Un país en dos con­ti­nen­tes

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Tur­quía po­see la com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra sa­tis­fa­cer las in­quie­tu­des has­ta del via­je­ro más in­tré­pi­do: una ri­ca cul­tu­ra mu­sul­ma­na, un pa­sa­do his­tó­ri­co asom­bro­so, una ar­qui­tec­tu­ra de múl­ti­ples es­ti­los y unos pai­sa­jes alu­ci­nan­tes dig­nos de ex­plo­rar y que de­rri­ba­rán to­do ti­po de pre­jui­cios.

Ate­rri­zar en el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Ata­türk se sien­te di­fe­ren­te. Aun­que si­ga­mos en Eu­ro­pa, lo dis­tin­to se per­ci­be con fa­ci­li­dad. Lle­ga­mos a Tur­quía, la puer­ta eu­ro­pea ha­cia Asia. Un país enig­má­ti­co, má­gi­co y en­can­ta­dor, don­de la tra­di­ción ven­de­do­ra de sus co­mer­cian­tes con­vier­te el pa­seo por sus ca­lles en una ex­pe­rien­cia úni­ca en sí mis­ma.

Exis­ten mu­chos pre­jui­cios a la ho­ra de ha­blar de Tur­quía. Pe­ro lo pri­me­ro que hay que sa­ber, por­que po­dría to­mar por sor­pre­sa a cual­quier via­je­ro, es que de re­pen­te, y sin es­pe­rar­lo, se em­pie­za a es­cu­char por al­ta­vo­ces, que pa­re­cen es­tar en to­das par­tes, la voz del al­mue­cín, ca­si can­ta­da, lla­man­do a la ora­ción. Es­te he­cho, por ex­tra­ño que pa­rez­ca, sin du­da es uno de los sím­bo­los de Es­tam­bul.

Y así ini­cia­mos el re­co­rri­do. Los ci­ta­di­nos no de­jan de ha­blar­nos en tur­co, ára­be, in­glés y has­ta es­pa­ñol. Sin du­das, hay que pi­sar Es­tam­bul y re­co­rrer sus ca­lles pa­ra rom­per los pre­jui­cios que te­ne­mos so­bre una ciu­dad que li­te­ral­men­te une Oc­ci­den­te y Orien­te con tres gi­gan­tes­cos puen­tes col­gan­tes. El te­mor que po­día­mos ha­ber sen­ti­do al lle­gar in­me­dia­ta­men­te des­apa­re­ce al sen­tir la ca­li­dez y hos­pi­ta­li­dad de su gen­te, dis­pues­ta a que sus vi­si­tan­tes se sien­tan co­mo en ca­sa.

Y es que con ca­si 15 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes vi­vien­do en ella, la ciu­dad tur­ca es des­co­mu­nal en to­do, has­ta en el mie­do que pue­de des­per­tar en mu­chos via­je­ros dar­le una opor­tu­ni­dad y acer­car­se a co­no­cer­la.

De Tur­quía co­mo des­tino tu­rís­ti­co, te­ne­mos mu­cho pa­ra con­tar: es uno de los paí­ses del Me­di­te­rrá­neo con ma­yor y ri­quí­si­mo patrimonio cul­tu­ral, con rui­nas grie­gas y ro­ma­nas re­par­ti­das por to­da su geo­gra­fía.

Ciu­dad de con­tras­tes

Lin­da, rui­do­sa, his­tó­ri­ca e in­tere­san­te. Así es Es­tam­bul. Una de las po­cas ur­bes del

mun­do que per­te­ne­ce a dos con­ti­nen­tes, Asia y Eu­ro­pa; la di­vi­de el Bósforo, un es­tre­cho que na­ce en el mar de Már­ma­ra y se ex­tien­de has­ta el mar Ne­gro. Acá nos es­pe­ran aven­tu­ras dig­nas de Las mil y una no­ches.

