Ofi­cio al des­nu­do

De­jan­do a un la­do los pre­jui­cios pro­pios y aje­nos, se des­po­jan de sus ro­pas pa­ra apor­tar al apren­di­za­je de ar­tis­tas vi­sua­les. Le­jos de los ta­búes, nos aden­tra­mos en el mun­do del mo­de­la­je ar­tís­ti­co.

Ultima Hora - Vida - - Front Page -

Des­po­ján­do­se de ro­pas y de pre­jui­cios pro­pios y aje­nos, po­nen sus cuer­pos al ser­vi­cio del apren­di­za­je de otros. Pa­ra ellas y ellos, la des­nu­dez no es so­lo una fuen­te de in­gre­sos ex­tra. Es, ade­más, una ma­ne­ra de li­be­rar­se, de ha­cer ar­te y de acep­tar­se co­mo son. Nos aden­tra­mos en el mun­do del mo­de­la­je ar­tís­ti­co.

Allí es­tá ella. En me­dio de un au­la uni­ver­si­ta­ria, aco­mo­da­da so­bre una me­sa, in­mó­vil cual es­ta­tua. A su al­re­de­dor, y a es­ca­sa dis­tan­cia, un gru­po de es­tu­dian­tes de am­bos se­xos la ob­ser­va mi­nu­cio­sa­men­te y se pre­pa­ra pa­ra di­bu­jar­la. Na­da es­pe­cial, en reali­dad, si no fue­ra por el he­cho de que la da­ma no lle­va pues­ta nin­gu­na pren­da de ves­tir: es­tá com­ple­ta­men­te des­nu­da.

En los pri­me­ros mi­nu­tos, qui­zás, la si­tua­ción es al­go ten­sa. El si­len­cio es tan ab­so­lu­to que se pue­de es­cu­char has­ta el so­ni­do del lá­piz des­li­zán­do­se so­bre el pa­pel. Los jó­ve­nes la mi­ran al­go in­ti­mi­da­dos, con una mez­cla de an­sie­dad y cu­rio­si­dad. Lue­go, los pre­jui­cios y el pu­dor –de am­bas par­tes– se van di­si­pan­do. Y so­lo que­da un desafío pa­ra los apren­di­ces de ar­tis­ta: ob­ser­var pro­fun­da­men­te y con­se­guir tras­la­dar a la ho­ja de di­bu­jo esas for­mas, esas pro­por­cio­nes, esas tex­tu­ras y, en lo po­si­ble, esa esen­cia.

No es fá­cil. Ni rá­pi­do. Se­rán en­tre 25 y 60 mi­nu­tos que pa­sa­rán, pa­ra ellos, más rá­pi­do de lo que qui­sie­ran. Pa­ra la mo­de­lo qui­zás no tan­to: de­be­rá es­for­zar­se por man­te­ner­se iner­te du­ran­te ese tiem­po y so­bre­lle­var con al­tu­ra las mi­ra­das so­bre su cuer­po.

“¿Qué tal el día hoy?”. Lin­da Wa­ge­ner, la mu­jer en cues­tión, lan­za re­pen­ti­na­men­te la pre­gun­ta que ayu­da a dis­ten­der el am­bien­te. Ha­ce ya ocho años que ella in­cur­sio­nó en es­te ofi­cio na­da tra­di­cio­nal: el de mo­de­lo ar­tís­ti­ca.

Sus ser­vi­cios son re­que­ri­dos co­mo par­te del apren­di­za­je de la carrera de Ar­tes Vi­sua­les, tan­to en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­te (ISA) co­mo en el Ins­ti­tu­to de Be­llas Ar­tes. Tam­bién los so­li­ci­tan en la carrera de Di­se­ño de In­du­men­ta­ria, que se dic­ta en la pri­me­ra ins­ti­tu­ción.

