A Ru­sia, con amor

A po­cos días del co­mien­zo del Mun­dial de Ru­sia, te con­ta­mos al­gu­nas de las par­ti­cu­la­ri­da­des que ten­drá la edi­ción 21 de la ci­ta más im­por­tan­te del fút­bol.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Ya sa­be­mos que Pa­ra­guay no va a par­ti­ci­par, pe­ro igual el Mun­dial ge­ne­ra un in­te­rés que va más allá, in­clu­so, de la afi­ción por el fút­bol. Es­tos son al­gu­nos de los he­chos iné­di­tos y cu­rio­sos que nos ofre­ce­rá, ade­más de los par­ti­dos, el Mun­dial de Ru­sia.

Sin pas­ta de cam­peón

El pri­mer bi­cam­peón mun­dial y uno de los tres, jun­to a Bra­sil y Ale­ma­nia, que han ga­na­do la co­pa por lo me­nos cua­tro ve­ces no va a es­tar pre­sen­te en Ru­sia. Ita­lia que­dó fue­ra de la com­pe­ten­cia de ma­ne­ra sor­pre­si­va, al per­der con­tra Suecia en el re­pe­cha­je.

Has­ta aho­ra, so­lo una vez no ha­bía di­cho pre­sen­te tras dispu­tar una eli­mi­na­to­ria. En 1930 fue uno de los paí­ses que boi­co­tea­ron la pri­me­ra edi­ción de la co­pa, dispu­tada en Uru­guay, pe­ro de ha­ber acu­di­do lo hu­bie­ra he­cho en ca­li­dad de in­vi­ta­do. En 1958 per­dió la cla­si­fi­ca­ción fren­te a Ir­lan­da del Nor­te y aho­ra, 60 años des­pués, otra vez que­dó fue­ra.

La de­ser­ción de Ita­lia, ade­más, pro­du­ci­rá un he­cho que no ocu­rría des­de Ale­ma­nia 2006. Es­te año, al Mun­dial le va a fal­tar un cam­peón del mun­do, tal co­mo ocu­rrie­ra en el cam­peo­na­to dispu­tado en sue­lo ger­mano, al que no se cla­si­fi­có Uru­guay, eli­mi­na­do en el re­pe­cha­je por Aus­tra­lia.

En Su­dá­fri­ca 2010 y Bra­sil 2014 to­ma­ron par­te to­dos los paí­ses que al­gu­na vez le­van­ta­ron la co­pa del mun­do. A la nó­mi­na de pri­vi­le­gia­dos se ha­bía su­ma­do Es­pa­ña, que con­si­guió el tí­tu­lo en 2010, por lo que el de Bra­sil fue el tor­neo con ma­yor can­ti­dad de mo­nar­cas mun­dia­les, mar­ca que se­gui­rá os­ten­tan­do por la ra­zón men­cio­na­da.

Ha­bía una cor­ti­na

Du­ran­te la Gue­rra Fría era utó­pi­co pen­sar que un país de de­trás de la Cor­ti­na de Hie­rro pu­die­ra or­ga­ni­zar un Mun­dial, por­que pro­ba­ble­men­te los paí­ses oc­ci­den­ta­les lo hu­bie­sen boi­co­tea­do, co­mo pa­só con las Olim­pia­das de Mos­cú en 1980. Sin em­bar­go, en 1985 la Unión So­vié­ti­ca sí or­ga­ni­zó el mun­dial ju­ve­nil —al que acu­dió Pa­ra­guay— y no hu­bo de­ser­cio­nes.

La de es­te año se­rá la pri­me­ra co­pa del mun­do que ten­drá co­mo se­de a un país in­te­gran­te del an­ti­guo blo­que so­vié­ti­co. Pe­ro la se­lec­ción de la he­re­de­ra del pri­mer es­ta­do obre­ro de la his­to­ria llega al cer­ta­men sin el po­de­río fut­bo­lís­ti­co que al­gu­na vez tu­vo, cuan­do era un es­ta­do so­cia­lis­ta.

