Sue­ños ilus­tra­dos

Una ho­ja de pa­pel, una pa­red o una compu­tado­ra. Pa­ra Lu­cas We, cual­quier es­ce­na­rio fun­cio­na co­mo lien­zo. Char­la con un hom­bre cu­yos di­bu­jos tras­cien­den for­ma­tos.

Ultima Hora - Vida - - Front Page - Por: Fá­ti­ma Schulz Va­lle­jos | Fo­tos: Ja­vier Val­dez | Pro­duc­ción: Ama­lia Ri­vas.

To­ma un cua­derno cual­quie­ra que tie­ne unas pá­gi­nas en blan­co y con un lá­piz de pa­pel, el hom­bre em­pie­za a di­bu­jar un bo­ce­to rá­pi­do, co­mo pa­ra que no se le es­ca­pen las ideas. En prin­ci­pio, esa fi­gu­ra es­pon­tá­nea y po­co pre­ten­cio­sa pa­re­cie­ra no sig­ni­fi­car na­da, has­ta que va to­man­do for­ma y se con­vier­te en al­go que al pa­re­cer ni él mis­mo es­pe­ra­ba. Eso mis­mo lo tras­la­da a la pan­ta­lla de la compu­tado­ra y lue­go ten­drá que ha­cer­lo a gran es­ca­la, pa­ra di­bu­jar­lo y pin­tar­lo en dos pa­re­des de la piz­ze­ría don­de con­cre­ta­mos la char­la. Pa­ra Lu­cas We (32), cual­quier es­ce­na­rio va­le a la ho­ra de crear.

Sus di­bu­jos tras­cien­den los sim­bo­lis­mos y los for­ma­tos. Va pa­san­do de lo sim­ple a lo más com­ple­jo. Ins­pi­ra­do en la cul­tu­ra po­pu­lar con­tem­po­rá­nea, bus­ca trans­mi­tir las co­sas más co­ti­dia­nas a tra­vés de tra­zos fir­mes que, pa­so a pa­so, van de­ve­lan­do una fi­gu­ra. Ha­bla­mos con la per­so­na de­trás del ar­tis­ta del Gru­po We, que ha­ce po­co inau­gu­ró Es­pa­cio Bru­to, un lu­gar des­ti­na­do a re­unir tra­ba­jos co­lec­ti­vos y vi­si­bi­li­zar ar­tis­tas emer­gen­tes.

- ¿Qué es Es­pa­cio Bru­to?

- Es­pa­cio Bru­to pa­ra mí es un lu­gar que, de al­gu­na for­ma, siem­pre bus­qué, siem­pre lo so­ñé. Es un si­tio don­de convive to­da esa cul­tu­ra grá­fi­ca, po­pu­lar, del mun­do del di­se­ño y to­do lo que al­gu­na vez con­su­mí en mi vi­da: des­de la mú­si­ca, la pin­tu­ra y el di­bu­jo, has­ta las ga­le­rías y los mu­seos; to­do eso me pe­gó mu­cho y siem­pre qui­se que es­tu­vie­ran en un mis­mo lu­gar. Tra­ba­jo co­mo ilus­tra­dor y di­se­ña­dor gráfico, ten­go un pe­que­ño estudio en don­de so­mos tres per­so­nas —yo es­toy co­mo di­rec­tor de ar­te— y al prin­ci­pio se lla­ma­ba Estudio Bru­to. En­ton­ces, lo que hi­ci­mos fue con­ver­tir­lo en Es­pa­cio Bru­to, con ga­le­ría y ac­ti­vi­da­des: te­ne­mos una me­sa de ping pong, los jue­ves que­re­mos pa­sar mú­si­ca y to­mar al­go, ha­cer ac­ti­vi­da­des que nos ha­gan bien, más que na­da.

- ¿Al­go pa­re­ci­do a un cen­tro cul­tu­ral?

