LA HE­RE­DE­RA

Aun­que ya no es­tá fí­si­ca­men­te, Mer­ce­des de Servín no des­apa­re­ció. La re­co­no­ci­da ar­te­sa­na de Itá si­gue vi­va a tra­vés del tra­ba­jo de su nie­ta Cris­ti­na Servín, la he­re­de­ra de sus téc­ni­cas, de su ta­len­to y de su pa­sión.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Aun­que ya no es­tá fí­si­ca­men­te, Mer­ce­des de Servín no des­apa­re­ció. La re­co­no­ci­da ar­te­sa­na de Itá si­gue vi­va a tra­vés del tra­ba­jo de su nie­ta Cris­ti­na Servín.

Los ma­te­ria­les son los mis­mos. La téc­ni­ca es la mis­ma. Y el re­sul­ta­do... tam­bién es el mis­mo.

Si uno se po­ne a mi­rar de­te­ni­da­men­te las mu­ñe­qui­tas ar­te­sa­na­les que fa­bri­ca Cris­ti­na Servín y al­gu­nas de las tan­tas que al­gu­na vez hi­zo su abue­la —ya fa­lle­ci­da—, di­fí­cil­men­te en­cuen­tre di­fe­ren­cias.

Es que Mer­ce­des de Servín, una de las ar­te­sa­nas más re­co­no­ci­das de la lo­ca­li­dad de Itá, crea­do­ra de las fa­mo­sas mu­ñe­qui­tas tí­pi­cas de tra­po y de otras ela­bo­ra­das con ho­jas de ba­na­na, pa­re­ce ha­ber que­ri­do ase­gu­rar­se de que su le­ga­do no mu­rie­ra con ella.

Así, des­de que su nie­ta —a quien crió co­mo una hi­ja— era muy chi­qui­ta, ya la sen­ta­ba a su me­sa de tra­ba­jo pa­ra te­ner­la a la vis­ta. Y po­co a po­co, vien­do su in­te­rés y el ta­len­to de sus ma­nos, de­ci­dió ir trans­mi­tién­do­le to­dos sus co­no­ci­mien­tos apren­di­dos de ma­ne­ra em­pí­ri­ca, mol­dea­dos en la es­cue­la co­ti­dia­na del en­sa­yo y error.

“A los cua­tro años em­pe­cé a ha­cer fi­gu­ras de pe­se­bre y a los seis, mis tra­ba­jos ya se ven­dían en Asun­ción”, re­cuer­da la he­re­de­ra de ese mun­do de ba­rro, ho­jas, te­las y ra­mas.

Hue­llas im­bo­rra­bles

Pe­ro más allá de la trans­fe­ren­cia de téc­ni­cas, qui­zás el le­ga­do más im­por­tan­te de la ar­te­sa­na fue el que trans­mi­tió de ma­ne­ra in­cons­cien­te y que la pe­que­ña su­po cap­tar y ca­pi­ta­li­zar: el amor que su maes­tra po­nía en to­do lo que crea­ba.

A juz­gar por lo que ve­mos hoy en la ca­sa de Cris­ti­na, en Itá, su abue­la pa­re­ce ha­ber lo­gra­do lo que se pro­pu­so. La sa­la ubi­ca­da a la en­tra­da de su vi­vien­da —que Vi­da ya ha­bía vi­si­ta­do ha­ce ca­si 20 años— continúa lle­na de crea­cio­nes ar­te­sa­na­les en re­pi­sas, me­si­tas y pa­re­des.

La ni­ña es­tá al­go cam­bia­da: ya es una mu­jer. Lo que no va­rió es el mé­to­do de sub­sis­ten­cia que se apli­ca en es­te lu­gar: ella vi­ve de las obras que sur­gen de sus ma­nos, tal co­mo lo hi­zo su pre­de­ce­so­ra.

“Yo amo la ar­te­sa­nía, es al­go que no puedo ex­pli­car. Soy fe­liz con mi tra­ba­jo y eso se lo de­bo a mi abue­la”, ase­gu­ra es­ta se­ño­ri­ta que pre­fie­re no re­ve­lar su edad.

