PA­SAR POR LAS AR­MAS

El ser­vi­cio mi­li­tar vol­vió a la me­sa de de­ba­te en es­tos días. Si bien nun­ca de­jó de ser obli­ga­to­rio, de nue­vo se dis­cu­te so­bre la ne­ce­si­dad de su cum­pli­mien­to es­tric­to y si su vi­gen­cia es o no, un apor­te po­si­ti­vo pa­ra el país. Los que se opo­nen al SMO y u

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

El ser­vi­cio mi­li­tar vol­vió a la me­sa de de­ba­te en es­tos días. Si bien nun­ca de­jó de ser obli­ga­to­rio, de nue­vo se dis­cu­te so­bre la ne­ce­si­dad de su cum­pli­mien­to es­tric­to y si su vi­gen­cia es o no, un apor­te pa­ra el país.

“Te vas a ir al cuar­tel pa­ra que apren­das dis­ci­pli­na”, so­lía ser una ame­na­za re­cu­rren­te de los pa­dres de fa­mi­lia de an­ta­ño, de aque­llos que no pu­die­ron evi­tar que uno de sus hi­jos les sa­lie­ra re­bel­de. Es­pe­jo de una so­cie­dad de ca­be­za ga­cha y mar­ca­da­men­te mi­li­ta­ris­ta, fun­cio­nal a la dic­ta­du­ra im­pe­ran­te, el ser­vi­cio mi­li­tar apa­re­cía co­mo la so­lu­ción pa­ra los pro­ble­mas de con­duc­ta ju­ve­nil. Hoy, ese dis­cur­so —que se creía su­pe­ra­do— vuel­ve a ga­nar es­pa­cio.

El ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio (SMO) ha­bía caí­do en el des­cré­di­to de­bi­do a los he­chos de co­rrup­ción que ro­dea­ban a la con­ce­sión de la li­bre­ta de ba­ja, des­cu­bier­tos mer­ced a una in­ves­ti­ga­ción del dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra lle­va­da ade­lan­te por el pe­rio­dis­ta Andrés Col-

Cuán­tos son Se es­ti­ma que en­tre 60.000 y 80.000 va­ro­nes por año es­tán en edad de cum­plir el SMO. El Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción so­lo pre­vé re­cur­sos pa­ra la in­cor­po­ra­ción de 5.800.

mán Gutiérrez, con la ayu­da de los ob­je­to­res de con­cien­cia.

“Cuan­do en los años 90 se em­pe­zó a de­nun­ciar la co­rrup­ción mi­li­tar, se en­con­tró que ven­dían la ba­ja a una cua­dra del dis­tri­to (co­mo se co­no­cía a la se­de de la Di­rec­ción del Ser­vi­cio de Re­clu­ta­mien­to y Mo­vi­li­za­ción) en un co­pe­tín lla­ma­do Jim West. Mario Fran­co, ob­je­tor de con­cien­cia, con­si­guió su ba­ja por G. 300.000. Un se­ñor de ape­lli­do Ga­lar­za es­ta­ba en con­ni­ven­cia con un co­ro­nel, que era quien fir­ma­ba los do­cu­men­tos. Se con­se­guía pa­gan­do en­tre G. 200.000 y G. 500.000, se­gún la ca­ra del clien­te”, cuen­ta Vidal Ace­ve­do, del Ser­vi­cio de Paz y Jus­ti­cia (Ser­paj-Py).

No es el úni­co ar­gu­men­to en con­tra, ni el ma­yor. El mo­ti­vo de opo­si­ción más im­por­tan­te has­ta hoy es la lis­ta de cons­crip­tos muer­tos mien­tras cum­plían el ser­vi­cio. Se­gún la Aso­cia­ción de Fa­mi­lia­res de Víc­ti­mas del Ser­vi­cio Mi­li­tar (Afa­vi­sem), de 1989 a la fe­cha son 157 los jó­ve­nes fa­lle­ci­dos en los cuar­te­les, 21 de ellos en la no­che del gol­pe que des­ti­tu­yó a Al­fre­do Stroess­ner Ma­tiau­da.

Los cues­tio­na­mien­tos al ser­vi­cio mi­li­tar des­de bue­na par­te de la so­cie­dad, y fun­da­men­tal­men­te el tra­ba­jo lle­va­do ade­lan­te des­de la dé­ca­da de los 90 por los ob­je­to­res de con­cien­cia y la Afa­vi­sem, en­tre otros, ha­bían con­se­gui­do re­le­gar el cum­pli­mien­to es­tric­to de la nor­ma­ti­va cons­ti­tu­cio­nal (ar­tícu­lo 129) que obli­ga a po­ner­se ba­jo ban­de­ra a los va­ro­nes que ha­yan cum­pli­do 18 años.

