LOS PEQUEÑOSTIENEN LA PA­LA­BRA

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Ha­bla­mos con Al­fre­do Duar­te, el pa­ra­gua­yo que aca­ba de ga­nar un Emmy y que bus­ca con­tri­buir a que Pa­ra­guay de­je de ser tan in­vi­si­ble en el mun­do.

De fo­tó­gra­fo de la re­vis­ta Vi­da y del dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra, a re­por­te­ro gráfico de The Was­hing­ton Post, pri­me­ro, y de di­rec­tor téc­ni­co de Uni­vi­sión, des­pués. Ha­bla­mos con Al­fre­do Duar­te, el pa­ra­gua­yo que aca­ba de ga­nar un Emmy y que bus­ca con­tri­buir a que Pa­ra­guay de­je de ser tan in­vi­si­ble en el mun­do.

Exis­ten mu­chas his­to­rias de su­pera­ción, de pa­ra­gua­yos que sa­len del país en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des y triun­fan en si­tios le­ja­nos. Y es que na­die es pro­fe­ta en su tie­rra, di­cen. Pe­ro es­ta his­to­ria es es­pe­cial, por­que su pro­ta­go­nis­ta fue par­te de nues­tra re­vis­ta cuan­do arran­ca­ba, 20 años atrás. Se tra­ta de Al­fre­do Duar­te (40), fo­tó­gra­fo que fue par­te del staff de Vi­da du­ran­te las pri­me­ras edi­cio­nes.

Ha­ce 16 años, un Al­fre­do de po­co más de 20 años par­tía a Es­ta­dos Uni­dos en bus­ca de nue­vos ho­ri­zon­tes, por­que sen­tía que en Pa­ra­guay ha­bía lle­ga­do “has­ta don­de te­nía que lle­gar”. “Cuan­do uno es jo­ven, quie­re se­guir des­cu­brien­do co­sas. Mi ne­ce­si­dad de sa­lir de Pa­ra­guay fue co­mo la que tie­nen otros tan­tos chi­cos”, re­cuer­da.

La idea ini­cial era par­ti­ci­par de un cur­so de fo­to­gra­fía, y a tra­vés de ese se­mi­na­rio con­si­guió el con­tac­to del di­rec­tor de un pe­rió­di­co his­pano, La Na­ción USA. A par­tir de ahí su ca­rre­ra fue en as­cen­so. Más tar­de, y to­can­do una puer­ta tras otra, in­gre­só al gru­po de The Was­hing­ton Post, tra­ba­jan­do pa­ra el se­ma­na­rio El Tiem­po La­tino, di­ri­gi­do a la co­mu­ni­dad his­pa­na del área me­tro­po­li­ta­na de Was­hing­ton DC. En 2015, su nom­bre so­nó muy fuer­te al con­se­guir que su fo­to de un pe­que­ño he­li­cóp­te­ro so­bre­vo­lan­do el Ca­pi­to­lio – se­de del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se– sa­lie­ra na­da más y na­da me­nos que en la por­ta­da de The Was­hing­ton Post.

Hoy es ca­ma­ró­gra­fo, edi­tor y di­rec­tor téc- ni­co de la ca­de­na de te­le­vi­sión Uni­vi­sión, de Was­hing­ton, pe­ro el ca­mino pa­ra lle­gar a eso im­pli­có tiem­po, per­se­ve­ran­cia y tra­ba­jo du­ro.

Aca­ba de ga­nar un premio Ca­pi­tal Emmy por su reportaje de­no­mi­na­do Lo

que di­cen los ni­ños, en el que da la pa­la­bra a pe­que­ños de en­tre cin­co y 12 años que ha­blan de te­mas so­cia­les que afec­tan a los in­mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos. “Es­te tra­ba­jo me to­có mu­cho por to­do lo que es­tán vi­vien­do hoy los ni­ños en la fron­te­ra, ni­ños que con su inocen­cia vie­nen a vi­vir al país de las opor­tu­ni­da­des. Por eso es­te premio es al­go muy im­por­tan­te y va a que­dar por el res­to de mi vi­da co­mo al­go sim­bó­li­co, más allá de lo que sig­ni­fi­ca un ga­lar­dón, por­que es lo que no­so­tros, co­mo co­mu­ni­ca­do­res, ha­ce­mos: tra­ta­mos de mos­trar y en­se­ñar lo que es­tá pa­san­do en la reali­dad”, afir­ma.

- ¿Có­mo te sen­tís des­pués de es­ta pre­mia­ción?

