IN­NO­VA­CIÓN:

Bi­ci eléc­tri­ca

Ultima Hora - Vida - - Front Page -

Asun­ción se ca­rac­te­ri­za por sus co­li­nas y su em­bro­lla­do trá­fi­co, por sus es­pa­cios ver­des y el ex­ce­so de ai­re con­ta­mi­nan­te. Ha­bi­tar­la y mo­vi­li­zar­se en ella se ha­ce ca­da día más di­fí­cil, de­bi­do a que las al­ter­na­ti­vas no son mu­chas. Sin em­bar­go, en ba­se a esas pre­mi­sas, dos es­tu­dian­tes de Di­se­ño In­dus­trial de­sa­rro­lla­ron una op­ción que po­dría ser via­ble pa­ra tran­si­tar en la ciu­dad: la pri­me­ra bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca del Pa­ra­guay.

Pa­blo Chamorro (25) e Is­rael Al­ca­raz (24) son dos jó­ve­nes en­tu­sias­tas que ha­ce un par de me­ses egre­sa­ron de la Fa­cul­tad de Cien­cias y Tec­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Asun­ción (UCA), pre­sen­tan­do co­mo te­ma de te­sis un bi­ci­clo que pue­de fun­cio­nar con ener­gía eléc­tri­ca.

Pa­blo cuen­ta que am­bos son afi­cio­na­dos al di­se­ño au­to­mo­vi­lís­ti­co y siem­pre es­tu­vie­ron es­pe­cial­men­te in­tere­sa­dos en los trans­por­tes y las rue­das, por lo que una de las ideas ini­cia­les fue desa­rro­llar un au­to eléc­tri­co, pe­ro in­ves­ti­gan­do en­con­tra­ron que unas es­tu­dian­tes de la UCA ya ha­bían ela­bo­ra­do ese pro­to­ti­po. “Bro­mea­mos con que nos ro­ba­ron la idea”, men­cio­na en­tre ri­sas, aun­que allí ad­vir­tie­ron el tra­ba­jo, tiem­po y di­ne­ro que lle­va­ba ela­bo­rar un au­to en com­pa­ra­ción con una bi­ci.

El plan de la bi­ci­cle­ta pros­pe­ró y se ani­ma­ron a pi­sar el ace­le­ra­dor. “No­so­tros que­ría­mos lle­var ade­lan­te el pro­yec­to, pe­ro tam­bién ne­ce­si­tá­ba­mos que tu­vie­ra un fun­da­men­to pa­ra rea­li­zar­lo acá”, ex­pli­ca Pa­blo. En­ton­ces em­pe­za­ron a ha­cer en­cues­tas con ami­gos, fa­mi­lia­res, com­pa­ñe­ros y usua­rios de ese ti­po de vehícu­lo pa­ra co­no­cer en qué si­tua­cio­nes lo uti­li­za­ban y cuá­les eran los obs­tácu­los o los im­pe­di­men­tos pa­ra no ha­cer­lo.

Al­gu­nos de los pro­ble­mas que iden­ti­fi­ca­ron fue­ron que las per­so­nas no que­rían ir a su tra­ba­jo en bi­ci, por­que lle­ga­ban su­da­das y en sus ofi­ci­nas no con­ta­ban con du­chas. Otras se re­fi­rie­ron a las su­bi­das y ba­ja­das con las que cuen­ta Asun­ción, y que eso di­fi­cul­ta mu­cho el an­dar, co­mo tam­bién la fal­ta de bi­ci­sen­das.

