El pa­seo de Ju­das

En el Mer­ca­do 4 hay ofer­ta de in­de­sea­bles. En los Ju­das a la ven­ta es­tán re­pre­sen­ta­dos los po­lí­ti­cos y per­so­na­jes que des­pier­tan la aver­sión de la gen­te, es­pe­ran­do com­pra­do­res que exor­ci­cen los ma­les que­mán­do­los y ex­plo­tán­do­los en es­te San Juan Ára, en un

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Los per­so­na­jes es­tán ali­nea­dos y un car­tel con sus res­pec­ti­vos nom­bres los iden­ti­fi­ca. ”Lo que más se pi­de es Car­tes, Li­lian Sa­ma­nie­go y Ca­lé. Umían­te voi la ohapy­sé­va hi­kuái (A esos no­más quie­ren que­mar)”, di­ce Car­men Ama­ri­lla de Ra­mí­rez, ven­de­do­ra de mu­ñe­cos de Ju­das en el Mer­ca­do 4. Los po­lí­ti­cos ocu­pan el pri­mer lu­gar en la pre­fe­ren­cia de la gen­te, que quie­re —aun­que sea sim­bó­li­ca­men­te— des­ha­cer­se de quie­nes con­si­de­ra in­de­sea­bles. Un ri­to que se re­pi­te du­ran­te las fes­ti­vi­da­des de San Juan.

Ca­da 24 de ju­nio, en co­le­gios, ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, pla­zas de ba­rrios y en cual­quier ciu­dad y pue­blo de Pa­ra­guay se mul­ti­pli­can los festejos por el Día de San Juan Bau­tis­ta. Co­mi­das tra­di­cio­na­les, di­ver­ti­mien­tos y jue­gos pro­pios de la fe­cha for­man par­te del pro­gra­ma, cual­quie­ra sea el lu­gar don­de se desa­rro­lle la fes­ti­vi­dad.

Mo­men­tos es­pe­cia­les de la reunión sue­len ser el ta­ta ári jeha­sa, la pe­lo­ta ta­ta, el to­ro candil y la que­ma de Ju­das o Ju­das kái. La men­ción de es­tos jue­gos nos re­mi­te ne­ce­sa­ria­men­te a un ele­men­to co­mún: el fue­go, siem­pre pre­sen­te en es­tos festejos y aso­cia­do al san­to que se con­me­mo­ra.

For­ma tam­bién par­te de la tra­di­ción la con­fec­ción de los ar­tícu­los que van a ser uti­li­za­dos en el pro­ce­so de que­ma. El to­ro candil se fa­bri­ca con un ar­ma­zón de ma­de­ra y el crá­neo de un bo­vino; la pe­lo­ta, con me­dias vie­jas y sin par, y el mu­ñe­co de Ju­das, con ro­pas y som­bre­ros en desuso. Pe­ro to­do ma­nual y de en­tre­ca­sa. Has­ta ha­ce po­co.

Des­de ha­ce al­gún tiem­po exis­ten per­so­nas que se de­di­can a ma­nu­fac­tu­rar to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que un

fes­te­jo de San Juan sea tan bri­llan­te y en­cen­di­do co­mo la tra­di­ción man­da. La ten­den­cia de sur­tir a los adep­tos al San Juan Ára se ini­ció en Lu­que, pe­ro una idea tan lu­mi­no­sa tar­de o tem­prano iba a te­ner sus se­gui­do­res.

Es así que aho­ra tam­bién es po­si­ble con­se­guir to­dos los ar­tícu­los de ri­gor y cos­tum­bre en el Mer­ca­do Mu­ni­ci­pal n.° 4, más pre­ci­sa­men­te en la ca­lle de­no­mi­na­da el Pa­seo de los Yu­yos, en Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa ca­si Pet­ti­ros­si. Sí, en pleno co­ra­zón de es­te po­pu­lar cen­tro co­mer­cial.

“Ha­ce 40 años que es­ta­mos aquí con mis pa­dres. Ellos fue­ron los fun­da­do­res del Pa­seo de los Yu­yos. Y es­ta idea de con­fec­cio­nar los mu­ñe­cos y otros ar­tícu­los pro­pios de los festejos de San Juan sur­gió ha­ce co­mo cin­co años. Fue una ini­cia­ti­va de los jó­ve­nes (nues­tros hi­jos y nues­tros nie­tos) pa­ra pa­gar sus es­tu­dios, la cuo­ta de la fa­cul­tad; y no­so­tros les acom­pa­ña­mos”, di­ce Car­men Ama­ri­lla.

Una de las más en­tu­sias­tas fue la hi­ja de Car­men —quien lle­va el mis­mo nom­bre de su ma­dre—, que la ani­mó a con­ver­tir la idea de los mu­cha­chos en un ne­go­cio. “Me di­jo: ‘¿Por qué no ha­ce­mos?’, por­que los re­me­dios no se ven­den por el frío y los mu­ñe­cos sí. Y ha­ce dos años hi­ci­mos nues­tro San Juan y ahí lle­va­mos el Ju­das, el to­ro candil y el kam­bu­chi je­jo­ka”, re­ve­la.

Pa­gano y cris­tiano

La tra­di­ción de la que­ma de Ju­das lle­gó a Pa­ra­guay de la mano de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, pe­ro co­mo ocu­rre en es­tos ca­sos, las cos­tum­bres fo­rá­neas re­ci­bie­ron su do­sis de lo­ca­lis­mo y con el tiem­po la po­bla­ción mes­ti­za le dio se­ñas de iden­ti­dad que la dis­tin­guie­ron de las que se asen­ta­ron en otras la­ti­tu­des.