Pa­ra to­dos los que quie­ran, co­mo de­cía Ed­mun­do de Mé­di­cis, co­me­ter la ex­cen­tri­ci­dad de “fu­mar en un con­ti­nen­te y ti­rar la ce­ni­za en otro”, es po­si­ble to­mar un ferry des­de el mue­lle de Emi­nö­nü y dis­fru­tar de un her­mo­so pa­seo de unos 20 ó 30 mi­nu­tos que lle­ga­rá has­ta Asia. Aun­que tam­bién, pa­ra los más im­pa­cien­tes, el me­tro Mar­ma­ray los de­ja­rá ahí en me­nos de cin­co mi­nu­tos.

Y allí, las aba­rro­ta­das ori­llas de Üs­kü­dar —uno de los ba­rrios más an­ti­guos de es­ta par­te— nos re­ci­ben ya en sue­lo asiá­ti­co y nos in­vi­tan a dis­fru­tar, a ori­llas del Bósforo, de al­guno de los tra­di­cio­na­les pla­tos de una cul­tu­ra fas­ci­nan­te. Em­pe­zan­do por el desa­yuno: hay to­ma­tes, pe­pi­nos, va­rie­dad de que­sos, mer­me­la­das, tor­ti­llas, man­te­ca de ca­cao y, des­de lue­go, mu­cho té. Así que ya se pue­den ima­gi­nar lo que vie­ne des­pués. Su gas­tro­no­mía in­clu­ye una di­ver­si­dad de re­ce­tas con su com­bi­na­ción de es­pe­cias y hier­bas, ofre­cien­do pla­tos que abar­can so­pa, en­sa­la­da, car­ne de cor­de­ro y ver­du­ra. La be­bi­da na­cio­nal es el ra­ki, una es­pe­cie de anís, aun­que tam­bién be­ben mu­cho ay­ran, que es yo­gur di­suel­to en agua. De­bi­do a la gran ri­que­za en fru­tas y ver­du­ras de la re­gión, se to­man mu­chos ju­gos na­tu­ra­les y té, ser­vi­do muy ca­lien­te —aun­que ha­ga 40° C de ca­lor— y ja­más con le­che.

To­da­vía hay mu­cha be­lle­za por des­cu­brir y por eso nos em­bar­ca­mos en sus mer­ca­dos: el Gran Ba­zar y el Ba­zar de las Es­pe­cias, la pla­za Tak­sim, la to­rre de Gá­la­ta, la mez­qui­ta Azul, la ba­sí­li­ca de San­ta So­fía y un sin­fín de atrac­ti­vos pa­ra im­preg­nar­nos con sus sin­gu­la­res vis­tas y vi­bran­tes so­ni­dos.

De pe­lí­cu­la

Es me­dia­no­che y to­ma­mos un au­to­bús que nos lle­ve por al me­nos 10 ho­ras has­ta una re­gión his­tó­ri­ca de Ana­to­lia Cen­tral. Nue­va­men­te, pa­ra los más an­sio­sos, es­te via­je se pue­de ha­cer en avión y ga­nar tiem­po. Pe­ro pa­ra los aman­tes de la aven­tu­ra, via­jar en co­lec­ti­vo y mi­rar los pai­sa­jes le­gio­na­rios en el ca­mino se­rá un de­lei­te pa­ra los sen­ti­dos. Así lle­ga­mos a Ca­pa­do­cia, uno de los des­ti­nos más be­llos y ra­ros del mun­do.

Cuen­tan que to­das esas pie­dras que pa­re­cen hon­gos fue­ron ha­das ha­ce mi­llo­nes de años. Y que esas ha­das con­vi­vían en ar­mo­nía con los hu­ma­nos has­ta que una de ellas se enamo­ró de un hom­bre. Y en­ton­ces el ha­da rei­na, enojada, con­vir­tió en pa­lo­ma a el ha­da enamo­ra­di­za y a to­das las de­más y las con­de­nó a la eter­ni­dad den­tro de las pie­dras que son co­no­ci­das co­mo chi­me­neas de ha­das.

Con ese re­la­to de uno de los guías co-

mien­za la aven­tu­ra por uno de los lu­ga­res más her­mo­sos, que enamo­ra has­ta al via­je­ro más es­cép­ti­co del mun­do, con le­yen­das y pai­sa­jes que pa­re­cen de otro pla­ne­ta.

