La cuen­ta no es­tá sal­da­da

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Con­se­guir que nos pa­guen una deu­da atra­sa­da sue­le ser, la ma­yo­ría de las ve­ces, una ta­rea des­agra­da­ble e in­gra­ta. Exis­ten em­pre­sas que se en­car­gan de ese tra­ba­jo, aun­que con­tra­tar su ser­vi­cio es­tá jus­ti­fi­ca­do so­lo en ca­sos en los que el mon­to en jue­go es im­por­tan­te.

“A mí no me im­por­ta tu AN­DE, ¿en­ten­dés? Te­nés una cuen­ta, se­ñor, y te­nés una de­man­da de por me­dio”. Ha­ce me­nos de un año se vi­ra­li­zó un au­dio en el que una em­plea­da de la fi­nan­cie­ra In­ver­fin exi­gía de ma­las ma­ne­ras a un deu­dor el pa­go de su cuen­ta. La his­to­ria ter­mi­nó mal pa­ra la em­plea­da, quien fue des­pe­di­da, y tam­bién pa­ra la em­pre­sa, que fue mul­ta­da por la Se­cre­ta­ría de De­fen­sa del Con­su­mi­dor (Se­de­co). Una mues­tra de que tra­tar de co­brar una deu­da nun­ca de­be me­nos­ca­bar la dig­ni­dad del mo­ro­so.

Gen­te que de­be pla­ta exis­te y exis­tió en cual­quier lu­gar y épo­ca. Al­gu­nos deu­do­res pue­den caer en una si­tua­ción en la que ho­nes­ta­men­te les re­sul­ta im­po­si­ble cum­plir con sus obli­ga­cio­nes; otros, sim­ple­men­te por­tan una ca­ra de pie­dra y una al­ta do­sis de sin­ver­güen­ce­ría. Lo cier­to es que los pres­ta­mis­tas sa­ben que, in­de­fec­ti­ble­men­te, en su ac­ti­vi­dad se van a to­par con mo­ro­sos di­fí­ci­les o di­rec­ta­men­te in­co­bra­bles.

Pa­ra re­cu­pe­rar lo in­ver­ti­do, más los in­tere­ses, quie­nes pres­tan di­ne­ro re­cu­rren al mé­to­do más cer­cano, que es re­cor­dar­le al deu­dor que su cuen­ta ya es­tá ven­ci­da y que de­be pa­gar. Mu­chas ve­ces el re­cla­mo tien­de a vol­ver­se per­ma­nen­te y, con ma­la suer­te, eterno. Fra­ca­sa­dos los in­ten­tos, exis­ten otros ca­mi­nos pa­ra ha­cer que el in­cum­pli­dor hon­re su deu­da.

En es­te pun­to po­de­mos en­con­trar­nos con prác­ti­cas po­co con­ven­cio­na­les, al­gu­nas ro­zan­do la ile­ga­li­dad y el de­li­to. Y no nos es­ta­mos re­fi­rien­do a métodos más pro­pios de ma­fio­sos o usu­re­ros, co­mo ha­cer que vi­si­ten al deu­dor dos o más for­ta­cho­nes pa­ra per­sua­dir­lo de pa­gar sus cuen­tas que­brán­do­le al­gu­nos de­dos; no, se­ñor.

El jue­go de la ver­güen­za

Aun­que hoy pue­de re­sul­tar­nos di­fí­cil de creer, un par de dé­ca­das atrás en paí­ses ve­ci­nos se ofre­cía un ser­vi­cio que con­sis­tía en que per­so­nas ri­gu­ro­sa­men­te

No tan mo­ro­sos

El ni­vel de la mo­ro­si­dad en Pa­ra­guay es­tá por de­ba­jo del pro­me­dio de la re­gión y en­tre los más ba­jos de la zo­na, se­gún el BCP. En fe­bre­ro de 2018, la mo­ro­si­dad del sis­te­ma ban­ca­rio ce­rró en 3,21%. La ma­yor ta­sa de mo­ro­si­dad, con 6,62%, la re­gis­tró el sec­tor con­su­mo.

tra­jea­das de ne­gro y con an­teo­jos (al es­ti­lo Re­ser­voir dogs, Men in black o The

Blues brot­hers) aco­sa­ban li­te­ral­men­te a su víc­ti­ma pre­sen­tán­do­se en su lu­gar de tra­ba­jo o si­guién­do­la por las ca­lles, pa­ra po­ner en evi­den­cia su con­di­ción de mo­ro­so in­ve­te­ra­do.

