Tem­ple de ace­ro

Tatiana Ga­ba­glio era ape­nas una ni­ña cuan­do un bom­be­ro la res­ca­tó de en­tre las lla­mas. A 14 años del in­cen­dio del Ycuá Bo­la­ños, es­ta so­bre­vi­vien­te si­gue li­bran­do una ba­ta­lla dia­ria: su­pe­rar­se a sí mis­ma.

Ultima Hora - Vida - - Front Page - Ves­tua­rio: Uni­cen­tro Cal­za­dos: Baz­zar San Martín Ma­qui­lla­je: Ro­mi Va­li­not­ti, Beauty Cen­ter Pei­na­do: Raio Bem­ba.

So­bre­vi­vió a la tra­ge­dia ci­vil más gran­de del país. Era ape­nas una ni­ña cuan­do tu­vo que li­diar con si­tua­cio­nes ex­tre­mas que le cam­bia­ron la vi­da por com­ple­to. A 14 años del día que mar­có su pre­sen­te y su fu­tu­ro, ella si­gue li­bran­do una ba­ta­lla dia­ria pa­ra su­pe­rar­se a sí mis­ma. De­por­tis­ta, apli­ca­da es­tu­dian­te, bom­be­ra, lí­der. Tatiana Ga­ba­glio: la que no se rin­de.

Cual­quie­ra di­ría que no. Pe­ro lo es. Es­ta mu­cha­cha ale­gre que vie­ne a no­so­tros con pa­sos fir­mes y ener­gía con­ta­gian­te es ella. La mis­ma que años atrás vi­vió el ca­pí­tu­lo más dra­má­ti­co de su his­to­ria den­tro de un su­per­mer­ca­do que se in­cen­dió por ne­gli­gen­cia cri­mi­nal. La ni­ña que que­dó atra­pa­da cuan­do una par­te del cie­lo­rra­so ca­yó so­bre su pier­na, y que cuan­do pen­sa­ba que iba a mo­rir a los sie­te años, en me­dio de las lla­mas, fue res­ca­ta­da por un bom­be­ro. La mis­ma que su­frió con­se­cuen­cias fí­si­cas que la obli­ga­ron a re­di­se­ñar su mo­do de en­ca­rar la vi­da.

Es ella, sí. Esos ojos pe­que­ños, que si­guen vi­va­ces pe­se a ha­ber co­no­ci­do el su­fri­mien­to, son in­con­fun­di­bles. Es Tatiana Ga­ba­glio (21), una jo­ven me­nu­da de me­ji­llas re­don­dea­das y ca­be­llos lar­gos y on­du­la­dos, que cur­sa dos ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias, tra­ba­ja, es bom­be­ra y no se asus­ta an­te los desafíos.

Des­de la os­cu­ri­dad

Los gri­tos. Las vo­ces de la gen­te im­plo­ran­do sa­lir. La tor­men­ta de fue­go. El hu­mo as­fi­xian­te. La sed. La di­fi­cul­tad de res­pi­rar. La os­cu­ri­dad. La de­ses­pe­ra­ción. La luz... la salvación.

Es­tos son los re­cuer­dos más fuer­tes que sub­sis­ten en la me­mo­ria de Tatiana, tal vez al­go des­di­bu­ja­dos por el tiem­po, pe­ro con la mis­ma ni­ti­dez do­lo­ro­sa con que las per­ci­bió aquel 1 de agos­to de 2004, cuan­do se con­vir­tió en una de las víc­ti­mas del in­cen­dio del su­per­mer­ca­do Ycuá Bo­la­ños, de Asun­ción.

Ta­ti ya no llo­ra al re­cor­dar. Lo ha­ce con la tem­plan­za se­re­na que da la ma­du­rez y la acep­ta­ción de los he­chos con­su­ma­dos e irre­ver­si­bles.

“Mi vi­da cam­bió to­tal­men­te a par­tir de ahí, dio un gi­ro de 180 gra­dos. Yo vol­ví a na­cer ese día”, ase­gu­ra.