- Exac­ta­men­te. Al­go al­ter­na­ti­vo, pe­que­ño, yo lo to­mo co­mo un pro­to­ti­po de cen­tro cul­tu­ral, que es al­go que creo que fal­ta acá en Pa­ra­guay. En­ton­ces, pien­so que es­ta­mos en el mo­men­to en que me to­ca a mí ha­cer­me car­go de es­to que, es­pe­ro, al­gu­na vez crez­ca más. Hay gen­te se­dien­ta de con­su­mir ar­te de es­ta ma­ne­ra o co­mo lo di­go yo, un es­pa­cio pa­ra gen­te que lle­ga in­tere­sa­da en char­lar, co­no­cer per­so­nas co­pa­das, que ten­gan ga­nas de ha­cer co­sas. Hoy día es­toy pen­san­do có­mo ha­cer que es­te lu­gar fun­cio­ne real­men­te y sea ren­ta­ble en al­gún mo­men­to. Por aho­ra to­da­vía es so­lo un sue­ño y lo ha­ce­mos to­do a pul­món y con es­fuer­zo. Pe­ro sé que es un pro­ce­so y es­toy tra­ba­jan­do en eso.

En re­tros­pec­ti­va

Des­de pe­que­ño, Lu­cas em­pe­zó a mos­trar su ha­bi­li­dad con los tra­zos. Di­bu­ja­ba mu­cho, pe­ro ase­gu­ra que cuan­do lle­gó a la se­cun­da­ria —en For­mo­sa—, el co­le­gio lo apa­gó. “Te­nía me­dia ho­ra de ar­te por se­ma­na y pa­ra mí era co­mo que no exis­tía, ahí el di­bu­jo era una he­rra­mien­ta que no me ser­vía pa­ra na­da, por­que lo im­por­tan­te era sa­ber de nú­me­ros y me­mo­ri­zar la lec­ción oral. Re­cién en la fa­cul­tad vol­ví a des­cu­brir­me co­mo di­bu­jan­te. Ahí me di cuen­ta de que era un re­cur­so más co­mo la fo­to­gra­fía y em­pe­cé a lle­var mi es­té­ti­ca, mi di­bu­jo y mi for­ma a la ca­lle. Em­pe­cé a ha­cer sten­cil, di­bu­ja­ba, re­cor­ta­ba la plan­ti­lla y sa­lía a pin­tar”, re­me­mo­ra.

Tiem­po des­pués, y al fin su­pe­ra­da esa eta­pa de frus­tra­ción, co­men­zó a jun­tar­se con un gru­po de ami­gos y com­pa­ñe­ros, con ma­te­ria­les en mano, pa­ra po­ner­se a di­bu­jar. Así na­ció el Gru­po We y fue cuan­do de­ci­dió cam­biar su ape­lli­do de san­gre —Men­do­za— por el del co­lec­ti­vo que ha­bía con­for­ma­do, pa­san­do a ser Lu­cas We.

- ¿Por qué “We”? ¿Tie­ne al­gún sig­ni­fi­ca­do?

- “We”, sí. En el nor­te ar­gen­tino, más que na­da en el Cha­co, se di­ce “weeee” cuan­do vos ad­mi­rás al­go. Por ejem­plo, yo te mues­tro un di­bu­jo que hi­ce y vos me de­cís “qué weeeee, qué bueno!”. Es más o me­nos eso, co­mo una ex­cla­ma­ción. Y eso fue lo pri­me­ro que lla­mó mi aten­ción cuan­do lle­gué a ese lu­gar, por­que to­do el mun­do lo de­cía, en­ton­ces lo to­mé co­mo nom­bre.

Ins­pi­ra­ción fa­mi­liar

Hi­jo de Mar­le­ne, cos­tu­re­ra; y Sil­ves­tre, en­tre­na­dor de bo­xeo, sus abue­los pa­ter­nos son pa­ra­gua­yos y tam­bién su abue­la ma­ter­na. Y si bien na­ció en Bue­nos Aires (Ar­gen­ti­na), a los cin­co años sus pa­dres se se­pa­ra­ron y fue a vi­vir con su ma­má a For­mo­sa, aun­que to­das las va­ca­cio­nes las pa­sa­ba en la ca­pi­tal por­te­ña con su pa­pá. Pe­ro se­ría en el nor­te ar­gen­tino don­de da­ría sus pri­me­ros gui­ños a la ilus­tra­ción. Su in­te­rés por el ar­te, ase­gu­ra, vie­ne des­de ni­ño, pe­ro no so­lo lo atra­jo a él, sino tam­bién a sus her­ma­nos. Uno de ellos es­tu­dió ci­ne y es ges­tor cul­tu­ral en For­mo­sa; su her­ma­na se de­di­ca

