¿Ha­brá que re­sig­nar­se?

Ultima Hora - Vida - - Editorial - Fá­ti­ma Schul­zVa­lle­jos EDI­TO­RA fa­ti­[email protected]­vier­ci.com.py

Es tris­te ver que la cla­se política y par­ti­dis­ta del país es­té cons­tan­te­men­te boi­co­tean­do la so­be­ra­nía y pi­so­tean­do la dig­ni­dad. ¿Qué di­ría la Cons­ti­tu­ción Nacional, esa Car­ta Mag­na que es ley fun­da­men­tal, al ser ma­no­sea­da tan­tas ve­ces y de to­das las for­mas po­si­bles? Aun­que ya de­be es­tar acos­tum­bra­da, la po­bre. Ha­ce ra­to que se la vie­ne pi­so­tean­do con el ca­so Cu­ru­guaty, con las es­cue­las que se caen, con la con­cen­tra­ción de la ma­yor par­te de la tie­rra en ma­nos de po­cos, con la po­bre­za que afec­ta a tan­tos com­pa­trio­tas, con la de­sigual­dad, con el po­bre sis­te­ma edu­ca­ti­vo, con la fal­ta de ac­ce­si­bi­li­dad...

A ve­ces sien­to que nues­tra so­cie­dad pa­re­ce es­tar anes­te­sia­da fren­te a lo que su­ce­de en los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios del país. Y con el ca­so Ibáñez se com­prue­ba que al­go de ra­zón ten­go.Otra vez, los in­tere­ses per­so­na­les pe­sa­ron más.

Y a quie­nes que­re­mos a es­te país, nos in­dig­na esa cla­se política que ni si­quie­ra nos per­mi­te de­fen­der­nos de su fal­ta de com­pro­mi­so.

Due­le mu­cho es­te país, en don­de los po­lí­ti­cos de to­dos los co­lo­res se apro­ve­chan pa­ra pro­me­ter y ha­cer cam­pa­ña con la des­gra­cia aje­na. Don­de cre­ce la po­bre­za y se ex­clu­ye a co­lec­ti­vos ol­vi­da­dos, que ve mo­rir len­ta­men­te a com­pa­trio­tas en las ca­lles. Due­le el país de la de­sidia.

Por to­do es­to es que creo opor­tuno in­sis­tir en la fa­mo­sa llamada ciudadana pa­ra que de­je­mos de acep­tar con un en­co­gi­mien­to de hom­bros los con­ti­nuos ac­tos de co­rrup­ción. Esa fal­ta de reacciones –o la ra­pi­dez con la que es­tas se des­va­ne­cen– fren­te a he­chos que en cual­quier otra cir­cuns­tan­cia –y país– ha­brían lle­va­do a con­vo­car ma­ni­fes­ta­cio­nes, pro­tes­tas y lla­ma­dos a la res­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca.

Aun así, si­go cre­yen­do en una nue­va ge­ne­ra­ción dis­pues­ta a los cam­bios ver­da­de­ros. Al fin y al ca­bo, creo que na­ve­gar con­tra la co­rrien­te tam­bién es una op­ción. No así la re­sig­na­ción y me­nos aun cuan­do tan­tas co­sas es­tán en jue­go.

Oja­lá, al­gu­na vez, po­da­mos en­con­trar­nos con va­lo­res que guíen a la cons­truc­ción de un país en se­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.