Con una lla­ma­da

Es un ser­vi­cio gra­tui­to cu­ya crea­ción fue pen­sa­da pa­ra pro­te­ger a los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes. Fono Ayu­da, que fun­cio­na a tra­vés de la lí­nea 147, es­te mes cum­plió 16 años. Con un par de anéc­do­tas, com­par­ti­mos có­mo se vi­ve el día a día de­trás de un tel

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

El ser­vi­cio fun­cio­na des­de 2007 y es una im­ple­men­ta­ción de la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de la Ni­ñez y Ado­les­cen­cia. La lí­nea ha­bi­li­ta­da es 147.

“De al­gu­na ma­ne­ra me sen­tí muy com­pro­me­ti­do con ese ca­so. Que­ría que el ni­ño lo­gra­ra sa­lir de la ca­lle”, co­mien­za di­cien­do en su re­la­to aque­lla per­so­na cu­yo prin­ci­pal tra­ba­jo es le­van­tar el tu­bo del te­lé­fono, ba­jo un pseu­dó­ni­mo, y dar las res­pec­ti­vas orien­ta­cio­nes. Era so­lo un ca­so más de en­tre mi­les. Sin em­bar­go, su em­pa­tía en ese mo­men­to pu­do más que su sim­ple res­pon­sa­bi­li­dad la­bo­ral. Es­ta es so­lo una par­te de lo que ocu­rre en el día a día de Fono Ayu­da, un ser­vi­cio gra­tui­to de aten­ción te­le­fó­ni­ca pa­ra ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes.

La lí­nea ha­bi­li­ta­da pa­ra lla­mar es la 147. Dia­ria­men­te, a es­te nú­me­ro se re­por­tan nu­me­ro­sos ca­sos de mal­tra­to, abu­so, ex­plo­ta­ción y otras vul­ne­ra­cio­nes a los de­re­chos. Bá­si­ca­men­te, su fun­ción con­sis­te en brin­dar orien­ta­ción a las per­so­nas que re­por­tan los ca­sos, ya sean me­no­res de edad o adul­tos.

El ser­vi­cio fun­cio­na des­de 2007, a par­tir de una re­so­lu­ción de la Pre­si­den­cia, la 76/07. Se tra­ta de una im­ple­men­ta­ción de la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de la Ni­ñez y Ado­les­cen­cia, que en sus ini­cios fue im­pul­sa­da tam­bién por la Or­ga­ni­za­ción Ba­se Edu­ca­ti­va y Co­mu­ni­ta­ria de Apo­yo (BE­CA), Plan Pa­ra­guay y Uni­cef. Es­te nú­me­ro for­ma par­te de la lí­nea de ur­gen­cias del 911. Sin em­bar­go, el tra­ba­jo que desem­pe­ña es otro: atien­de ca­sos que por lo ge­ne­ral desem­bo­can en cri­sis psi­co­ló­gi­cas, los cua­les de­ben ser ca­na­li­za­dos ade­cua­da­men­te ha­cia las ins­tan­cias com­pe­ten­tes que pro­te­gen los de­re­chos del ni­ño.

Orien­tar y pro­te­ger

En re­la­ción al pri­mer ca­so, su pseu­dó­ni­mo es Lu­cas Ca­bre­ra. A los dos me­ses de co­men­zar a tra­ba­jar en la re­cep­ción de lla­ma­das, se sin­tió muy com­pro­me­ti­do con un ca­so en par­ti­cu­lar. Des­de el área so­cial de un hos­pi­tal, le ha­bían re­por­ta­do el ca­so de un ni­ño de 11 años que su­frió un ac­ci­den­te y co­rría el ries­go de per­der una pier­na. Su ma­dre te­nía una dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca y de­pen­día de un her­mano, quien lo mal­tra­ta­ba. Por eso huía de su casa con fre­cuen­cia.

Quien re­ci­be la lla­ma­da en Fono Ayu­da no pue­de dar su nom­bre ver­da­de­ro, por res­guar­do a su iden­ti­dad y, por otra par­te, por una cues­tión de confidenciali­dad, ya que se tra­ba­ja con ni­ños.

Lu­cas se in­tere­só real­men­te por uno de sus pri­me­ros ca­sos y lo si­guió ca­si un mes. Es­te y otros he­chos que son re­por­ta­dos a dia­rio tie­nen que de­ri­var­se a las ins­tan­cias com­pe­ten­tes. En­ton­ces, lo que hi­zo fue tras­la­dar el ca­so a la De­fen­so­ría de la Ni­ñez. Des­de ahí se con­si­guió que una ve­ci­na se res­pon­sa­bi­li­za­ra del chi­co pa­ra que pue­da aca­bar su tra­ta­mien­to y no per­die­ra la pier­na por in­fec­ción. Otra si­tua­ción que re­cor­dó y que de al­gu­na ma­ne­ra lo mar­có fue la de un pe­que­ño de un año, que su­fría tam­bién un pro­ble­ma gra­ve de sa­lud. La ma­má –de 19 años– lo ha­bía sa­ca­do de la casa con ella, sin per­mi­tir que brin­da­ran al pe­que­ño nin­gu­na aten­ción mé­di­ca. El pa­dre fue quien re­por­tó el ca­so al 147. La mi­sión se ba­sa­ba en en­con­trar a la mujer pa­ra que el ni­ño re­ci­bie­ra la aten­ción ade­cua­da por las vías le­ga­les.

