APUN­TEN AL ENEMI­GO

Aun­que ha­ce ca­si tres dé­ca­das que Pa­ra­guay con­vi­ve con el den­gue, to­da­vía hay mu­cho des­co­no­ci­mien­to so­bre la for­ma en que ac­túa es­te vi­rus. Con la ayu­da del doc­tor An­to­nio Ar­bo, in­fec­tó­lo­go, te con­ta­mos to­do lo que te­nés que sa­ber so­bre la en­fer­me­dad más

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Aun­que ha­ce ca­si tres dé­ca­das que Pa­ra­guay con­vi­ve con el den­gue, to­da­vía hay mu­cho des­co­no­ci­mien­to so­bre el vi­rus. Una guía pa­ra co­no­cer so­bre la en­fer­me­dad más te­mi­da del mo­men­to.

SÍN­TO­MAS CLÁ­SI­COS

• Fie­bre. • Náu­seas. • Fal­ta de ape­ti­to. • Ma­les­tar ge­ne­ral: dolores de ca­be­za, de­trás de los ojos, mus­cu­la­res y/o de hue­sos.

SIG­NOS DE ALAR­MA

• Do­lor ab­do­mi­nal in­ten­so y con­ti­nuo. • Vó­mi­tos per­sis­ten­tes. • San­gra­do de na­riz y en­cías. Cuan­do se pre­sen­tan es­tos sín­to­mas, se re­quie­ren cui­da­dos hos­pi­ta­la­rios: hi­dra­ta­ción con sue­ro y mo­ni­to­reo per­ma­nen­te pa­ra evi­tar que se com­pli­que.

CUÁN­DO CON­SUL­TAR

Se re­co­mien­da ha­cer­lo an­te los pri­me­ros sín­to­mas, pa­ra que el mé­di­co reali­ce el diag­nós­ti­co y eva­lúe si hay o no sig­nos de ries­go. Si no los hay, la en­fer­me­dad pue­de tra­tar­se en la ca­sa con: re­po­so, pa­ra­ce­ta­mol pa­ra la fie­bre e in­ge­rir mu­cho lí­qui­do. Pe­ro tam­bién con la re­co­men­da­ción pre­ci­sa de con­sul­tar an­te cual­quier se­ñal de ries­go. Si hay sig­nos de alar­ma o la per­so­na es­tá en al­guno de los gru­pos vul­ne­ra­bles (de ries­go), de­be­rá in­ter­nar­se pa­ra ser mo­ni­to­rea­da y dis­mi­nuir po­si­bi­li­da­des de com­pli­ca­cio­nes.

LOS QUE TIE­NEN MÁS RIES­GOS

Las per­so­nas que per­te­ne­cen a al­guno de es­tos gru­pos son las más sus­cep­ti­bles de desa­rro­llar com­pli­ca­cio­nes si tie­nen den­gue, de­bi­do a sus bajas de­fen­sas. • Me­no­res de un año y ma­yo­res de 65. • Quie­nes to­men me­di­ca­men­tos que afec­ten las de­fen­sas del cuer­po, co­mo in­mu­no­su­pre­so­res (trans­plan­ta­dos), an­ti­coa­gu­lan­tes o cor­ti­coi­des en al­tas do­sis. • Los que ha­cen qui­mio­te­ra­pia. • Dia­bé­ti­cos, obe­sos, en­fer­mos car­dio­vas­cu­la­res cró­ni­cos, epi­lép­ti­cos, en­fer­mos res­pi­ra­to­rios cró­ni­cos.

• Em­ba­ra­za­das. En cual­quie­ra de es­tos casos, si hay sos­pe­cha de den­gue de­ben exi­gir que­dar­se en ob­ser­va­ción por al me­nos 24 ho­ras.

QUÉ LE HA­CE ELVIRUSAL CUER­PO

De­bi­li­ta las pa­re­des de los va­sos san­guí­neos, lo cual ha­ce que es­ca­pe lí­qui­do de ellos y dis­mi­nu­ya la can­ti­dad de san­gre cir­cu­lan­te. Es­to pro­du­ce una caí­da de la pre­sión san­guí­nea que afec­ta a to­do el cuer­po y una dis­mi­nu­ción de las pla­que­tas. En los casos se­ve­ros, es­to pue­de de­ri­var en lo que se de­no­mi­na cho­que. El vi­rus tam­bién pue­de afec­tar al corazón (mio­car­di­tis), al hí­ga­do (he­pa­ti­tis), al ce­re­bro (en­ce­fa­li­tis) o a los múscu­los (mio­ci­tis).

