IN­DU­MEN­TA­RIA:

Ca­mi­se­tas ra­ras.

Ultima Hora - Vida - - Front Page -

Fue la dé­ca­da pro­di­gio­sa del diseño de ca­mi­se­tas, es­pe­cial­men­te de las de fút­bol, que por efec­to go­teo tam­bién al­can­zó a otros deportes. En los 90 del si­glo pa­sa­do, las gran­des mar­cas de­por­ti­vas echa­ron mano al su­bli­ma­do y a los te­ji­dos sin­té­ti­cos pa­ra ini­ciar una re­vo­lu­ción cu­yas con­se­cuen­cias to­da­vía se sien­ten.

So­mos di­fe­ren­tes

Di­fe­ren­ciar un co­lec­ti­vo de otro es pa­ra los hom­bres una ne­ce­si­dad ca­si tan an­ti­gua co­mo la hu­ma­ni­dad. Ca­da clan te­nía sus pro­pios co­lo­res iden­ti­ta­rios, y con el tiem­po ese afán de dis­tin­ción se tras­la­dó a las jus­tas y al de­por­te.

En es­te úl­ti­mo, la fidelidad a la en­se­ña al­can­za tam­bién al res­pe­to por el diseño tra­di­cio­nal, la dis­po­si­ción de las fran­jas, las ra­yas o las ban­das. Y si al­go hay que cam­biar, las mo­di­fi­ca­cio­nes de­ben me­jo­rar el as­pec­to es­té­ti­co de la re­pre­sen­ta­ción. Nun­ca tie­nen que dar pa­so a la bur­la o a la ri­sa.

Antecedentes en el fút­bol, de ca­mi­se­tas que hu­bie­se si­do me­jor no ha­yan vis­to la luz, po­de­mos ras­trear­los has­ta la an­ti­gua North Ame­ri­can Soc­cer Lea­gue (NASL), de Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do el equi­po Co­lo­ra­do Ca­ri­bous qui­so ho­me­na­jear al pa­sa­do va­que­ro del es­ta­do y no en­con­tró me­jor for­ma de ha­cer­lo que con una ves­ti­men­ta que re­cor­da­ba la de los que se lar­ga­ron a con­quis­tar, en el si­go XIX, el Sal­va­je Oes­te, pa­ra des­gra­cia de los pue­blos ori­gi­na­rios.

La ca­mi­se­ta en cues­tión, cu­ya pre­sen­cia en cual­quier an­to­lo­gía de uni­for­mes feos es­tá ga­ran­ti­za­da, se pa­re­cía mu­cho a las ca­mi­sas que usa­ban los va­que­ros de wes­terns cla­se B Ge­ne Autry y Roy Ro­gers. Has­ta te­nía fle­cos de cue­ro en el pe­cho, la es­pal­da y los bra­zos.

Pe­ro pa­só que en los par­ti­dos, los fle­cos gol­pea­ban a sus pro­pie­ta­rios y tam­bién a los ri­va­les, por lo que la NASL obli­gó a cor­tar­los. Otra des­ven­ta­ja pa­ra los Ca­ri­bous era que los ju­ga­do­res ad­ver­sa­rios so­lían usar­los co­mo aga­rra­de­ras pa­ra evi­tar la pro­gre­sión de los mu­cha­chos de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas.

El ex­pe­ri­men­to, afor­tu­na­da­men­te, so­lo du­ró un año, su­fi­cien­te pa­ra ga­nar­se un lu­gar en la his­to­ria. Pe­ro es­pe­ren: la aven­tu­ra no ter­mi­nó ahí. En 2014, la fran­qui­cia Co­lo­ra­do Ra­pids, de la Ma­jor Lea­gue Soc­cer (MLS), re­vi­vió la mal­ha­da­da ca­sa­ca, tam­bién a mo­do de ho­me­na­je, so­lo que es­ta vez los des­ti­na­ta­rios del aga­sa­jo fue­ron los inol­vi­da­bles –quién po­dría ne­gar­lo– Ca­ri­bous. Es­pe­ra­mos que no ha­ya una ter­ce­ra edición del me­mo­rial.

Sal­te­mos a los 90. De la mano de la re­vo­lu­ción del diseño, las gran­des mar­cas em­pe­za­ron a in­no­var y a bus­car có­mo su­pe­rar en es­tam­pa­dos ex­tra­va­gan­tes a la com­pe­ten­cia. La lis­ta es muy lar­ga co­mo pa­ra re­su­mir­la en una no­ta. Así que va­mos a ha­blar de las dos que se nos an­to­jan más em­ble­má­ti­cas, aun­que qui­zás no las más feas. Pe­ro que pe­lean el pri­mer lu­gar, se­gu­ro.

