De pa­seo a la Luna

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

La Luna se con­ver­ti­rá muy pron­to en un des­tino tu­rís­ti­co, se­gún Chia­ki Mu­kai, la pri­me­ra mu­jer ja­po­ne­sa en for­mar par­te de ex­pe­di­cio­nes es­pa­cia­les. In­clu­so Ama­zon ya es­tu­dia pro­yec­tos pa­ra rea­li­zar en­víos a ese as­tro, y Goo­gle ha he­cho gran­des in­ver­sio­nes en sa­té­li­tes. La as­tro­nau­ta ni­po­na da su vi­sión so­bre el fu­tu­ro en el es­pa­cio.

Pa­ra la as­tro­nau­ta Chia­ki Mu­kai, ir al es­pa­cio en el Ja­pón po­bre de la pos­gue­rra de su ni­ñez era una ha­za­ña inima­gi­na­ble. Con 65 años y dos mi­sio­nes de la NASA a sus es­pal­das, su sueño aho­ra es con­ver­tir­se en aza­fa­ta de vue­los co­mer­cia­les a la Luna, "que pron­to se con­ver­ti­rá en un des­tino tu­rís­ti­co".

La Luna es un des­tino "muy pro­me­te­dor y muy rea­lis­ta" de ca­ra al asen­ta­mien­to de los pri­me­ros hu­ma­nos en te­rri­to­rio ex­tra­te­rres­tre, don­de la Agen­cia Ja­po­ne­sa de Ex­plo­ra­ción Ae­ro­es­pa­cial (JAXA) es­pe­ra que las pri­me­ras per­so­nas se es­ta­blez­can ha­cia 2030, ex­pli­ca Mu­kai.

La ima­gen de gran­des ur­bes fu­tu­ris­tas y su­per­po­bla­das en el es­pa­cio no es la que es­bo­za Mu­kai pa­ra un fu­tu­ro pró­xi­mo, sino la de re­du­ci­dos com­ple­jos ho­te­le­ros, cons­trui­dos prin­ci­pal­men­te ba­jo la su­per­fi­cie del sa­té­li­te na­tu­ral de la Tie­rra pa­ra pro­te­ger­se de la ra­dia­ción, y a los que acu­di­ría un nú­me­ro li­mi­ta­do de via­je­ros.

En los vue­los de tres días al sa­té­li­te se ve ella –la pri­me­ra mu­jer ni­po­na que to­có el fir­ma­men­to– ayu­dan­do en lo po­si­ble gra­cias a su for­ma­ción mé­di­ca. Mu­kai es doc­to­ra en Fi­sio­lo­gía, es­pe­cia­li­za­da en ci­ru­gía car­dio­vas­cu­lar, campos en los que tra­ba­jó en sus ex­pe­di­cio­nes es­pa­cia­les en 1994 y 1998.

Su in­te­rés por los via­jes in­ter­es­te­la­res na­da tu­vo que ver con la in­fluen­cia de no­ve­lis­tas co­mo Julio Ver­ne. En el aso­la­do Ja­pón tras el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (1939-1945), "ser as­tro­nau­ta era pa­ra los ja­po­ne­ses el sueño de un sueño, era al­go re­ser­va­do pa­ra gran­des paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia", re­cuer­da.

Doc­to­ra es­pa­cial

In­tere­sa­da por la me­di­ci­na des­de jo­ven, de­bi­do a los pro­ble­mas de mo­vi­li­dad en las pier­nas que pa­de­cía su her­mano pe­que­ño, Mu­kai se li­cen­ció en 1977 y ejer­ció en di­ver­sos hos­pi­ta­les, has­ta que un día el Go­bierno japonés pu­bli­có un anun­cio en bus­ca de ex­plo­ra­do­res.

"Bus­ca­ban gen­te pa­ra ir al es­pa­cio, mu­je­res o va­ro­nes, y no eran ne­ce­sa­rios co­no­ci­mien­tos de pi­lo­ta­je. Era pa­ra in­ves­ti­ga­ción, así que me pre­sen­té co­mo vo­lun­ta­ria", re­me­mo­ra más de tres dé­ca­das des­pués.

