GE­NE­RA­CIÓN DO­RA­DA

El cam­peo­na­to pa­ra­gua­yo de fút­bol fe­me­nino es ofi­cial ha­ce ca­si 20 años. Pe­ro co­mo no hay su­fi­cien­te apo­yo, to­da­vía no es­tá pro­fe­sio­na­li­za­do en el país. Las ju­ga­do­ras de la Al­bi­rro­ja Sub 20, di­ri­gi­das por Epi­fa­nia Be­ní­tez, a tra­vés de sus vic­to­rias an­he­la

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

El fút­bol fe­me­nino to­da­vía no es­tá pro­fe­sio­na­li­za­do en el país. Las ju­ga­do­ras de la Al­bi­rro­ja Sub 20 an­he­lan cam­biar pa­ra­dig­mas. Ellas sí nos lle­van a un mun­dial, al de Fran­cia.

El úl­ti­mo par­ti­do no fue uno más, ni uno cual­quie­ra. Aquel que se desa­rro­lló en el Es­ta­dio Mu­ni­ci­pal de Vi­lla Tu­na­ri, en Co­cha­bam­ba, Bo­li­via. Ese que ju­gó la Al­bi­rro­ja Sub 20 del equi­po fe­me­nino cuan­do en­fren­tó a Ar­gen­ti­na, y en el que se im­pu­so por tres go­les a uno, se tra­tó de un en­cuen­tro igual de im­por­tan­te que los cua­tro an­te­rio­res. Las chi­cas ve­nían de ven­cer a Ecua­dor por 2-0, a Chi­le por 5-1, de un em­pa­te con Co­lom­bia 1-1, y otra vic­to­ria so­bre Bo­li­via por 2-0. Me­dian­te es­tos resultados, se con­vir­tie­ron en cam­peo­nas in­vic­tas de fút­bol fe­me­nino, en los XI Jue­gos Su­r­ame­ri­ca­nos 2018, que or­ga­ni­za la Or­ga­ni­za­ción De­por­ti­va Su­r­ame­ri­ca­na (Odesur). Al com­bo de vic­to­rias, le su­ma­mos la cla­si­fi­ca­ción del equi­po al Mun­dial de Fran­cia de la ca­te­go­ría, que con­si­guió en enero y que se ju­ga­rá el pró­xi­mo agos­to.

Por to­do es­to es que Epi­fa­nia Be­ní­tez, su en­tre­na­do­ra, las bau­ti­zó co­mo Ge­ne­ra­ción Do­ra­da. Ella es­tá con­ven­ci­da de que mar­ca­rán la historia del fút­bol fe­me­nino.

Epi­fa­nia so­ñó con es­te mo­men­to. A sus 37 años, es la pri­me­ra mu­jer que en­tre­na a la Al­bi­rro­ja fe­me­ni­na, des­de mar­zo de 2017. Tie­ne el tí­tu­lo de li­cen­cia­da en Edu­ca­ción Fí­si­ca y tras dos años de es­tu­dios tam­bién se re­ci­bió co­mo di­rec­to­ra téc­ni­ca de fút­bol de cam­po, en el Ins­ti­tu­to Pri­va­do del De­por­te, en Pa­ra­guay. Hay otras mu­je­res que egre­sa­ron del mis­mo ins­ti­tu­to, co­mo Ka­ren Ruiz Díaz y Jes­si­ca Mendoza. La pri­me­ra to­da­vía no ejer­ce su for­ma­ción y la se­gun­da tra­ba­ja con el club de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Asun­ción (UAA). Tam­bién es­tá Jes­si­ca Ja­ra, que es pro­fe­so­ra de Edu­ca­ción Fí­si­ca y di­ri­ge a ju­ga­do­ras del In­de­pen­dien­te.