Acep­tar­se

“Vos dor­mí. No­so­tros te va­mos a qui­tar lo que te­nés en tu pier­na y al día si­guien­te vol­vés a tu ca­sa”. Las pa­la­bras del mé­di­co fue­ron las úl­ti­mas que es­cu­chó an­tes de per­der la con­cien­cia a cau­sa de la anes­te­sia. Sie­te días des­pués des­per­tó y no hi­zo fal­ta que le di­je­ran na­da. Ella lo des­cu­brió por sí mis­ma: ya no te­nía la par­te in­fe­rior de su pier­na de­re­cha. Tu­vie­ron que ha­cer­le una ampu­tación par­cial, de la ro­di­lla pa­ra aba­jo, a cau­sa de una in­fec­ción. No ha­bía op­ción: era su pier­na o su vi­da.

- ¿Có­mo fue el pro­ce­so pa­ra acep­tar tu cuer­po des­pués de la ampu­tación?

- No fue na­da fá­cil, in­ten­té mu­chas ve­ces qui­tar­me la vi­da. Me sa­ca­ba las son­das, me ti­ra­ba de la ca­mi­lla, vol­vía a abrir to­da mi he­ri­da, de nue­vo me lle­va­ban a qui­ró­fano. Y así to­do el tiem­po, era un aten­tar per­ma­nen­te con­tra mí

Des­pués no acep­ta­ba las mu­le­tas, no que­ría usar la si­lla de rue­das, no que­ría ha­cer na­da por ca­mi­nar. Llo­ra­ba, ha­cía es­cán­da­los.

- ¿Qué te ayu­dó a cam­biar de ac­ti­tud?

- Y em­pe­cé a mi­rar a mi al­re­de­dor, en el hos­pi­tal, don­de es­tu­ve mu­cho tiem­po. Es­cu­cha­ba de una ne­ni­ta que te­nía cua­tro años que se que­mó por com­ple­to, te­nía otro com­pa­ñe­ro de sa­la que tu­vo que­ma­du­ras gra­ves tam­bién, su­pe de una per­so­na que ha­bía fa­lle­ci­do en el hos­pi­tal. Creo que re­ca­pa­ci­té o al­guien en­tró a mi ca­be­za y me di­jo: ‘Bueno, pa­rá ya. Es­tás vi­va’.

Tam­bién me di cuen­ta de que mi ma­má su­fría mu­cho. En­ton­ces le di­je: “No llo­res más. Es muy po­co lo que yo per­dí en com­pa­ra­ción con lo que otras fa­mi­lias per­die­ron: a sus se­res que­ri­dos. Nun­ca más le van a vol­ver a ver”. Sin em­bar­go, ella me te­nía vi­va y lo úni­co que me fal­ta­ba era una pier­na.

Ade­más, veía en la te­vé có­mo la gen­te em­pe­za­ba a mar­char, a pe­dir jus­ti­cia, a re­cla­mar por las víc­ti­mas. Y en­ton­ces fue cuan­do di­je: “Mi lu­gar es­tá ahí. Me ten­go que le­van­tar y ha­cer lo mis­mo”. No sa­bía ni có­mo, pe­ro que­ría ha­cer­lo. Fi­nal­men­te ter­mi­né acep­tan­do la si­lla de rue­das.

A fin de cuen­tas, esa si­lla se con­vir­tió en una aliada que la ayu­dó a te­ner más li­ber­tad. En to­do el hos­pi­tal –el Cen­tro Mé­di­co Bau­tis­ta, don­de es­tu­vo in­ter­na­da du­ran­te dos me­ses y 17 días– co­no­cían a esa ni­ña que se pa­sea­ba de un pi­so al otro im­pul­san­do las rue­das de su si­lla, ha­cien­do pre­gun­tas, cu­rio­sean­do. “Me iba a mo­les­tar a los doc­to­res, a las en­fer­me­ras, a las se­cre­ta­rias. Ellas me en­se­ña­ron compu­tación. Yo era muy con­sen­ti­da por to­do el personal, me mal­cria­ron mu­cho”, re­co­no­ce.

