Abra­zar la iden­ti­dad

Ultima Hora - Vida - - Editorial - Fá­ti­ma Schulz Va­lle­jos EDI­TO­RA fa­ti­[email protected]­vier­ci.com.py

Ha­ce mu­cho que que­ría ha­blar de es­to. La en­tre­vis­ta a Pa­blo Be­ne­gas, pro­ta­go­nis­ta de es­ta edi­ción, me dio pie a ha­cer­lo y re­fle­xio­nar so­bre al­go que me gus­ta mu­cho: mi iden­ti­dad. Co­mo él, tu­ve la opor­tu­ni­dad de vi­vir le­jos de ca­sa. Ese pro­ce­so fue muy im­por­tan­te pa­ra con­fir­mar mis raí­ces, pues ha­bla­ba mu­cho de nues­tra cul­tu­ra, de nues­tro idio­ma, de nues­tra ri­que­za cul­tu­ral y so­cial, y has­ta de nues­tra cu­rio­sa for­ma de vi­vir y ver el mun­do. Era com­pli­ca­do ex­pli­car­le a mis com­pa­ñe­ros —en su ma­yo­ría ex­tran­je­ros, co­mo yo— de dón­de ve­nía. Pe­ro ellos, a di­fe­ren­cia de mí, pa­re­cían fas­ci­na­dos an­te mis des­crip­cio­nes. Y qui­zás esa per­cep­ción ex­ter­na hi­zo que le ten­ga más apre­cio a esas caó­ti­cas ca­lles y a ese cli­ma ca­lu­ro­so del que nor­mal­men­te me que­ja­ba.

To­do es­to lo co­men­cé a ha­cer cuan­do sa­lí de mi país, por­que an­tes es­ta­ba de­ma­sia­do ocu­pa­da en no con­fron­tar­me y en­ca­jar en una par­te de la so­cie­dad que se em­pe­ña en anu­lar la ri­que­za de nues­tra di­ver­si­dad.

Abra­zar mi iden­ti­dad tam­bién sig­ni­fi­có re­co­no­cer mis pri­vi­le­gios, el he­cho de te­ner ac­ce­so a una edu­ca­ción y la li­ber­tad de ele­gir mi pro­pio ca­mino, e in­clu­so la po­si­bi­li­dad de vi­vir una ex­pe­rien­cia aca­dé­mi­ca —y de vi­da— en el ex­te­rior.

Si al­go apren­dí estando le­jos, es que la dis­tan­cia es ca­paz de reavi­var no so­lo el ca­ri­ño ha­cia mis afec­tos, sino tam­bién el pa­trio­tis­mo. Es­toy con­ven­ci­da de que Pa­ra­guay, de al­gu­na for­ma, te anu­da; y que por eso, mu­chos de los que al­gu­na vez nos fui­mos sen­ti­mos que nues­tra fuer­za es­tá acá, por­que es­te es nues­tro lu­gar. Que es­tá bueno sa­lir de nues­tro es­pa­cio y ver el mun­do, pe­ro que es­tá mu­cho me­jor mi­rar­nos des­de afue­ra, con otra pers­pec­ti­va, des­de otra vi­sión, y aun así, nun­ca ol­vi­dar de dón­de ve­ni­mos.

Los que tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de sa­lir y co­no­cer otras reali­da­des te­ne­mos tam­bién la po­si­bi­li­dad de lo­grar al­gu­nas trans­for­ma­cio­nes en nues­tra tie­rra. Esa se­ría la for­ma ideal de re­tri­buir y se­guir apren­dien­do, es­ta vez den­tro de ca­sa, en el es­pa­cio que siem­pre nos ha co­rres­pon­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.