“‘NO CANTES’, ME DE­CÍAN”

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Ase­so­ra de ima­gen: Ofe­lia Aquino Lo­ca­ción: The Brooklyn Ho­tel.

“Lo tu­yo no es el can­to”, le ad­vir­tie­ron. Pe­ro el jo­ven de­ci­dió re­be­lar­se y se ani­mó a ha­cer lo que su al­ma le pe­día a gri­tos. Nos aden­tra­mos en el uni­ver­so del can­tau­tor Pa­blo Be­ne­gas.

“Lo tu­yo no es el can­to”, le ad­vir­tie­ron mu­chas ve­ces. Pe­ro el jo­ven de­ci­dió re­be­lar­se y se ani­mó a ha­cer lo que su al­ma le pe­día a gri­tos: in­ter­pre­tar él mis­mo las com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les que es­cri­bía. Hoy tie­ne tres ál­bu­mes gra­ba­dos, un cuar­to en pro­ce­so y un te­ma que no pa­ra de so­nar, pues se con­vir­tió en una es­pe­cie de himno mo­derno de pa­ra­gua­yi­dad. Nos aden­tra­mos en el uni­ver­so rít­mi­co del can­tau­tor Pa­blo Be­ne­gas.

De Ale­jan­dro Sanz a Me­ta­lli­ca. De Me­ta­lli­ca a Luis Mi­guel. De Luis Mi­guel a The Beatles. De allí a Re­na­to Be­lluc­ci; lue­go a Guns n' Ro­ses... La ex­plo­ra­ción mu­si­cal del mu­cha­cho tran­si­ta­ba por ar­tis­tas y es­ti­los de lo más di­ver­sos.

En­ce­rra­do en una ha­bi­ta­ción, un ado­les­cen­te Pa­blo Be­ne­gas pa­sa­ba in­ter­mi­na­bles ho­ras con un gru­po de ami­gos del co­le­gio es­cu­chan­do mú­si­ca de to­do ti­po y ha­blan­do de to­do un po­co has­ta la ma­dru­ga­da.

Un día se enamo­ró de una com­pa­ñe­ra y de­ci­dió com­po­ner­le una can­ción, im­pul­sa­do fun­da­men­tal­men­te por el amor ju­ve­nil, pe­ro tam­bién por la in­fluen­cia que la mú­si­ca ha­bía em­pe­za­do a ejer­cer en su vi­da. Te­nía 15 años y sus ami­gos adi­vi­na­ron en él un ta­len­to que me­re­cía ser desa­rro­lla­do. Y no du­da­ron en ha­cér­se­lo sa­ber. “Ahí des­cu­brí mi fa­ce­ta de compositor”, re­ve­la.

Pe­ro los pri­me­ros acer­ca­mien­tos de Pa­blo a la mú­si­ca en rea­li­dad se die­ron mu­cho an­tes, cuan­do em­pe­zó a apren­der los acor­des de gui­ta­rra de la mano del pro­fe­sor Fer­nan­do Ri­vas, por in­sis­ten­cia de su abue­la Josefina, quien es­ta­ba con­ven­ci­da de que los niños te­nían que rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca.

Du­ran­te su ado­les­cen­cia con­ti­nua­ron las lec­cio­nes de gui­ta­rra, las jor­na­das es­cu­chan­do mú­si­ca y los es­bo­zos de com­po­si­cio­nes, pe­ro nun­ca se le ha­bía ocu­rri­do pro­bar su ca­pa­ci­dad vo­cal.

- ¿Có­mo pa­sas­te de la com­po­si­ción al can­to?

Cuan­do es­ta­ba en la se­cun­da­ria, hu­bo un in­ter­co­le­gial de la can­ción y de­ci­dí ins­cri­bir­me. En ese tiem­po so­na­ba mu­cho un te­ma del due­to Sin Ban­de­ra que me en­can­ta­ba, Te vi ve­nir, y que­ría in­ter­pre­tar­lo por­que sen­tía que te­nía lo que yo que­ría trans­mi­tir en ese mo­men­to. En­ton­ces me en­ce­rré en la pie­ci­ta y co- men­cé a can­tar co­mo lo­co. Era un desas­tre, pe­ro yo creía que lo ha­cía bien. Hoy, si me es­cu­cha­se, tal vez me ta­pa­ría los oí­dos. Pe­ro esa vez me ani­mé y par­ti­ci­pé. No recuerdo si ga­né. Pro­ba­ble­men­te no, pe­ro fue la pri­me­ra vez que can­té y me gus­tó.