- ¿Tu nue­va con­di­ción fí­si­ca afec­tó tu au­to­es­ti­ma?

- Al prin­ci­pio yo de­cía que no iba a po­der ha­cer na­da sin una pier­na, que no ten­dría no­vio, no prac­ti­ca­ría deportes ni tra­ba­ja­ría, y un mon­tón de co­sas que me iban lle­nan­do la ca­be­za. Tu­ve un mon­tón de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos a me­di­da que iba cre­cien­do.

Pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, tu­ve mu­chí­si­mo apo­yo si­co­ló­gi­co, y eso fue tan im­por­tan­te que has­ta aho­ra me si­gue ayu­dan­do a le­van­tar­me y su­pe­rar obs­tácu­los. Si vos pre­gun­tás a mis com­pa­ñe­ros o ami­gos cer­ca­nos, te van a de­cir que yo soy la per­so­na con la au­to­es­ti­ma más ele­va­da del mun­do. En reali­dad no es tan­to así, pe­ro pa­ra mí es co­mo un es­cu­do dia­rio que me pro­te­ge.

El he­cho de que vos hoy me es­tés es­cu­chan­do ha­blar así, na­tu­ral­men­te, ya es un gran logro, por­que co­noz­co a mu­chas per­so­nas que has­ta aho­ra si­guen llo­ran­do, sin va­lo­rar el he­cho de es­tar vivas.

Ma­dres

Ta­ti apren­dió a se­guir ade­lan­te con la ayu­da de su fa­mi­lia y ami­gos. A su ma­dre, Yu­dith, le cos­tó li­diar con la si­tua­ción. “Creo que fue la que más su­frió des­pués de la tra­ge­dia. Ella no que­ría ver mi pier­na, no se ani­ma­ba a ha­cer­me la cu­ra­ción, por te­mor a las­ti­mar­me. No ha­bla­ba de lo que fue el in­cen­dio ni acu­día a los lu­ga­res adon­de iban a re­cla­mar los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas. Yo, en cam­bio, sí que­ría ir”.

Qui­zás por eso la ni­ña se afe­rró mu­cho a otra fi­gu­ra fe­me­ni­na que co­no­ció en ese tiem­po: la si­có­lo­ga Car­men Ri­va­ro­la, de la Coor­di­na­do­ra de Víc­ti­mas del Ycuá Bo­la­ños, a quien con­si­de­ra una ma­dre del co­ra­zón.

“La fi­gu­ra de Car­men fue muy im­por­tan­te en mi vi­da. Prác­ti­ca­men­te mi mo­de­lo a se­guir. Ella fue la per­so­na que me sos­tu­vo en las bue­nas y en las ma­las. Que es­tu­vo in­con­di­cio­nal­men­te pa­ra mí, 24 ho­ras, los sie­te días. Fue quien más me ayu­dó a le­van­tar­me, a for­ta­le­cer mi au­to­es­ti­ma”, agra­de­ce. Los ca­mi­nos de am­bas se se­pa­ra­ron en un mo­men­to, pe­ro has­ta aho­ra man­tie­nen co­mu­ni­ca­ción.

Su ma­dre, Yu­dith, no obs­tan­te, si­guió ocu­pan­do un lu­gar fun­da­men­tal en su vi­da. Pe­ro des­de ha­ce dos años es­tá vi­vien­do en Es­pa­ña. “La­men­to mu­chí­si­mo que se ha­ya te­ni­do que ir a otro país pa­ra tra­ba­jar, por fal­ta de opor­tu­ni­da­des en Pa­ra­guay. Cuan­do una pier­de a al­guien es cuan­do más le va­lo­ra. La ex­tra­ño mu­chí­si­mo”, ad­mi­te.