al ma­qui­lla­je ar­tís­ti­co, y él, al di­se­ño y la ilus­tra­ción. “Creo que el di­bu­jo siem­pre fue lo pri­me­ro pa­ra mí. Mi in­cli­na­ción por el ar­te se la de­bo a mi vie­ja, Mar­le­ne, quien se de­di­ca a la cos­tu­ra y tra­ba­ja de la mis­ma ma­ne­ra que yo, pe­ro con ro­pa. To­da nues­tra vi­da, mis her­ma­nos y yo nos ves­ti­mos con pren­das que nos co­sió ella. Siem­pre tra­ba­jó y fue muy crea­ti­va. Apren­día las co­sas mi­ran­do, com­pran­do re­vis­tas, des­de la au­to­ges­tión”, se­ña­la.

- ¿Es un po­co au­to­di­dac­ta?

- Sien­to que un po­co, lo que no­so­tros so­mos y ha­ce­mos tie­ne que ver con to­do lo que ella hi­zo. Yo hi­ce lo mis­mo, aun­que en otro ám­bi­to; pe­ro co­mo ella, con mu­cha ener­gía, en­fo­cán­do­me en al­go. Tu­vo mo­men­tos en que tra­ba­ja­ba con em­plea­dos, des­pués es­ta­ba so­la, pe­ro has­ta aho­ra ella si­gue ha­cien­do lo que cree y con eso nos man­tu­vo a no­so­tros, nos hi­zo es­tu­diar, tie­ne su ca­sa y sus pe­que­ñas co­mo­di­da­des. Pro­ven­go de una fa­mi­lia hu­mil­de y creo que eso es lo que nos da a no­so­tros la ener­gía, por­que sa­be­mos lo que es. Mi vie­ja em­pe­zó des­de muy aba­jo y yo creo que ahí es­tá la fuer­za en to­do lo que ha­go. En to­do, siem­pre mi re­fe­ren­te es mi ma­má.

Cam­bio de aires

Su lle­ga­da a Pa­ra­guay no fue pre­me­di­ta­da. Es­ta­ba cur­san­do Di­se­ño Gráfico en una uni­ver­si­dad de Re­sis­ten­cia, Cha­co (Ar­gen­ti­na). Es­tan­do allá, con un gru­po de com­pa­ñe­ros lle­va­ban ade­lan­te va­rios pro­yec­tos ar­tís­ti­cos. Sus pri­me­ras sa­li­das crea­ti­vas te­nían que ver con el di­se­ño gráfico y con ten­den­cias que en ese en­ton­ces es­ta­ban im­pues­tas, co­mo ka­waii, ins­pi­ra­da en la cul­tu­ra po­pu­lar ja­po­ne­sa. A par­tir de es­ta in­fluen­cia, Lu­cas de­ci­dió re­crear se­res mi­to­ló­gi­cos co­mo el Jasy

Ja­te­re y el Pom­be­ro, con una par­ti­cu­lar es­té­ti­ca. “La cul­tu­ra en For­mo­sa es la cul­tu­ra gua­ra­ní, bá­si­ca­men­te, no es muy di­fe­ren­te. Nos cuen­tan los mis­mos mi­tos y le­yen­das de acá. Con mis her­ma­nos cre­ci­mos con mie­do al Pom­be­ro, Jasy Ja­te­re, Lui­són y a to­do eso. Yo veía Som­bras en la no­che, era co­mo mi pro­gra­ma de te­rror fa­vo­ri­to”, re­cuer­da en­tre ri­sas.