Las raí­ces de la cos­tum­bre son an­te­rio­res al cris­tia­nis­mo. Se re­mon­tan a los ri­tos má­gi­cos de las an­ti­guas fies­tas pa­ga­nas que se ce­le­bra­ban con la lle­ga­da del sols­ti­cio de verano en el he­mis­fe­rio norte, ca­da 21 de ju­nio. Es­ta fe­cha, con la lle­ga­da del cris­tia­nis­mo, se con­vir­tió en la vís­pe­ra del Día de San Juan Bau­tis­ta, el 24 de ju­nio, en la que tie­ne lu­gar la no­che más cor­ta del año.

El ri­to prin­ci­pal con­sis­tía en en­cen­der una ho­gue­ra pa­ra dar más fuer­za al sol, el que a par­tir de esos días se va vol­vien­do más dé­bil; es de­cir, los días se van acor­tan­do ca­da vez más has­ta el sols­ti­cio de in­vierno. Pe­ro el fue­go, sim­bó­li­ca­men­te, tam­bién te­nía una fun­ción pu­ri­fi­ca­do­ra en las per­so­nas que lo con­tem­pla­ban.

Por su la­do, que­mar un mu­ñe­co de pa­ja te­nía la fun­ción de ex­piar los ma­les, o exor­ci­zar­los. Al arri­bo del cris­tia­nis­mo se si­guie­ron que­man­do es­tas imá­ge­nes que pa­sa­ron a ser iden­ti­fi­ca­das con la efi­gie de quie­nes, por di­ver­sos mo­ti­vos, eran mi­ra­dos con aver­sión. Y una de las fi­gu­ras más odia­das por los cris­tia­nos era Ju­das Is­ca­rio­te.

Así, el pue­blo co­men­zó a aso­ciar a los mu­ñe­cos de pa­ja con el dis­cí­pu­lo que trai­cio­nó a Je­sús de Na­za­reth. Pe­ro la cos­tum­bre de que­mar los mu­ñe­cos de Ju­das se ve­ri­fi­ca­ba, y se lo si­gue ha­cien­do, ca­da Do­min­go de Re­su­rrec­ción. El sin­cre­tis­mo re­li­gio­so hi­zo el res­to, y en Pa­ra­guay am­bas tra­di­cio­nes se fun­die­ron en una so­la y la que­ma pa­só a rea­li­zar­se el Día de San Juan.

Ad­ju­di­car­le al mu­ñe­co la iden­ti­dad de al­gu­na per­so­na re­cae ha­bi­tual­men­te en po­lí­ti­cos, fun­cio­na­rios co­rrup­tos, di­ri­gen­tes de fút­bol, ex­se­lec­cio­na­do­res de la Al­bi­rro­ja, o cual­quier per­so­na­je con­si­de­ra­do ne­fas­to.

Y co­mo ya re­la­ta­ra Car­men Ama­ri­lla, es­te año el po­dio de los más im­po­pu­la­res lo com­par­ten el pre­si­den­te Ho­ra­cio Car­tes, el se­na­dor Juan Carlos Ga­la­ver­na, la po­lí­ti­ca Li­lian Sa­ma­nie­go y la ac­tual vi­ce­pre­si­den­te, Ali­cia Pu­che­ta.

Ven­ta segura

“Es­te es un ne­go­cio muy ren­ta­ble, por­que ven­de­mos a precios ac­ce­si­bles, a chi­cos de es­cue­la, de fa­cul­tad. Los Ju­das es­tán a G. 100.000, con mu­chas bom­bas. Les po­ne­mos el car­tel con el nom­bre que pre­fie­ran. No po­ne­mos los ros­tros, ni in­ten­ta­mos que que­den pa­re­ci­dos”, se­ña­la Car­men Ama­ri­lla.

Pe­ro no so­lo de Ju­das vi­ve San Juan. En el Pa­seo de los Yu­yos es po­si­ble en­con­trar ca­da pe­lo­ta ta­ta a G. 20.000, tres por G. 50.000; el to­ro candil es­tá a G. 150.000, y el cán­ta­ro pa­ra el kam­bu­chi je­jo­ka se pue­de ob­te­ner a par­tir de G. 20.000.

“Tam­bién ven­de­mos la bol­sa pa­ra la ca­rre­ra vo­sa. Po­de­mos ha­cer un com­bo a un pre­cio ac­ce­si­ble con to­dos los jue­gos. Nos com­pran es­tu­dian­tes, em­pre­sa­rios. La otra vez hi­ci­mos dos pa­ra el Sol de Amé­ri­ca, y te­ne­mos otros cua­tro que se van a ir a Ciu­dad del Es­te. Pa­ra que ven­gan a com­prar le doy a la gen­te mi tar­je­ti­ta y tam­bién al­zo en Fa­ce­book. Pe­ro se ven­de so­la­men­te en es­ta épo­ca, un mes más o me­nos du­ra”, di­ce Car­men.

Una pa­re­ja se acer­ca en un au­to. Ba­ja la ven­ta­ni­lla y la mu­jer pre­gun­ta por los Ju­das. “Sí, te­ne­mos. Te po­de­mos ha­cer pre­cio”, pro­me­te Car­men. Los in­tere­sa­dos reanu­dan la marcha, bus­can­do dón­de es­ta­cio­nar. En­se­gui­da van a re­mon­tar a pie Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa pa­ra ele­gir el per­so­na­je que ser­vi­rá de chi­vo ex­pia­to­rio. Los mu­ñe­cos es­pe­ran. Pron­to sus ex­pre­sio­nes con­ge­la­das se con­ver­ti­rán en ce­ni­zas, en­vuel­tas en fue­go y ex­plo­sio­nes. Y los ma­les se irán.

PA­RA ELE­GIR. El Ju­das del año pue­de ser cual­quier per­so­na­je ne­fas­to. Y en Pa­ra­guay abun­dan los can­di­da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.