El Hull City de In­gla­te­rra es­tre­nó, en 1992, un es­tam­pa­do que ha­cía ho­nor al apo­do de los Ti­gres del club. Apro­ve­chan­do los co­lo­res ám­bar y ne­gro, dis­pues­tos a ra­yas ho­ri­zon­ta­les, la fir­ma pro­vee­do­ra creó una re­me­ra que ase­me­ja­ba las man­chas del fe­lino asiá­ti­co.

Tal agre­sión a la vis­ta pa­re­cía di­fí­cil de em­peo­rar, pe­ro un nue­vo su­mi­nis­tra­dor de ro­pa lo con­si­guió. Man­tu­vo la idea ori­gi­nal pe­ro le agre­gó círcu­los a las ra­yas. El es­tam­pa­do ter­mi­nó re­cor­dan­do ya muy po­co al pe­la­je del ti­gre, pa­ra con­ver­tir­se en una suer­te de pe­sa­di­lla psi­co­dé­li­ca. Si po­nían a gi­rar la ca­sa­ca, pro­ba­ble­men­te hu­bie­ra te­ni­do un efec­to hip­nó­ti­co. Y tal vez eso hu­bie­se si­do me­jor, ya que era muy di­fí­cil acep­tar­la en es­ta­do de con­cien­cia.

De la fle­má­ti­ca y con­ser­va­do­ra (quién di­ría) Al­bión nos di­ri­gi­mos a la mar­cial Ale­ma­nia, don­de en 1997 el Bo­chum sal­tó a la can­cha con una re­me­ra que te­nía una mi­tad mul­ti­co­lor. Pe­ro no se tra­ta­ba de una ade­lan­ta­da ini­cia­ti­va en apo­yo a la co­mu­ni­dad LGBT, sino a que uno de sus pa­tro­ci­na­do­res era una fá­bri­ca de lá­pi­ces de co­lo­res. Que el ar­coi­ris abar­ca­ra úni­ca­men­te la mi­tad de la ca­sa­ca no dis­mi­nuía el da­ño. Al con­tra­rio, pa­re­cía em­peo­rar­lo.

El Hull City es­tre­nó un es­tam­pa­do que ha­cía ho­nor al apo­do de los Ti­gres del club. La fir­ma pro­vee­do­ra creó una re­me­ra que ase­me­ja­ba las man­chas del fe­lino asiá­ti­co.

Es­to si­gue

La gue­rra por ser el peor fi­na­li­zó al co­mien­zo del nue­vo si­glo, pe­ro la ma­la in­fluen­cia se sien­te has­ta hoy, y no so­la­men­te en el fút­bol, sino tam­bién en otros deportes más se­rios, co­mo en el rugby y el ci­clis­mo. Va­mos a re­fe­rir­nos pri­me­ro a los da­ños co­la­te­ra­les pro­du­ci­dos en el fút­bol.

En 2004, la di­rec­ti­va del Ath­le­tic de Bil­bao en­car­gó al ar­tis­ta vas­co Darío Ur­zay que di­se­ña­ra el equi­po que la ins­ti­tu­ción ro­ji­blan­ca uti­li­za­ría ese año en com­pe­ti­cio­nes eu­ro­peas. La crea­ción fue co­no­ci­da co­mo la ca­mi­se­ta ket­chup, por­que pa­re­cía que al­guien hu­bie­se ro­cia­do sal­sa de to­ma­te so­bre un pa­ño blan­co.

La in­du­men­ta­ria lle­gó a usar­se, pe­ro so­lo en un amis­to­so de pre­tem­po­ra­da, ya que la reac­ción ad­ver­sa de sus fa­ná­ti­cos y las bur­las de los ri­va­les hi­cie­ron recapacitar a los di­rec­ti­vos bil­baí­nos, quie­nes la re­ti­ra­ron un mes des­pués de su estreno. Sin em­bar­go, lle­gó a tal gra­do de ce­le­bri­dad que hoy se ex­hi­be en un mu­seo, que es el lu­gar a don­de de­be­ría ha­ber ido des­de el prin­ci­pio.