- ¿Qué re­per­cu­sio­nes tu­vo en los de­más esa fa­ce­ta que em­pe­za­bas a mos­trar?

Mu­cha gen­te me de­cía: “Lo tu­yo no es el can­to, vos te­nés que com­po­ner pa­ra otros ar­tis­tas”. Pe­ro yo que­ría ha­cer­lo por­que me ha­bía fas­ci­na­do. Ya no me bas­ta­ba so­lo con es­cri­bir, ne­ce­si­ta­ba can­tar lo que es­cri­bía, por­que ha­bía una for­ma de in­ter­pre­tar eso y yo sa­bía cuál era. En­ton­ces di­je: “No, lo mío no es ser compositor, es ser can­tau­tor”.

Y creo que es­to no tie­ne na­da que ver con que uno ten­ga o no una gran voz pa­ra can­tar, sino que lo que se ne­ce­si­ta es el ca­ris­ma pa­ra sa­ber qué es lo que se es­tá in­ter­pre­tan­do. Hay gen­te que es­cu­cha a Sa­bi­na y se quie­re ta­par los oí­dos, por esa ron­que­ra que tie­ne al can­tar, pe­ro es un ti­po que lle­na es­ta­dios. Al­gu­nos no pue­den es­cu­char a Ale­jan­dro Sanz, por esa co­sa de bu­le­ría que tie­ne en la voz, pe­ro es su es­ti­lo y tam­bién lle-

El te­ma Soy de mi tie­rra tie­ne más de cin­co mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en­tre YouTu­be, Fa­ce­book y Spo­tify, en sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes.

na es­ta­dios. Joan Ma­nuel Se­rrat no tie­ne una gran voz, pe­ro es can­tau­tor y uno de los me­jo­res de la his­to­ria. Jor­ge Drex­ler tie­ne una vo­ce­ci­ta que hay que acer­car­se a él pa­ra es­cu­char­le, sin em­bar­go es exitoso y el úni­co can­tau­tor la­ti­noa­me­ri­cano que ha ga­na­do un Os­car.

De to­dos mo­dos, en mi ca­so fui tra­ba­jan­do mu­cho en el can­to, téc­ni­ca­men­te, y fui me­jo­ran­do en eso. Hoy sí me con­si­de­ro un can­tan­te bueno, un in­tér­pre­te res­pe­ta­ble y un can­tau­tor pro­fe­sio­nal.

Tiem­po de re­bel­día

Cuan­do Pa­blo cum­plió 18 años y ter­mi­nó sus es­tu­dios se­cun­da­rios, te­nía que to­mar una de­ci­sión so­bre su fu­tu­ro. Sin em­bar­go, la op­ción de de­di­car­se a la mú­si­ca no es­ta­ba en el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que ma­ne­ja­ban sus pa­dres.

“Mi pa­pá siem­pre me di­jo que yo de­bía ser abo­ga­do, que te­nía mu­chas ap­ti­tu­des pa­ra eso, y yo tam­bién lo creía. En­ton­ces me me­tí al cur­si­llo de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, pe­ro des­pués de dos me­ses sa­lí. No era lo mío”, afir­ma.

Lo que aquel jo­ven que­ría real­men­te era ir a es­tu­diar mú­si­ca a otro país. Pe­ro ese de­seo no en­con­tró mu­cho eco en su fa­mi­lia. “Ha­bía cier­ta re­sis­ten­cia a que yo me de­di­ca­ra a la mú­si­ca, al co­mien­zo. Cla­ro, hoy pen­san­do bien, su­pon­go que más que re­sis­ten­cia, era te­mor por mi fu­tu­ro. Y es na­tu­ral”, ana­li­za el can­tau­tor.

El he­cho es que lue­go de su bre­ve pa­sa­je por el mun­do de las le­yes, Pa­blo se que­dó me­dio per­di­do, sin sa­ber muy bien qué ha­cer en otro ám­bi­to que no fue­ra el de las no­tas y los acor­des.

“En­ton­ces me re­be­lé un po­co. Y co­mo en el te­ma de Los Au­tén­ti­cos De­can­tes, yo es­ta­ba: ‘No quie­ro tra­ba­jar, no quie­ro ir a es­tu­diar, no me quie­ro ca­sar. Quie­ro to­car la gui­ta­rra to­do el día...’”, ríe. In­clu­so en es­te tiem­po tu­vo una eta­pa muy es­pi­ri­tual: “Me me­tí a un mo­vi­mien­to re­li­gio­so y es­tu­ve muy cer­ca de Dios”, ase­gu­ra.

