Ex­pe­rien­cia que va­le

Em­plear a per­so­nas que ron­dan los 40 años pa­ra un pues­to la­bo­ral tie­ne sus ven­ta­jas. Las bon­da­des de los tra­ba­ja­do­res ma­yo­res em­pie­zan a ser más apre­cia­das.

Ultima Hora - Vida - - Front Page - Ves­tua­rio y uti­le­ría: Gi­lar­di­ni / Uni­cen­tro. Agra­de­ce­mos a: An­to­nio Lu­go.

Que la vi­da em­pie­za a los 40 es una afir­ma­ción que se sue­le es­cu­char, so­bre to­do en bo­ca de per­so­nas que ya lle­ga­ron a las cua­tro dé­ca­das de vi­da y sien­ten que es­tán en la ple­ni­tud de su exis­ten­cia, con una gran do­sis de ex­pe­rien­cia vi­tal y con la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra ca­pi­ta­li­zar­la. Aho­ra, las bon­da­des de los años tam­bién em­pie­zan a ser apre­cia­das por quie­nes pre­ten­den con­tra­tar em­plea­dos.

Bus­car tra­ba­jo cuan­do ya se ha su­pe­ra­do la cua­ren­te­na es una ta­rea in­gra­ta pa­ra la ma­yo­ría de los hom­bres y mujeres, pues la de­man­da pi­de ma­yor­men­te em­plea­dos con eda­des com­pren­di­das en­tre los 25 y los 35 años. Pa­sa­do ese lí­mi­te, el pa­no­ra­ma se com­pli­ca pa­ra quie­nes se acer­can a los 40 y se va es­tre­chan­do a me­di­da que se as­cien­de en la fran­ja eta­ria.

La si­tua­ción de des­em­pleo afec­ta a quien se en­cuen­tra pa­ra­do no so­la­men­te en el bol­si­llo, sino tam­bién en su sa­lud psi­co­ló­gi­ca. La an­sie­dad y el es­trés crea­dos por es­ta reali­dad pue­den com­bi­nar­se con sen­ti­mien­tos de in­se­gu­ri­dad y baja au­to­es­ti­ma, a las que se su­ma tam­bién la ver­güen­za por en­con­trar­se sin tra­ba­jo.

Es­ta si­tua­ción se acen­túa en ca­so de que el des­em­plea­do ya ha­ya su­pe­ra­do los 40 años. Que­dar­se sin ocu­pa­ción no se to­ma de la mis­ma ma­ne­ra a los 50 que a los 25. A más edad, la de­s­es­pe­ran­za au­men­ta de ma­ne­ra pro­por­cio­nal y el afec­ta­do in­gre­sa en un círcu­lo vi­cio­so en el que se ve su­pe­ra­do por el desáni­mo de es­tar pa­ra­do, lo que a su vez le res­ta ga­nas pa­ra tra­tar de con­se­guir em­pleo.

Es ver­dad que ca­da ac­ti­vi­dad la­bo­ral po­see su pro­pio per­fil de can­di­da­to y en ca­da em­pleo pue­de va­riar la edad re­que­ri­da pa­ra un prin­ci­pian­te o pa­ra un tra­ba­ja­dor con ex­pe­rien­cia, pe­ro es in­du­da­ble tam­bién que, por lo ge­ne­ral, a un ve­te­rano le cues­ta mu­cho más con­cha­bar­se.

Tra­ba­ja­dor pa­ra­gua­yo

Se­gún la En­cues­ta Per­ma­nen­te de Hogares (EPH) de 2015, la dis­tri­bu­ción de la ta­sa de ac­ti­vi­dad se­gún gru­pos de edad mues­tra una tem­pra­na in­cor­po­ra­ción de las per­so­nas en el mer­ca­do la­bo­ral. La par­ti­ci­pa­ción de la po­bla­ción de 10 a 14 años en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es del or­den del 8,9%, con di­fe­ren­cias im­por­tan­tes se­gún el se­xo (ni­ños, 12,7%; ni­ñas, 5%).