En 2013, La Ho­ya Lor­ca, una en­ti­dad de la Se­gun­da Di­vi­sión B del ba­lom­pié his­pano, es­tre­nó su se­gun­do uni­for­me, en el que ca­mi­se­ta y pan­ta­lón mos­tra­ban ho­jas de bró­co­li. Ho­rri­ble, sin du­da, pe­ro cum­plió su pro­pó­si­to. To­do el mun­do ha­bló de ella, el club fue co­no­ci­do in­clu­so fue­ra de su país y las ven­tas

El Ath­le­tic de Bil­bao en­car­gó al ar­tis­ta Darío Ur­zay que di­se­ña­ra una re­me­ra. Fue co­no­ci­da co­mo la ca­mi­se­ta ket­chup, por­que pa­re­cía que al­guien hu­bie­se ro­cia­do sal­sa de to­ma­te so­bre un pa­ño blan­co.

de ca­sa­cas se dis­pa­ra­ron, con pe­di­dos des­de va­rios con­ti­nen­tes.

Nos quedamos en Es­pa­ña. Cul­tu­ral Leo­ne­sa, un club de la Se­gun­da Di­vi­sión es­pa­ño­la, pre­sen­tó en 2014 una ves­ti­men­ta muy ele­gan­te, ideal pa­ra asis­tir a una re­cep­ción, pe­ro nun­ca pa­ra ju­gar al fút­bol. Has­ta ve­nía en dos ver­sio­nes: primera equi­pa­ción y al­ter­na­ti­va. El diseño con­sis­tía en un su­bli­ma­do que apa­ren­ta­ba un sa­co so­bre una ca­mi­sa con pa­ja­ri­ta (cor­ba­ta de mo­ño). La se­gun­da ca­mi­se­ta te­nía los co­lo­res in­ver­ti­dos.

El Pa­len­cia es­tre­nó una equi­pa­ción que re­ve­la­ba lo que ha­bía ba­jo la piel de sus ju­ga­do­res. En efec­to, re­me­ra y pan­ta­lón ve­nían es­tam­pa­dos con la mus­cu­la­tu­ra hu­ma­na. Ade­más de fea, la in­du­men­ta­ria es ca­paz de pro­du­cir un sen­ti­mien­to cer­cano al as­co. Des­de ya, su vi­sión no es re­co­men­da­ble pa­ra es­tó­ma­gos de­li­ca­dos.

En rugby, el Sta­de Fra­nçais rom­pió los cá­no­nes de es­te de­por­te en la tem­po­ra­da 20092010 y co­men­zó una ini­cia­ti­va pa­ra ga­nar adep­tos y lla­mar la aten­ción, in­no­van­do en los di­se­ños de su ca­mi­se­ta ca­da tem­po­ra­da.

Creemos que la ver­sión que se lle­va el pre­mio ma­yor es la que mues­tra va­rias imá­ge­nes de Blan­che de Cas­ti­lle, dis­pues­tas al es­ti­lo Andy War­hol. En los lu­ga­res en los que la ca­sa­ca no es­tá cu­bier­ta por el ros­tro de la rei­na, se pue­de apre­ciar lo que pa­re­ce te­la de jeans, que se re­pi­te en los pan­ta­lo­nes. Cracks los del Sta­de.

En ci­clis­mo pro­ba­ble­men­te en­con­tre­mos el es­tam­pa­do más ori­gi­nal y con­tro­ver­ti­do. El equi­po colombiano fe­me­nino Bo­go­tá Hu­ma­na com­pi­tió en 2014 con un uni­for­me que en par­te te­nía una te­la bei­ge. Co­mo el co­lor es pa­re­ci­do a la piel hu­ma­na, a la dis­tan­cia pa­re­cía que las chi­cas es­ta­ban se­mi­des­nu­das. ¿Cree­rían que al­gu­nos si­tios pu­bli­can la fo­to con un par­che ne­gro so­bre el si­tio don­de es­tán los ge­ni­ta­les?

Si bien la arre­me­ti­da del mal gus­to pa­re­ce ha­ber pa­sa­do, per­sis­te el te­mor de que en cual­quier mo­men­to la on­da re­tro re­su­ci­te esos uni­for­mes tan feos y ten­ga­mos de vuel­ta una ver­sión au­men­ta­da de la épo­ca del dis­pa­ra­te. Por las du­das, cru­ce­mos los de­dos.

Co­lo­ra­do Ca­ri­bous. Las ci­clis­tas del Bo­go­tá Hu­ma­na. La Ho­ya Lor­ca. Pa­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.