Has­ta que lle­gó a un acuer­do con su ma­dre. Ella le pro­pu­so que in­gre­sa­ra a un con­ser­va­to­rio en Pa­ra­guay –qui­zás pa­ra ase­gu­rar­se de que la mú­si­ca era lo que real­men­te le gus­ta­ba a su hi­jo– y, si lue­go de eso se­guía con­ven­ci­do, ve­rían la po­si­bi­li­dad de otros es­tu­dios. Fue así que pa­só por las au­las de la pro­fe­so­ra Svetla­na La­la Evrei­noff.

Se abre una puer­ta

Los días de in­cer­ti­dum­bre de Pa­blo ter­mi­na­ron cuan­do su tío, el co­no­ci­do mú­si­co Ós­car Fad­la­la, le dio la opor­tu­ni­dad que ne­ce­si­ta­ba. “Me in­vi­tó a tra­ba­jar con él en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Ro­jo

fa­ma con­tra­fa­ma, co­mo pro­duc­tor mu­si­cal. Fue mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia en la in­dus­tria y ahí apren­dí mu­cho. Gra­cias a eso pa­sa­ron co­sas en mi vi­da. Creo que ese fue el ini­cio de to­do, por­que me pu­so en con­tac­to más di­rec­to con la mú­si­ca”, agra­de­ce.

Pe­ro tres años des­pués, con­si­de­ró que de­bía pa­sar a otra eta­pa, se­guir su pro­pio ca­mino co­mo ar­tis­ta: que­ría vol­ver a com­po­ner y a can­tar, al­go que ha­bía que­da­do en stand by.

Fi­nal­men­te, lo­gró ir a Bue­nos Ai­res a es­tu­diar. Allí fue ad­mi­ti­do en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na pa­ra cur­sar la Li­cen­cia­tu­ra en Com­po­si­ción Mu­si­cal. Te­nía 21 años y co­no­ci­mien­tos mu­si­ca­les bá­si­cos. “Yo prác­ti­ca­men­te no leía mú­si­ca. Pe­ro en po­co tiem­po apren­dí mu­chí­si­mo, en gran par­te gra­cias a mi tra­ba­jo en Ro­jo, que me desa­rro­lló mu­cho el oído mu­si­cal. En­ton­ces, cuan­do me ex­pli­ca­ban la teo­ría, y yo cap­ta­ba có­mo so­na­ba, en­se­gui­da la apren­día”, co­men­ta.

Ca­rre­ra su­fri­da

Aun así, no le fue fá­cil. “Su­frí co­mo un pe­rro –per­dón por la ex­pre­sión–, por­que allá son muy exi­gen­tes. Recuerdo que te­nía un pro­fe­sor de piano que me hi­zo llo­rar por­que yo no en­ten­día. Re­sul­ta que es­ta­ba apren­dien­do a leer mú­si­ca a un rit­mo muy ver­ti­gi­no­so, y el piano se lee con dos cla­ves: cla­ve de Sol y cla­ve de Fa, en si­mul­tá­neo, en­ton­ces te­nés que di­so­ciar la men­te, la­do de­re­cho y la­do iz­quier­do, pa­ra leer al mis­mo tiem­po dos sis­te­mas. Y una vez ese pro­fe­sor me tra­tó tan mal fren­te a to­dos los alum­nos, que yo sa­lí de la clase llo­ran­do. Pe­ro me di­je: ‘Es­te nun­ca más me va a tra­tar así’. Y pa­ra la si­guien­te clase me te­nía to­da apren­di­da la lec­ción de arri­ba a aba­jo. Así apren­dí a to­car el piano”, re­ve­la.

Y aun­que co­men­zó a to­mar­le el rit­mo al es­tu­dio allí, lue­go de dos años de­ci­dió mu­dar­se a la Es­cue­la de Mú­si­ca Con­tem­po­rá­nea (EMC) de Bue­nos Ai­res. “(En la Ca­tó­li­ca) la ca­rre­ra se es­ta­ba po­nien­do muy clá­si­ca, me di cuen­ta de que no era eso lo que yo bus­ca­ba. Pe­ro eso sí: esos años de apren­di­za­je me die­ron un vue­lo im­pre­sio­nan­te y me sir­vie­ron mu­chí­si­mo des­pués”, re­co­no­ce.