Lle­nar los es­pa­cios

Tras un lar­go pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción fí­si­ca y si­co­ló­gi­ca, la pe­que­ña lo­gró vol­ver a ca­mi­nar gra­cias a una prótesis (pier­na or­to­pé­di­ca). A par­tir de ahí, ya no se que­dó quie­ta. Apren­dió a andar en bi­ci­cle­ta, fue in­te­gran­te de la se­lec­ción de bás­quet del co­le­gio, ju­ga­ba al fút­bol, prac­ti­ca­ba jiu jit­su y has­ta lle­gó a co­rrer ma­ra­to­nes, pe­ro tu­vo que sus­pen­der es­to úl­ti­mo cuan­do rom­pió su prótesis ha­cién­do­lo. Ade­más, se des­ta­ca­ba en la es­cue­la y el co­le­gio por sus ex­ce­len­tes no­tas, fue di­ri­gen­te es­tu­dian­til y tam­bién se pre­pa­ró pa­ra con­ver­tir­se en bom­be­ra. “Siem­pre in­ten­ta­ba ocu­par to­do mi tiem­po ha­cien­do mi­les de co­sas, pa­ra no re­cor­dar. Por­que ca­da vez que es­ta­ba de bal­de, re­cor­da­ba”, con­fie­sa.

Hoy se mue­ve con tal na­tu­ra­li­dad so­bre su pier­na or­to­pé­di­ca, que na­die sos­pe­cha­ría que la tie­ne. Ves­ti­da con un sa­qui­to ro­jo, re­me­ra bá­si­ca y pan­ta­lón ne­gro, aguar­da el mo­men­to de en­trar a ha­cer su con­fe­ren­cia ma­gis­tral en la ma­te­ria Ora­to­ria, de la li­cen­cia­tu­ra en Cri­mi­na­lís­ti­ca y Cien­cias Fo­ren­ses.

“¡Ho­la, Ta­ti!”, to­dos los que pa­san y la ven, la re­co­no­cen y la sa­lu­dan o se acer­can a co­men­tar­le al­go. Le­jos de ser al­guien que se apar­ta o man­tie­ne un ba­jo per­fil, ella es el cen­tro de aten­ción adon­de va. Su in­te­li­gen­cia y sus do­tes de li­de­raz­go la lle­va­ron a ser de­le­ga­da de cur­so, presidenta del Cen­tro de Es­tu­dian­tes, coor­di­na­do­ra eje­cu­ti­va de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Es­tu­dian­tes Se­cun­da­rios, bom­be­ra, en­tre otras co­sas.

“Fui apren­dien­do a ca­mi­nar y a ha­cer mi vi­da co­mo al­guien nor­mal, no me con­si­de­ro una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad, por­que creo que la dis­ca­pa­ci­dad es­tá en la men­te na­da más. Si vos te­nés las ga­nas y la vo­lun­tad de ha­cer las co­sas, las vas a ha­cer, con o sin ex­tre­mi­da­des”, ase­gu­ra.

Del no­so­tros al yo

Lunes. Co­mo ca­da se­ma­na, los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas del Ycuá Bo­la­ños y los so­mis­ma.

bre­vi­vien­tes se reúnen pa­ra ha­blar de su si­tua­ción, au­nar es­fuer­zos y de­li­near es­tra­te­gias pa­ra con­ti­nuar su lu­cha en bus­ca de jus­ti­cia. Una ni­ña lle­ga en bi­ci­cle­ta, co­mo lo ha­ce siem­pre, y se su­ma al en­cuen­tro, pres­tan­do aten­ción a to­do lo que se di­ce. Nun­ca fal­ta. Es Tatiana, y la es­ce­na se si­túa en sus años de ni­ñez.

Esa ru­ti­na con­ti­nuó du­ran­te mu­cho tiem­po. “Yo cre­cí con adul­tos. Mi mun­do era es­tar to­do el tiem­po con la gen­te de la Coor­di­na­do­ra (de Víc­ti­mas del Ycua Bo­la­ños). Me en­can­ta­ba la lu­cha so­cial des­de chi­ca, por­que eso me in­cul­ca­ron. Qui­zás per­dí un po­co de mi in­fan­cia de­trás de esas per­so­nas. Pe­ro tam­bién ga­né tan­tas ex­pe­rien­cias, tan­tas en­se­ñan­zas de ellos, que aho­ra mu­cho de eso me es­tá ayu­dan­do a sa­lir ade­lan­te: esa for­ta­le­za que siem­pre me ins­pi­ra­ron, esas ga­nas de lu­char por la jus­ti­cia ver­da­de­ra”.