Dis­cur­so afín

Pa­re­cía un te­ma su­pe­ra­do, has­ta que el

can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca por la Aso­cia­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na (ANR)-Par­ti­do Co­lo­ra­do, Mario Ab­do Benítez (h) in­cor­po­ró a su dis­cur­so la ne­ce­si­dad de la vuel­ta del SMO, co­mo so­lu­ción a va­rios pro­ble­mas que afec­tan a la so­cie­dad pa­ra­gua­ya, en­tre ellos el su­pues­to au­men­to del índice de cri­mi­na­li­dad, la dro­ga­dic­ción de los jó­ve­nes y la pér­di­da de prác­ti­cas con­si­de­ra­das va­lo­res, co­mo el des­per­tar­se tem­prano y el can­to del Himno Na­cio­nal.

“No nos re­sul­ta ex­tra­ño que el se­ñor Mario Ab­do Benítez es­té pen­san­do en re­vi­vir esa fi­gu­ra, ya que pro­vie­ne de un ám­bi­to fa­mi­liar afín al stro­nis­mo mi­li­ta­ris­ta. No es ra­ro que ten­ga esa vi­sión de creer que la pa­na­cea sea el SMO pa­ra rec­ti­fi­car el rum­bo de al­gu­nos jó­ve­nes, que an­tes que un pro­ble­ma de la ju­ven­tud es un pro­ble­ma so­cial gra­ve”, agre­ga Ace­ve­do.

Si bien el ser­vi­cio obli­ga­to­rio exis­te en otros paí­ses, en Pa­ra­guay so­lo ha ser­vi­do pa­ra que al­gu­nos mi­li­ta­res ten­gan mano de obra gra­tui­ta. “Mu­chos tra­ba­ja­ban en ole­rías pri­va­das, en las ca­sas de co­ro­ne­les y ge­ne­ra­les co­mo cria­di­tos, cui­da­ni­ños, jar­di­ne­ros y no pre­ci­sa­men­te en lo que es el ob­je­ti­vo del ser­vi­cio, que es apren­der a ma­ne­jar ar­mas

y es­tra­te­gias mi­li­ta­res pa­ra una even­tual de­fen­sa ar­ma­da de la Pa­tria”, re­sal­ta.

Pe­ro del otro la­do tam­bién hay ar­gu­men­tos pa­ra pe­dir que se cum­pla el SMO, y la ra­zón de ma­yor pe­so —sin ol­vi­dar que es una obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal— es que el país de­be con­tar con una re­ser­va lis­ta pa­ra ser lla­ma­da en ca­so de con­flic­to bé­li­co. “El SMO es una ne­ce­si­dad pa­ra el Es­ta­do, por­que for­ma par­te del sis­te­ma de de­fen­sa na­cio­nal”, se­ña­la el ge­ne­ral (SR) Car­los Li­se­ras.

Con el nú­me­ro de efec­ti­vos que ac­tual­men­te con­for­man las Fuer­zas Armadas en ac­ti­vi­dad, unos 15.000 hom­bres, Pa­ra­guay no es­tá en con­di­cio­nes de so­por­tar una gue­rra. “Y al no te­ner una re­ser­va, esas Fuer­zas Armadas, ese país, de­ja de te­ner una de­fen­sa di­sua­si­va o per­sua­si­va”, ad­vier­te Li­se­ras.

em­bar­go, es po­co pro­ba­ble que nues­tro país co­rra el ries­go de en­fren­tar­se a otra na­ción en una gue­rra y, de úl­ti­ma, siem­pre es­tá a mano la di­plo­ma­cia pa­ra re­sol­ver los con­flic­tos de ma­ne- ra pa­cí­fi­ca. Se pue­de agre­gar que Pa­ra­guay se en­cuen­tra re­za­ga­do en cuan­to a ar­ma­men­tos, por lo que so­lu­cio­nar por las ar­mas cual­quier di­fe­ren­cia con otra na­ción no pa­re­ce ser la me­jor elec­ción.

Pe­ro co­mo se di­jo, el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio nun­ca fue eli­mi­na­do en Pa­ra­guay. Es de­cir, siem­pre es­tu­vo en vi­gor, por lo que el dis­cur­so del pre­si­den­cia­ble ofi­cia­lis­ta de­be en­ten­der­se en un con­tex­to de cam­pa­ña elec­to­ral que pre­ten­de atraer vo­tos de los sec­to­res más con­ser­va­do­res de la so­cie­dad, al tiem­po de con­gra­ciar­se con el es­ta­men­to mi­li­tar.