Son con­ta­das to­da­vía las que co­mien­zan a pro­fe­sio­na­li­zar­se en el país, en un ám­bi­to ma­yo­ri­ta­ria­men­te de hom­bres, a pe­sar de que la FIFA ya exi­ge que un cuer­po téc­ni­co cuen­te entre sus fi­las con al me­nos una mu­jer, ya sea co­mo en­tre­na­do­ra o asis­ten­te téc­ni­ca, ex­pli­ca Epi­fa­nia. Pe­ro pa­ra las ju­ga­do­ras to­da­vía no exis­te ese cam­po. Pa­ra ellas, que de­jan al­ma y co­ra­zón en la can­cha, por el mo­men­to to­do es "por amor a la ca­mi­se­ta", co­mo di­ce Fanny Go­doy, ca­pi­ta­na y vo­lan­te de la Sub 20.

Una ver­sión de la historia in­di­ca que a fi­na­les de los 60 y prin­ci­pios de los 70, las mu­je­res ya ju­ga­ban fút­bol en el país, pe­ro la dic­ta­du­ra de Stroess­ner lo prohi­bió. Años des­pués se re­to­mó. En 1997, la Aso­cia­ción Pa­ra­gua­ya de Fút­bol (APF) or­ga­ni­zó el Cam­peo­na­to Pa­ra­gua­yo de Fút­bol Fe­me­nino, de mo­do ex­pe­ri­men­tal. Re­cién dos años más tar­de se reali­zó de for­ma ofi­cial. Ac­tual­men­te par­ti­ci­pan 10 clu­bes lo­ca­les y a mu­chas de las chi­cas de los equi­pos se las con­vo­ca a la Se­lec­ción al­bi­rro­ja.

Hoy, des­pués de ca­si 20 años, el fút­bol pa­ra las mu­je­res to­da­vía no es­tá pro­fe­sio­na­li­za­do.

“Las en­tre­na­do­ras so­mos hi­jas de los resultados”, re­ma­ta Epi­fa­nia Be­ní­tez, des­pués de con­tar­nos su tra­yec­to­ria en el de­por­te y sa­bien­do la res­pon­sa­bi­li­dad que pe­sa so­bre ella. Fue ju­ga­do­ra por un po­co más de cua­tro años. Par­te de 2005, 2006 y 2007 es­tu­vo en la UAA. Entre 2008 y 2009, en Ar­ca­dia –un club pa­ra­gua­yo que ya des­apa­re­ció–. De­jó pron­to el fút­bol por un da­ño fí­si­co. Cuen­ta: “In­te­gré un so­lo año la Se­lec­ción; fal­tan­do dos días pa­ra el de­but, me le­sio­né la ro­di­lla y que­dé fue­ra del cam­peo­na­to. Des­de en­ton­ces di­je que se da­ría la re­van­cha, pe­ro de otra ma­ne­ra”. A par­tir de ahí, co­men­zó su ca­rre­ra de en­tre­na­do­ra. Pri­me­ro fue en Ar­ca­dia un año y luego en la UAA, cin­co años. Con ilu­sión so­lía de­cir: “Al­gu­na vez voy a es­tar en la Se­lec­ción y ar­mar mi pro­pio equi­po”. Y así ocurrió hoy, tal cual.

To­do es­to re­ve­la la pro­fe del plan­tel, an­tes de co­men­zar a en­tre­nar a las chi­cas, en Ypa­né, en la Al­bi­ro­ga. Al­gu­nas ve­ces se prac­ti­ca allí, otras en las ins­ta­la­cio­nes del Co­mi­té Olím­pi­co.

A las ju­ga­do­ras de la Se­lec­ción, en es­ta opor­tu­ni­dad, les to­ca prac­ti­car en una de las can­chas de fút­bol, cu­yas di­men­sio­nes son de 100 por 70 me­tros. Allí se ha­cen las prác­ti­cas de pre­tem­po- ra­da pa­ra el Mun­dial de Fran­cia. Pa­ra ese cam­peo­na­to fal­tan so­lo dos me­ses. Ten­drán que con­cen­trar des­de el 10 de ju­lio. “Con­tra Ecua­dor, por ejem­plo, con­cen­tra­mos dos me­ses”, acen­túa la pro­fe, ha­cien­do una com­pa­ra­ción con el tiem­po que tam­bién ne­ce­si­ta­rán es­ta vez.