Ca­pa­do­cia, o Ka­pa­dok­ya —en tur­co—, es un lu­gar fun­da­men­tal pa­ra la his­to­ria del cris­tia­nis­mo. Ha si­do tes­ti­go de va­rias ci­vi­li­za­cio­nes e im­pe­rios —los hi­ti­tas, per­sas, he­le­nos, ro­ma­nos, asi­rios— y hoy vi­ve prin­ci­pal­men­te del tu­ris­mo.

El asom­bro va cre­cien­do. Vis­tas ma­ra­vi­llo­sas, ár­bo­les de los que cuel­gan ojos tur­cos de la bue­na suer­te, tem­plos cons­trui­dos den­tro de cue­vas, ca­mi­na­tas por tú­ne­les tan an­gos­tos en los que no ca­be más de una per­so­na por vez. Con una lin­ter­na nos aden­tra­mos en cue­vas os­cu­ras, has­ta sie­te pi­sos ba­jo sue­lo pa­ra re­co­rrer es­ta­blos, co­me­do­res, bo­de­gas y áreas ha­bi­ta­cio­na­les de una ciu­dad sub­te­rrá­nea aban­do­na­da, al más pu­ro es­ti­lo del jue­go In­dia­na Jo­nes en bus­ca de la Atlán­ti­da.

Es una ma­ña­na de ju­lio, pleno ve­rano en Tur­quía. El cli­ma es per­fec­to, cie­lo azul, com­ple­ta­men­te des­pe­ja­do y un vien­ti­to que nos da en la ca­ra ha­cién­do­nos sen­tir más que nun­ca la paz que evo­ca ese lu­gar con tan­ta his­to­ria.

Ama­ne­cer en glo­bo

Son las 4.30. To­da­vía es­tá os­cu­ro. El sol pa­re­ce no de­ci­dir­se en­tre aso­mar­se o se­guir es­con­di­do. Los que es­ta­mos ahí es­pe­ran­do ha­bía­mos dor­mi­do po­cas ho­ras; tras­no­cha­da con ilu­sión, le lla­ma­ría yo. Pe­ro la fal­ta de sue­ño no im­por­ta, igual es­ta­mos dis­pues­tos pa­ra la aven­tu­ra.

Una ca­mio­ne­ta nos lle­va al si­tio de des­pe­gue, a la zo­na de Gö­re­me. Cien­tos de glo­bos ae­ros­tá­ti­cos se ven des­fi­lan­do —hay más de 20 em­pre­sas que ofre­cen es­ta aven­tu­ra— y em­pie­zan a ca­len­tar­se a fo­go­na­zos. Me­dia ho­ra des­pués em­pe­za­mos a abor­dar el glo­bo, que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra unas 20 per­so­nas, ca­da uno.

Mi­nu­tos des­pués em­pie­za el vue­lo, cuan­do dis­pa­ran los pri­me­ros ra­yos de sol. El glo­bo se ele­va y uno

se sien­te vo­lan­do en la

al­fom­bra má­gi­ca. En eso, el as­tro rey se re­ve­la y el cie­lo se lle­na de co­lo­res. Subimos a unos 900 me­tros, o más. Des­de las al­tu­ras, to­do ad­quie­re una nue­va pers­pec­ti­va. Em­pie­za a ama­ne­cer y la sen­sa­ción de fe­li­ci­dad se apo­de­ra del cuer­po, al igual que esa sen­sa­ción de flo­tar, la de vo­lar sin­tien­do el ai­re en la ca­ra y los bra­zos.

Esos glo­bos pin­tan el cie­lo y con­tras­tan con el pai­sa­je: los va­lles de Ca­pa­do­cia con sus mi­le­na­rias ro­cas de dis­tin­tas for­mas, pi­rá­mi­des, cres­tas re­don­dea­das, pi­nácu­los y otras gran­dio­sas obras de la na­tu­ra­le­za que se con­ju­gan con un pai­sa­je ca­da vez más do­ra­do, in­ten­so y má­gi­co.