Lo que sí se pue­de ob­ser­var co­mo efec­to co­la­te­ral de la po­si­ción pú­bli­ca de Ab­do Benítez es que ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués de sus pa­la­bras, las Fuer­zas Armadas —me­dian­te un ma­teSin

rial au­dio­vi­sual di­fun­di­do a tra­vés de las re­des so­cia­les— hi­cie­ron un lla­ma­do a en­ro­lar­se a los jó­ve­nes en edad de cum­plir con el ser­vi­cio mi­li­tar.

Que­da a con­cien­cia

En el es­ce­na­rio ac­tual, a lo pre­vis­to por la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal de 1992 se in­cor­po­ra la fi­gu­ra de la ob­je­ción de con­cien­cia pa­ra quie­nes no deseen cum­plir con el SMO por ra­zo­nes re­li­gio­sas o éti­cas, pe­ro los obli­ga a ha­cer un ser­vi­cio ci­vil sus­ti­tu­ti­vo (SCS), que re­cién fue re­gla­men­ta­do en 2010. Ocho años des­pués de ser san­cio­na­da la Ley n.º 4013, que es­ta­ble­ce la crea­ción del Con­se­jo Na­cio­nal de Ob­je­ción de Con­cien­cia, que­dó cons­ti­tui­da es­ta ins­tan­cia.

Al res­pec­to, el Ser­paj cues­tio­na el he­cho de que el con­se­jo va a te­ner la po­tes­tad de de­ci­dir si la ob­je­ción de un jo­ven es via­ble o no. “Ese con­se­jo no pue­de con­ver­tir­se en un tri­bu­nal de in­ves­ti­ga­ción de la con­cien­cia de la gen­te, por­que es tu fue­ro ín­ti­mo el que te di­ce por qué te es­tás de­cla­ran­do ob­je­tor de con­cien­cia, que pue­de ser un prin­ci­pio éti­co o re­li­gio­so”, di­ce Ace­ve­do.

Al abrir un pro­ce­so de “con­si­de­ra­ción” de las de­cla­ra­cio­nes de ob­je­ción, se es­tá fa­cul­tan­do in­cons­ti­tu­cio­nal­men­te al con­se­jo a in­ves­ti­gar las ra­zo­nes por las cua­les un jo­ven se de­cla­ra

ob­je­tor y a de­ter­mi­nar si esas ra­zo­nes son vá­li­das o no, aten­tan­do igual­men­te con­tra el ar­tícu­lo 24 de la Car­ta Mag­na que es­ta­ble­ce: “Na­die pue­de ser mo­les­ta­do, in­da­ga­do u obli­ga­do a de­cla­rar por cau­sa de sus creen­cias o de su ideo­lo­gía”.

Tam­bién es­ta­ble­ce la pres­crip­ti­bi­li­dad del de­re­cho a la ob­je­ción de con­cien­cia, un de­re­cho hu­mano que co­mo tal es im­pres­crip­ti­ble; es­to sig­ni­fi­ca que su ejer­ci­cio no tie­ne lí­mi­tes de tiem­po. Y al ser así, la ob­je­ción de con­cien­cia es un de­re­cho que pue­de ejer­cer­se an­tes, du­ran­te o des­pués de la pres­ta­ción del ser­vi­cio mi­li­tar.

La­ten­te

Li­se­ras su­ma a sus ar­gu­men­tos que tam­po­co se pue­de des­car­tar nin­gún con­flic­to con nues­tros ve­ci­nos, a pe­sar de los la­zos de fra­ter­ni­dad y co­la­bo­ra­ción que se han es­ta­ble­ci­do con ellos, y aun cuan­do un en­fren­ta­mien­to bé­li­co no apa­rez­ca en nues­tro ho­ri­zon­te. El ex­mi­li­tar sos­tie­ne que in­clu­so una sa­li­da di­plo­má­ti­ca es más fac­ti­ble si se cuen­ta con unas Fuer­zas Armadas di­sua­si­vas.

Afir­ma que se ne­go­cia me­jor si se tie­ne po­ten­cial bé­li­co, y que ese po­ten­cial en un gran por­cen­ta­je se de­be a la re­ser­va de hom­bres, no tan­to a las ar­mas ni a la tec­no­lo­gía. “No­so­tros so­mos es­pe­cia­lis­tas en con­flic­tos asi­mé­tri­cos. En las gue­rras que pe­lea­mos tu­vi­mos que usar las téc­ni­cas de la so­lu­ción de los con­flic­tos asi­mé­tri­cos. Nues­tras fla­que­zas se hi­cie­ron for­ta­le­zas”, agre­ga.