Así que co­mien­za la pre­tem­po­ra­da pa­ra las chi­cas. Lle­gan to­das jun­tas has­ta la can­cha de fút­bol don­de ha­rán las prác­ti­cas. En to­tal son 22, aun­que Jés­si­ca Mar­tí­nez no es­tá con sus com­pa­ñe­ras, por­que tu­vo que vol­ver al Bra­sil, don­de jue­ga pa­ra el San­tos. Tam­po­co en­tre­na­rá con ellas Li­ce Cha­mo­rro, quien su­frió una le­sión, pe­ro igual fue a ver a las de­más pa­ra alen­tar­las. Ca­da una tie­ne pues­to un con­jun­to azul, un short y una re­me­ra man­gas cor­tas con los di­se­ños de sus res­pec­ti­vos spon­sors. Es­tas dos jó­ve­nes –Jés­si­ca y Li­ce– se des­ta­can por ha­ber rea­li­za­do va­rios go­les en los úl­ti­mos cam­peo­na­tos en los que par­ti­ci­pa­ron.

Tan­to Fanny Go­doy, la ca­pi­ta­na, co­mo Epi­fa­nia Mar­tí­nez, la pro­fe,

coin­ci­den en que los lo­gros que con­si­guió es­te equi­po has­ta el mo­men­to se deben a un es­fuer­zo en si­ner­gia. Un tra­ba­jo de to­das. “Siem­pre ha­bla­mos de es­to. Acá no hay una ído­la, por­que si se ga­na un par­ti­do, ga­na­mos to­das”, sub­ra­ya Fanny, dan­do a en­ten­der que una ju­ga­do­ra no ha­ría to­do el par­ti­do. “Des­de el ar­co has­ta la de­lan­te­ra, ellas se com­ple­men­tan muy bien. Ten­go una ex­ce­len­te ar­que­ra. Mi de­fen­sa es in­to­ca­ble. Mi me­dio cam­po y mi la­te­ral ni qué de­cir. Pa­ra mí son un com­ple­men­to per­fec­to”, for­mu­la con or­gu­llo Epi­fa­nia.

Tam­bién exis­ten

An­tes de co­rrer en la can­cha, las ju­ga­do­ras que fue­ron a en­tre­nar en la Al­bi­ro­ga rea­li­zan un tra­ba­jo pre­ven­ti­vo, acom­pa­ña­do y orien­ta­do por una ki­ne­sió­lo­ga. Usan ele­men­tos pa­ra es­ti­rar las pier­nas, ma­sa­jear­las y ha­cer los sal­tos. An­tes de en­trar en ca­len­ta­mien­to, rea­li­zan to­do ese pro­ce­di­mien­to. Des­pués de­be­rán pa­sar entre los co­nos ali­nea­dos y las ar­go­llas que es­tán pues­tas a un cos­ta­do de la can­cha. La pro­fe Epi­fa­nia tendrá que con­for­mar los equi­pos de 11 a 11, pa­ra que va­yan al cam­po de jue­go. Se ven las ga­nas en es­to, se ve el amor que le po­nen y la pa­sión con la que en­ca­ran ca­da detalle. En el lu­gar, to­do es­tá su­per­vi­sa­do por un equi­po téc­ni­co mul­ti­dis­ci­pli­na­rio: médicos, asis­ten­tes y di­ri­gen­tes.

