SOS pro­fun­do

La so­bre­pes­ca si­gue as­fi­xian­do a más de la mi­tad de las po­bla­cio­nes de pe­ces del Me­di­te­rrá­neo, que jun­to al mar Ne­gro tie­ne el tris­te ho­nor de ser el más so­bre­ex­plo­ta­do del mun­do, pe­se a las pro­me­sas de cam­bio de los paí­ses ri­be­re­ños.

Ultima Hora - Vida - - Zapping - Por: Be­lén Del­ga­do (EFE).

Las úl­ti­mas ci­fras de la Or­ga­ni­za­ción de la ONU pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), di­fun­di­das la se­ma­na pa­sa­da, son una lla­ma­da de aten­ción al es­ta­do de los re­cur­sos pes­que­ros en el mun­do y, en es­pe­cial, en el Me­di­te­rrá­neo. Tan­to allí co­mo en el mar Ne­gro, el 62% de las po­bla­cio­nes de pe­ces se cap­tu­ra­ron en 2015 de for­ma in­sos­te­ni­ble (ex­ce­si­va y des­truc­ti­va), com­pro­me­tien­do la pro­duc­ti­vi­dad a lar­go pla­zo y la re­cu­pe­ra­ción de las es­pe­cies. Fren­te a los dos mi­llo­nes de to­ne­la­das de pes­ca­do que lle­ga­ban a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1980 a los puer­tos me­di­te­rrá­neos, en 2015 se des­car­ga­ron so­lo 1,3 mi­llo­nes.

En­tre las es­pe­cies cap­tu­ra­das, la mer­lu­za, el sal­mo­ne­te, el ro­da­ba­llo, el len­gua­do, la an­choa y la sar­di­na si­guen sien­do ob­je­to de so­bre­pes­ca.

"El Me­di­te­rrá­neo es un mar se­mi­ce­rra­do ba­jo la pre­sión ur­ba­nís­ti­ca y de la pes­ca. Influyen la con­ta­mi­na­ción, el cam­bio cli­má­ti­co y un con­tex­to geo­po­lí­ti­co par­ti­cu­lar, con gue­rras y mi­gra­cio­nes", sos­tie­ne el se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la Co­mi­sión General de Pes­ca de ese mar, Ab­de­llah Srour.

Su or­ga­ni­za­ción, que en­glo­ba a paí­ses ri­be­re­ños, se en­car­ga de ga­ran­ti­zar la con-

ser­va­ción y el uso sos­te­ni­ble de los re­cur­sos ma­ri­nos en esas aguas, don­de sus es­ta­dís­ti­cas ha­blan de que un 85% de las po­bla­cio­nes de pe­ces se en­cuen­tran en un ni­vel de so­bre­ex­plo­ta­ción.

Me­di­das de con­trol

Cons­cien­te de que la si­tua­ción no es la desea­da, Srour de­fien­de que des­de 2005 han adop­ta­do más de 30 de­ci­sio­nes vin­cu­lan­tes; en­tre ellas, cie­rres tem­po­ra­les y es­pa­cia­les pa­ra pes­car, me­di­das pa­ra se­lec­cio­nar los apa­re­jos y nue­vos re­qui­si­tos pa­ra de­ter­mi­na­das es­pe­cies.

En 2017 se apro­bó un plan re­gio­nal de ac­ción con­tra la pes­ca ile­gal, pa­ra el que han em­pe­za­do por eva­luar el al­can­ce real del pro­ble­ma. La ONG Ocea­na les ha pues­to so­bre la pis­ta de al me­nos 41 ca­sos sos­pe­cho­sos en tres áreas pro­te­gi­das del ca­nal de Si­ci­lia, de San­ta Ma­ría de Leu­ca (sur de Ita­lia) y del Gol­fo de León (sur de Fran­cia).

Pa­ra eso, ha do­cu­men­ta­do las mi­les de ho­ras que han pa­sa­do allí dis­tin­tas em­bar­ca­cio­nes, que se­gún los re­gis­tros po­seen re­des de arras­tre, a pe­sar de que es­tá prohi­bi­do em­plear­las en el fon­do de esas áreas.

Van­ya Vul­per­horst, ase­so­ra de Ocea­na, lla­ma a los paí­ses a ejer­cer más con­trol y acla­rar las ar­tes de pes­ca que uti­li­zan los bar­cos cuan­do atra­vie­san esas zo­nas.

La or­ga­ni­za­ción tam­bién de­nun­cia la pre­sen­cia de bar­cos pes­que­ros eu­ro­peos en las aguas de sie­te paí­ses me­di­te­rrá­neos con los que la Unión Eu­ro­pea no tie­ne acuer­dos bi­la­te­ra­les de pes­ca (so­lo ha sus­cri­to uno con Ma­rrue­cos), y exi­ge más trans­pa­ren­cia so­bre los acuer­dos de em­bar­ca­cio­nes pri­va­das con ter­ce­ros paí­ses pa­ra ve­ri­fi­car si sus ac­ti­vi­da­des son le­ga­les.

Pa­ra Vul­per­horst, se han rea­li­za­do "de­ma­sia­dos com­pro­mi­sos" y ha lle­ga­do el mo­men­to de "cam­biar las co­sas en el te­rreno y co­men­zar a ver ac­cio­nes más drás­ti­cas a corto pla­zo".

In­gre­sos fu­tu­ros

Una fun­cio­na­ria de la Unión Eu­ro­pea mos­tró su con­fian­za en adop­tar me­jo­res me­di­das de ges­tión pa­ra que las po­bla­cio­nes de pe­ces pue­dan vol­ver a ni­ve­les sa­lu­da­bles y que los pes­ca­do­res ten­gan una fuen­te su­fi­cien­te de in­gre­sos en el fu­tu­ro.

En el Me­di­te­rrá­neo ope­ran ca­si 100.000 em­bar­ca­cio­nes, el 80% de pe­que­ña es­ca­la, dan­do tra­ba­jo di­rec­to a más de 300.000 per­so­nas.

La UE tie­ne re­glas pa­ra ase­gu­rar los me­ca­nis­mos de con­trol, que de­ben im­ple­men­tar los paí­ses miem­bros, y es­tá ayu­dan­do a otros Es­ta­dos de la re­gión a apli­car­los.

Srour cree que fal­ta re­for­zar el sis­te­ma de mo­ni­to­reo, si bien se sien­te op­ti­mis­ta con los pri­me­ros efec­tos que pa­re­cen ver­se por la ges­tión.

Se­gún el se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo, se ha re­du­ci­do en un 14% la ta­sa me­dia de ex­plo­ta­ción de la mer­lu­za, y es­pe­ra que eso sea un "pri­mer signo" de que la ten­den­cia se re­vier­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.