CUAN­DO ELTRABAJO ES PE­LI­GRO­SO

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Des­de ha­ce 10 años, la pa­ra­gua­ya Do­ra­liz Aran­da vi­ve en In­gla­te­rra, don­de su­frió es­trés la­bo­ral. De­ci­dió com­par­tir su ex­pe­rien­cia pa­ra ayu­dar a otras per­so­nas que pa­san por lo mis­mo.

Des­de ha­ce 10 años, la pa­ra­gua­ya Do­ra­liz Aran­da vi­ve en In­gla­te­rra por mo­ti­vos la­bo­ra­les. Allí, en su lu­gar de tra­ba­jo, su­frió es­trés la­bo­ral. Lue­go de su­pe­rar el epi­so­dio y de­bi­do a los nu­me­ro­sos ca­sos pa­re­ci­dos que co­no­ció, de­ci­dió com­par­tir su ex­pe­rien­cia y pu­bli­có dos li­bros pa­ra ayu­dar a otras per­so­nas que pa­san por lo mis­mo.

Dis­po­ner de tiem­po com­ple­to. Es­te es el co­mún de­no­mi­na­dor con el que hoy en día uno se en­cuen­tra a la ho­ra de bus­car em­pleo. Pe­ro es­te re­qui­si­to en una ofer­ta de tra­ba­jo, por lo ge­ne­ral, no se ad­vier­te co­mo una po­si­ble se­ñal de pro­ble­mas pa­ra la sa­lud men­tal y fí­si­ca, cuan­do, in­clu­so, has­ta po­dría ser un de­to­nan­te de es­trés la­bo­ral.

“Mu­chas ve­ces te pi­den dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra via­jar. Yo tra­ba­jé en un em­pleo así, has­ta que no lle­gué a te­ner vi­da per­so­nal y, co­mo me afec­tó en eso, ya no es­ta­ba fe­liz”, cuen­ta Do­ra­liz Aran­da, quien a par­tir de su ex­pe­rien­cia se de­di­ca a crear con­cien­cia so­bre los da­ños que cau­sa el es­trés en cual­quier ám­bi­to, pe­ro prin­ci­pal­men­te en el la­bo­ral. Ella es pa­ra­gua­ya y vi­ve en In­gla­te­rra des­de ha­ce 10 años. Re­si­dien­do en ese país por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les, en los pri­me­ros tiem­pos co­men­zó a sen­tir sín­to­mas de an­sie­dad de­bi­do a los cam­bios cul­tu­ra­les.

La an­sie­dad se pro­lon­gó y Do­ra­liz en­tró en un cua­dro de de­pre­sión por cau­sa del es­trés la­bo­ral. Aun­que la re­cu­pe­ra­ción lle­vó un lar­go tiem­po, lo lo­gró.

To­do ese pro­ce­so vi­vi­do, Aran­da lo plas­ma en dos li­bros que son de su au­to­ría. El pri­me­ro fue pu­bli­ca­do en 2016 y se

lla­ma La lla­ve; en él brin­da orien­ta­cio­nes pa­ra iden­ti­fi­car y so­bre­lle­var el es­trés. El se­gun­do se ti­tu­la In­fierno la­bo­ral y vio la luz es­te año. En es­te ma­te­rial más nue­vo abor­da si­tua­cio­nes reales, en las cua­les se en­fa­ti­za un so­lo men­sa­je: que la sa­lud es­tá por en­ci­ma de una opor­tu­ni­dad la­bo­ral, so­bre to­do si se tra­ta de una ex­pe­rien­cia tó­xi­ca en la que exis­te aco­so, dis­cri­mi­na­ción, so­bre­car­ga de ta­reas, o cual­quier mo­ti­vo que pue­da sig­ni­fi­car un in­jus­to des­pi­do.

“El es­trés la­bo­ral se da cuan­do nos ex­ce­de­mos y re­ci­bi­mos más de­man­da de la que po­de­mos dar, que es­tá más allá de nues­tra ca­pa­ci­dad co­mo ser hu­mano. Tie­ne que ver con la can­ti­dad de tra­ba­jo que el ser hu­mano rea­li­za”, ex­pli­ca la es­cri­to­ra y se­ña­la se­gui­da­men­te que eso hoy en día se vol­vió al­go ha­bi­tual, pe­dir que se pro­duz­ca más de lo que se pue­de.

Es­ta­ble­cer lí­mi­tes

“Cuan­do se tra­ta de lo pro­fe­sio­nal, te­ne­mos que po­ner un lí­mi­te de to­le­ran­cia. De eso co­mien­zo ha­blan­do en mi se­gun­do li­bro. En­ton­ces, ¿cuál es el lí­mi­te?”, for­mu­la co­mo pre­gun­ta Do­ra­liz, con voz fir­me y una ac­ti­tud se­gu­ra. Pa­re­ce que de aquel es­trés ya no que­dan se­cue­las; al me­nos ya no se le no­ta en el ros­tro. Tie­ne una son­ri­sa de esas que te con­ta­gian bue­na ener­gía. In­du­da­ble­men­te, ella se ve lle­na de vi­da. Sin em­bar­go, si­gue dan­do su pun­to de vis­ta acer­ca del te­ma.