Por amor al ar­te

El in­gre­so de Lin­da a es­te ofi­cio no fue al­go pla­nea­do. Un día le pre­gun­ta­ron si es­ta­ría dis­pues­ta a po­sar en tra­je de ba­ño, pa­ra un cur­so de di­bu­jo en la carrera de Di­se­ño Grá­fi­co de una uni­ver­si­dad pri­va­da. Ella, a quien siem­pre le gus­tó el tea­tro y el bai­le, con­si­de­ró que se­ría co­mo ac­tuar, así que acep­tó, pe­se a que ya te­nía un tra­ba­jo y que es­te na­da te­nía que ver con el ar­te: era ofi­cial de cuen­tas de un ban­co.

Des­pués la lla­ma­ron del ISA pa­ra al­go si­mi­lar, aun­que ya te­nía que ser sin pren­das de la cin­tu­ra pa­ra arri­ba. Tam­bién lo hi­zo, y em­pe­zó a to­már­se­lo muy en se­rio, por lo que so­li­ci­ta­ban su pre­sen­cia una o dos ve­ces en ca­da se­mes­tre. “Me di­je: ‘Es­to es muy lin­do’. Y co­mo ya no po­día ac­tuar o bai­lar, con­si­de­ré que se­ría una ma­ne­ra de res­ca­tar al­go de ar­te en mi vi­da”, re­ve­la ella.

Lue­go de un año, le pre­gun­ta­ron si se ani­ma­ría a po­sar to­tal­men­te des­nu­da, por­que ne­ce­si­ta­ban que los alum­nos apren­dan a di­bu­jar el cuer­po hu­mano tal cual. “Lo pen­sé y di­je: ‘Ok, creo que es­toy pre­pa­ra­da pa­ra es­to’”.

Desafíos

El tra­ba­jo de mo­de­lo ar­tís­ti­ca –o ar­tís­ti­co, por­que tam­bién se re­quie­re el con­cur­so de hom­bres– con­sis­te es­pe­cí­fi­ca­men­te en po­sar des­nu­da fren­te a los alum­nos, pa­ra­da, sen­ta­da o acos­ta­da so­bre una me­sa pa­ra que apren­dan a di­bu­jar la fi­gu­ra hu­ma­na en to­dos sus de­ta­lles. La mi­sión es que­dar­se in­mó­vil du­ran­te un mí­ni­mo de 25 mi­nu­tos y un má­xi­mo de 60, con al­gu­nas pau-

sas. Las po­si­cio­nes se van cam­bian­do se­gún in­di­ca­cio­nes del pro­fe­sor de la cá­te­dra, aun­que la mo­de­lo tam­bién pue­de pro­po­ner.

“Cuan­do ne­ce­si­to des­can­sar, le­van­to la mano y pi­do unos mi­nu­tos”, ex­pli­ca Lin­da. “La per­so­na que no sue­le ha­cer mo­de­la­je ar­tís­ti­co ge­ne­ral­men­te no aguan­ta más de 20 mi­nu­tos, lue­go ya le dan ca­lam­bres o se pue­de des­ma­yar, co­mo me pa­só a mí la pri­me­ra vez (ríe). Pe­ro con los años que ya lle­vo tra­ba­jan­do en es­to, el cuer­po se en­tre­nó. Lle­gué in­clu­so a po­sar du­ran­te una ho­ra 10 mi­nu­tos”.

Es­ta mo­de­lo oca­sio­nal tie­ne bue­nos re­cuer­dos de su pri­me­ra ex­pe­rien­cia sin ro­pa: “Fue real­men­te sor­pren­den­te. Al prin­ci­pio es­ta­ba un po­co cohi­bi­da, pe­ro des­pués me fui dan­do cuen­ta de que eran los que me mi­ra­ban los que sen­tían ver­güen­za. Por lo ge­ne­ral, se tie­ne la idea de que la mo­de­lo es la que se va a sen­tir in­có­mo­da por­que to­dos la mi­ran, pe­ro es al re­vés. Yo no­ta­ba que ellos –los es­tu­dian­tes– ob­ser­va­ban con ti­mi­dez mi cuer­po, no se ani­ma­ban a ver­me to­tal­men­te”.