Tiem­po des­pués, ya con­ver­ti­da en una jo­ven ma­yor de edad, fue en­ten­dien­do que te­nía que pa­sar a otra eta­pa. “Me di cuen­ta de que se­guir así tam­bién me ha­cía da­ño, por­que yo so­la­men­te cre­cía con lo que es­cu­cha­ba de otra gen­te, con los pro­ble­mas de otros, no es­ta­ba ha­cien­do mi vi­da, no te­nía una per­so­na­li­dad pro­pia. Te­nía 18 años y no sa­bía quién era. Se­guía sien­do la mis­ma per­so­na ines­ta­ble que fui des­de el mo­men­to de la tra­ge­dia, la mis­ma per­so­na llo­ro­na que to­dos los 1 de agos­to se iba a la­men­tar lo ocu­rri­do, que no le en­con­tra­ba el la­do po­si­ti­vo a la vi­da, que se­guía vien­do so­lo lo ma­lo”.

- ¿Y en qué cam­bias­te?

- Apren­dí a de­jar de llo­rar, a no te­ner ra­bia den­tro de mí, a no sen­tir frus­tra­ción por lo ocu­rri­do. A su­pe­rar los obs­tácu­los, a plan­tear­me desafíos. Y em­pe­cé a com­par­tir con otras per­so­nas mis vi­ven­cias des­de chi­qui­ta, a en­se­ñar­le a los otros to­do lo que yo ha­bía apren­di­do co­mo ex­pe­rien­cia de vi­da.

- ¿Qué te qui­tó y qué te dio el ha­ber pa­sa­do por to­da es­ta ex­pe­rien­cia?

- Pri­me­ro, me dió va­len­tía, me hi­zo no te­mer a las ad­ver­si­da­des. Me dio fuer­za. Es­ta tra­ge­dia me hi­zo ma­du­rar, tris­te­men­te, pe­ro lo hi­zo. Mu­chas per­so­nas in­clu­so pen­sa­ban que yo te­nía más edad de la real, al es­cu­char­me ha­blar. Me dio el pri­vi­le­gio de se­guir con vi­da, de po­der en­se­ñar y trans­mi­tir a otras per­so­nas las ga­nas de vi­vir.

Con­tra­dic­cio­nes

Un día le hi­cie­ron una pro­pues­ta la­bo­ral que la pu­so en­tre la es­pa­da y la pa­red: un tra­ba­jo en el Po­der Ju­di­cial, el lu­gar que más cues­tio­na­ba en sus lu­chas. Un to­rren­te de sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios la hi­zo en­trar en con­flic­to con­si­go mis­ma. “Fue di­fí­cil pa­ra mí, por­que siem­pre es­tu­ve tra­ba­jan­do con la or­ga­ni­za­ción de víc­ti­mas, que te­nía un pen­sa­mien­to en con­tra de esa ins­ti­tu­ción. Man­te­nía­mos una pos­tu­ra crí­ti­ca ha­cia el Po­der Ju­di­cial, por con­si­de­rar­lo co­rrup­to y cri­mi­nal. Y yo me iba a ir a tra­ba­jar jus­ta­men­te a ese lu­gar”, re­cuer­da.

Fue su ac­tual je­fe –quien la lle­vó allí– el que le dio los ar­gu­men­tos pa­ra ayu­dar­la a de­jar de sen­tir­se in­có­mo­da: “Él me di­jo al­go muy cier­to: ‘Yo sé que vos es­tás ra­bia­da con­tra el Po­der Ju­di­cial, pe­ro en reali­dad es­tás ra­bia­da con las per­so­nas, no con la ins­ti­tu­ción. Y la úni­ca ma­ne­ra en que vos pue­das ha­cer al­go pa­ra cam­biar las co­sas, es en­tran­do a tra­ba­jar acá, vien­do có­mo fun­cio­na y, si te­nés la po­si­bi­li­dad de cam­biar al­go, ha­cer­lo vos mis­ma y des­de aden­tro”.

