PA­RA­GUA­YOS DE OJOS RAS­GA­DOS

Ha­ce 53 años lle­ga­ron los pri­me­ros in­mi­gran­tes co­rea­nos al Pa­ra­guay, en bus­ca de un me­jor fu­tu­ro pa­ra ellos y sus hi­jos. A más de me­dio si­glo de aquel su­ce­so, los orien­ta­les y sus des­cen­dien­tes es­tán ple­na­men­te in­te­gra­dos en la so­cie­dad pa­ra­gua­ya y gra­cia

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

A más de me­dio si­glo de la lle­ga­da de los pri­me­ros co­rea­nos a Pa­ra­guay, ellos y sus des­cen­dien­tes es­tán in­te­gra­dos en la so­cie­dad pa­ra­gua­ya y han pro­gre­sa­do y con­tri­bui­do a le­van­tar nues­tro país.

Ha­ce unos 40 años era co­mún es­cu­char el di­cho —que pre­ten­día ser jo­co­so—: “Más des­ubi­ca­do que co­reano sin des­pen­sa”. Aun­que di­cho con una fi­na­li­dad fes­ti­va, el chas­ca­rri­llo ocul­ta­ba los pre­jui­cios de los pa­ra­gua­yos ha­cia una co­mu­ni­dad que ha­cía más de una dé­ca­da se ha­bía asen­ta­do en el país, pe­ro que aún no se sen­tía in­te­gra­da con los na­ti­vos. Hoy esa reali­dad es­tá cam­bian­do.

“De acuer­do a nues­tros re­gis­tros, el pri­mer co­reano que in­gre­só al Pa­ra­guay lo hi­zo el 20 de no­viem­bre de 1963; pos­te­rior­men­te, en oc­tu­bre de 1964 in­gre­só una pa­re­ja de mi­sio­ne­ros. Sin em­bar­go, la fe­cha ofi­cial de la lle­ga­da de los pri­me­ros in­mi­gran­tes co­rea­nos al país fue el 22 de abril de 1965”, cuenta Gus­ta­vo Koo, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Co­rea­na del Pa­ra­guay.

En 1963 ha­bían pa­sa­do ape­nas 10 años del ar­mis­ti­cio que pu­so fin a la Gue­rra de Co­rea, una con­fron­ta­ción en­tre el co­mu­nis­mo y el ca­pi­ta­lis­mo con un al­to cos­to en vi­das hu­ma­nas, tan­to en el nor­te co­mo en el sur, y que su­mió en la mi­se­ria a la pe­nín­su­la, di­vi­di­da —has­ta hoy— en dos paí­ses con re­gí­me­nes po­lí­ti­cos an­ta­gó­ni­cos.

Em­pu­ja­dos a sa­lir

En 1965, Co­rea del Sur era el se­gun­do país más po­bre del mun­do y mu­chos de sus ha­bi­tan­tes de­bie­ron emi­grar en pos de un fu­tu­ro me­jor que, en ese mo­men­to, re­sul­ta­ba una es­pe­ran­za muy le­ja­na, tan- to co­mo es­ta tie­rra des­co­no­ci­da a la que se aven­tu­ra­ron a ve­nir.

La ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes de­ja­ron su país de ori­gen en un exi­lio for­za­do en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des. El pri­mer con­tin­gen­te es­ta­ba con­for­ma­do por 90 per­so­nas, pro­ce­den­tes de di­fe­ren­tes ciu­da­des de Co­rea, pe­ro no hay re­gis­tro de cuán­tas fa­mi­lias via­ja­ron. Par­tie­ron des­de el puer­to de Bu­san el 17 de fe­bre­ro de 1965 a bor­do del bu­que de ban­de­ra ho­lan­de­sa Bois­se­vain y ca­si dos me­ses des­pués lle­ga­ron al puer­to de Asun­ción.

Eran per­so­nas que se de­di­ca­ban a ne­go­cios y em­pre­sas de di­fe­ren­tes sec­to­res. Al­gu­nos de los pri­me­ros in­mi­gran­tes se es­ta­ble­cie­ron en la ciu­dad de Are­guá y otros en un dis­tri­to del de­par­ta­men­to de Caa­gua­zú, don­de el Gobierno co­reano ha­bía ad­qui­ri­do un pre­dio pa­ra el asen­ta­mien­to de las fa­mi­lias.

“Se­gún lo que cuen­tan nues­tros an­te­ce­so­res, los re­cién lle­ga­dos fue­ron re­ci­bi­dos por los pa­ra­gua­yos con mu­cha ca­li­dez. Eso hi­zo que la di­fe­ren­cia de idio­ma y cul­tu­ra pu­die­ra ser su­pe­ra­da con ma­yor fa­ci­li­dad”, agre­ga Koo.

Al prin­ci­pio eran con­fun­di­dos con los ja­po­ne­ses, y al con­tra­rio de lo que la gen­te cree, los pri­me­ros súb­di­tos co­rea­nos en arri­bar al país no se de­di­ca­ron al co­mer­cio, sino a la agri­cul­tu­ra, si bien nin­guno de ellos te­nía co­no­ci­mien­tos acer­ca de la actividad agrí­co­la.

El des­co­no­ci­mien­to, su­ma­do a las con­di­cio­nes hos­ti­les del cam­po y la fal­ta de apo­yo y coope­ra­ción, los obli­gó a mi­grar a las ciu­da­des, don­de se de­di­ca­ron al co­mer­cio, que es lo que sa­bían ha­cer. Así na­cie­ron las pri­me­ras des­pen­sas co­rea­nas y la ven­ta de ro­pas a do­mi­ci­lio.

A pe­sar de la ba­rre­ra del idio­ma, esa in­ter­ac­ción con los pa­ra­gua­yos de las zo­nas ur­ba­nas fue el pri­mer acer­ca­mien­to a los ha­bi­tan­tes y cos­tum­bres de es­te país. El co­reano que se des­pla­za­ba en un au­to, de­ja­ba sus ro­pas a cré­di­to y pa­sa­ba se­ma­nal­men­te a co­brar, pa­só a ser par­te del fol­clo­re ci­ta­dino.

Has­ta creó una ex­pre­sión que se in­te­gró al len­gua­je co­lo­quial: “Mu­lió cam­pe­la”. La fra­se pa­só de re­fle­jar la si­tua­ción en la que el co­mer­cian­te per­día su in­ver­sión, por­que el clien­te ha­bía muer-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.