Más con­tem­po­rá­nea es la cos­tum­bre de ape­lar a pa­sa­ca­lles pa­ra ha­cer que to­do el ve­cin­da­rio se en­te­re de que fu­lano o men­ga­na no son de fiar, por­que tie­nen el mal há­bi­to de no cum­plir con sus obli­ga­cio­nes de pa­go. Hay un mé­to­do si­mi­lar, si bien li­mi­ta­do a transac­cio­nes más mo­des­tas, que con­sis­te en ha­cer una lis­ta con el nom­bre del deu­dor y el mon­to de su deu­da y pe­gar­la en un lu­gar vi­si­ble. Quie­nes le de­ben a la se­ño­ra que ven­de sánd­wich en la ofi­ci­na sa­ben de qué es­ta­mos ha­blan­do.

O bien se pue­de re­cu­rrir a las re­des so­cia­les y apro­ve­char las ven­ta­jas que ofre­cen pa­ra ha­cer el re­cla­mo, iden­ti­fi­can­do pú­bli­ca­men­te a quien in­cum­ple su res­pon­sa­bi­li­dad. Ha­brá otros métodos apar­te de los ci­ta­dos, pe­ro to­dos ellos tie­nen co­sas en co­mún: ape­lan al sen­ti­mien­to de ver­güen­za del deu­dor, pe­ro es po­co efec­ti­vo con los mo­ro­sos re­cal­ci­tran­tes, ade­más de ile­gal.

“Es una dis­cri­mi­na­ción po­ner en la puer­ta la lis­ta de mo­ro­sos o men­cio­nar a los deu­do­res en re­des so­cia­les. Exis­ten los ca­na­les co­rres­pon­dien­tes pa­ra ins­tar al clien­te a abo­nar su deu­da, y nos re­fe­ri­mos a los ca­na­les ju­di­cia­les”, afir­ma Rodrigo Re­cal­de, di­rec­tor de Ca­pa­ci­ta­ción y Co­mu­ni­ca­ción de la Se­de­co.

El fun­cio­na­rio en­fa­ti­za que las pu­bli­ca­cio­nes en re­des so­cia­les, car­te­les u otro ti­po de me­dios, me­dian­te los cua­les se in­ci­ta al con­su­mi­dor a pa­gar su deu­da, le­sio­nan su dig­ni­dad y cons­ti­tu­yen ca­sos de uti­li­za­ción de me­ca­nis­mos o prác­ti­cas co­mer­cia­les ab­so­lu­ta­men­te des­lea­les.

Re­cal­de re­cuer­da que en la Se­cre­ta­ría ya re­ci­bie­ron “va­rios re­cla­mos de in­frac­cio­nes co­me­ti­das con­tra la dig­ni­dad e in­te­gri­dad de las per­so­nas; tu­vi­mos el ca­so In­ver­fin, don­de di­rec­ta­men­te se le ex­tor­sio­na­ba al clien­te pa­ra que pa­gue su deu­da”.

En el ca­so ya men­cio­na­do, la em­plea­da que mal­tra­tó al deu­dor mo­ro­so, con­mi­nán­do­le a que pa­gue su cuen­ta con pa­la­bras po­co ele­gan­tes, ter­mi­nó sien­do des­pe­di­da por la em­pre­sa, aun­que es­ta tam­po­co se sal­vó de re­ci­bir una mul­ta de par­te de Se­de­co, pues pa­ra la ofi­ci­na es­ta­tal tam­bién hu­bo res­pon­sa­bi­li­dad de la fir­ma. La mul­ta pre­vis­ta por la ley 1334/98 es de 20 a 10.000 jor­na­les mí­ni­mos, es de­cir, de G. 1.500.000 a G. 750 mi­llo­nes, apro­xi­ma­da­men­te.

Cual­quier mé­to­do de co­bro de deu­das mo­ro­sas es acep­ta­ble, “siem­pre y cuan­do no se vio­le el prin­ci­pio de tra­to digno ha­cia la per­so­na. Si se uti­li­za otro me­dio co­mer­cial ex­tor­si­vo, coer­ci­ti­vo, se tie­ne que re­cla­mar an­te la Se­de­co”.

Es­pe­cia­lis­tas en co­bros

En los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o en car­te­les pe­ga­dos en la vía pú­bli­ca sue­len ver­se anun­cios de em­pre­sas o per­so­nas que ofre­cen el ser­vi­cio de co­bro a deu­do­res mo­ro­sos. Es­tas ini­cia­ti­vas son le­ga­les y se atie­nen a la le­gis­la­ción vi­gen­te. Al­gu­nas ad­quie­ren la car­te­ra mo­ro­sa de ban­cos y fi­nan­cie­ras o se en­car­gan de ges­tio­nar el co­bro por su cuen­ta.