La ocu­pa­ción en los va­ro­nes co­mien­za a au­men­tar en­tre los 15 y 19 años y es as­cen­den­te has­ta los 35 y 39 años, pa­ra es­ta­bi­li­zar­se des­pués y dis­mi­nuir en­tre los 60 y 64 años. Es de des­ta­car que el pi­co de ac­ti­vi­dad la­bo­ral se da pre­ci­sa­men­te en­tre los 40 y 44 años, cuan­do al­can­za el 98%

En el ca­so de las mujeres, la ocu­pa­ción la­bo­ral tam­bién em­pie­za tem­prano e ini­cia una cur­va as­cen­den­te en­tre los 15 y 19 años, tal co­mo los va­ro­nes. Se es­ta­bi­li­za en­tre los 35 y 39 años y al­can­za su pi­co en­tre los 40 y 44 años con un 75,4%; des­pués des­cien­de de nue­vo. En ge­ne­ral, las ele­va­das pro­por­cio­nes de la ta­sa de ac­ti­vi­dad se man­tie­nen has­ta los 59 años de edad, tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mujeres, pa­ra lue­go ir de­cli­nan­do en las eda­des más adul­tas.

En sín­te­sis, el com­por­ta­mien­to de la fran­ja de mujeres es si­mi­lar al de la po­bla­ción mas­cu­li­na, pe­ro tan­to los au­men­tos por­cen­tua­les co­mo los des­cen­sos son me­nos abrup­tos en el ca­so de las tra­ba­ja­do­ras. Pa­ra am­bos se­xos, la po­bla­ción ocu­pa­da pre­do­mi­nan­te es­tá cons­ti­tui­da por los ma­yo­res de 40 años, lo que sig­ni­fi­ca que se en­cuen­tran en la ple­ni­tud de sus ca­pa­ci­da­des, con ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da y to­da­vía con vi­ta­li­dad.

La EPH mues­tra, ade­más, una dis­mi­nu­ción del des­em­pleo, que tu­vo un abrup­to des­cen­so tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mujeres des­de eda­des com­pren­di­das en­tre los 15 y 19 años has­ta 35 a 39 años pa­ra hom­bres, y has­ta 40 a 44 años en­tre las mujeres. Los hom­bres, cu­yas eda­des es­tán com­pren­di­das en­tre los 60 y 64 años, son los que apa­re­cen co­mo des­em­plea­dos.

Nue­vos vien­tos

Su­pe­rar cier­ta edad no sig­ni­fi­ca ca­re­cer por com­ple­to de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, aun­que tam­bién es cier­to que re­sul­ta mu­cho más di­fí­cil en­con­trar em­pleo. No obs­tan­te, un can­di­da­to de ma­yor edad, si bien pue­de ca­re­cer de las des­tre­zas tec­no­ló­gi­cas pro­pias de un na­ti­vo di­gi­tal, apor­ta un cú­mu­lo de ven­ta­jas a las que, por lo ge­ne­ral, los as­pi­ran­tes más jó­ve­nes no pue­den ha­cer fren­te.

En­tre los fac­to­res que se ci­tan co­mo obs­tácu­los pa­ra em­plear a una per­so­na ma­yor des­ta­can los que afir­man que es­tos ya no quieren apren­der co­sas nue­vas, no son fle­xi­bles, tie­nen car­gas fa­mi­lia­res y por eso re­nun­cian a la mo­vi­li­dad, no quieren ser man­da­dos por jó­ve­nes ni quieren asu­mir ries­gos.

Por eso, exis­te la pre­sun­ción de que bus­car tra­ba­jo a los 40 no sue­le ser una ta­rea fá­cil —su­pues­to que tie­ne su do­sis de ra­zón—. Sin em­bar­go, la ten­den­cia aho­ra apun­ta a va­lo­rar las even­tua­les ven­ta­jas que ofre­cen los cua­ren­to­nes, quie­nes se en­cuen­tran en la ple­ni­tud de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y lle­van so­bre sus hom­bros un ba­ga­je de co­no­ci­mien­tos que so­lo los más ex­pe­ri­men­ta­dos po­seen.

“Lle­gan­do a los 40 años las per­so­nas ya cuen­tan con una ex­pe­rien­cia im­por­tan­te en el ru­bro al que se de­di­can. Te­ne­mos muy bue­na afluen­cia de per­so­nas de esa edad que es­tán sien­do con­tra­ta­das en Man­po­wer. Ob­via­men­te, na­da es fá­cil en la vi­da, pe­ro so­le­mos te­ner mu­chas va­can­cias pa­ra esas per­so­nas”, afir­ma Ma­tías Ta­pio­las, con­sul­tor de es­ta em­pre­sa de re­cur­sos hu­ma­nos.