HI­DRA­TA­CIÓN, UN AS­PEC­TO CLA­VE

“El prin­ci­pal tra­ta­mien­to pa­ra el den­gue con­sis­te en man­te­ner ade­cua­da­men­te hi­dra­ta­do al pa­cien­te”, ase­gu­ra el doc­tor An­to­nio Ar­bo. Si la per­so­na no lo pue­de ha­cer por sus pro­pios me­dios, de­be re­ci­bir sue­ro por ve­na. “El equi­li­brio del cuer­po de­pen­de mu­cho de la can­ti­dad de san­gre que lle­ga a to­dos sus com­po­nen­tes. Cuan­do la san­gre es­ca­pa de los va­sos, dis­mi­nu­ye el volumen san­guí­neo en el cuer­po y eso em­pie­za a afec­tar los ór­ga­nos. Por eso, la hi­dra­ta­ción es fun­da­men­tal”, in­sis­te.

LA VA­CU­NA

Ac­tual­men­te, exis­te una va­cu­na con­tra el den­gue con li­cen­cia (de Sa­no­fi) y otra que es­tá a pun­to de li­cen­ciar­se (de Ta­ke­da). Se­gún An­to­nio Ar­bo, la pri­me­ra ha de­mos­tra­do que es muy efec­ti­va en aque­llos que ya tu­vie­ron la en­fer­me­dad, en los cua­les la pro­tec­ción es del 90% con­tra cual­quier for­ma se­ve­ra. Sin em­bar­go, en aque­llos que no han te­ni­do den­gue, se po­dría in­cre­men­tar el ries­go de su­frir una for­ma más gra­ve, se­gún su­gie­ren al­gu­nos es­tu­dios. Ac­tual­men­te, la po­si­ción de la So­cie­dad Pa­ra­gua­ya de Pe­dia­tría, de la So­cie­dad La­ti­noa­me­ri­ca­na de In­fec­to­lo­gía Pe­diá­tri­ca y de la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Pe­dia­tría, es que la va­cu­na se ad­mi­nis­tre so­lo a aque­llos que ya han pa­de­ci­do den­gue y que sean ma­yo­res de nue­ve años. En cam­bio, en aque­llos que no lo han su­fri­do, la pos­tu­ra es pos­po­ner la va­cu­na­ción has­ta te­ner más in­for­ma­ción.

CUA­TRO PO­SI­BI­LI­DA­DES DE ENFERMARSE

El vi­rus del den­gue tie­ne cua­tro se­ro­ti­pos (ce­pas): Den­gue 1, 2, 3 y 4. La in­fec­ción por un se­ro­ti­po de­ter­mi­na­do ge­ne­ra in­mu­ni­dad, pe­ro so­lo con­tra ese mis­mo se­ro­ti­po, no con­tra los de­más. Eso sig­ni­fi­ca que una per­so­na pue­de enfermarse de den­gue has­ta cua­tro ve­ces en su vi­da.

ANÁ­LI­SIS CONFIRMATORIOS

Los es­tu­dios que se rea­li­zan en el país pa­ra con­fir­mar un ca­so de den­gue va­rían se­gún el mo­men­to de la en­fer­me­dad. En los pri­me­ros cin­co días des­de el ini­cio de los sín­to­mas, pa­ra con­fir­mar el cua­dro clí­ni­co por lo ge­ne­ral se pi­de la de­ter­mi­na­ción del com­po­nen­te de vi­rus en san­gre, un aná­li­sis que se de­no­mi­na NS1 o test rá­pi­do. Tam­bién se pue­de so­li­ci­tar el PCR (Reac­ción de Po­li­me­ra­sa en Ca­de­na), que de­tec­ta el ge­no­ma del vi­rus en san­gre, y es una prue­ba mu­cho más es­pe­cí­fi­ca. Pa­sa­dos los cin­co días, la pre­sen­cia del vi­rus se pue­de de­ter­mi­nar con aná­li­sis de an­ti­cuer­pos de­no­mi­na­dos IGM e IGG.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.