Ha­ce ya cua­tro años que Ga­ba­glio tra­ba­ja en la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, en una de­pen­den­cia lla­ma­da Sis­te­ma Na­cio­nal de Fa­ci­li­ta­do­res Ju­di­cia­les, cu­yo ob­je­ti­vo es pro­pi­ciar el ac­ce­so a la Jus­ti­cia pa­ra per­so­nas en con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad. Ta­ti es­tá a car­go del área ju­ve­nil y, jun­to con otros fun­cio­na­rios, se ocu­pa de di­fun­dir in­for­ma­ción so­bre los de­re­chos que tie­nen las per­so­nas y de co­la­bo­rar pa­ra me­jo­rar el ac­ce­so a la Jus­ti­cia.

Par­te de su tra­ba­jo es pro­mo­ver, en los co­le­gios, la elec­ción de fa­ci­li­ta­do­res es­tu­dian­ti­les, el vo­lun­ta­ria­do y la sen­si­bi­li­za­ción so­bre la vio­len­cia fa­mi­liar. Ade­más, brin­da char­las so­bre au­to­es­ti­ma, prevención de dro­gas y bull­ying, jun­to con es­pe­cia­lis­tas. “Me en­can­ta mi tra­ba­jo”, ase­gu­ra hoy es­ta jo­ven, que es­tá cur­san­do el úl­ti­mo año de la li­cen­cia­tu­ra en Cri­mi­na­lís­ti­ca y Cien­cias Fo­ren­ses en la Uni­ver­si­dad del Cha­co (Uni­cha­co). Pa­ra­le­la­men­te, es­tu­dia el se­gun­do año de la ca­rre­ra de De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción, y afir­ma que se enamo­ró de es­ta ra­ma. Co­mo si fue­ra po­co, en 2015 ju­ró co­mo bom­be­ra vo­lun­ta­ria ac­ti­va.

- Prác­ti­ca­men­te ca­si to­do lo que ele­gis­te ser, gi­ra en torno a lo que vi­vis­te a par­tir de la tra­ge­dia: bom­be­ros, cri­mi­na­lís­ti­ca, de­re­cho, jus­ti­cia...

- Sí. Cuan­do es­ta­ba en el hos­pi­tal pen­sa­ba: ‘Yo quie­ro ser doc­to­ra’, por­que le te­nía co­mo mo­de­los a se­guir a mis doc­to­res. Lue­go que­ría se­guir Si­co­lo­gía, por ad­mi­ra­ción a Car­men (Ri­va­ro­la). La ca­rre­ra de Cri­mi­na­lís­ti­ca la ele­gí por­que en el ca­so Ycuá Bo­la­ños hu­bo mu­chí­si­mas fa­len­cias en el pe­ri­ta­je. En ese en­ton­ces no te­nía­mos, por ejem­plo, pe­ri­tos ac­ci­den­tó­lo­gos de in­cen­dios. In­gre­sé a los Bom­be­ros en ho­nor a la per­so­na que me sal­vó la vi­da (Éd­gar Bo­ga­rín). La elec­ción de la ca­rre­ra de De­re­cho fue por­que sen­tía una gran frus­tra­ción des­pués de lo que pa­só con nues­tra abo­ga­da, que ven­dió nues­tra cau­sa.

- ¿Qué opi­nás de los re­sul­ta­dos del pro­ce­so ju­di­cial en el ca­so Ycuá Bo­la­ños?