Sol eterno

Ha­brá un he­cho úni­co que dis­tin­gui­rá al Mun­dial de Ru­sia de cual­quier otro. En San Pe­ters­bur­go, la ciu­dad fun­da­da por Pe­dro el Gran­de en 1730 —co­no­ci­da co­mo Le­nin­gra­do du­ran­te la era so­vié­ti­ca— se pro­du­ce en es­ta épo­ca un fe­nó­meno úni­co, pro­pio de es­tas la­ti­tu­des: las no­ches blan­cas.

En­tre fi­na­les de ma­yo y prin­ci­pios de julio la cla­ri­dad es per­ma­nen­te du­ran­te esas se­ma­nas del ve­rano bo­real. Si bien es cier­to que a me­dia­no­che el cie­lo se os­cu­re­ce un tan­to, nun­ca de­ja de ha­ber cla­ri­dad. Es­to se de­be a la ex­tre­ma la­ti­tud nor­te de la ciu­dad, que se en­cuen­tra a la mis­ma al­tu­ra que el sur de Groen­lan­dia. San Pe­ters­bur­go al­ber­ga­rá sie­te en­cuen­tros, en­tre ellos una de las se­mi­fi­na­les y el par­ti­do por el ter­cer pues­to.

Fe­ró eta­dio

No es la úni­ca fa­ce­ta iné­di­ta que ofre­ce­rá San Pe­ters­bur­go. Con una fi­so­no­mía pa­re­ci­da a la de un pla­to vo­la­dor, el es­ta­dio Kres­tovsky tie­ne el ho­nor de ser el más ca­ro de la his­to­ria, pues costó más de USD 1.000 mi­llo­nes, seis ve­ces más de lo pre­su­pues­ta­do ori­gi­nal­men­te. So­bre­fac­tu­ra­cio­nes hay en to­das par­tes.

El re­cin­to po­see un te­cho re­trác­til y la vi­sión es per­fec­ta des­de cual­quier án­gu­lo. Es­tá ubi­ca­do en la is­la de Kres­tovsky —de ahí su nom­bre—, un si­tio con­si­de­ra­do co­mo uno de los pul­mo­nes de la ciu­dad. La su­per­fi­cie del cam­po de jue­go tam­bién es re­trác­til. Cuen­ta con ca­pa­ci­dad pa­ra

70.000 es­pec­ta­do­res y es el nue­vo hogar del Ze­nit, un club que se ha des­ta­ca­do en las com­pe­ti­cio­nes eu­ro­peas.

Dos con­ti­nen­tes

Ya tu­vi­mos un Mun­dial ju­ga­do en dos paí­ses, Corea y Ja­pón en 2002 —y oja­lá en 2030 se reali­ce en tres, en­tre ellos Pa­ra­guay—, pe­ro es­ta es la pri­me­ra vez en que la má­xi­ma ci­ta del fút­bol se va a ce­le­brar en dos con­ti­nen­tes: Eu­ro­pa y Asia. De las 11 ciu­da­des que al­ber­ga­rán el tor­neo, una de ellas, Eka­te­rim­bur­go, se en­cuen­tra en el con­ti­nen­te asiá­ti­co.

Su es­ta­dio, don­de se ju­ga­rán cua­tro par­ti­dos de la fa­se de gru­pos, tie­ne una cu­rio­sa par­ti­cu­la­ri­dad: una de las sec­cio­nes de las gra­das se en­cuen­tra fue­ra de los lí­mi­tes del co­li­seo. A pe­sar de es­to, po­see una vis­ta per­fec­ta del cam­po. Las gra­de­rías fue­ron ins­ta­la­das tem­po­ral­men­te y se­rán re­ti­ra­das una vez con­clui­do el cer­ta­men.

No­va­tos

En Ru­sia se pro­du­ci­rá el de­but ab­so­lu­to de dos se­lec­cio­nes en una ci­ta mun­dia­lis­ta: Pa­na­má e Is­lan­dia son los dos paí­ses que se mos­tra­rán por pri­me­ra vez al mun­do en­fren­tán­do­se con los me­jo­res del glo­bo.

Pa­na­má ob­tu­vo una po­lé­mi­ca cla­si­fi­ca­ción gra­cias a un gol fan­tas­ma con­tra Cos­ta Ri­ca, que lo pu­so en Ru­sia y de­jó fue­ra a Es­ta­dos Uni­dos. Aun así fue una ha­za­ña pa­ra el pe­que­ño país, que tie­ne al béis­bol co­mo

el de­por­te más po­pu­lar. Is­lan­dia, en cam­bio, ra­ti­fi­có que su bue­na ac­tua­ción en la Eu­ro­co­pa de 2016 no fue un ac­ci­den­te, y aho­ra va por más.