Jus­ta­men­te por los tra­ba­jos que ha­bía rea­li­za­do en gra­fit­ti con es­tos per­so­na­jes, la agen­cia Oni­ria de Asun­ción con­tac­tó con él y su equipo pa­ra ve­nir a Pa­ra­guay a dic­tar un ta­ller de ar­te ur­bano, es­pe­cí­fi­ca­men­te de sten­cil. En ese en­ton­ces, la vi­si­ta fue es­po­rá­di­ca, pe­ro pe­ga­ron tan­ta bue­na on­da que po­cos años des­pués, la mis­ma agen­cia lo con­tra­tó co­mo Di­rec­tor de Ar­te y se mu­dó a nues­tra ca­pi­tal, el si­tio don­de, se­gún él, en­con­tró su lu­gar. En esa agen­cia es­tu­vo tra­ba­jan­do un año y me­dio has­ta que de­ci­dió ca­mi­nar so­lo por las ca­lles de Asun­ción. Él jura que se de­be a que ca­yó en un cir­cui­to de ami­gos que le abrie­ron mu­chas puer­tas. “Creo que esa po­si­bi­li­dad me per­mi­tió sen­tir­me muy a gus­to y bien re­ci­bi­do”, re­cuer­da.

Ade­más de se­guir con el di­bu­jo y la ilus­tra­ción, co­men­zó a bo­ce­tar los flyers y la ta­pa del dis­co de la ban­da mu­si­cal de un ami­go. Des­pués fue sur­gien­do un pro­yec­to tras otro, y el en­tu­sias­mo rá­pi­da­men­te lo lle­vó a in­vo­lu­crar­se en esa co­rrien­te en la que pa­sa­ba a ser una pie­za más de ini­cia­ti­vas en las que “to­do el mun­do es­ta­ba ac­ti­van­do y ha­cien­do co­sas ar­tís­ti­cas”. “An­tes es­ta­ba acos­tum­bra­do a ser yo la ca­be­za de to­das las ini­cia­ti­vas, en­ton­ces me em­pe­cé a in­cor­po­rar a pro­yec­tos en los que ya ha­bía gen­te tra­ba­jan­do”, ex­pli­ca.

- ¿Y de re­pen­te na­ce Club Bo­li­via Tro­pi­cal?

- Con el tiem­po sur­ge ha­cer una fies­ta por mi cum­plea­ños y ahí na­ce Club Bo­li­via

Tro­pi­cal, una mú­si­ca que yo ve­nía es­cu­chan­do y era to­da­vía muy ra­ra acá; co­mo una cum­bia elec­tró­ni­ca, me­dio bi­za­rra, que da­ba más ri­sa que otra co­sa. En­ton­ces yo, con to­dos esos ami­gos con los que ve­nía tra­ba­jan­do, for­mo Club Bo­li­via, que em­pe­zó co­mo una fies­ti­ta chi­ca y des­pués se hi­zo un pro­yec­to gi­gan­te en don­de ha­bía grá­fi­ca, au­dio­vi­sual, bai­le en vi­vo, una pro­duc­ción gran­de. Cre­ció con una mag­ni­tud que no ha­bía­mos pen­sa­do has­ta con­ver­tir­se en una pe­que­ña em­pre­sa. - ¿Y en qué mo­men­to se con­vier­ten en Pan­di­lla Gua­ra­ní? - Nos lla­man pa­ra ir a un en­cuen­tro de di­se­ño de La­ti­noa­mé­ri­ca que se hi­zo en

Mar del Pla­ta en 2014 ó 2015. Nos in­vi­tan co­mo Bo­li­via pa­ra que re­pre­sen­te­mos a Pa­ra­guay ha­cien­do allá una fies­ta, te­nien­do un stand y mos­tran­do un po­co lo que ha­ce­mos. Y ahí sur­ge en­tre no­so­tros la du­da de que iría­mos a re­pre­sen­tar a Pa­ra­guay lla­mán­do­nos Bo­li­via, pen­sa­mos que íba­mos a ge­ne­rar una con­fu­sión gi­gan­te, en­ton­ces en ese mo­men­to nos re­plan­tea­mos y cam­bia­mos el nom­bre a Pan­di­lla Gua­ra­ní y Bo­li­via iba a ser la fies­ta de ese em­pren­di­mien­to. Y ahí na­ce otro nue­vo co­lec­ti­vo que te­nía ya un en­ca­re más gran­de. Y aho­ra na­ce Bru­to, siem­pre se tra­ta de un co­lec­ti­vo de gen­te, en es­te ca­si to­das ya son per­so­nas dis­tin­tas. Pa­ra mí es muy im­por­tan­te con­ta­giar­se de ener­gía, yo es­pe­ro un po­co eso. Hay mo­men­tos en que ten­go mu­chas ideas y ga­nas, hay días que es­toy pa­ra arri­ba, pe­ro hay otros que es­toy pa­ra aba­jo, en­ton­ces ne­ce­si­to un abra­zo, al­guien que me em­pu­je pa­ra ade­lan­te.