Se­gún el en­tre­vis­ta­do, las per­so­nas de 40 años “son mu­cho más es­truc­tu­ra­das, ya vie­nen con un chip es­ta­ble­ci­do y ya no se les de­be es­tar mol­dean­do, mien­tras que a los más jó­ve­nes, sí. Esa es la gran di­fe­ren­cia. Los ma­yo­res son más res­pon­sa­bles, fal­tan me­nos, su es­truc­tu­ra ya es­tá he­cha y ya no te­nés que es­for­zar­te en mol­dear­los, por­que el per­so­nal ya sa­be lo que tie­ne que ha­cer”.

No es lo úni­co que los más ex­pe­ri­men­ta­dos tie­nen pa­ra ofre­cer. Los ma­yo­res de 40 años son me­nos pro­cli­ves a te­ner ac­ci­den­tes la­bo­ra­les, se­gún es­ta­dís­ti­cas in­ter­na­cio­na­les. Ade­más, son me­nos da­dos a au­sen­tar­se de sus la­bo­res y, co­mo se­gu­ra­men­te ya tie­nen hi­jos ma­yo­res, es me­nos pro­ba­ble que pi­dan per­mi­sos pa­ren­ta­les.

Tam­bién per­ma­ne­cen más fie­les a su em­pre­sa y son me­nos pro­pen­sos a pa­sar­se a la com­pe­ten­cia; co­mo son per­so­nas que ya tie­nen más cla­ras cuá­les son sus me­tas, se re­du­cen las pro­ba­bi­li­da­des de que se mo­les­ten por ni­mie­da­des en su ám­bi­to la­bo­ral.

Un tra­ba­ja­dor ma­yor de 40 años se­gu­ra­men­te ya ha li­de­ra­do pro­yec­tos, gru­pos y su fa­mi­lia, ex­pe­rien­cia que pue­de ser apro­ve­cha­da por la em­pre­sa que lo con­tra­te. Los nú­me­ros tam­bién mues­tran que son me­nos pro­pen­sos a ro­bar o a en­ga­ñar a la fir­ma que lo em­plea.

Asi­mis­mo, nor­mal­men­te tie­nen las ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas com­ple­ta­men­te desa­rro­lla­das, lo que es una ventaja en em­pleos en los que hay tra­tar con clien­tes o pro­vee­do­res. Los in­di­vi­duos ma­yo­res tie­nen me­jo­res ha­bi­li­da­des de ne­go­cia­ción y con­tar con ellos es al­ta­men­te re­co­men­da­ble pa­ra con­se­guir al­can­zar me­jo­res acuer­dos.

En el ca­so de las mujeres, es­tas cuen­tan con un adi­cio­nal a su fa­vor, ya que los em­plea­do­res pre­fie­ren in­cli­nar­se por ellas a la ho­ra de con­tra­tar mano de obra con ex­pe­rien­cia, pues es­tas ya no es­tán en edad re­pro­duc­ti­va; a par­tir de los 40 años, son po­cas las que se em­ba­ra­zan.

Qué pi­den

Un tra­ba­ja­dor con ex­pe­rien­cia, y que sa­be que su apor­te es de­man­da­do, qui­zás sea más se­lec­ti­vo en cuan­to a sus ex­pec­ta­ti­vas. ¿Cuá­les son los pues­tos que pre­fie­ren ocu­par? “Quie­nes lle­gan a los 40 as­pi­ran a car­gos más ele­va­dos. En ca­so de que ten­gan esa edad y no cuen­ten con una ex­pe­rien­cia for­ja­da con tra­ba­jos bá­si­cos, ahí sí ya cos­ta­ría que en­cuen­tren va­can­cia. Igual, en Man­po­wer siem­pre tra­ta­mos de en­con­trar un es­pa­cio pa­ra que esa per­so­na pue­da tra­ba­jar”, res­pon­de Ta­pio­las.

