Acor­des a la go­rra

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

De­lei­tan al pú­bli­co con mú­si­ca tra­di­cio­nal. Fol­clo­re a la Ca­lle es un gru­po de mú­si­cos que se unie­ron a par­tir de una cau­sa so­li­da­ria en el 2015. Siem­pre es­tán brin­dan­do mú­si­ca a la mis­ma ho­ra y en el mis­mo lu­gar, en una es­qui­na del cen­tro de Asun­ción, a cam­bio de un apor­te vo­lun­ta­rio, pa­ra de­jar en la go­rra.

Se­guir en sin­to­nía Fol­clo­re a la Ca­lle tam­bién rea­li­za ac­tua­cio­nes pa­ra even­tos pri­va­dos. Se los pue­de se­guir en redes so­cia­les y con­tac­tar a tra­vés de Fa­ce­book, Twitter e Ins­ta­gram.

Ja­vier Pal­ma en­sa­ya sus acor­des en la gui­ta­rra y de­ja fluir al­gu­nas no­tas, pa­ra co­men­zar a crear un am­bien­te mu­si­cal en la pla­za O’Leary del cen­tro de Asun­ción, don­de él y tres chi­cas to­can ha­ce ca­si tres años. Ubi­ca­dos ba­jo la som­bra de un árbol en pleno me­dio­día, él to­ma la ini­cia­ti­va con un te­ma, mien­tras sus com­pa­ñe­ras lo ob­ser­van y asien­ten con la pro­pues­ta. Pau­la Ro­drí­guez acom­pa­ña en su ba­jo acús­ti­co, Car­men Monges en el arpa y Ali­cia Is­las en el ca­jón pe­ruano. Desde ya, es­tán lis­tos, se mi­ran en­tre ellos y sue­na un dul­ce cha­ma­mé de los años 40: Mer­ce­di­ta.

Ha­bi­tual­men­te, Fol­clo­re a la Ca­lle so­la­men­te to­ca los do­min­gos de tar­de, cuan­do el sol va dan­do lu­gar a la lu­na y el cie­lo co­mien­za a lle­nar­se de es­tre­llas so­bre la ca­pi­tal. Las 18.00 o 18.30 es el ho­ra­rio en el que co­mún­men­te sue­len ha­cer su shows en vi­vo, en la es­qui­na de Pal­ma e In­de­pen­den­cia Na­cio­nal.

Ini­cial­men­te, el gru­po se con­for­mó por un mo­ti­vo be­né­fi­co, en el 2015. Ese año se hi­zo pú­bli­co que el mú­si­co Kam­ba’í Eche­ve­rría se en­con­tra­ba en de­li­ca­das con­di­cio­nes de sa­lud, vi­vien­do en una si­tua­ción muy pre­ca­ria. Pau­la, Car­men, Ali­cia y Ja­vier fue­ron al­gu­nas de las per­so­nas que se sin­tie­ron to­ca­das por la his­to­ria y de­ci­die­ron crear un gru­po que lle­va­ra mú­si­ca a la ca­lle, pa­ra so­li­da­ri­zar­se con la cau­sa. Eli­gie­ron el es­ti­lo fol­cló­ri­co e im­ple­men­ta­ron el apor­te a la go­rra, una for­ma de re­cau­da­ción que ya uti­li­za­ba un gru­po de jazz, que tam­bién es­ta­ba en las ca­lles de Asun­ción.

En vez de usar una go­rra don­de la gen­te de­je el di­ne­ro, uti­li­zan un es­tu­che de ins­tru­men­to que es­té a la vis­ta del pú­bli­co. Siem­pre lo co­lo­can fren­te al gru­po, que sue­le ins­ta­lar­se en un pe­cu­liar ban­co de la pla­za O’Leary, so­bre la co­lo­ri­da ca­lle Pal­ma. “Hay días en que no pa­sa na­da y otros en los que hay mu­cha gen­te”, cuen­ta Ja­vier, quien además acla­ra que to­do de­pen­de de có­mo se com­por­te el cli­ma. Hay al­gu­nos do­min­gos de ex­cep­ción. “Cuan­do son días de clá­si­cos de fút­bol, por ejem­plo, no to­ca­mos”, agre­ga Pau­la.