La per­so­na y el ar­tis­ta

La ima­gen de So­fía Lo­ren va to­man­do for­ma en una de las pa­re­des de la piz­ze­ría. De re­pen­te pa­re­ce re­cor­dar un

de­ta­lle, se le­van­ta, to­ma nue­va­men­te el pin­cel que mi­nu­tos atrás ha­bía de­ja­do a un la­do pa­ra char­lar y con­ti­núa con sus tra­zos, lo que no im­pi­de que los re­cuer­dos si­gan sien­do par­te im­por­tan­te de la con­ver­sa­ción.

En la vi­da de Lu­cas, ha­ce tiem­po que Pa­ra­guay de­jó de ser un es­ce­na­rio pa­sa­je­ro. Hoy adop­tó a es­te país co­mo su­yo, y mo­ti­vos no le fal­tan. No so­lo lle­va ocho años desa­rro­llan­do su ca­rre­ra acá, sino que tam­bién su fa­mi­lia es pa­ra­gua­ya: Mai­ka, su es­po­sa, y Jua­na, su hi­ja de ape­nas un mes.

- Ser pa­dre, ¿cam­bió tu for­ma de ha­cer ar­te?

- Lo que te pue­do de­cir es que cam­bió mi ru­ti­na, mi for­ma de dor­mir, de mo­ver­me, mis ho­ra­rios. Hoy de­pen­do de lo que Jua­na ne­ce­si­te o de lo que ten­ga­mos que ha­cer pa­ra que ella es­té bien, pa­ra que to­do lo de­más se aco­mo­de. No hay na­da más im­por­tan­te en es­te mo­men­to pa­ra mí. Ni mi tra­ba­jo ni na­da. So­la­men­te ella.

- Ade­más de la fa­mi­lia que te anu­da a Pa­ra­guay, ¿hay al­go más?

- Yo es­toy muy con­ten­to con Pa­ra­guay, me gus­ta mu­cho, me agra­da. To­do el mun­do di­ce que acá hay mu­cho por ha­cer y es cier­to. Pe­ro pien­so que no es que hay que ha­cer­lo por ha­cer­lo no­más. Los que de ver­dad se van a des­ta­car de al­gu­na ma­ne­ra y van a ha­cer al­go son los que lo ha­gan con amor. Yo creo que a Pa­ra­guay lo que le fal­ta es gen­te que ha­ga las co­sas, pri­me­ro con amor, y des­pués por­que po­dría ser un ne­go­cio.

Me acuer­do de al­go muy pun­tual. Cuan­do ha­cía­mos Bo­li­via, el fo­co nun­ca fue el di­ne­ro; de he­cho, el pro­yec­to se ter­mi­nó cuan­do em­pe­zó a ha­ber gui­ta. Por­que ahí no su­pi­mos qué ha­cer y la de­ci­sión fue que de­ja­ra de exis­tir pa­ra que no se con­vir­tie­ra en un pro­ble­ma pa­ra no­so­tros. Mu­cha gen­te ve­nía a de­cir­nos que que­ría ha­cer lo mis­mo, si cuán­to di­ne­ro ga­ná­ba­mos y cuán­to hay que in­ver­tir, y ahí la for­ma de en­ca­rar ya es otra. No te pue­do de­cir que al­go va a fun­cio­nar sí o sí por­que lo ha­gas de una u otra ma­ne­ra, pe­ro si que­rés que al­go real­men­te sal­ga, no lo ha­gas so­la­men­te con una in­ten­ción eco­nó­mi­ca, sino que esa sea la con­se­cuen­cia. Pa­ra mí el di­ne­ro es siem­pre eso, al­go se­cun­da­rio. Yo tra­to de que mis tra­ba­jos me den ga­nan­cias en al­gún mo­men­to, pe­ro pri­me­ro es­tán otras co­sas.

