BE­LLAS AR­TES

Prac­ti­car al­gu­na dis­ci­pli­na mar­cial no so­lo sig­ni­fi­ca apren­der téc­ni­cas de com­ba­te, tam­bién es un mé­to­do que ayu­da a for­jar la per­so­na­li­dad. Te pre­sen­ta­mos a dos de ellos: kick bo­xing y muay thai, ac­ti­vi­da­des que sue­len con­fun­dir­se pe­ro que son dis­tin­tas,

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Prac­ti­car al­gu­na dis­ci­pli­na mar­cial es mu­cho más que apren­der téc­ni­cas de com­ba­te. Ha­bla­mos del kick bo­xing y el muay thai, dos ac­ti­vi­da­des que sue­len con­fun­dir­se pe­ro que son dis­tin­tas.

La ro­pa de en­tre­na­mien­to y los guan­tes son los mis­mos y quie­nes asis­ten por pri­me­ra vez a una mues­tra de am­bas dis­ci­pli­nas, son in­ca­pa­ces de dis­tin­guir cuál es el muay thai y cuál el kick bo­xing. Có­mo se pa­ran los con­ten­dien­tes y se po­nen en guar­dia tam­po­co ayu­da; pa­ra los ojos del inex­per­to, se ven igua­les. Ha­ce fal­ta al­guien que lo ex­pli­que.

Eduar­do Gao­na es di­rec­tor y pro­fe­sor de Gao­na Team Kick Bo­xing, una aca­de­mia en don­de se prac­ti­ca es­ta dis­ci­pli­na a la par que el muay thai. Ade­más, po­see una vas­ta ex­pe­rien­cia y for­ma­ción en di­ver­sas mo­da­li­da­des de­por­ti­vas de com­ba­te. “La pri­me­ra di­fe­ren­cia es que el kick bo­xing es­tá con­si­de­ra­do un de­por­te, mien­tras que el muay thai —ade­más de de­por­te— es un ar­te mar­cial”, acla­ra.

¿Qué es lo que los dis­tin­gue? Em­pe­ce­mos por el muay thai. Se lo cla­si­fi­ca co­mo ar­te mar­cial, por­que su ori­gen es la pre­pa­ra­ción del in­di­vi­duo en téc­ni­cas pa­ra la gue­rra. El muay thai es el de­por­te ofi­cial y tra­di­cio­nal de Tai­lan­dia, país don­de se ori­gi­nó en la an­ti­güe­dad. Por eso es tam­bién co­no­ci­do co­mo boxeo tai­lan­dés.

En su lu­gar de na­ci­mien­to, es­te ar­te mar­cial es­tá muy li­ga­do a las creen­cias re­li­gio­sas y es­pi­ri­tua­les. Es un de­por­te tra­di­cio­nal co­mo en Pa­ra­guay lo es el fút­bol. Los chi­cos lo prac­ti­can des­de los cin­co años y se ha con­ver­ti­do en una for­ma de vi­da pa­ra los tai­lan­de­ses.

Los aman­tes del ci­ne de ac­ción, en don­de hay es­ce­nas de com­ba­tes entre ar­te­mar­cia­lis­tas, es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos so­bre to­do con las pe­lí­cu­las pro­ta­go­ni­za­das por el ac­tor y lu­cha­dor bel­ga Jean-Clau­de Van Dam­me, en las que se pue­de apre­ciar que los con­ten­dien­tes usan las ma­nos des­nu­das o cu­bier­tas con una ven­da o una cuer­da en­ro­lla­da al­re­de­dor de las mis­mas.

Esa ima­gen ya no es ha­bi­tual en el muay thai de la ac­tua­li­dad, ya que con el tiem­po se bus­có ha­cer­lo más de­por­ti­vo y se em­pe­zó a in­tro­du­cir pro­tec­cio­nes, co­mo los guan­tes de boxeo, los pro­tec­to­res bu­ca­les, la in­du­men­ta­ria y los shorts, bus­can­do una ro­pa más có­mo­da pa­ra el lu­cha­dor, pa­ra que pu­die­ra desa­rro­llar me­jor sus mo­vi­mien­tos.