La rei­na del ban­de­rín

La bra­si­le­ña Fer­nan­da Co­lom­bo es­tá lis­ta pa­ra con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer en ar­bi­trar en un Mun­dial. No lo ha­rá co­mo sil­ba­to prin­ci­pal, pe­ro sí co­mo asis­ten­te, lo que no dis­mi­nu­ye el mé­ri­to de es­ta jo­ven, quien con 25 años de edad al­can­za uno de los ob­je­ti­vos más co­di­cia­dos por sus co­le­gas va­ro­nes.

Co­lom­bo es­tá dis­pues­ta a de­mos­trar que las mu­je­res pue­den ser tan buenas co­mo los hom­bres con­du­cien­do par­ti­dos de fút­bol. Co­mo ocu­rre ca­da vez que una mu­jer afron­ta el desafío de in­cur­sio­nar en un área que se cree es ex­clu­si­va del sec­tor mas­cu­lino, apa­re­cen las du­das so­bre su ca­pa­ci­dad o se ha­ce hin­ca­pié en su be­lle­za; Co­lom­bo la po­see y ade­más ha si­do elo­gia­da por en­tre­na­do­res, ju­ga­do­res y

pe­rio­dis­tas por su la­bor des­de la ban­da.

Asia pre­sen­te

Se­gui­mos con los he­chos iné­di­tos. La se­lec­ción de Ara­bia Sau­di­ta se­rá el pri­mer equi­po asiá­ti­co en dispu­tar el par­ti­do inau­gu­ral. Has­ta aho­ra el en­cuen­tro de aper­tu­ra del cer­ta­men ha­bía te­ni­do co­mo pro­ta­go­nis­tas a se­lec­cio­na­dos de Amé­ri­ca, Eu­ro­pa y Áfri­ca.

Ara­bia Sau­di­ta va a re­pre­sen­tar a su con­ti­nen­te en el match en el que se me­di­rá con Ru­sia, el país an­fi­trión. Es­ta se­rá la quin­ta par­ti­ci­pa­ción mun­dia­lis­ta del re­pre­sen­ta­ti­vo de la pe­nín­su­la ará­bi­ga, que es­pe­ra, al me­nos, re­pe­tir lo he­cho en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do lle­gó has­ta oc­ta­vos de fi­nal y de­jó pa­ra el recuerdo el gol ma­ra­do­niano de Owai­ran.

La es­pe­ra ter­mi­nó

Cuan­do Pa­ra­guay vol­vió a ju­gar un Mun­dial en 1986, lue­go de 26 años de es­pe­ra, la ex­pec­ta­ti­va fue di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al tiem­po que du­ró la se­quía. Bueno, al­go si­mi­lar ocu­rre hoy con Pe­rú, que re­tor­na a un Mun­dial des­pués de ¡36 años! La úl­ti­ma pre­sen­cia de los in­cai­cos fue en Es­pa­ña, en 1982, cuan­do com­par­tió gru­po con Ita­lia. Los de la ban­da ro­ja em­pa­ta­ron con la se­lec­ción que ga­na­ría el cam­peo­na­to. Los del Rí­mac lo­gra­ron su pa­sa­je al tor­neo ecu­mé­ni­co gra­cias a la in­va­lo­ra­ble co­la­bo­ra­ción de Pa­ra­guay, que apor­tó no so­la­men­te los seis pun­tos en jue­go en los par­ti­dos que los en­fren­tó, sino que la ac­tua­ción an­ti­rre­gla­men­ta­ria de nues­tro com­pa­trio­ta Nel­son Ca­bre­ra —quien ju­gó por la se­lec­ción bo­li­via­na sin es­tar ha­bi­li­ta­do pa­ra ha­cer­lo— les dio otros vi­ta­les tres pun­tos en su ca­rre­ra ha­cia Ru­sia.

NO ES UN OVNI. El es­ta­dio Kres­tovs­ki, de San Pe­ters­bur­go, el más ca­ro de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.