- ¿Hay al­go que bus­cás trans­mi­tir con tu ar­te?

- Creo que el men­sa­je va cam­bian­do con la ma­du­rez de uno. En al­gún mo­men­to, cuan­do em­pe­cé a pin­tar o a di­bu­jar en la ca­lle, era co­mo sim­ple­za y ale­gría, que­ría ha­cer al­go es­té­ti­co y lin­do. Hoy en día mi in­te­rés tie­ne que ver con la cul­tu­ra po­pu­lar con­tem­po­rá­nea de es­te la­do, mos­trar con una es­té­ti­ca pro­pia si­tua­cio­nes de la vi­da co­ti­dia­na de es­ta par­te del mun­do, re­gis­trar un po­co lo que pa­sa. Y es­toy tra­ba­jan­do en eso. No di­go que aho­ra se en­tien­da eso 100%, pe­ro por eso ca­da vez voy bus­can­do co­sas más sim­ples, que pue­da lle­var­las a mi for­ma de di­bu­jar, a mis co­lo­res. Esa es mi bús­que­da hoy.

- ¿Có­mo de­fi­ni­rías tu es­ti­lo?

- No sé có­mo lo de­fi­ni­ría. Creo que el ar­tis­ta es­tá en cons­tan­te cri­sis. No po­dría de­fi­nir mi es­ti­lo, pe­ro sí te po­dría de­cir que tie­ne mu­chos con­di­men­tos, lo de­fino co­mo un gui­so en el cual yo le agre­go un po­co de di­se­ño, gra­fi­ti, ar­te ur­bano, có­mic, vi­deo­jue­go, ar­te clá­si­co y mu­chos via­jes y vi­ven­cias. Yo amo la cul­tu­ra po­pu­lar de La­ti­noa­mé­ri­ca en sí. Siem­pre que pue­do via­jo a al­gún lu­gar a des­cu­brir có­mo es la cum­bia co­lom­bia­na, en Pe­rú la co­mi­da y los mer­ca­dos, y es co­mo que to­das esas co­sas las ti­ro a la olla y ha­go lo que sa­le. Pe­ro es­ti­lo de­fi­ni­do no ten­go, nun­ca lo pen­sé así.

- ¿Y a Lu­cas Men­do­za lo po­drías de­fi­nir?

- A él na­die lo co­no­ce (ri­sas).

-Bueno, a Lu­cas We, en­ton­ces, ¿có­mo es él?

- Cues­ta mu­cho de­fi­nir­se a uno mis­mo. Te pue­do de­cir mu­chas co­sas. Soy fa­mi­li­ero, amo a mi fa­mi­lia, mi vie­ja, mis her­ma­nos, a mis ami­gos. Los ad­mi­ro a to­dos ellos. Ten­go gen­te que me ins­pi­ra mu­cho. Calcu­lo que ten­go al­go de ca­ris­ma, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma, pa­ra te­ner mu­cha bue­na on­da con la gen­te, por­que se me van dan­do las co­sas y en­ton­ces pien­so que al­go ha­bré he­cho bien. Pe­ro tam­bién soy una per­so­na me­lan­có­li­ca. Ten­go días bue­nos y otros en los que es­toy más inseguro, y cuan­do es­toy así me abra­zo a mi es­po­sa, a mis ami­gos, a los que es­tán, y tra­to de mi­rar­los. Sien­to que siem­pre ne­ce­si­to de las otras per­so­nas, por­que soy al­guien muy ener­gé­ti­co. Ne­ce­si­to dar y re­ci­bir to­do el tiem­po. Por­que hay ve­ces que doy mu­cho, me ago­to y ne­ce­si­to abra­zar­me a los de­más pa­ra re­cu­pe­rar­me. Es di­fí­cil de­fi­nir­se, pe­ro soy muy fe­liz y es­toy en una muy bue­na eta­pa de mi vi­da. No por eso de­jo de te­ner pro­ble­mas, pe­ro pa­ra mí ha­cer lo que me gus­ta es al­go que tam­bién me mo­ti­va.

14

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.