Es el ca­so de GECO, fir­ma que tra­ba­ja com­pran­do pa­ga­rés o brin­dan­do un ser­vi­cio ter­ce­ri­za­do, uti­li­zan­do sis­te­mas pro­pios pa­ra ubi­car al deu­dor. “Si una per­so­na de­jó de pa­gar su deu­da, se es­con­de; pe­ro si le ubi­cás, en el 90% de los ca­sos se con­vier­te en pa­go”, ex­pli­ca Ma­rie­la Aciar, eje­cu­ti­va de la em­pre­sa de ges­tio­nes y co­bros.

Aciar afir­ma que cuen­tan con va­rias pla­ta­for­mas pa­ra las lo­ca­li­za­cio­nes. “Eso for­ma par­te de nues­tra es­tra­te­gia, así que no pue­do dar de­ta­lles, pe­ro una vez que lo­ca­li­za­mos al ti­tu­lar, em­pe­za­mos la re­ne­go­cia­ción pa­ra can­ce­lar o re­fi­nan­ciar la deu­da; ha­bla­mos di­rec­ta­men­te con los ti­tu­la­res por­que to­da la in­for­ma­ción re­fe­ren­te a una deu­da es to­tal­men­te pri­va­da”, agre­ga.

Por su par­te, Noe­lia Díaz, ges­to­ra de Co­bran­zas de Mo­ro­sos In­co­bra­bles del Pa­ra­guay, re­ve­la que pri­me­ro el deu­dor se en­cuen­tra en eta­pa pre­ju­di­cial; lue­go de 90 días, si no pa­gó, in­gre­sa a In­form­conf.

“Se le dan al clien­te to­das las po­si­bi­li­da­des pa­ra can­ce­lar la cuen­ta por las bue­nas, de acuer­do a su dis­po­ni­bi­li­dad. Co­mo úl­ti­mo re­cur­so se ha­bla con re­fe­ren­cias, pa­rien­tes. Es un ti­ra y aflo­ja, y más si se no­ta que hay pre­dis­po­si­ción de su par­te”, aña­de.

El mé­to­do de ne­go­cia­ción de GECO, con ges­to­res en­tre­na­dos, con­sis­te en ha­cer­le sen­tir al mo­ro­so que aquel es la so­lu­ción a sus pro­ble­mas. “Le ha­ce­mos sen­tir co­mo que le es­ta­mos ayu­dan­do, le ofre­ce­mos ta­sas más ba­jas que las del ban­co, se le re­fi­nan­cia, se le ha­cen al­gu­nos des­cuen­tos, de­pen­dien­do de la an­ti­güe­dad de la deu­da”, acla­ra Aciar.

Los que ni aun así pa­gan, el 10% res­tan­te, pa­san a ju­di­cia­les. “Te­ne­mos un es­tu­dio ju­rí­di­co pro­pio. Hay un pla­zo de seis me­ses des­de que se com­pra la car­te­ra; des­pués se ju­di­cia­li­za en la se­cre­ta­ría don­de te­ne­mos ac­ti­va­do ese ser­vi­cio, que pa­ra no­so­tros es el Juz­ga­do de Re­co­le­ta. Nues­tros abo­ga­dos le dan se­gui­mien­to y cuan­do la Jus­ti­cia fa­lla, al mo­ro­so se le des­cuen­ta del suel­do; los de­pó­si­tos se ha­cen en el BNF”, de­ta­lla.

Sin em­bar­go, hay una fran­ja de deu­do­res que son real­men­te in­co­bra­bles: las per­so­nas que se de­cla­ran in­sol­ven­tes. “Na­die pue­de ir pre­so por deu­da. Y si al­guien se que­dó sin tra­ba­jo, tie­ne hi­jos que man­te­ner y so­lo ha­ce chan­gui­tas, tra­ba­jos in­for­ma­les, a esa per­so­na no se le pue­de obli­gar de nin­gu­na for­ma”, aña­de Díaz.

En Pa­ra­guay la ley no de­ja mar­gen pa­ra que un mo­ro­so cum­pla con su obli­ga­ción ba­jo coer­ción, lo que no sig­ni­fi­ca que no ha­ya em­pre­sas o par­ti­cu­la­res que bus­quen métodos ile­ga­les pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo. Pe­ro los afec­ta­dos tie­nen la he­rra­mien­ta pa­ra con­tra­rres­tar esas prác­ti­cas, re­cu­rrien­do a la se­cre­ta­ría que tie­ne co­mo obli­ga­ción pro­te­ger al con­su­mi­dor. La in­ti­mi­da­ción de­be ser de­nun­cia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.