Con ella ha­ce­mos un re­pa­so por la tra­yec­to­ria de Mer­ce­des. “La mu­ñe­ca de tra­po fue su pri­me­ra crea­ción y en 1957 la vis­tió de pa­ra­gua­ya, con en­ca­je, ro­pas de co­lo­res y ñan­du­tí. Has­ta hoy es­tas pie­zas son muy so­li­ci­ta­das por los tu­ris­tas. Tam­bién en­se­ñó mu­chí­si­mo ar­te en ba­rro, con el cual ha­cía pie­zas úni­cas: más­ca­ras, fi­gu­ras po­pu­la­res, in­dí­ge­nas, abue­li­tos y abue­li­tas, en­tre mu­chas otras. Nun­ca de­ja­ba de crear, ca­da año ha­cía al­go nue­vo. Las fi­gu­ras con ho­jas de ba­na­na fue­ron su úl­ti­ma crea­ción y tu­vie­ron mu­chí­si­mo éxi­to”, re­su­me.

De la na­tu­ra­le­za

Pa­li­tos de am­ba’y, ho­jas de ba­na­na secas, ar­ci­lla, cuer­das de yu­te. La prin­ci­pal ma­te­ria pri­ma de Cris­ti­na pro­vie­ne de la na­tu­ra­le­za. “Yo mis­ma me voy a los ba­na­na­les a sa­car las ho­jas, por­que no cual­quie­ra sir­ve. Ten­go que bus­car las ho­jas secas de las plan­tas y so­la­men­te se pue­den sa­car cuan­do llue­ve, o bien tem­prano, por­que los ta­llos tie­nen que es­tar hú­me­dos, de otro mo­do se rom­pen”, ex­pli­ca. En su me­sa de la­bo­res, es­tos ma­te­ria­les son tra­ba­ja­dos con ayu­da de ti­je­ras, hi­lo, pin­zas, pe­ga­men­to y pin­ce­les. De allí sur­gen mu­ñe­cas tí­pi-

cas de tra­po, fi­gu­ras de ho­jas de ba­na­na, es­cul­tu­ras de ar­ci­lla, pe­se­bres de ho­ja, de ce­rá­mi­ca y de lien­zo.

Aun­que man­tie­ne las téc­ni­cas aprendidas de su abue­la, va agre­gan­do nue­vos ele­men­tos y mo­de­los. “Yo tra­to de se­guir los pa­sos de ella, que siem­pre es­ta­ba in­no­van­do. Pa­ra ha­cer las fi­gu­ras de pe­se­bre, por ejem­plo, aho­ra fu­siono el uso de ho­jas de ba­na­na con apli­ques de ñan­du­tí”, re­ve­la la mu­jer, li­cen­cia­da en Mar­ke­ting y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas, ca­rre­ra que com­ple­men­tó con es­tu­dios de in­glés, por­tu­gués e in­for­má­ti­ca. To­dos es­tos co­no­ci­mien­tos los apli­ca a su tra­ba­jo con la ar­te­sa­nía, que ya se ven­de in­clu­so en el ex­te­rior, pues ha con­cre­ta­do ven­tas pa­ra paí­ses co­mo Ita­lia y Ar­gen­ti­na.

Pe­ro en­tre la va­rie­dad de co­sas que ha­ce, qui­zás el fuer­te de es­ta ar­te­sa­na son sus es­cul­tu­ras de ros­tros en ar­ci­lla. Ya hi­zo bus­tos de per­so­na­jes his­tó­ri­cos co­mo Ber­nar­dino Ca­ba­lle­ro, el ma­ris­cal López o Gas­par Ro­drí­guez de Fran­cia y de va­rios san­tos, ba­sa­da en fo­to­gra­fías.

La san­gre no es agua, di­cen. Y las obras de las Servín pa­re­cen re­con­fir­mar­lo. Lar­ga vi­da al ta­len­to.

AR­TE EN LA SAN­GRE. Mer­ce­des lo­gró trans­mi­tir a su nie­ta el amor por el tra­ba­jo ar­te­sa­nal. Pe­ro Cris­ti­na he­re­dó, ade­más, el ta­len­to de su pre­de­ce­so­ra. Aquí, am­bas en una ima­gen del año 2000, pu­bli­ca­da en es­ta re­vis­ta.

Por: Sil­va­na Mo­li­na | Fo­tos: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli/Ar­chi­vo Vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.