DI­VI­NOS Y PO­PU­LA­RES

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

El cul­to a los san­tos se en­cuen­tra muy arrai­ga­do en la re­li­gio­si­dad po­pu­lar de los pa­ra­gua­yos; y a los tra­di­cio­na­les hoy se les agre­gan otros que es­tán ga­nan­do pre­fe­ren­cia en­tre los fie­les.

El cul­to a los san­tos se en­cuen­tra muy arrai­ga­do en la re­li­gio­si­dad po­pu­lar de los ca­tó­li­cos pa­ra­gua­yos; y a los tra­di­cio­na­les hoy se les agre­gan otros que es­tán ga­nan­do pre­fe­ren­cia en­tre los fie­les. Car­te­les de agra­de­ci­mien­to des­ple­ga­dos en la vía pú­bli­ca y avi­sos pa­ga­dos en me­dios es­cri­tos mues­tran a quié­nes se en­co­mien­dan los cre­yen­tes pa­ra pe­dir al­gún fa­vor di­vino.

“Gra­cias San Ex­pe­di­to por los fa­vo­res re­ci­bi­dos”, re­za el pa­sa­ca­lles. A ve­ces es un car­tel des­ple­ga­ble col­ga­do de al­gún alam­bra­do. Mu­chas ve­ces, el des­ti­na­ta­rio del agra­de­ci­mien­to es otra fi­gu­ra. O el Di­vino Ni­ño Je­sús o el Es­pí­ri­tu San­to, qui­zás los más po­pu­la­res en­tre los fie­les ca­tó­li­cos. Son mues­tras de la de­vo­ción de los pa­ra­gua­yos, que bus­can, a tra­vés la in­ter­ce­sión de los se­res di­vi­nos, la so­lu­ción a sus pro­ble­mas te­rre­na­les. Una tra­di­ción que nos lle­ga des­de la épo­ca co­lo­nial.

El arri­bo de los es­pa­ño­les a tie­rras ame­ri­ca­nas tra­jo con­si­go ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les y tra­di­cio­nes muy arrai­ga­das en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca. La re­li­gio­si­dad po­pu­lar, pro­pia de la con­fe­sión ca­tó­li­ca, pron­to ga­nó su lu­gar en­tre los mes­ti­zos –a cu­yas ma­dres in­dí­ge­nas les fue im­pues­ta la fe de los con­quis­ta­do­res– y pro­pi­ció el de­sa­rro­llo del cul­to a los san­tos, que se con­ser­va has­ta nues­tros días.

Fa­vo­res que se pa­gan

Li­dia To­ra­les es pro­pie­ta­ria de un al­ma­cén con su ma­ri­do, Ju­lio. Y co­mo to­do co­mer­cian­te, su de­vo­ción se in­cli­na por San Ca­ye­tano. Ha­ce nue­ve años que abrie­ron la des­pen­sa y des­de en­ton­ces le en­co­mien­dan la pros­pe­ri­dad del ne­go­cio fa­mi­liar a su san­to pro­tec­tor.

Ca­da 7 de agos­to –día con­sa­gra­do a es­te san­to–, el ma­tri­mo­nio or­ga­ni­za una fies­ta pa­ra los ni­ños del ba­rrio Va­lle Apuá, de Lam­ba­ré, con ham­bur­gue­sas, pan­chos, ga­seo­sas y glo­bo lo­co. "Des­de que abri­mos, nos acom­pa­ña la suer­te", afir­ma Li­dia y ase­gu­ra que la bue­na for­tu­na se de­be a la in­ter­ce­sión de San Ca­ye­tano.

Ese día tam­bién or­ga­ni­za un re­zo al que acu­den los ni­ños que des­pués dis­fru­ta­rán del fes­te­jo. "So­la­men­te es­te san­to ten­go. No soy fiel de nin­gún otro", con­fie­sa.

Do­ña Li­dia tie­ne con­si­go, en su des­pen­sa, la ima­gen de su pro­tec­tor, a quien le pren­de una ve­la dia­ria­men­te. Tam­bién per­mi­te que otros fie­les del san­to ha­gan lo mis­mo con la ima­gen que po­see.

El cul­to a San Ca­ye­tano es­tá ex­ten­di­do en­tre las per­so­nas que se de­di­can al co­mer­cio o a al­gún ne­go­cio, prin­ci­pal­men­te, pe­ro tam­bién en­tre quie­nes bus­can tra­ba­jo o una ma­yor pros­pe­ri­dad. La de­vo­ción por es­te san­to no es tan an­ti­gua co­mo otras, en Pa­ra­guay, pe­ro ya se en­cuen­tra arrai­ga­da y en fran­co cre­ci­mien­to.

No es tan di­fun­di­do co­mo el an­te­rior, pe­ro sí más an­ti­guo en cuan­to a de­vo­ción en nues­tro país. Se tra­ta de San Miguel Ar­cán­gel –o sim­ple­men­te San Miguel–, quien tie­ne tam­bién su le­gión de fie­les, si bien en los agra­de­ci­mien­tos pú­bli­cos sue­le es­tar por de­ba­jo de otros.

Ro­cío Cá­ce­res es una cre­yen­te que se en­co­mien­da a San Miguel. La ra­zón de su de­vo­ción tie­ne que ver con que su es­po­so se lla­ma Miguel. “Cuan­do nos ca­sa­mos, ha­ce 13 años, com­pra­mos una ima­gen de San Miguel. Nos en­co­men­da­mos a él des­de en­ton­ces pa­ra que pro­te­ja a mi ma­ri­do en su ac­ti­vi­dad de trans­por­tis­ta”, re­ve­la.

¿Y por qué San Miguel? “Por­que es el ar­cán­gel de las cau­sas im­po­si­bles. Le pe­di­mos que no ha­ya ac­ci­den­tes, que lle­gue bien a des­tino. Cree­mos que siem­pre nos es­cu­cha, por­que nun­ca tu­vo un asal­to en ru­ta y nin­gún otro con­tra­tiem­po”, agre­ga Ro­cío y con­fie­sa que ca­da no­che se en­co­mien­dan al san­to en una ora­ción.

Al igual que Li­dia y Ju­lio, Ro­cío y Miguel tam­bién or­ga­ni­zan un fes­te­jo pa­ra cum­plir con su san­to, en es­te ca­so, ca­da 29 de se­tiem­bre, cuan­do cie­rran la ca­lle que pa­sa fren­te a su do­mi­ci­lio pa­ra ha­cer una me­rien­da, con jue­gos, glo­bo lo­co y una pe­que­ña ce­le­bra­ción en agra­de­ci­mien­to.

Los milagros ocu­rren

Ste­lla Gon­zá­lez es una de las mu­chas de­vo­tas del Di­vino Ni­ño Je­sús, co­mo tam­bién se le co­no­ce al Ni­ño Je­sús de Pra­ga. La ra­zón de su acer­ca­mien­to se ha­lla en los pro­ble­mas que tu­vo que afron­tar du­ran­te su em­ba­ra­zo y al na­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de su hi­jo San­tia­go.

“Siem­pre fui ca­tó­li­ca, pe­ro nun­ca muy prac­ti­can­te, has­ta que em­pe­cé con los pro­ble­mas de mi em­ba­ra­zo. Los mé­di­cos no le da­ban es­pe­ran­zas de vi­da a mi be­bé por­que rom­pí bol­sa a las 20 se­ma­nas. Era un abor­to se­gu­ro, pe­ro con mi ma­ri­do de-

12 NO­TA DE TA­PA EDI­CIÓN N.° 1042 SÁ­BA­DO 5 DE MA­YO DE 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.