Por eso, a me­di­da que fue ga­nan­do con­fian­za, em­pe­zó a ha­blar en las cla­ses pa­ra que los es­tu­dian­tes se re­la­jen y pue­dan sen­tir­se más có­mo­dos.

“Así em­pe­za­mos a te­ner una for­ma de tra­ba­jar bas­tan­te cá­li­da. Ya son ocho años de to­do es­to, pe­ro ca­da se­mes­tre y ca­da gru­po son di­fe­ren­tes, y van sur­gien­do co­sas nue­vas. Has­ta las po­ses son más tra­ba­ja­das, de mo­do que sea más desafian­te. Pa­ra mí, es ca­da vez más en­ri­que­ce­dor”, ase­gu­ra es­ta mu­jer de 32 años.

Y es que la des­nu­dez que ex­po­ne una mo­de­lo ar­tís­ti­ca en un au­la no es la mis­ma que bus­ca pro­vo­car o pen­sar en un ac­to se­xual. Sim­bo­li­za for­mas, lu­ces, som­bras. Allí, el cuer­po es, en de­fi­ni­ti­va, un ob­je­to de apren­di­za­je.

Ob­ser­var pa­ra apren­der

En la for­ma­ción de un ar­tis­ta vi­sual, el co­no­ci­mien­to de las for­mas es fun­da­men­tal, en es­pe­cial las de la fi­gu­ra hu­ma­na, ya que ofre­ce pro­por­cio­nes, tex­tu­ras y to­nos reales del ser hu­mano, al­go que no se pue­de en­con­trar en una fo­to­gra­fía, por ejem­plo.

“Si no­so­tros que­re­mos co­no­cer to­do lo que en­cie­rra el ser hu­mano en su mo­vi­li­dad, en su com­por­ta­mien­to, en sus vi­ven­cias, te­ne­mos que co­no­cer esa fi­gu­ra en pro­fun­di­dad”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Ga­briel Bri­zue­la San­to­mé, do­cen­te del ISA en el área de Ar­tes Vi­sua­les.

En los ta­lle­res de des­nu­do, lo que se bus­ca es, pre­ci­sa­men­te, rea­li­zar una ob­ser­va­ción más pro­fun­da. “Mi­ra­mos el cuer­po, sus com­po­nen­tes, y nos fi­ja­mos en la re­la­ción en­tre las dis­tin­tas par­tes, en las pro­por­cio­nes. Hay una se­rie de ló­gi­cas que de­ben ser co­no­ci­das y com­pren­di­das. Te­ne­mos que co­no­cer el cuer­po en sus de­ta­lles mí­ni­mos, pa­ra po­der re­pre­sen­tar­lo con su­fi­cien­te ap­ti­tud”.

Bri­zue­la ex­pli­ca que hay cua­tro pa­sos bá­si­cos en es­te pro­ce­so: ver, co­no­cer, re­co­no­cer y re­pre­sen­tar. Y es la o el mo­de­lo quien tie­ne que fa­ci­li­tar esa ob­ser­va­ción, esa mi­ra­da más de­te­ni­da. Por eso, ase­gu­ra, es fun­da­men­tal pa­ra los es­tu­dian­tes de Ar­tes y Di­se­ño de In­du­men­ta­ria con­tar con mo­de­los ar­tís­ti­cos.

