar en una zo­na ca­lien­te y, en dos ho­ras, en ro­cas si­tua­das a 3.900 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

Las jó­ve­nes geó­gra­fas ase­gu­ran: “Ca­da lu­gar de es­ca­la­da que vi­si­ta­mos tie­ne lo su­yo, no hay nin­guno igual”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.