To­das las lla­ma­das que son aten­di­das se re­gis­tran y, de acuer­do a có­mo son eva­lua­das, se de­ri­van a uno de es­tos tres lu­ga­res: Co­de­ni, De­fen­so­ría de la Ni­ñez y Ado­les­cen­cia o la Fis­ca­lía.

Más con­cien­cia

La coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de Fono Ayu­da, Li­cia Mar­tí­nez, con­si­de­ra que la per­so­na que atien­de la lla­ma­da de­be ser ca­paz de in­ter­ve­nir en cri­sis psi­co­ló­gi­cas. Pue­de ser un psi­có­lo­go, un abo­ga­do o un tra­ba­ja­dor so­cial. Lo ideal es que co­noz­ca de de­re­chos hu­ma­nos. “Fono Ayu­da no es una lí­nea anó­ni­ma, es con­fi­den­cial”, ase­gu­ra.

Ade­más de Lu­cas, su com­pa­ñe­ro Abel Gon­zá­lez (tam­bién pseu­dó­ni­mo) com­par­te su ex­pe­rien­cia. Él ha­ce cua­tro años que atien­de lla­ma­das y el re­por­te que par­ti­cu­lar­men­te siem­pre re­cuer­da es el de una ni­ña que era ex­plo­ta­da se­xual­men­te. “Hay si­tua­cio­nes que te so­bre­pa­san, pe­ro co­mo soy es­tu­dian­te de Psi­co­lo­gía, ten­go he­rra­mien­tas pa­ra el ma­ne­jo de es­tas si­tua­cio­nes”, di­ce él, mien­tras con­ti­núa ha­blan­do de la ado­les­cen­te, que vi­vía en el in­te­rior del país.

A pe­sar de lo di­fí­cil que pue­da lle­gar a ser el tra­ba­jo de Abel, él se sien­te útil ha­cien­do lo que ha­ce. “Yo me sien­to a gus­to con es­to. Pa­ra al­gu­nas per­so­nas es­te es­pa­cio es lo úni­co que tie­nen”, agre­ga.

Lo que Lu­cas y Abel ha­cen ac­tual­men­te, otros lo han ve­ni­do ha­cien­do des­de ha­ce 16 años. Hoy en día, Fono Ayu­da cuen­ta con 19 per­so­nas que se tur­nan día, tar­de y no­che pa­ra cu­brir las 24 ho­ras, en los sie­te días de la se­ma­na, to­do el año. Bá­si­ca­men­te, la in­ci­den­cia que tie­ne es­te ser­vi­cio en la so­cie­dad es ge­ne­rar una co­mu­ni­ca­ción en­tre las ins­tan­cias que pro­te­gen a la ni­ñez. “A los ni­ños les ga­ran­ti­za­mos to­tal confidenciali­dad con las si­tua­cio­nes que nos re­por­ten. Ex­cep­to cuan­do es­tán en un ries­go se­rio –ba­jo una ame­na­za–, por­que tie­nen que ser res­guar­da­dos y pro­te­gi­dos, ya que ellos tien­den a te­ner mu­cho mie­do", ex­pre­sa Li­cia Mar­tí­nez.

Tra­ba­jar en Fono Ayu­da crea tam­bién con­cien­cia en sus tra­ba­ja­do­res. Abel pien­sa que la gen­te de­be sen­tir­se más res­pon­sa­ble por los ni­ños y ado­les­cen­tes. Pi­de que ha­ya más in­vo­lu­cra­mien­to, que se uti­li­ce el ser­vi­cio. “No im­por­ta que no sea un hi­jo, un her­mano, un pri­mo o un so­brino. Si son ni­ños, tie­nen de­re­cho a cre­cer sa­na­men­te”, sos­tie­ne. En cam­bio, Lu­cas pi­de que se edu­que sin mal­tra­to: “No es­tá bien na­tu­ra­li­zar el mal­tra­to. Se tie­ne que eli­mi­nar de nues­tra cul­tu­ra. Al pe­gar­le a un ni­ño, es­te pue­de su­frir da­ños irre­ver­si­bles, tan­to fí­si­cos co­mo psi­co­ló­gi­cos. Eso ha­ce que el chi­co vi­va con mie­do”.

Sue­na el te­lé­fono, se en­ta­bla una con­ver­sa­ción. Des­pués de una lar­ga char­la, se baja el tu­bo y una vez más se emi­te un re­por­te. Son los re­gis­tros con los que se da­rá se­gui­mien­to a los ca­sos, des­de una fi­cha. Lue­go se es­cri­be una no­ta y se en­vía, ya sea a la Co­de­ni, la De­fen­so­ría o la Fis­ca­lía. En fin, a don­de va­ya el re­por­te, se da­rá el acom­pa­ña­mien­to y la con­ti­nui­dad per­ti­nen­tes. A es­te se su­ma­rán otros ca­sos más.

Co­mo al pie del ca­ñón, en el tu­bo del te­lé­fono es­tá un ami­go dis­pues­to a es­cu­char y brin­dar su ayu­da a la ni­ñez.

12

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.