Ar­mo­nía, arre­glos, rit­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, mú­si­ca pa­ra ci­ne, en­sam­ble, ta­ller de can­to, com­po­si­ción y mez­cla, fue­ron al­gu­nas de las tan­tas co­sas que Pa­blo apren­dió en la EMC, de don­de egre­só lue­go de cua­tro años co­mo mú­si­co pro­fe­sio­nal.

En­con­trar la iden­ti­dad

- Tu ale­ja­mien­to del país, ¿cam­bió tu mi­ra­da so­bre el Pa­ra­guay y su gen­te?

Me cam­bió la vi­da, li­te­ral­men­te, por­que lo que soy hoy es to­tal­men­te con­se­cuen­cia de los seis años que es­tu­ve en Bue­nos Ai­res, eso es ca­te­gó­ri­co. En se­gun­do lu­gar, me hi­zo en­con­trar mi iden­ti­dad más pu­ra, más pro­fun­da y más au­tén­ti­ca, que es el ser pa­ra­gua­yo. Por­que mu­chas ve­ces me ha­bía en­fren­ta­do a la pre­gun­ta: "¿Quién soy yo?". Y estando afue­ra tan­to tiem­po, lo com­pren­dí, en­ten­dí que adon­de va­ya, siem­pre voy a ser “el pa­ra­gua­yo”.

Ade­más, tu­ve la ben­di­ción de con­tar con un gran fol­clo­ris­ta ar­gen­tino co­mo pro­fe­sor de gui­ta­rra, Pe­pe Lu­na, a quien

apre­cio mu­chí­si­mo, por­que fue más que un maes­tro pa­ra mí. Él me hi­zo amar el fol­clo­re ar­gen­tino y, a tra­vés de eso, yo me enamo­ré del fol­clo­re pa­ra­gua­yo.

-¿Sen­tis­te el fa­mo­so te­cha­ga’u?

Jo­sé Sa­ra­ma­go, en su li­bro Las in­ter­mi­ten­cias de la muer­te, re­la­ta que llega un mo­men­to en que ya na­die mue­re en un pue­blo o ciu­dad. Va­mos a dar la vuel­ta eso y pen­se­mos que en un mo­men­to da­do, to­dos mue­ren aquí en Pa­ra­guay y el país se que­da sin per­so­nas. Es­to no va a ser más que un ce­men­te­rio de con­cre­to, una sel­va sin gen­te, sin iden­ti­dad, sin na­da.

En­ton­ces, yo pien­so que lo que uno ex­tra­ña no es es­tar le­jos de la tie­rra, sino es­tar le­jos de la gen­te, por­que la tie­rra es la gen­te. Ese es­tar le­jos de la gen­te te ha­ce en­trar en un es­ta­dio de re­fle­xión y de con­tem­pla­ción muy in­tere­san­te. Cuan­do vos es­tás del otro la­do del cua­dran­te, ves las co­sas des­de otro lu­gar, de otra for­ma. Sin em­bar­go, cuan­do es­tás den­tro, hay mi­les de co­sas que no va­lo­rás, por­que es­tás ahí vi­vien­do la tra­ge­dia del mo­men­to y cues­ta mu­cho abs­traer­se de eso pa­ra dar­le el va­lor a lo que su­ce­de a tu al­re­de­dor.

Yo creo que el pa­ra­gua­yo de­be ser el hu­mano en la tie­rra que más año­ran­za sien­te ha­cia su pa­tria. Así que, ade­más del apren­di­za­je mu­si­cal que me de­jó el ha­ber es­ta­do to­do ese tiem­po en Bue­nos Ai­res, yo en­ten­dí que nun­ca po­dría vi­vir en otro lu­gar que no sea Pa­ra­guay.

Fer­vor Bi­cen­te­na­rio

Era el mes de ma­yo de 2011, el año del Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia Na­cio­nal. To­do el país des­bor­da­ba de ro­jo, blan­co y azul, y de ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les pa­ra fes­te­jar la oca­sión. Apro­ve­chan­do los fe­ria­dos, Pa­blo Be­ne­gas vino en esos días a Asun­ción pa­ra es­tar pre­sen­te en el Día de la Ma­dre y se en­con­tró con un fer­vor pa­trió­ti­co fue­ra de lo co­mún.

