Grito de li­ber­tad

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

La lu­cha de la mu­jer es de lar­ga da­ta. Des­de la an­ti­güe­dad, pa­san­do por la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, la era in­dus­trial, las dos gue­rras mun­dia­les y, aho­ra, con el de los me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción que im­po­nen es­te­reo­ti­pos fe­me­ni­nos me­dian­te la pu­bli­ci­dad, la mu­jer su­po dar ba­ta­lla. Así, pa­so a pa­so, fue lo­gran­do con­quis­tas fun­da­men­ta­les que hoy pa­re­cen ob­vias, pe­ro que an­tes no es­ta­ban con­tem­pla­das, como el poder ad­qui­rir un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio y vo­tar.

En la ac­tua­li­dad, la lu­cha con­ti­núa pa­ra lo­grar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des con los hom­bres, o pa­ra po­ner fin a una so­cie­dad que si­gue sien­do pa­triar­cal. Y es que des­de que na­ce­mos, es­ta­mos con­di­cio­na­das por di­ver­sos fac­to­res a la hora de ele­gir nues­tro ofi­cio. La so­cie­dad siem­pre es­pe­ra te­ner el con­trol so­bre no­so­tras, exi­gién­do­nos que es­te­mos per­fec­tas; nos im­po­ne có­mo de­be ser nues­tro cuer­po y nues­tra ro­pa. Si una madre tra­ba­ja fuera de ca­sa, le pre­gun­tan en qué mo­men­to se ocu­pa del ho­gar y de los hi­jos. Y nun­ca es­cu­ché que es­tas mis­mas in­te­rro­gan­tes se las hi­cie­ran a los hom­bres.

Tam­bién nos obli­gan a cu­brir­nos el tor­so por­que si no, so­mos ex­hi­bi­cio­nis­tas, como si eso es­tu­vie­ra mal. Como si usar o no su­je­ta­dor no pu­die­ra ser una elec­ción per­so­nal. Cuan­do lo que se de­be­ría en­se­ñar es que so­mos li­bres y que na­die tie­ne de­re­cho so­bre nues­tro cuer­po, que los de­más no tienen por qué es­ta­ble­cer los es­tán­da­res de ca­li­dad pa­ra que sea­mos apro­ba­das so­cial­men­te.

En es­ta edi­ción, no­so­tras so­mos las pro­ta­go­nis­tas. No­so­tras y nues­tra in­ter­mi­na­ble lu­cha por sa­lir a la ca­lle sin que el he­cho de ser mu­jer nos con­di­cio­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.