Tras una di­la­ta­da ex­pe­rien­cia que le va­lió en 1995 el Pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias a la Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal, jun­to al es­pa­ñol Pedro Du­que y el estadounidense John Glenn, a fi­na­les de 2017 fue nom­bra­da di­rec­to­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Co­lo­nias Es­pa­cia­les (RCSC) ni­pón.

En es­te cen­tro de la Uni­ver­si­dad de Cien­cias de To­kio (TUS) se es­tán di­se­ñan­do co­lo­nias es­pa­cia­les, mien­tras se in­ten­ta so­lu­cio­nar re­tos co­mo el abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co y el cul­ti­vo de ali­men­tos.

Ta­ma­ño pro­yec­to po­dría lle­var a pre­gun­tar­se por qué la hu­ma­ni­dad es­tá ob­se­sio­na­da por con­quis­tar el es­pa­cio. Pa­ra Mu­kai, es­tá en su na­tu­ra­le­za.

"Las per­so­nas te­ne­mos una ten­den­cia na­tu­ral a ex­pan­dir nues­tras ac­ti­vi­da­des fue­ra de nues­tras áreas –a otras ciu­da­des, paí­ses–, ca­da vez más y más y, en es­ta si­tua­ción, la Tie­rra se nos que­da pe­que­ña, ¿no crees?", re­fle­xio­na con una son­ri­sa mien­tras ex­pli­ca que es co­mo ver­ter tinta en un cu­bo de agua y es­pe­rar que no se des­pla­ce.

Mi­llo­nes en las nu­bes

Ade­más de los in­tere­ses an­tro­po­ló­gi­cos que con­lle­va la con­quis­ta del uni­ver­so, la ve­te­ra­na as­tro­nau­ta señala un com­po­nen­te eco­nó­mi­co: "El es­pa­cio es un lu­gar muy bueno pa­ra in­ver­tir y las em­pre­sas se han da­do cuen­ta de ello". De he­cho, Ama­zon ya es­tu­dia pro­yec­tos pa­ra rea-

li­zar en­víos a la Luna y Goo­gle ha he­cho gran­des in­ver­sio­nes en sa­té­li­tes.

La in­dus­tria es­pa­cial mo­vió apro­xi­ma­da­men­te USD 330.000 mi­llo­nes (unos € 268.000 mi­llo­nes) en 2016 en to­do el mun­do, lo que su­po­ne un crecimiento del 20% en cin­co años y da una mues­tra de su po­ten­cial.

Re­me­mo­ran­do su estancia to­tal de dos se­ma­nas en el es­pa­cio, Mu­kai ha­bla de la be­lle­za de nues­tro pla­ne­ta, pe­ro so­bre to­do de su to­ma de con­cien­cia so­bre la gra­ve­dad y so­bre "lo úni­ca que es la Tie­rra. Bus­ca­mos otros pla­ne­tas con la mis­ma par­ti­cu­la­ri­dad y que al­ber­guen la mis­ma di­ver­si­dad de es­pe­cies".

Es­ta mu­jer tie­ne al es­pa­ñol Pedro Du­que en un lu­gar es­pe­cial en su co­ra­zón, ya que lo ve “co­mo a un her­mano" y con el que le gus­ta­ría con­tar pa­ra dar cla­ses en el RCSC en el fu­tu­ro.

Co­mo as­tro­nau­ta pio­ne­ra en Ja­pón y par­te de ese me­nor por­cen­ta­je de mu­je­res que han lle­ga­do al es­pa­cio, la pre­gun­ta era obli­ga­da: ¿hay dis­cri­mi­na­ción en un sec­tor pre­do­mi­nan­te­men­te mas­cu­lino?

Mu­kai res­pon­de: "Lo úni­co que me pre­gun­to cuan­do me plan­teo ha­cer al­go es: ¿es­toy su­fi­cien­te­men­te bien pre­pa­ra­da? Si es así, si­go ade­lan­te. Es po­si­ble que for­me par­te de una mi­no­ría (den­tro de la in­dus­tria es­pa­cial), pe­ro dis­fru­to ha­cien­do lo que ha­go, así que nun­ca he pen­sa­do en los be­ne­fi­cios o des­ven­ta­jas de ser mu­jer".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.