Pe­se a ha­ber na­ci­do co­mo al­go mo­men­tá­neo, hu­bo in­te­gran­tes que se man­tu­vie­ron con el tiem­po. Co­mo Pau­la y Car­men, que ac­tual­men­te se de­di­can ple­na­men­te a la mú­si­ca. Ja­vier, además de ser mú­si­co, tra­ba­ja en di­se­ño gráfico, y Ali­cia en una agen­cia pu­bli­ci­ta­ria. Es­tos tres años los con­so­li­da­ron co­mo gru­po. Aun­que hu­bo in­te­gran­tes que tu­vie­ron par­ti­ci­pa­ción pa­sa­je­ra, co­mo Jor­ge Flor y Pao­la Amai­ni, am­bos ex­vo­ca­lis­tas. En al­gu­nas oca­sio­nes ac­túa el cla­ri­ne­tis­ta Jo­sé Ca­bre­ra, co­mo mú­si­co in­vi­ta­do.

Pú­bli­co en es­ce­na

Com­po­si­cio­nes del fol­clo­re pa­ra­gua­yo y tam­bién cha­ma­mé son los rit­mos que sue­nan siem­pre en el re­per­to­rio del gru­po. Co­mo es me­dio­día, ho­ra del al­muer­zo, al­gu­nos ob­ser­van a los mú­si­cos desde sus ban­cos y otros de pa­so. Tam­bién hay quie­nes se acer­can desde le­jos y se de­tie­nen cer­ca de

ellos, pa­ra de­lei­tar­se con sus so­ni­dos. Cuan­do to­can los do­min­gos, pa­sa lo mis­mo. “Hay per­so­na­jes que son del cen­tro y es­tán siem­pre en la ca­lle, ellos vie­nen, bai­lan o can­tan a vi­va voz”, re­la­ta Pau­la en­tre ri­sas, por­que le pa­re­cen cir­cuns­tan­cias sim­pá­ti­cas que que­dan en el re­cuer­do.

La gen­te se en­tu­sias­ma mu­cho con las es­ce­nas que es­tán fue­ra del guión. “Cuan­do al­guien se su­ma, no se sa­le de los arre­glos; al con­tra­rio, to­do se da de for­ma es­pon­tá­nea. Eso el pú­bli­co vi­ve y lo dis­fru­ta”, afir­ma el gui­ta­rris­ta. La pre­fe­ren­cia de los es­pec­ta­do­res siem­pre son los gran­des éxitos, co­mo: Tren le­che­ro, Ca­rre­ta guy o Ki­ló­me­tro 11 –un cha­ma­mé–.

Ca­da ac­tua­ción de­ja una anéc­do­ta dis­tin- ta. Al­gu­nas ve­ces se su­ma al­guien del pú­bli­co pa­ra acom­pa­ñar; otras, cuen­tan con in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, ya sea pa­ra can­tar, bai­lar o eje­cu­tar un ins­tru­men­to. En uno de sus úl­ti­mos con­cier­tos del año pa­sa­do, es­tu­vo co­mo in­vi­ta­da la re­co­no­ci­da can­tan­te ru­ma­na Cris­ti­na Bi­tius­ca. “Ella pa­re­ce pa­ra­gua­ya y tie­ne una her­mo­sa voz”, des­cri­be la ba­jis­ta del gru­po.

Una par­te del re­per­to­rio re­quie­re de en­sa­yo y otra no. Las que son mú­si­cas fol­cló­ri­cas clá­si­cas, que se co­no­cen de siem­pre, se pue­den to­car sin en­sa­yo pre­vio. “Si que­re­mos in­cor­po­rar arre­glos, nos ha­ce­mos de tiem­po y en­sa­ya­mos”, aña­de Pau­la.

Uno de los mo­ti­vos por los que se con­ser­vó el gru­po es pa­ra que es­te for­ma­to sir­va de mo­de­lo a otras agru­pa­cio­nes. “Nos es­cri­bie­ron una vez de Caa­gua­zú, pa­ra ve­nir a to­car acá. Y esa no es la idea, nos gus­ta­ría en reali­dad que ha­gan lo mis­mo, pe­ro en sus res­pec­ti­vas ciu­da­des”, en­fa­ti­za Ja­vier.

Fol­clo­re a la Ca­lle al­gu­na vez se plan­teó cam­biar de lu­gar, ir ro­tan­do por di­fe­ren­tes pla­zas de Asun­ción, pe­ro siem­pre hay se­gui­do­res que pre­gun­tan si al do­min­go si­guien­te van a es­tar en el mis­mo lu­gar. Es por eso que con­ti­núan en el mis­mo si­tio. Es­tán ana­li­zan­do se­ria­men­te la po­si­bi­li­dad de to­car los sá­ba­dos, aun­que de mo­men­to con­ti­núan con los do­min­gos.

El em­pe­ño y el ta­len­to de es­te gru­po son va­lo­res im­por­tan­tes, que ame­ri­tan de­jar un buen apor­te a la go­rra. La mú­si­ca nun­ca se de­va­lúa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.