VISITA AL MU­SEO

Es un error su­po­ner que se tra­ta de un es­pa­cio don­de so­la­men­te se guardan objetos vie­jos. Un mu­seo es más que eso. Es la co­lec­ción de pie­zas que cuen­ta una de­ter­mi­na­da his­to­ria, ba­jo unos cri­te­rios cien­tí­fi­cos, di­dác­ti­cos y has­ta es­té­ti­cos. Te in­vi­ta­mos a

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Un mu­seo es más que un es­pa­cio don­de se guardan objetos vie­jos. Te in­vi­ta­mos a un bre­ve re­co­rri­do guia­do, a car­go del mu­seó­lo­go Luis La­ta­za.

Mien­tras él ha­ce de guía en el re­co­rri­do, al mis­mo tiem­po en­se­ña al­gu­nas pie­zas que es­tán ex­pues­tas en un am­plio re­cin­to. Hay es­cul­tu­ras re­li­gio­sas de dis­tin­tos ta­ma­ños pues­tas en or­den: án­ge­les, san­tos y Je­su­cris­tos. Son par­te de la ico­no­gra­fía que mues­tra Luis La­ta­za, mu­seó­lo­go y ac­tual di­rec­tor aca­dé­mi­co del Mu­seo de Ar­te Sa­cro, quien de­ta­lla que to­do lo que es­tá a la vis­ta se ob­tu­vo en 50 años, por ini­cia­ti­va de Ni­co­lás La­tou­rret­te Bo. El pa­ra­gua­yo Luis La­ta­za, en 12 años de tra­yec­to­ria re­no­vó y ac­tua­li­zó 25 mu­seos en to­do el país. Des­de su ex­pe­rien­cia, ha­bla so­bre la mu­seo­lo­gía y mu­seo­gra­fía en Pa­ra­guay. “Aquí mu­chas ve­ces se tie­ne la idea de que es un lu­gar don­de se ex­po­ne y se guardan co­sas vie­jas, pe­ro va más allá de eso”, de­ta­lla.

Hoy exis­ten va­rios mu­seó­lo­gos en el país, a pe­sar de ser un área de po­ca di­fu­sión y aun­que no exis­ta for­ma­ción aca­dé­mi­ca lo­cal. Al­gu­nos de los pri­me­ros fue­ron ex­tran­je­ros y se de­di­ca­ron a res­tau­rar las Rui­nas Je­suí­ti­cas, en los años 70 y 80.

Com­po­si­ción mu­seo­grá­fi­ca

En la pri­me­ra sa­la del mu­seo, el am­bien­te cuen­ta con mues­tras de án­ge­les y ar­cán­ge­les. Pa­ra en­ten­der en qué se en­fo­ca es­te es­pa­cio, hay un cua­dro des­crip­ti­vo, con la re­se­ña his­tó­ri­ca, po­lí­ti­ca y so­cial. Luis in­di­ca que aquí –co­mo en otros mu­seos– eso sir­ve pa­ra que el vi­si­tan­te se ubi­que en el con­tex­to que se re­pre­sen­ta a tra­vés de los objetos. En los cua­dros pue­den ir in­for­ma­cio­nes ge­ne­ra­les o es­pe­cí­fi­cas.

Con­ti­nuan­do con el re­co­rri­do, el mu­seó­lo­go apun­ta ha­cia los pies de uno de los án­ge­les de la co­lec­ción. Por de­ba­jo, en la ba­se, hay un pe­que­ño cua­dro in­for­ma­ti­vo que ha­bla ex­clu­si­va­men­te de la pie­za jun­to a la que es­tá. Al igual que es­ta, las de­más es­cul­tu­ras tam­bién tie­nen sus res­pec­ti­vas in­for­ma­cio­nes.

En un mu­seo, los objetos de co­lec­ción de­ben te­ner un or­den cro­no­ló­gi­co o ico­no­grá­fi­co, pa­ra dis­po­ner de un sen­ti­do his­tó­ri­co.

“To­do es­to es mu­seo­gra­fía”, re­sal­ta el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.