“La gen­te no va al em­pleo que le gus­ta, sino al que en­cuen­tra”, di­ce, in­di­can­do que a par­tir de ese pun­to es ne­ce­sa­rio re­fle­xio­nar. Y si­gue: “Las em­pre­sas se en­fo­can en con­tra­tar per­so­nas muy jó­ve­nes, no por­que sean más di­ná­mi­cas o ten­gan mu­cha vi­ta­li­dad, sino por­que ellas no sa­ben distinguir to­da­vía cuán­do hay que pre­sen­tar una que­ja o de­jar de to­le­rar un abu­so. No sa­ben en qué mo­men­to hay que pa­rar o has­ta dón­de to­le­rar”.

Fren­te a es­ta si­tua­ción, la ten­den­cia que se pu­so de mo­da es la re­si­lien­cia: la ca­pa­ci­dad de en­fren­tar pro­ble­mas. Se­gún el pun­to de vis­ta de Do­ra­liz, es­ta es una lí­nea ro­ja que no es­tá muy cla­ra: “Te di­cen que te­nés que ser re­sis­ten­te, fuer­te y sa­lir bien. Sin em­bar­go, en eso hay un la­do os­cu­ro, por­que de­bés to­le­rar to­do. Por ejem­plo: abu­sos, un am­bien­te in­to­le­ra­ble, es­tán­da­res inal­can­za­bles, tiem­pos que no se pue­den cum­plir”.

To­do es­to fi­nal­men­te ge­ne­ra mu­cho es­trés, que pri­me­ro afec­ta al tra­ba­jo y po­co tiem­po des­pués in­va­de por com­ple­to la vi­da per­so­nal. “En­ton­ces uno tie­ne que sa­ber so­bre­lle­var­lo o iden­ti­fi­car cuán­do bus­car un nue­vo em­pleo”, con­ti­núa. “A ve­ces es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a ins­tan­cias le­ga­les, so­bre to­do cuan­do te es­tán in­fra­va­lo­ran­do”, su­gie­re.

Efec­to co­la­te­ral

Lo gra­ve es que, cuan­do hay es­trés, el or­ga­nis­mo co­mien­za a te­ner cier­tas reac­cio­nes. Y es que el cuer­po se ma­ni­fies­ta. “No es­tá mal si es al­go tem­po­ral, pe­ro si es re­pe­ti­ti­vo o muy cons­tan­te, en­ton­ces ya es­ta­mos ha­blan­do de al­gu­na en­fer­me­dad que se pue­de desa­rro­llar”, re­ve­la y ha­bla des­de su ex­pe­rien­cia. “Yo es­tu­ve en pues­tos muy sa­tis­fac­to­rios, pe­ro no fui fe­liz. To­do lo con­tra­rio. Vi­vía opri­mi­da, es­tre­sa­da, en­fer­ma. Siem­pre sa­lía con un tran­qui­li­zan­te en la car­te­ra. Ocu­rre que cuan­do es­tás en ese tren, es co­mo si an­du­vie­ras a to­da mar­cha. Y te acos­tum­brás, pe­ro es­tá mal. Úni­ca­men­te cuan­do dis­mi­nu­ye la ve­lo­ci­dad y te ba­jás del tren, ahí re­cién te das cuen­ta de lo que es­ta­bas ha­cien­do”, con­si­de­ra.

Pa­ra la es­cri­to­ra es preo­cu­pan­te que el es­trés se vea co­mo al­go nor­mal. “Que sea fre­cuen­te no quie­re de­cir que es­té bien”, sos­tie­ne. De he­cho, en Pa­ra­guay, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca y Bie­nes­tar So­cial el año pa­sa­do reali­zó va­rios ta­lle­res en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas abor­dan­do es­te te­ma. No obs­tan­te, no lle­gó a sec­to­res pri­va­dos y tam­po­co hu­bo mu­cha tras­cen­den­cia al res­pec­to.

Pe­ro el es­trés la­bo­ral no es so­lo una en­fer­me­dad que afec­ta a la sa­lud men­tal. “Es una lí­nea rec­ta que te lle­va a otros pro­ble­mas fí­si­cos”, afir­ma y enu­me­ra al­gu­nas de las con­se­cuen­cias: fi­bro­mial­gia, dia­be­tes ti­po dos, gri­pes cons­tan­tes o re­cu­rren­tes aler­gias. El sis­te­ma ner­vio­so reac­cio­na de acuer­do a la or­den que da el ce­re­bro. In­clu­so pue­de ser cau­san­te de una muer­te pre­ma­tu­ra.

Pa­ra com­ba­tir el es­trés, es ne­ce­sa­rio es­tar bien in­for­ma­dos. Con una bue­na edu­ca­ción en el te­ma, se pue­den evi­tar mu­chas si­tua­cio­nes des­agra­da­bles. Pe­ro al fi­nal hay un im­por­tan­te men­sa­je que nos de­ja Do­ra­liz Aran­da: “Sa­lir de un mal am­bien­te la­bo­ral no es el fin de una ca­rre­ra, cuan­do se tie­nen en cuen­ta fac­to­res de vi­da y de sa­lud. Ca­da tra­ba­jo es el ser­vi­cio que uno otor­ga. Lo ideal es no que­dar­se mu­cho tiem­po en un mal em­pleo, so­lo por mos­trar un buen cu­rrí­cu­lum”. A lo que va: es fun­da­men­tal tra­zar un lí­mi­te.

Por: Daisy Car­do­zo Román | Fo­tos: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli / Getty Images.

DES­DE SU EX­PE­RIEN­CIA. Do­ra­liz Aran­da brin­da su tes­ti­mo­nio a otros, con el ob­je­ti­vo de fo­men­tar ma­yor con­cien­cia en cuan­to a lí­mi­tes la­bo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.