“Las chi­cas di­cen que te­ne­mos que traer el oro pa­ra que nos ha­gan ca­so”, re­pro­du­ce Epi­fa­nia y cri­ti­ca el he­cho de que la gen­te des­co­noz­ca los en­cuen­tros sud­ame­ri­ca­nos que jue­ga la Se­lec­ción fe­me­ni­na. “Na­die iba a es­tar ex­pec­tan­te si no era por la APF, por­que no se te­le­vi­san nues­tros par­ti­dos co­mo los mas­cu­li­nos”, cues­tio­na. Mien­tras, por su la­do, Fanny sos­tie­ne: “De­pen­de

de no­so­tras dar me­jo­res resultados y lle­nar la can­cha”.

De un tiem­po a es­ta par­te, la Se­lec­ción fe­me­ni­na Sub 20 ha­ce ho­nor al tí­tu­lo que le dio su pro­fe, el de Ge­ne­ra­ción Do­ra­da. Fanny es­tá con­ven­ci­da de que ella y sus com­pa­ñe­ras es­tán mar­can­do un hi­to en la historia del fút­bol fe­me­nino. Y re­cuer­da una anéc­do­ta: “En 2013, por ejem­plo, ju­ga­mos acá el Sud­ame­ri­cano de la Sub 17, don­de cla­si­fi­ca­mos pa­ra Cos­ta Ri­ca. Fue en la can­cha Fer­nan­do de la Mo­ra. En los pri­me­ros par­ti­dos no ha­bía ca­si apo­yo, so­la­men­te el de los fa­mi­lia­res que iban a ver­nos. Lle­ga­mos a la fi­nal in­vic­tas, y ya cuan­do es­tá­ba­mos cla­si­fi­can­do al mun­dial re­cién se lle­nó el es­ta­dio. Al fi­nal, el Fer­nan­do de la Mo­ra que­dó chico pa­ra la can­ti­dad de gen­te. Y su­ce­dió eso por­que la pren­sa te­le­vi­sa­ba el par­ti­do. Es la úni­ca for­ma de dar­nos a co­no­cer”.

Fanny ci­ta al­gu­nos paí­ses don­de es­tá pro­fe­sio­na­li­za­do el fút­bol fe­me­nino, y por en­de, los par­ti­dos se jue­gan a es­ta­dio lleno: Bra­sil, Ve­ne­zue­la y Bo­li­via. “En Pa­ra­guay, los clu­bes gran­des no te van a dar la opor­tu­ni­dad de ju­gar en sus es­ta­dios por­que la gen­te no ve nues­tros par­ti­dos”, re­la­ta.

Igual­dad de opor­tu­ni­da­des

El fút­bol arran­ca. En el en­tre­na­mien­to, las 11 ju­ga­do­ras de ca­da equi­po es­tán lis­tas en sus res­pec­ti­vas po­si­cio­nes den­tro de la can­cha. To­das des­plie­gan sus ha­bi­li­da­des en el cam­po de jue­go. Co­rren a gran ve­lo­ci­dad, chu­tan con fuer­za, re­ci­ben la pe­lo­ta con la ca­be­za o la ba­jan con el hom­bro; una pi­ca­di­ta aquí y por allá una mar­ca que de­fien­de ru­da­men­te el área. De un pa­se a otro se pa­sea el ba­lón, cu­yo úni­co ob­je­ti­vo es in­gre­sar a la por­te­ría y to­car las re­des, pa­ra que eso desate el fes­te­jo. Ellas tam­bién es­tán ju­gan­do ba­jo las mis­mas re­glas que ellos –los hom­bres–, con un al­to ni­vel.

Has­ta el mo­men­to, la Se­lec­ción fe­me­ni­na Sub 20 no re­ci­bió pa­la­bras de alien­to o apo­yo de par­te de al­gún referente del fút­bol mas­cu­lino o ju­ga­dor de la Al­bi­rro­ja, se­gún re­la­ta Fanny. En cam­bio, sí de par­te de los di­ri­gen­tes. “El pro­fe­sor Gus­ta­vo Mo­rí­ni­go, por ejem­plo, es­tá muy in­vo­lu­cra­do en lo que ha­ce­mos y nos brin­da siem­pre su apo­yo”, re­sal­ta a con­ti­nua­ción, re­fi­rién­do­se al coor­di­na­dor ge­ne­ral de la Se­lec­ción ma­yor.