- Yo fui apren­dien­do mu­chas co­sas. Por ejem­plo, que no hay que con­fun­dir jus­ti­cia con de­re­cho. La jus­ti­cia es dar a ca­da uno lo su­yo. Nun­ca le van a po­der dar lo que es su­yo a una víc­ti­ma o a un fa­mi­liar que per­dió a un ser que­ri­do, por­que ya se lo arre­ba­ta­ron, no hay for­ma de de­vol­vér­se­lo, no hay for­ma de que ha­ya jus­ti­cia, por­que no se va a po­der

com­pen­sar ja­más la pér­di­da, ni si le das to­do el oro del mun­do. La gen­te cree que jus­ti­cia es un re­sar­ci­mien­to eco­nó­mi­co. No. A no­so­tros nos die­ron un di­ne­ro, pe­ro en mi ca­so, por ejem­plo, no me sir­vió de na­da. A los que per­die­ron sus se­res que­ri­dos tam­po­co les sir­vió. Nun­ca más los vol­vie­ron a ver.

- ¿Creés que fue jus­ta la con­de­na?

- Ana­li­zan­do des­de el pun­to de vis­ta del de­re­cho, la sen­ten­cia es­tá. Pe­ro no podemos ne­gar que hu­bo jue­ces que se ven­die­ron, hu­bo mu­cho di­ne­ro de por me­dio. No es­toy de acuer­do con que le ha­yan da­do li­ber­tad a los cul­pa­bles. Por lo me­nos te­nían que ha­ber cum­pli­do su con­de­na.

Días lle­nos

Un día nor­mal de es­ta jo­ven se ini­cia a las 4.40 de la ma­ña­na, ho­ra en que se le­van­ta y se pre­pa­ra pa­ra ir a tra­ba­jar al Po­der Ju­di­cial, don­de es­tá has­ta las 13.00. Al sa­lir de allí, va di­rec­to a la Fa­cul­tad de De­re­cho, don­de tie­ne cla­ses de 14.00 a 17.00. Su si­guien­te pa­ra­da es otra uni­ver­si­dad, don­de es­tu­dia Cri­mi­na­lís­ti­ca de 18.00 a 21.00.

- ¿Qué es lo que más dis­fru­tás ha­cer?

- Y aho­ra no dis­fru­to na­da por­que com­pren­de­rás que no ten­go vi­da (ríe), ca­si no ten­go tiem­po. La gen­te me pre­gun­ta có­mo es que pue­do lle­var dos ca­rre­ras si­mul­tá­nea­men­te y tra­ba­jar. Pe­ro se pue­de. De to­dos mo­dos tra­to de en­con­trar el es­pa­cio pa­ra ha­cer otras co­sas que me gus­tan, co­mo com­par­tir con mis ami­gos. No sé de dón­de, pe­ro sa­co tiem­po.

- ¿Con qué obs­tácu­los te­nés que li­diar to­da­vía?

- Co­mo to­dos, tam­bién ten­go mis días ba­jos. Por ejem­plo, cuan­do mi prótesis lle­ga al pun­to en que hay que cam­biar­la y de­bo em­pe­zar otra vez a pe­dir ayu­da por la pren­sa, por re­des so­cia­les, a cual­quier per­so­na, a ins­ti­tu­cio­nes, pa­ra que me do­nen una que su­pera los G. 25 mi­llo­nes. Es al­go que su­ce­de más o me­nos ca­da seis me­ses, aun­que aho­ra ya no es­té cre­cien­do; tie­ne que ver con la ca­li­dad y la vi­da útil de la prótesis.

En esos ca­sos es cuan­do re­cuer­do lo que per­dí y em­pie­zo a frus­trar­me, quie­ro ti­rar mi prótesis con­tra la pa­red. Pe­ro lue­go re­ca­pa­ci­to y di­go: “No, Ta­ti, te­nés mu­chí­si­mo”.

Yo creo que el do­lor te pue­de trans­for­mar en una per­so­na re­sen­ti­da que da­ña a los de­más o dar­te la em­pa­tía ne­ce­sa­ria pa­ra po­ner­te en el lu­gar de otros y, des­de ese lu­gar, ayu­dar. Vos ele­gís que ti­po de per­so­na que­rés ser.

- En al­gún mo­men­to di­jis­te que en el pa­sa­do sen­tías que los de­más te de­bían al­go, que la sociedad te de­bía al­go. ¿Qué te hi­zo cam­biar de opi­nión?