Des­de Oc­ci­den­te se in­tro­du­jo la di­vi­sión de los com­ba­tes en rounds, la cam­pa­na y el ár­bi­tro, que an­tes no exis­tían. Se lu­cha­ba en la are­na has­ta que uno de los con­ten­dien­tes caía ren­di­do; los com­ba­tes eran “ca­si a vi­da o muer­te”. Los cam­bios fue­ron gra­dua­les, pro­gre­si­vos, y aho­ra exis­te la in­ten­ción de con­ver­tir­lo en de­por­te olím­pi­co.

Por otra par­te, el kick bo­xing es un de­por­te que com­bi­na las téc­ni­cas del boxeo con las pa­ta­das y otros gol­pes de ar­tes mar­cia­les ta­les co­mo el taekwondo, el ka­ra­te y de­más. Se ori­gi­nó en Ja­pón, com­bi­nan­do las téc­ni­cas del boxeo con las pa­ta­das tra­di­cio­na­les de las ar­tes mar­cia­les. Pe­ro es­ta mo­da­li­dad no se con­si­de­ra un ar­te mar­cial, sino un de­por­te de com­ba­te, co­mo el boxeo.

Co­mún y pro­pio

Ade­más de com­par­tir esos gol­pes de boxeo

—com­bi­na­dos con las pa­ta­das bá­si­cas de otras dis­ci­pli­nas—, el muay thai tie­ne un re­per­to­rio más am­plio de téc­ni­cas, pues in­clu­ye gol­pes con el co­do y con la ro­di­lla, cier­tos ti­pos de aga­rre —que se de­no­mi­nan clinch— y lan­ces al pi­so.

Los gol­pes per­mi­ti­dos en una y otra mo­da­li­dad tam­bién mar­can una di­fe­ren­cia. En el muay thai se pe­lea más er­gui­do que en el kick bo­xing y la guar­dia es más al­ta, pa­ra ob­te­ner me­jo­res de­fen­sas con­tra los gol­pes con el co­do y con la ro­di­lla. En am­bas dis­ci­pli­nas es­tá per­mi­ti­do gol­pear cual­quier par­te del cuer­po por en­ci­ma de las ro­di­llas.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de un ar­te mar­cial es la dis­ci­pli­na que se in­cul­ca, lo que ade­más ha­ce que la mo­da­li­dad in­clu­ya una fi­lo­so­fía pa­ra el prac­ti­can­te. “Tra­ta­mos de in­cul­car­le res­pe­to al alumno, an­tes que na­da”, se­ña­la Gao­na.

En cuan­to a los víncu­los del muay thai con la re­li­gión, en Oc­ci­den­te es al­go que no se tie­ne mu­cho en cuen­ta, “por­que nos ma­ne­ja­mos con creen­cias muy di­fe­ren­tes. Pe­ro apar­te de eso, en cuan­to a la dis­ci­pli­na, se en­se­ña mu­cho el res­pe­to al maes­tro, al área de cla­se, a los lu­cha­do­res opo­nen­tes, a la aca­de­mia”.

En am­bas mo­da­li­da­des los com­ba­tes se rea­li­zan nor­mal­men­te en tres rounds de dos por uno. Los pro­fe­sio­na­les pe­lean tres rounds de tres por uno, aun­que a ve­ces los lu­cha­do­res pac­tan ha­cer­lo en cua­tro vuel­tas. Pe­ro ofi­cial­men­te so­lo se acep­tan tres.

Des­de el co­mien­zo

En la aca­de­mia que di­ri­ge Gao­na, el que se ins­cri­be prac­ti­ca las dos mo­da­li­da­des. “In­ter­ca­la­mos los días, y des­pués, se­gún su gus­to, el alumno va asis­tien­do a las cla­ses que le in­tere­san más. Es ne­ta­men­te una cues­tión de gus­tos”, acla­ra.

FUER­ZA Y DIS­CI­PLI­NA. El pro­fe­sor Eduar­do Gao­na lan­za una pa­ta­da que el ins­truc­tor Ger­mán So­sa in­ten­ta de­te­ner. Una ac­ción co­mún en kick bo­xing y muay thai.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.