-Es­toy muy con­ten­to, la fe­li­ci­dad es in­men­sa. Cons­te que ya me he ga­na­do va­rios pre­mios aquí co­mo fo­tó­gra­fo pa­ra The Was­hing­ton Post, pe­ro es­te pro­yec­to en sí tie­ne mu­cha im­por­tan­cia, por­que lo he tra­ba­ja­do mu­cho. Y so­bre to­do, más por la si­tua­ción que es­ta­mos vi­vien­do en es­te país con los in­mi­gran­tes. Pa­ra mí es im­por­tan­te re­sal­tar que cuan­do hi­ce es­te tra­ba­jo, el año pa­sa­do, en no­viem­bre, se cum­plía un año de que ga­nó Trump.

- ¿Có­mo nace Lo que di­cen los ni­ños?

Nace de una cu­rio­si­dad pro­pia, pri­me­ro que na­da por te­ner dos hi­jas. Se­gun­do, no­so­tros, co­mo adul­tos y re­por­te­ros nos en­car­ga­mos de ha­cer pre­gun­tas a los pa­dres, a los ana­lis­tas y mu­chas otras per­so­nas que nos dan

un to­que más hu­mano, pe­rio­dís­ti­co, po­lí­ti­co e in­clu­so so­cial. Se me ocu­rrió ha­cer­le esas mis­mas pre­gun­tas a los ni­ños. Por­que cuan­do iba de co­ber­tu­ra, siem­pre los veía, de al­gu­na for­ma, con mie­do, con ga­nas de de­cir al­go, co­mo tam­bién sin­tién­do­se afec­ta­dos y se re­fu­gia­ban en los bra­zos de sus ma­dres o de­trás de ellas. Con­vo­qué a va­rios chi­cos y lo que hi­ce fue una es­pe­cie de ex­pe­ri­men­to so­cial. Les pre­gun­té, sin dar­les mu­chas re­fe­ren­cias de lo que es­ta­mos vi­vien­do, qué es lo que ellos pien­san des­de lo que cap­tan de los co­men­ta­rios de sus pa­dres, de la te­le­vi­sión o de lo que es­cu­chan en la es­cue­la. Cuan­do em­pe­za­mos, les pe­dí que pin­ten sus sue­ños en una pan­car­ta blan­ca gran­de, que plas­men ahí có­mo se ven de gran­des. Ni si­quie­ra di­bu­ja­ron al­gún fu­tu­ro, sin em­bar­go sí se veía a su ma­má, su pa­pá y al hi­jo, jun­tos y uni­dos. Eso tie­ne mu­cho pe­so. Des­pués de eso em­pe­zó la se­rie de pre­gun­tas so­bre ra­cis­mo, mi­gra­ción, dis­cri­mi­na­ción y sus opi­nio­nes de Do­nald Trump.

- Tu tra­ba­jo es muy opor­tuno, jus­to cuan­do sur­ge el dra­ma de la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria que lle­vó a la se­pa­ra­ción de más de 2000 ni­ños mi­gran­tes de sus fa­mi­lias, y cuan­do Trump fir­ma un de­cre­to pa­ra po­ner fin a eso.

- Por su­pues­to. Jus­to se dio en el mo­men­to cla­ve, pues dos se­ma­nas atrás Do­nald Trump es­ta­ba ata­can­do fuer­te­men­te con la se­pa­ra­ción de los ni­ños y su to­le­ran­cia ce­ro. En­ton­ces se vie­ron mu­chos vi­deos a ni­vel mun­dial de cria­tu­ras llo­ran­do. Así que de­fi­ni­ti­va­men­te creo que eso, pa­ra el ju­ra­do, ha­brá si­do muy im­por­tan­te a la ho­ra de de­ci­dir ga­lar­do­nar es­te pro­yec­to.

- ¿Los ni­ños ele­gi­dos son in­mi­gran­tes?

- En su ma­yo­ría son cen­troa­me­ri­ca­nos, des­cen­dien­tes o na­ci­dos allí. Lo que yo tra­té de ha­cer fue, no so­la­men­te po­ner a ni­ños que es­tán vi­vien­do hoy en día es­ta dis­cri­mi­na­ción, sino tam­bién con­vo­car a los que lle­ga­ron al país gra­cias a sus pa­dres con vi­sa y que tie­nen la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar, que es­tán do­cu­men­ta­dos.

- Su­pon­go que de al­gu­na for­ma es­te tra­ba­jo te mar­có de ma­ne­ra es­pe­cial.