En cuan­to a las em­pre­sas que bus­can per­so­nal con una edad ma­yor a 40 años, el es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que “no hay un ru­bro es­pe­cí­fi­co que so­li­ci­te en ma­yor me­di­da, gen­te con ex­pe­rien­cia”. Eso sí: la de­man­da va­ría se­gún la es­ca­la de im­por­tan­cia del pues­to, pe­ro ob­via­men­te es mu­cho me­nor la va­can­cia pa­ra car­gos im­por­tan­tes —de al­to vue­lo— que pa­ra car­gos bá­si­cos.

“En los car­gos más ba­jos siem­pre exis­te ma­yor va­can­cia, por­que hay una ma­yo­ría de la po­bla­ción que cuen­ta con po­ca ex­pe­rien­cia. Te­ne­mos em­pre­sas que so­li­ci­tan gen­te de más de 35 años pa­ra sus per­fi­les, por­que ne­ce­si­tan cier­ta ex­pe­rien­cia que una per­so­na jo­ven no te va a dar”, re­sal­ta el con­sul­tor.

Cla­ro que no siem­pre la edad es un pun­to a fa­vor de los tra­ba­ja­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos, ya que es­tos as­pi­ran a con­se­guir es­ta­bi­li­dad y ca­li­dad de vi­da. Por es­ta ra­zón, mu­chas ve­ces las em­pre­sas pre­fie­ren con­tra­tar tra­ba­ja­do­res más jó­ve­nes, con as­pi­ra­cio­nes mu­cho más ba­jas de las que una per­so­na ma­yor de 40 años pue­da te­ner.

Por su­pues­to, tam­bién exis­ten ra­zo­nes pa­ra que, en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, un empleador op­te por un no­va­to. La ventaja prin­ci­pal de con­tra­tar per­so­nal sin ex­pe­rien­cia es que los jó­ve­nes sue­len es­tar muy mo­ti­va­dos, de­bi­do a que tie­nen mu­chas ga­nas de es­tre­nar­se en el mun­do la­bo­ral e in­ten­ta­rán ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble.

Asi­mis­mo, apor­tan ideas fres­cas, no­ve­do­sas y se mue­ven en un en­torno glo­bal en el que las nue­vas tec­no­lo­gías y la ac­tua­li­dad es­tán a la or­den del día, por lo que pue­den apor­tar nue­vas ideas y me­to­do­lo­gías de tra­ba­jo. Ade­más, su fal­ta de ex­pe­rien­cia es la per­fec­ta oca­sión pa­ra la em­pre­sa de for­mar­los se­gún sus ob­je­ti­vos y ex­pec­ta­ti­vas.

No se de­be de­jar sin con­si­de­rar la cues­tión salarial. Al­guien que re­cién em­pie­za a tra­ba­jar siem­pre va a ser más ba­ra­to —ha­blan­do de re­mu­ne­ra­cio­nes— que un tra­ba­ja­dor con ex­pe­rien­cia y de­man­da­rá me­nos car­gas fa­mi­lia­res.

Se bus­ca equi­li­brio

En­ton­ces, ¿un empleador de­be pre­fe­rir a un jo­ven inex­per­to con en­tu­sias­mo o a un ve­te­rano me­nos di­ná­mi­co pe­ro con ex­pe­rien­cia? “Cla­ro que en las em­pre­sas, o en cual­quier em­pleo, lo que se bus­ca es un equi­li­brio en­tre ju­ven­tud y ex­pe­rien­cia”, ase­ve­ra Ta­pio­las.

Lle­gar a la cua­ren­te­na y que­dar des­em­plea­do no de­be­ría ser mo­ti­vo de an­gus­tias, pues las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les sí exis­ten y —afor­tu­na­da­men­te— tam­bién hay un cam­bio de mentalidad en los em­plea­do­res, quie­nes es­tán em­pe­zan­do a va­lo­rar a los tra­ba­ja­do­res, hom­bres y mujeres, que to­da­vía tie­nen ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va que ofre­cer y con el adi­cio­nal de co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia que no se po­see a una edad me­nor. La vi­da la­bo­ral tam­bién pue­de re­co­men­zar a los 40.

Por: Car­los Darío To­rres | Fotos: Ja­vier Val­dez | Pro­duc­ción: An Mo­rí­ni­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.