Con res­pec­to a la uti­li­za­ción de cons­crip­tos pa­ra ta­reas par­ti­cu­la­res, Li­se­ras di­ce que se ter­gi­ver­só la idea del empleo del per­so­nal mi­li­tar. “El ofi­cial, his­tó­ri­ca­men­te, siem­pre tu­vo un se­cre­ta­rio que le pre­pa­ra­ba el uni­for­me. La­men­ta­ble­men­te, al­gu­nos am­plia­ron eso y los lle­va­ron co­mo cho­fe­res de sus es­po­sas. Pe­ro hoy es más gra­ve. Son los ci­vi­les y los po­lí­ti­cos los que uti­li­zan a ofi­cia­les y sub­ofi­cia­les pa­ra ata­jar som­bri­llas y re­ti­rar ro­pa de la la­van­de­ría. El empleo irre­gu­lar del per­so­nal no es pro­pio so­lo de los ofi­cia­les”, se­ña­la.

El exu­ni­for­ma­do tam­bién de­fien­de las ta­reas de edu­ca­ción y sa­lud en fa­vor de los sol­da­dos y re­cuer­da que los cons­crip­tos son la cla­se más ba­ja de la so­cie­dad, que lle­gan con la ba­rri­ga gran­de, lle­na de pa­rá­si­tos, des­nu­tri­dos, sin sa­ber leer ni es­cri­bir. “En el cuar­tel se les des­pa­ra­si­ta­ba, me­di­ca­ba, se les da­ba aten­ción bu­cal, por­que ve­nían sin dien­tes. A los dos años sa­lían con un fí­si­co en­vi­dia­ble, muscu­losos, sa­bien­do leer y es­cri­bir. En­ton­ces las Fuer­zas Armadas sí cum­plen una fun­ción so­cial”, afir­ma.

En lo que Li­se­ras y los ob­je­to­res de con­cien­cia coin­ci­den es en que el SMO no pue­de ser vis­to co­mo la so­lu­ción al pro­ble­ma de la de­lin­cuen­cia o la vio­len­cia, co­mo lo da a en­ten­der Ab­do Benítez en sus dis­cur­sos.

“Hoy, por po­pu­lis­mo po­lí­ti­co, quie­ren que el cuar­tel sir­va co­mo co­rrec­cio­nal. Pe­ro al cuar­tel de­ben acu­dir los me­jo­res hom­bres pa­ra la de­fen­sa ar­ma­da. No se pue­de en­viar a mo­toa­sal­tan­tes ni a adic­tos a las dro­gas pa­ra que en los cuar­te­les se los co­rri­ja, por­que no es la ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de aten­der ese pro­ble­ma”, re­sal­ta el ex­mi­li­tar.

Des­car­ta­dos los ar­gu­men­tos que ase­ve­ran que el SMO es la pa­na­cea pa­ra cier­tos pro­ble­mas so­cia­les, en los pla­tos de la ba­lan­za que­dan, en un la­do, la ne­ce­si­dad de con­tar con una re­ser­va de ciu­da­da­nos ap­tos pa­ra el ma­ne­jo de ar­mas en ca­so de con­flic­to bé­li­co; y en el otro, la can­ti­dad de jó­ve­nes fa­lle­ci­dos en cum­pli­mien­to de un ser­vi­cio in­ne­ce­sa­rio y ca­ro, si se con­si­de­ra que su uti­li­dad que­da en du­da an­te la muy le­ja­na po­si­bi­li­dad de un en­fren­ta­mien­to ar­ma­do con otros paí­ses.

Co­rres­pon­de a la so­cie­dad de­ci­dir si Pa­ra­guay le di­ce adiós a las ar­mas, a tra­vés de la rea­li­za­ción de una con­ven­ción que re­for­me la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, o si —por el con­tra­rio— se si­gue man­dan­do a los jó­ve­nes a los cuar­te­les a pre­pa­rar­se pa­ra una hi­po­té­ti­ca gue­rra. La lu­cha por es­tas po­si­cio­nes se vis­lum­bra sin cuar­tel.

VES­TI­DO PA­RA SER­VIR. Los de­fen­so­res del SMO afir­man que su des­apa­ri­ción de­bi­li­ta­rá el sis­te­ma de de­fen­sa del país.

FIR­MES. El SMO nun­ca de­jó de es­tar vi­gen­te en Pa­ra­guay, so­lo que hoy vuel­ve a ser no­ti­cia de la mano de los po­lí­ti­cos.

14 Por: Car­los Da­río To­rres | Fotos: Ja­vier Val­dez / Fer­nan­do Fran­ces­che­lli / Getty Images | Pro­duc­ción: An Mo­rí­ni­go.

SO­LO LOS ME­JO­RES. En las Fuer­zas Armadas se apren­de el uso de ar­mas y es­tra­te­gias mi­li­ta­res: no es el lu­gar pa­ra en­de­re­zar a jó­ve­nes des­ca­rria­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.