- La vi­da mis­ma. El he­cho de le­van­tar­te, es­tar vi­va, agra­de­cer un día más, com­pa­rar lo que pu­do ha­ber si­do tu vi­da si se­guía co­mo es­ta­ba an­tes de ese 1 de agos­to, y co­mo es aho­ra. Te­ner un tra­ba­jo, un je­fe que to­do el tiem­po te ani­ma a desa­rro­llar­te co­mo per­so­na; con­tar con la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar, con una fa­mi­lia que te acom­pa­ña, ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que es­tán ahí apo­yán­do­te, que te dan áni­mo. Veo con otros ojos to­do lo que es­tá a mi al­re­de­dor.

- ¿Cuá­les son tus me­tas?

- Mi me­ta a corto pla­zo es ter­mi­nar la ca­rre­ra de Cri­mi­na­lís­ti­ca, y la de De­re­cho. Y a lar­go pla­zo me gus­ta­ría in­cur­sio­nar en la política, me fas­ci­na la política en su esen­cia, no la po­li­ti­que­ría ba­ra­ta. Quie­ro en al­gún mo­men­to ha­cer al­go más por los de­más. Quie­ro que to­da mi pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca –y tam­bién si­co­ló­gi­ca, emo­cio­nal– sir­va en al­gún mo­men­to pa­ra ayu­dar a otras per­so­nas. Que tan­tos años es­tu­dian­do no so­lo sir­van pa­ra ejer­cer no­más la pro­fe­sión y es­tar sen­ta­da. Quie­ro que el he­cho de es­tu­diar De­re­cho sig­ni­fi­que ayu­dar a los de­más a en­con­trar la jus­ti­cia que an­he­lan.

En cuan­to a fa­mi­lia, no me pre­gun­tes por­que no me veo to­da­vía ca­sa­da. Bueno, en al­gún mo­men­to me gus­ta­ría ca­sar­me, te­ner hi­jos, pe­ro cuan­do ter­mi­ne mi ca­rre­ra. Aho­ra mis­mo quie­ro te­ner so­lo dos hi­jos, que son mis tí­tu­los. Pre­fie­ro con­cen­trar­me en mi ca­mino a la ex­ce­len­cia, un no­vio aho­ra pue­de des­viar­me de mi tra­yec­to. Soy una per­so­na muy per­fec­cio­nis­ta.

- ¿De qué te enor­gu­lle­cés?

- ¿Eso no lo pue­de de­cir otra per­so­na? (Pien­sa, y fi­nal­men­te ac­ce­de a res­pon­der). Po­dría de­cir que de mi re­si­lien­cia, de la em­pa­tía que ten­go con los de­más. Lo que me ca­rac­te­ri­za es bus­car una so­lu­ción pa­ra to­do, no so­la­men­te ver el pro­ble­ma. A ve­ces me pon­go a pen­sar en to­das las co­sas de las que la gen­te se que­ja, so­bre to­do los jó­ve­nes. Me pa­re­cen tan pe­que­ños los pro­ble­mas que di­cen te­ner. En oca­sio­nes me pre­gun­tan: ‘¿Có­mo es que vos po­dés ver­le el la­do po­si­ti­vo a to­do, si no te­nés una pier­na?’. Yo con­tes­to: ‘¿Có­mo es que vos, te­nien­do to­do, le ves el la­do ne­ga­ti­vo?’.

Yo aho­ra me río de mu­chas co­sas ma­las que me pa­san. Me di­go: ‘¡Qué pu­cha!, so­bre­vi­ví a una de las tra­ge­dias más gran­des del país’. Les de­mos­tré a mu­chí­si­mas per­so­nas que sí se pue­de, que no es ne­ce­sa­rio te­ner to­das las ex­tre­mi­da­des pa­ra ser lo que te gus­ta. ¿De qué me voy a que­jar? Per­dí una pier­na, no la vi­da. Y es­toy acá.

Yo hi­ce de mi de­fec­to una vir­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.