Él cuen­ta su ex­pe­rien­cia en los pri­me­ros en­cuen­tros de sus es­tu­dian­tes con los mo­de­los sin ro­pa. “Ge­ne­ral­men-

“No es fá­cil pa­ra cual­quier per­so­na. Si uno no tie­ne una bue­na au­to­es­ti­ma y una se­gu­ri­dad so­bre su cuer­po, le va a cos­tar”. Lin­da Wa­ge­ner.

te, en el primer en­cuen­tro se per­ci­be un im­pac­to en los chi­cos (tie­nen en­tre 18 y 20 años). Pe­ro lo que apa­re­ce en­se­gui­da es el res­pe­to. Sue­le ser es una de las me­jo­res cla­ses, y re­sal­tan, ade­más, la ti­mi­dez y la cu­rio­si­dad. Uno –co­mo do­cen­te– tie­ne que sa­ber acom­pa­ñar ese mo­men­to, tra­tan­do de dar­le mu­cha na­tu­ra­li­dad a la si­tua­ción, ha­cien­do que las mi­ra­das sean cu­rio­sas des­de lo aca­dé­mi­co, sin mor­bo. Des­pués, los es­tu­dian­tes ya se van fa­mi­lia­ri­zan­do con la si­tua­ción y la ven co­mo al­go muy na­tu­ral”.

Sin ta­búes

Pe­se a que tie­ne una pro­fe­sión (es ad­mi­nis­tra­do­ra fi­nan­cie­ra, con una es­pe­cia­li­za­ción en Mar­ke­ting) y un tra­ba­jo es­ta­ble y bien re­mu­ne­ra­do (es ge­ren­te co­mer­cial en una em­pre­sa), Lin­da Wa­ge­ner no qui­so de­jar de la­do la fa­ce­ta de mo­de­lo ar­tís­ti­ca. Y no es por los in­gre­sos eco­nó­mi­cos, por­que lo que se pa­ga no es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo (en­tre G. 100.000 y 180.000 por cla­se, de­pen­dien­do de la can­ti­dad de ho­ras).

“Lo ha­go por­que es­to me co­nec­ta con el ar­te, que es al­go que me gus­tó des­de chi­ca. Es co­mo ser ac­triz de tea­tro o bai­la­ri­na, so­lo que tra­ba­ja­mos con nues­tro cuer­po des­nu­do pa­ra que los ar­tis­tas pue­dan di­bu­jar. Yo dis­fru­to, por­que hay una ener­gía muy lin­da y, ade­más, un res­pe­to muy gran­de”.

Sin em­bar­go, en nues­tro país hay po­ca gen­te que se de­di­que a es­to, y ge­ne­ral­men­te lo ha­cen de una for­ma tem­po­ral, no van más allá de un año. Y lo ocul­tan.

Lin­da es una de las po­cas mo­de­los ar­tís­ti­cas –si no la úni­ca– que no tie­ne pro­ble­mas en con­tar­lo abier­ta­men­te. “Cuan­do me pre­gun­tan a qué me de­di­co, yo con­tes­to: ‘Al mar­ke­ting y tam­bién soy mo­de­lo ar­tís­ti­ca. Al­gu­nos se sor­pren­den y has­ta se asus­tan. Me di­cen: ‘¿Po­sás des­nu­da?’”.

Ella opi­na que se de­be te­ner per­so­na­li­dad pa­ra ha­cer es­to, “por­que uno pue­de to­par­se con la des­apro­ba­ción de la fa­mi­lia, de los je­fes, de los ami­gos, en es­ta so­cie­dad tan con­ser­va­do­ra”. Afor­tu­na­da­men­te, es­ta pro­fe­sio­nal no tie­ne nin­gún pro­ble­ma en su tra­ba­jo ac­tual, don­de sus je­fes –ex­tran­je­ros– son abier­tos y no lo ven con ma­los ojos.

Sin em­bar­go, la­men­ta que mu­chos otros no pien­sen igual. “Pa­sa que la gen­te tie­ne mie­do por­que cree que por-

Por: Sil­va­na Mo­li­na | Fo­tos: Ja­vier Val­dez / Fernando Fran­ces­che­lli | Pro­duc­ción: An Mo­rí­ni­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.