“Esa fue una ex­pe­rien­cia que no voy a ol­vi­dar, por­que nun­ca ha­bía vis­to al pa­ra­gua­yo amar a su pa­tria de la ma­ne­ra en que lo hi­zo en aque­llos días. Ese pa­trio­tis­mo que vi me tras­pa­só, me lle­gó y me hi­zo reivin­di­car los pen­sa­mien­tos que te­nía y que ma­du­ra­ron en mí an­te el en­cuen­tro con mi iden­ti­dad en Ar­gen­ti­na”, re­me­mo­ra.

- ¿Fue a par­tir de to­do eso que sur­gió Soy de mi tie­rra?

Sí. Yo creo que se em­pe­zó a ges­tar aquel 14 de ma­yo, de­trás del Pa­la­cio de Go­bierno, cuan­do to­dos es­pe­rá­ba­mos las 12.00 de la no­che pa­ra fes­te­jar, es­toy con­ven­ci­do.

Unos días des­pués, Be­ne­gas re­gre­só a la ca­pi­tal por­te­ña, pe­ro se ha­bía lle­va­do aden­tro al­go que ne­ce­si­ta­ba ex­pre­sar.

“So­lía dor­mir con mi gui­ta­rra al la­do de mi ca­ma, por­que de re­pen­te hay me­lo­días que sue­nan en la men­te cuan­do uno es­tá en­tran­do en el es­ta­do del sue­ño. Y si no las eje­cu­to en la gui­ta­rra en ese mo­men­to, se van y no vie­nen nun­ca más, y eso es muy frus­tran­te. En­ton­ces, siem­pre to­ca­ba has­ta ca­si que­dar­me dor­mi­do”, ex­pli­ca.

Po­co des­pués de vol­ver de Asun­ción, el mú­si­co to­mó la gui­ta­rra an­tes de dor­mir, co­mo lo ha­cía usual­men­te, mien­tras se acor­da­ba de to­do lo que vi­vió en Pa­ra­guay. “Y me co­men­cé a de­cir: ‘Qué lo­co en­ten­der lo que es ser pa­ra­gua­yo’. Y ahí ya en­tré en un con­flic­to y di­je: ‘Pe­ro yo soy un in­cohe­ren­te, por­que si soy pa­ra­gua­yo, no pue­do es­tar com­po­nien­do so­la­men­te ba­la­das, ten­go que ha­cer una pol­ca’. En­ton­ces fue sur­gien­do la can­ción. Si te di­go que la com­pu­se en 15 mi­nu­tos, ¿me vas a creer?”, lan­za. Y con­fir­ma: “Sí, en 15 mi­nu­tos. Ni si­quie­ra tu­ve que es­cri­bir­la en un pa­pel. Fue di­rec­to a las cuer­das. Y yo sen­tía co­mo que al­guien me dic­ta­ba la le­tra y la me­lo­día. Co­mo que la des­col­gué del cie­lo no­más. Y cuan­do ter­mi­né, di­je: ‘¡Qué lin­da can­ción, che! Es pa­ra de­di­car­le a mi país al­gún día’. Y ahí na­ció Soy de mi tie­rra”.

Lue­go, por in­sis­ten­cia de una ami­ga ar­gen­ti­na a quien hi­zo es­cu­char la can­ción, la gra­bó de for­ma ca­se­ra y la subió a su cuen­ta de Sound­cloud (una pla­ta­for­ma di­gi­tal don­de se com­par­ten pro­yec­tos mu­si­ca­les). Allí la es­cu­chó el pe­rio­dis­ta y lo­cu­tor pa­ra­gua­yo Ki­ke Ga­ma­rra, quien con­tac­tó con él pa­ra sa­ber más so­bre el te­ma y em­pe­zó a di­fun­dir­lo en su pro­gra­ma.

Gi­ran los dis­cos

Po­co des­pués, en 2013, Be­ne­gas re­gre­só a Pa­ra­guay pa­ra que­dar­se. “Lle­gué y ya no pa­ré, por­que co­men­cé a gra­bar mi se­gun­do dis­co —Can­cio­nes Ro­tas, que in­clu­ye el te­ma Soy de mi tie­rra co­mo bo­nus track—, lue­go vino el lan­za­mien­to, des­pués los vi­deo­clips, las gi­ras, los con­tra­tos, et­cé­te­ra”.