Se­gún Epi­fa­nia Be­ní­tez, tan­to la Conmebol co­mo la FIFA y la APF ya exi­gen que los clu­bes de Pri­me­ra ten­gan su equi­po fe­me­nino pa­ra que se pro­fe­sio­na­li­cen de a po­co. “Con es­tos lo­gros se es­tán abrien­do más opor­tu­ni­da­des”, con­si­de­ra la en­tre­na­do­ra del se­lec­cio­na­do al­bi­rro­jo. Re­co­no­ce que las mu­je­res

po­drán te­ner un fí­si­co o una ve­lo­ci­dad di­fe­ren­te a los va­ro­nes, pe­ro si se pro­fe­sio­na­li­za el fút­bol, cree po­si­ble lle­gar al mis­mo ni­vel. Fanny tam­bién ex­po­ne su pun­to de vis­ta al res­pec­to: “Ne­ce­si­ta­mos más apo­yo, en el sen­ti­do de que es­to sea pro­fe­sio­nal pa­ra no­so­tras, por­que hay com­pa­ñe­ras que tienen que tra­ba­jar o es­tu­diar una ca­rre­ra a la par. En el co­le­gio mis­mo, mu­chas ve­ces no te quie­ren dar per­mi­so pa­ra ir a en­tre­nar”.

Des­de el cuer­po téc­ni­co de los clu­bes en el fút­bol local ya se es­tán abrien­do puer­tas, pe­ro to­da­vía que­da pro­fe­sio­na­li­zar a las ju­ga­do­ras. “Es­ta Se­lec­ción da pa­ra más y es­pe­ra­mos ir al Mun­dial de Fran­cia pa­ra se­guir ha­cien­do historia. Pe­di­mos que con­fíen en no­so­tras. No so­lo los hom­bres pue­den traer ale­gría al país”, con­clu­ye Fanny Go­doy, y cie­rra su fra­se con una ma­ra­vi­llo­sa ora­ción: “No­so­tras tam­bién po­de­mos”.

LA SE­LEC­CIÓN. (De izq. a der.) Arri­ba: Heidi Sa­las, Rosa Mi­ño, Na­ta­lia Vi­lla­san­ti, Ca­mi­la Gon­zá­lez, Gra­cie­la Mar­tí­nez, Fabiola Sandoval, Lo­re­na Alon­so, Bian­ka Ávi­la e Isa­bel Ortiz. Aba­jo: Ruth So­sa, Daysy Ba­rei­ro, Ma­ría Mar­tí­nez, Fanny Go­doy, Lim­pia Fre­tes, Jes­si­ca Sán­chez y Dahiana Bo­ga­rín.

PRE­TEM­PO­RA­DA. Fal­tan dos me­ses pa­ra ir al Mun­dial de Fran­cia. La Se­lec­ción fe­me­ni­na de la Sub 20 se pre­pa­ra con to­do.

LA PRE­VIA. El tra­ba­jo pre­ven­ti­vo, que acom­pa­ña una ki­ne­sió­lo­ga, se rea­li­za an­tes del ca­len­ta­mien­to pa­ra el en­tre­na­mien­to.

IN­VI­SI­BI­LI­ZA­DAS. El fút­bol fe­me­nino pa­ra­gua­yo no cuen­ta con su­fi­cien­te apo­yo, ra­zón por la cual aún no es­tá pro­fe­sio­na­li­za­do.

HA­CER HISTORIA. La Ge­ne­ra­ción Do­ra­da tie­ne ga­nas de mar­car un hi­to en el fút­bol fe­me­nino de Pa­ra­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.