LA PO­TEN­CIA DEL SAL­TO.

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

lu­cha, sino que al mis­mo tiem­po in­cor­po­ren una for­ma de con­duc­ta, dis­ci­pli­na y res­pe­to, por­que eso tam­bién ha­bla bien de una aca­de­mia, de un maes­tro. Si uno en­se­ña so­lo la téc­ni­ca de dar gol­pes y pa­ta­das, es­tá en­tre­gan­do ar­mas pa­ra que esa sea una per­so­na pe­li­gro­sa pa­ra la so­cie­dad”, ad­vier­te el maes­tro.

Gao­na aña­de que el prac­ti­can­te de ar­tes mar­cia­les tie­ne la po­si­bi­li­dad de des­car­gar su agre­si­vi­dad y ener­gía en ese es­pa­cio que cons­ti­tu­ye su aca­de­mia, el lu­gar en don­de se pue­de sa­car las ga­nas acu­mu­la­das mu­chas ve­ces en la ca­lle y en el trá­fi­co, don­de es ha­bi­tual to­par­se con gen­te al­te­ra­da.

“La gen­te que vie­ne des­car­ga to­da esa agre­si­vi­dad y sa­le más tran­qui­la, co­mo que sa­be de lo que es ca­paz y se mi­de más a la ho­ra de te­ner que en­fren­tar­se a al­guien, por­que es cons­cien­te de que pue­de cau­sar da­ño. Ade­más, el prac­ti­can­te no ne­ce­si­ta pro­bar­se sa­lien­do a la ca­lle a bus­car pe­lea”, re­mar­ca.

El ar­te­mar­cia­lis­ta ase­gu­ra que en su aca­de­mia y en otras, los pro­fe­so­res son muy es­tric­tos con res­pec­to a la dis­ci­pli­na y que si se en­te­ran de que un alumno tu­vo una pe­lea en la ca­lle, sin al­gu­na ra­zón jus­ti­fi­ca­da o no lo hi­zo en de­fen­sa pro­pia, con se­gu­ri­dad le van a im­po­ner al­gún cas­ti­go.

Otro in­te­rro­gan­te pa­ra los que desean apren­der téc­ni­cas de ar­tes mar­cia­les es si las lec­cio­nes re­ci­bi­das les ser­vi­rán en ca­so de su­frir ata­ques o asal­tos en la ca­lle. So­bre es­te pun­to, Gao­na ase­ve­ra que cual­quier dis­ci­pli­na en la que uno en­tre­ne se­ria y res­pon­sa­ble­men­te pue­de ser muy útil pa­ra la de­fen­sa per­so­nal.

“Veo al muay thai muy útil, pe­ro a la vez hay que acla­rar que es un ar­te muy agre­si­vo y da­ñino. La de­fen­sa per­so­nal es un te­ma apar­te, por­que es di­fí­cil ma­ne­jar­la. Es­tá la par­te le­gal y, en vez de so­lu­cio­nar un pro­ble­ma, te pue­de aca­rrear otros más com­pli­ca­dos”, ad­vier­te.

Co­mo cual­quier otra mo­da­li­dad, tan­to el muay thai co­mo el kick bo­xing son for­ma­ti­vas en cuan­to a dis­ci­pli­na y autocontrol, si bien la in­ten­si­dad e im­por­tan­cia que se les dé a esas en­se­ñan­zas de­pen­de­rán de ca­da pro­fe­sor.

“Él de­ci­de qué tan­to for­mar a sus alum­nos co­mo per­so­nas y atle­tas. Lo que ha­cen las ar­tes mar­cia­les es en­se­ñar­le a uno có­mo ac­tuar en ca­da si­tua­ción y es­tar pre­pa­ra­do y lis­to por el en­sa­yo y la prác­ti­ca”, re­sal­ta Gao­na. Es ho­ra de lu­char.

Gol­pear con la ro­di­lla es otra de las ar­mas del boxeo tai­lan­dés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.