Ac­tual­men­te, el mú­si­co es­tá pre­pa­ran­do su ter­cer ál­bum de es­tu­dio. Uno de los te­mas del dis­co lo gra­bó en Río de Ja­nei­ro —con el maes­tro Gil­son Pe­ranz­zet­ta—, y otros tres, ha­ce unos días en Ab­bey Road Stu­dios, de Lon­dres, un lu­gar em­ble­má­ti­co por don­de pa­sa­ron gran­des ar­tis­tas, en­tre ellos The Beatles. El ma­te­rial se­gui­rá su eta­pa de gra­ba­ción en los es­tu­dios Ca­pi­tol Re­cords, de Los Án­ge­les (EE.UU.), y en Asun­ción, don­de se rea­li­za­rá la par­te fol­cló­ri­ca na­cio­nal. El lan­za­mien­to es­tá pre­vis­to pa­ra la se­gun­da mi­tad de es­te año.

- ¿Qué vas a pro­po­ner mu­si­cal­men­te en es­te nue­vo ma­te­rial?

Di­ver­si­dad, es­pon­ta­nei­dad y so­bre to­do au­ten­ti­ci­dad. Que la gen­te pue­da en­con­trar­se con un Pa­blo au­tén­ti­co, sin­ce­ro y con una mú­si­ca ver­da­de­ra. Yo no quie­ro lan­zar al­go por lan­zar, pa­ra ajus­tar­me a los tiem­pos del mer­ca­do. No, pa­ra eso ya ten­go mis re­ga­lías de de­re­chos de au­tor, vi­vo tran­qui­lo con eso.

- ¿Te iden­ti­fi­cás con al­gún es­ti­lo en par­ti­cu­lar?

Yo creo que mi es­ti­lo es can­ción de au­tor. Pop-rock, fol­clo­re, pop-fol­clo­re. Yo siem­pre di­go gé­ne­ro can­ción, por­que la can­ción es un gé­ne­ro. No le hi­ce ca­so a las per­so­nas que me de­cían: “Vos no te­nés que can­tar”. Por­que no es igual que yo mis­mo can­te las can­cio­nes que com­pon­go a que las can­ten otros.

- ¿Po­dés vi­vir ex­clu­si­va­men­te de la mú­si­ca?

Sí, hoy sí.

- ¿Te pa­re­ce que hay que ag­gior­nar la mú­si­ca fol­cló­ri­ca pa­ra­gua­ya pa­ra que pue­da so­bre­vi­vir?

Cla­ro, es la úni­ca for­ma. El fol­clo­re pa­ra­gua­yo no es La Pie­dad de Mi­guel Án­gel; no es la No­ve­na sin­fo­nía, de Bet­ho­veen; no es el Ale­lu­ya, de Haen­del. Es fol­clo­re y por lo tan­to es de la gen­te, po­pu­lar, le per­te­ne­ce al pue­blo. Y el pue­blo va cam­bian­do. No se tra­ta de tras­gre­dir los prin­ci­pios teó­ri­cos de la mú­si­ca pa­ra­gua­ya, sino de evo­lu­cio­nar­la so­no­ra­men­te.

Las raí­ces no se to­can, eso na­die lo dis­cu­te, pe­ro el so­ni­do tie­ne que evo­lu­cio­nar con el desa­rro­llo del pue­blo. Y no pa­sa na­da si en una pol­ca sue­na una ba­te­ría com­pri­mi­da, una gui­ta­rra eléctrica o un sin­te­ti­za­dor. O si una gua­ra­nia es­tá sien­do to­ca­da con un sa­xo­fón o can­ta­da por Gil­ber­to Gil y Ber­ta Ro­jas, que lo aca­ban de ha­cer y es­tá bueno. Lo im­por­tan­te es que lle­gue y que la gen­te sien­ta la mú­si­ca.

Lo que ne­ce­si­ta­mos es que nues­tro fol­clo­re tras­cien­da y si­ga cre­cien­do, que va­ya de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, por­que esa es la úni­ca ma­ne­ra en que va­mos a po­der in­ser­tar­nos glo­bal­men­te en el mun­do de la mú­si­ca.

- ¿Por qué ha­cés mú­si­ca?

Por­que en la mú­si­ca hay una ver­dad y esa ver­dad tie­ne que ser con­ta­da. Eso es lo que yo quie­ro trans­mi­tir de la ma­ne­ra más au­tén­ti­ca po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.