Sin du­da, se tra­ta del me­jor ama­ne­cer de nues­tras vi­das. El ate­rri­za­je es sua­ve y aba­jo nos es­pe­ran pa­ra brin­dar con una co­pa de cham­pán en al­gún pa­ra­je so­li­ta­rio de es­ta re­gión, ro­dea­dos de ro­cas y la­de­ras ta­lla­das por la ero­sión y que crean un má­gi­co efec­to. Nun­ca una co­pa de cham­pán ma­ña­ne­ra re­sul­tó tan opor­tu­na. El re­co­rri­do du­ra una ho­ra, pe­ro la emo­ción de ha­ber so­bre­vo­la­do uno de los pai­sa­jes más lin­dos ha­rá de ese un re­cuer­do eterno.

La pe­lí­cu­la es­tá por ter­mi­nar. Nue­va­men­te par­ti­mos a ese via­je has­ta Es­tam­bul pa­ra lue­go to­mar el avión que nos lle­va­rá de re­gre­so a ca­sa.

Ca­pa­do­cia es una con­jun­ción de sen­ti­mien­tos que se di­vi­den en­tre asom­bro, fas­ci­na­ción, mur­mu­llos, si­len­cios... un pai­sa­je que conmueve —y más des­de las al­tu­ras—. Un lu­gar que re­sul­ta in­creí­ble­men­te en­can­ta­dor.

¿Con­clu­sión? En Tur­quía no hay tiem­po pa­ra de­jar de fas­ci­nar­se, apren­der y dis­fru­tar de sus tem­plos, sus puen­tes, sus ca­lles, sus pai­sa­jes y, so­bre to­do, de su gen­te.

EL BÓSFORO. Lo me­jor de Tur­quía em­pie­za jus­ta­men­te aquí, a ori­llas del es­tre­cho que di­vi­de a la ciu­dad en­tre Asia y Eu­ro­pa.

EL GRAN BA­ZAR. Aun­que sus pre­cios son su­pe­rio­res a otras áreas co­mer­cia­les de la ciu­dad, es uno de los si­tios más vi­si­ta­dos. Coloridas lám­pa­ras, es­pe­cias aro­má­ti­cas, ja­rro­nes de to­das las for­mas y ta­ma­ños abun­dan en es­te lu­gar, que re­co­rre co­mo 60 ca­lles y al­ber­ga más de 3.000 tien­das.

EL BA­ZAR DE LAS ES­PE­CIAS. Uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra com­prar dul­ces tí­pi­cos de Es­tam­bul y su­ve­ni­res.

MU­SEO AL AI­RE LI­BRE DE GO­RE­ME. Su va­lor aqui­tec­tó­ni­co y ar­tís­ti­co es in­ne­ga­ble. Las con­di­cio­nes de luz y tem­pe­ra­tu­ra que man­tie­nen las cue­vas han pro­pi­cia­do la bue­na con­ser­va­ción de las pin­tu­ras.

BA­SÍ­LI­CA DE SAN­TA SO­FÍA. El co­lor ro­ji­zo de sus pa­re­des, su cú­pu­la y sus mi­na­re­tes con­ver­ti­dos en cen­ti­ne­las de la fe con­for­man la ima­gen de uno de los prin­ci­pa­les íco­nos de Es­tam­bul.

PLA­ZA TAK­SIM. Es el co­ra­zón de la par­te más mo­der­na de la ciu­dad. De día, el shopping es su ac­ti­vi­dad prin­ci­pal, y de no­che, la zo­na se trans­for­ma con sus res­tau­ran­tes y pubs.

LA MEZ­QUI­TA AZUL. Se en­cuen­tra en el co­ra­zón de la ciu­dad y es un es­pec­tácu­lo de cú­pu­las, mi­na­re­tes y azu­le­jos. Pa­ra in­gre­sar, hay que qui­tar­se los za­pa­tos y las mu­je­res de­ben cu­brir­se la ca­be­za y las pier­nas.

CIE­LO MUL­TI­CO­LOR. Dis­pa­ran los pri­me­ros ra­yos de sol y el su­til mo­vi­mien­to del glo­bo se sien­te cuan­do se ele­va so­bre el im­pre­sio­nan­te pai­sa­je vol­cá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.