Plan­tas con tram­pas

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Más de una vez, la fic­ción del ci­ne nos hi­zo creer que las plan­tas carnívoras son ca­pa­ces de per­se­guir a su pre­sa, has­ta atra­par­las y de­vo­rar­las de un bo­ca­do. En torno a es­ta vi­sión hay in­nu­me­ra­bles le­yen­das. Sin em­bar­go, la ex­pec­ta­ti­va es muy di­fe­ren­te a la reali­dad. La bo­tá­ni­ca nos po­ne los pies so­bre la tie­rra y nos mues­tra que es­tas exó­ti­cas plan­tas, por na­tu­ra­le­za, son in­sec­tí­vo­ras.

“So­lo en las pe­lí­cu­las se ven enor­mes, con la ca­pa­ci­dad de atra­par se­res hu­ma­nos”, di­ce cuan­do se re­fie­re a las plan­tas carnívoras la in­ge­nie­ra agró­no­ma Ka­ren Sten­ger, quien se de­di­ca a cui­dar una gran va­rie­dad de es­pe­cies forestales en el Jar­dín Vi­ve­ro. Ex­pli­ca que en reali­dad son hier­bas pe­que­ñas, que mi­den des­de me­dio cen­tí­me­tro y que pue­den al­can-

zar co­mo má­xi­mo me­dio me­tro.

En el reino ve­ge­tal, las plan­tas carnívoras cons­tan de 14 gé­ne­ros, que con­tie­nen a unas 600 es­pe­cies, en­tre acuá­ti­cas y te­rres­tres. En Pa­ra­guay no se pro­du­ce nin­gu­na de es­tas, pe­ro se co­mer­cia­li­zan es­pe­cial­men­te dos. En­tre ellas, una de las más fa­mo­sas es la Dio­naea mus­ci­pu­la, más co­no­ci­da co­mo la Ve­nus atra­pa­mos­cas; y la otra es la Ne­pent­he, cu­ya va­rie­dad se pre­sen­ta en ca­si 70 dis­tin­tos ejem­pla­res. Di­chas es­pe­cies son im­por­ta­das de Bra­sil, pa­ra la ven­ta lo­cal.

Cui­da­do con la tram­pa

Ella es exó­ti­ca, pe­ro tram­po­sa. La plan­ta car­ní­vo­ra, si bien no es ase­si­na co­mo de­jó ins­ta­la­do el re­la­to de la fic­ción, sí atra­pa a sus víc­ti­mas de ma­ne­ra pe­cu­liar: atrae a los in­sec­tos con el aro­ma de su néc­tar. Por eso son in­sec­tí­vo­ras y no carnívoras, co­mo tal. Cuan­do el pa­dre de la teo­ría evo­lu­cio­nis­ta, Char­les Dar­win, las es­tu­dió en de­ta­lle en 1857, des­cu­brió que se ali­men­tan es­pe­cial­men­te del ni­tró­geno que les fal­ta.

A di­fe­ren­cia de es­tas, otras plan­tas se ali­men­tan de nu­trien­tes por las raí­ces. En cam­bio, las plan­tas carnívoras ab­sor­ben agua por las raí­ces y ob­tie­nen los nu­trien­tes de sus pre­sas.

“Cuan­do la plan­ta atra­pa al in­sec­to, lo que ha­ce es ab­sor­ber to­do su ju­go, has­ta que que­da so­lo el es­que­le­to. Des­pués de un tiem­po, cuan­do se abre la plan­ta, es­te se des­pren­de con al­gún so­plo del vien­to, pe­ro la plan­ta no lo ex­pul­sa por sí so­la”, cuen­ta Ka­ren Sten­ger, des­cri­bien­do espe- cí­fi­ca­men­te a la Ve­nus atra­pa­mos­cas. Es­te ejemplar es co­mo una bo­ca que se man­tie­ne abier­ta y que po­see pe­los sen­so­res. Cuan­do es­tos ha­cen con­tac­to dos ve­ces –en me­nos de 10 se­gun­dos– con un in­sec­to, la plan­ta se ac­ti­va au­to­má­ti­ca­men­te y se cie­rra, en un tiem­po que os­ci­la en­tre uno y 10 se­gun­dos. No reac­cio­nan con la mis­ma ra­pi­dez con in­sec­tos de­ma­sia­do pe­que­ños o muy gran­des. “El ta­ma­ño ideal del ali­men­to de la Ve­nus es el de una mos­ca”, agre­ga.

En cam­bio, la Ne­pent­he tie­ne for­ma de re­ci­pien­te. Pa­re­ce una ja­rra y pue­de cre­cer has­ta 40 o 50 cen­tí­me­tros. Pe­ro has­ta es­tas me­di­das lle­gan a desa­rro­llar­se aque­llas que son de paí­ses asiá­ti­cos, por lo ge­ne­ral, se­gún sos­tie­ne la in­ge­nie­ra Sten­ger. Otro gé­ne­ro que se pro­du­ce en Bra­sil y tam­bién se co­mer­cia­li­za en la re­gión, pe­ro no lle­ga a Pa­ra­guay, es la Dro­se­ra. Es­ta tie­ne pe­los sen­so­res en los ta­llos y, cuan­do un in­sec­to se po­sa so­bre ella, se que­da pe­ga­do y es ab­sor­bi­do. “Co­mo no es tan atrac­ti­va, no tie­ne de­ma­sia­da de­man­da”, sos­tie­ne.

El mi­cro­cli­ma ideal de una Ne­pent­he, por ejem­plo, es la som­bra, y de la atra­pa­mos­ca, el sol, aun­que no se re­co­mien­da ex­po­ner­la en­tre las 10.00 y 15.00. Am­bas pro­vie­nen de cli­mas hú­me­dos sub­tro­pi­ca­les, co­mo el res­to de las va­rie­da­des. “Lo que prin­ci­pal­men­te se de­be te­ner en cuen­ta en es­tas plan­tas, es el cui­da­do. Con­si­de­rar de dón­de pro­vie­nen pa­ra sa­ber có­mo man­te­ner­las”, re­co­mien­da Sten­ger.

Si ya no hay pe­li­gro, no hay na­da que te­mer. Pues­to que no so­mos op­ción en el me­nú de nin­gu­na plan­ta car­ní­vo­ra. Tal vez sir­va en el ho­gar, co­mo guar­dián con­tra in­sec­tos.

DE LA RE­GIÓN. La Dro­se­ra es una es­pe­cie que se pro­du­ce y co­mer­cia­li­za en la re­gión, pe­ro to­da­vía no lle­gó a Pa­ra­guay.

Dio­naea mus­ci­pu­la o Ve­nus atra­pa­mos­cas.

Ne­pent­he, plan­ta ja­rra car­ní­vo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.