- Cla­ro. Tra­ba­jar con 30 ni­ños, es de­cir, con 30 fa­mi­lias, no fue fá­cil. Cuan­do yo los es- cu­ché ha­blar co­mo adul­tos, sin mie­dos, con mu­cha de­ci­sión de lo que es­tán vi­vien­do hoy en Es­ta­dos Uni­dos, me im­pac­tó, por­que ho­nes­ta­men­te no me es­pe­ra­ba que di­je­ran co­sas tan reales, co­mo por ejem­plo: “La mi­gra es la po­li­cía que de­por­ta a los ni­ños”. Co­sas así, muy fuer­tes, so­bre to­do pa­ra ellos que son chi­cos, cuan­do a es­ta edad tie­nen que es­tar es­tu­dian­do o ju­gan­do y no pen­san­do en eso.

- ¿Cuál fue tu reac­ción cuan­do die­ron el nom­bre de tu pro­yec­to co­mo ga­na­dor?

- Me da piel de ga­lli­na el so­lo es­cu­char eso. No me lo creí, por­que en mi ca­te­go­ría es­ta­ban com­pi­tien­do 11 pro­yec­tos más. Ima­gi­na­te com­pe­tir con ca­de­nas y co­le­gas im­por­tan­tes de ABC News, Fox, Te­le­mun­do. Yo ce­rré mis ojos, y cuan­do di­je­ron Lo que di­cen los ni­ños, sal­té de la

emo­ción, eché la si­lla, to­dos es­ta­ban muy con­ten­tos en la me­sa, mis com­pa­ñe­ros de Uni­vi­sión me fe­li­ci­ta­ron. Mien­tras ca­mi­na­ba a la ta­ri­ma a re­ci­bir es­te premio, me acor­da­ba de to­da aque­lla gen­te que tan­to acá –en Es­ta­dos Uni­dos–, co­mo en Pa­ra­guay, me ayu­da­ron a es­tar don­de es­toy hoy. Fue un mo­men­to úni­co. Yo de­cía que si ga­na­ba, iba a agra­de­cer­le a mi ma­má, ha­ce po­qui­to la per­dí, en fe­bre­ro. Y no pu­de de­cir na­da por­que so­lo me die­ron 20 se­gun­dos. Pe­ro fue muy lindo, al­go que po­cas ve­ces en mi vi­da he vi­vi­do, des­pués de mis dos hi­jas. Creo que es un mo­men­to muy im­por­tan­te pa­ra una per­so­na que vie­ne de un país tan chi­qui­to co­mo Pa­ra­guay, y que quie­re sa­lir y cre­cer. En­ton­ces, lo­grar es­to es al­go in­men­so.

- Te­nías 20 se­gun­dos en los que te sa­lió de­cir: “Rohay­hu Pa­ra­guay”...

- Sí, sí. Yo ten­go muy pre­sen­te a mi país por­que soy pa­ra­gua­yo, ven­go de ahí, cre­cí ahí, apren­dí mu­chí­si­mo. Hay de­ma­sia­da gen­te a la que ten­go que agra­de­cer, so­bre to­do a mi ma­má, por­que ella fue la pri­me­ra que me im­pul­só; y des­pués a to­da la gen­te de Re­vis­ta Vi­da y de Úl­ti­ma Ho­ra, por­que ahí tam­bién apren­dí mu­chas co­sas im­por­tan­tes. Y di­je: “Rohay­hu Pa­ra­guay”, por­que con­si­de­ro que es al­go muy sim­bó­li­co nues­tro, úni­co pa­ra una per­so­na que es­tá fue­ra del país re­pre­sen­tán­do­lo. A su vez, tam­bién pa­ra nues­tro pue­blo es im­por­tan­te es­cu­char es­te ti­po de men­sa­jes, por­que nues­tra na­ción nos ne­ce­si­ta, los jó­ve­nes de allá ne­ce­si­tan es­cu­char eso. Yo siem­pre lle­vo en men­te a mi país por­que ven­go de ahí y le ten­go que agra­de­cer to­do. Es­te premio tam­bién se lo de­di­co a mis hi­jas, Sil­va­na (5) y Anahí (3).

- Es lindo ver a pa­ra­gua­yos que se des­ta­can afue­ra y es­tán or­gu­llo­sos del lu­gar de don­de vie­nen...

- Yo nun­ca me voy a ol­vi­dar de eso.

- ¿Pen­sás vol­ver al­gún día?

- Cla­ro que sí. Ho­nes­ta­men­te, no creo que mue­ra aquí. Co­mo pa­ra­gua­yo, creo que a to­dos nos pa­sa eso, que­re­mos re­gre­sar. Aho­ra mis­mo no pue­do por­que mis hi­jas es­tán acá. Pe­ro sí, qui­sie­ra vol­ver. Pa­ra­guay es la tie­rra don­de na­cí y amo mi país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.