Amor en lí­nea

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

La lle­ga­da de in­ter­net lle­vó a la hu­ma­ni­dad a vi­vir una de las trans­for­ma­cio­nes más im­por­tan­tes de la his­to­ria, ya que to­do cam­bió, ex­cep­to una co­sa: las ga­nas de en­con­trar el amor. Co­mo siem­pre, las per­so­nas si­guen pi­dien­do ayu­da pa­ra ha­llar pa­re­ja, so­lo que aho­ra con­sul­tan a apli­ca­cio­nes mó­vi­les que uti­li­zan al­go­rit­mos pa­ra ga­ran­ti­zar una coin­ci­den­cia (el fa­mo­so match).

Cuen­tan que en la Nue­va York de 1965, cual­quie­ra que pa­ga­ra cin­co dó­la­res y com­ple­ta­ra un for­mu­la­rio de 100 pre­gun­tas de op­ción múl­ti­ple re­ci­bía, tras unos cuan­tos chi­rri­dos y chas­qui­dos, una tar­je­ta con el nom­bre y la di­rec­ción de su po­ten­cial me­dia na­ran­ja. El pro­to­ti­po, de­no­mi­na­do TACT, fue el pri­mer ser­vi­cio pa­ra bus­car pa­re­ja a tra­vés de una má­qui­na.

Des­de en­ton­ces, la in­dus­tria ha tran­si­ta­do un lar­go ca­mino: ha­cia 2007, la bús­que­da de ci­tas se ha­bía con­ver­ti­do en uno de los ser­vi­cios pa­gos más im­por­tan­tes de in­ter­net. Po­co tiem­po des­pués, en 2009, apa­re­ció Grin­der y en 2012, con el lan­za­mien­to de Tin­der, lle­gó la elec­ción de pa­re­ja con so­lo un swi­pe (des­li­zar) de la pan­ta­lla.

Des­de en­ton­ces, el amor de nues­tras vi­das es­tá al al­can­ce de la mano. ¿Lo me­jor? Los que son des­car­ta­dos ja­más lo sa­brán. ¿Lo peor? No te­ne­mos idea real de quién es­tá del otro la­do.

Pe­se a que las apps pa­ra con­se­guir ci­tas on­li­ne se han vuel­to muy po­pu­la­res y que

Tin­der, el año pa­sa­do, al­can­zó su récord his­tó­ri­co —se­gún datos de la pro­pia com­pa­ñía—, es im­por­tan­te con­si­de­rar cier­tos as­pec­tos a la ho­ra de asis­tir a una ci­ta a cie­gas con al­guien que co­no­ci­mos a tra­vés de una apli­ca­ción. Se­bas­tián Stra­nie­ri, CEO de VU, com­pa­ñía es­pe­cia­lis­ta en ci­ber­se­gu­ri­dad, nos cuen­ta al­gu­nos tips a te­ner en cuen­ta an­tes y du­ran­te la ci­ta pac­ta­da.

An­tes de la ci­ta

Es re­co­men­da­ble evi­tar co­lo­car la di­rec­ción per­so­nal, o cual­quier do­cu­men­to de iden­ti­dad u otro que pue­da brin­dar in­for­ma­ción de re­si­den­cia a un des­co­no­ci­do. Pu­bli­car in­for­ma­ción atem­po­ral tam­bién es otra op­ción, de mo­do a que los des­co­no­ci­dos no se­pan dón­de se en­cuen­tra ca­da ins­tan­te. Otro con­se­jo es ser pre­ca­vi­dos, y si en al­gún mo­men­to al­go ge­ne­ra in­co­mo­di­dad o du­das, to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias, co­mo de­jar de co­mu­ni­car­se con la per­so­na o aler­tar a las en­ti­da­des en­car­ga­das del ca­so. Es fun­da­men­tal evi­tar com­par­tir en pú­bli­co ma­te­rial que no se desea.

En el mo­men­to de la ci­ta

A la ho­ra de con­cre­tar la ci­ta, in­sis­tir en que sea en un lu­gar pú­bli­co y con­cu­rri­do. Se de­be ele­gir un si­tio co­no­ci­do, de fá­cil ac­ce­so y con un am­bien­te más fa­mi­liar. No acep­tar cam­bios im­pre­vis­tos co­mo mo­di­fi­car el lu­gar de en­cuen­tro o que in­clu­yan a un ter­ce­ro, por ejem­plo.

Es acon­se­ja­ble co­mu­ni­car a una per­so­na de con­fian­za so­bre el en­cuen­tro, día, ho­ra­rio y lu­gar pac­ta­do, e in­clu­so dar­le más in­di­ca­cio­nes so­bre qué ha­cer si no se co­mu­ni­ca en cier­to ho­ra­rio. Lo ideal, ade­más, se­ría asis­tir acom­pa­ña­do. Aun­que sue­ne po­co ro­mán­ti­co, es con­ve­nien­te que otra per­so­na de con­fian­za es­té cer­ca, aun­que no sea en la mis­ma me­sa, en ca­so de ne­ce­si­dad.

Un da­to que pue­de ayu­dar es bus­car in­for­ma­ción de la per­so­na con la que se va a con­cre­tar la ci­ta en Goo­gle o en re­des so­cia­les. De es­ta for­ma se po­drá com­pa­rar la ve­ra­ci­dad de los datos brin­da­dos. Si hay al­go que ge­ne­ra du­das, es me­jor pre­gun­tar, y si aún es­ta in­for­ma­ción no con­ven­ce, sus­pen­der la ci­ta. Cuan­to más com­ple­ta sea la in­for­ma­ción, se­rá más con­fia­ble, ya que se ten­drán más pa­rá­me­tros so­cia­les pa­ra va­li­dar la iden­ti­dad.

Al mo­men­to de en­con­trar­se con la ci­ta en cues­tión, hay un de­ta­lle que pue­de pa­re­cer me­nor pe­ro no lo es: siem­pre lle­var car­ga­do el ce­lu­lar. De igual for­ma, si exis­te la sos­pe­cha de que la per­so­na que es­tá es­pe­ran­do no es quién de­cía ser, me­jor mar­char­se.

Es emo­cio­nan­te ge­ne­rar una ci­ta pa­ra en­con­trar el amor, pe­ro has­ta que lle­gue la per­so­na in­di­ca­da, siem­pre hay que ser pre­ca­vi­dos en la bús­que­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.