Di­se­ño ideal

Una vez que em­pe­za­ron, el pro­ce­so fue de en­sa­yo y error. Te­nían mu­chas po­si­bi­li­da­des, pe­ro tam­bién una reali­dad que los li­mi­ta­ba: tiem­po y pre­su­pues­to. Por ello de­ci­die­ron cen­trar­se en el di­se­ño y la me­cá­ni­ca, los chi­ches ven­drían des­pués, en una se­gun­da fa­se. “Que­ría­mos su­bir el es­tán­dar de ca­li­dad en cuan­to a la es­truc­tu­ra, su atrac­ti­vo y, por su­pues­to, la uti­li­dad, en com­pa­ra­ción con otros mo­de­los que

vi­mos. De­sa­rro­lla­mos un pro­to­ti­po más ae­ro­di­ná­mi­co y fu­tu­ris­ta”, co­men­ta Is­rael y da co­mo ejem­plo el he­cho de que por lo ge­ne­ral las bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas tie­nen la ba­te­ría o el mo­tor afue­ra, y que por el con­tra­rio, ellos bus­ca­ron es­con­der­la pa­ra que sea más atrac­ti­va a la vis­ta.

La es­té­ti­ca no fue el úni­co fo­co, sino tam­bién el im­pac­to, ya que bus­can pro­mo­ver la uti­li­za­ción de me­dios de trans­por­te no con­ta­mi­nan­tes y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, apun­tan­do a un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble y eco­ló­gi­co.

“Es­tá desa­rro­lla­da con los re­que­ri­mien­tos in­ter­na­cio­na­les de con­trol me­dioam­bien­tal, uti­li­zan­do pie­zas me­cá­ni­cas y eléc­tri­cas, mo­tor/ba­te­ría de al­ta re­sis­ten­cia, lar­ga du­ra­ción y fá­cil re­pa­ra­ción que evi­tan el des­per­di­cio de ma­te­ria­les. Ade­más, po­see pie­zas es­tán­dar que ad­mi­ten su cons­tan­te ac­tua­li­za­ción, per­mi­tien­do su fun­cio­na­mien­to ade­cua­do a tra­vés de los años sin mu­cho cos­to de man­te­ni­mien­to”, de­ta­lla Pa­blo.

For­mas de uso

Qua­sar, co­mo re­sol­vie­ron lla­mar a la mar­ca, por re­la­cio­nar­se con los agu­je­ros ne­gros que ab­sor­ben y ex­pul­san ener­gía, es un trans­por­te hí­bri­do que pue­de te­ner tres mo­dos de uso, de acuer­do al usua­rio y su con­ve­nien­cia.

La pri­me­ra op­ción es uti­li­zar­la co­mo una bi­ci­cle­ta con­ven­cio­nal, rea­li­zan­do el pe­da­leo tra­di­cio­nal; la se­gun­da es en­cen­dien­do el mo­tor y usan­do el ace­le­ra­dor sin pe­da­lear, y la ter­ce­ra for­ma es a tra­vés del sen­sor del pe­dal, que va ja­lan­do ca­da vez que se pe­da­lea.

“La idea de que sea eléc­tri­ca tam­bién es pa­ra ayu­dar por si la per­so­na se can­sa; co­mo hay mu­chas su­bi­das y ba­ja­das, eso le va a ge­ne­rar un po­co más de re­sis­ten­cia”, se­ña­la Is­rael.

Pa­blo co­men­ta que se uti­li­zan dos ener­gías lim­pias: a san­gre y la eléc­tri­ca. “Te vas de ma­ña­na a mo­tor y vol­vés pe­da­lean­do. Es ideal pa­ra las per­so­nas que tie­nen obe­si­dad, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res o cuen­tan con al­gún otro pro­ble­ma, ya que pue­den ir de a po­co con la bi­ci eléc­tri­ca”, con­si­de­ra.

La bi­ci­cle­ta cuen­ta con un en­chu­fe co­mún y co­rrien­te, y con tres ho­ras de car­ga ya es­tá lis­ta pa­ra ser usa­da.

¿De dón­de com­pras­te?

Los di­se­ña­do­res afir­man que su bi­ci­clo tu­vo bue­na re­cep­ti­vi­dad, a pe­sar de que tam­bién hu­bo gen­te que les di­jo que si te­nía mo­tor de­ja­ba de ser una bi­ci­cle­ta. “Nos pre­gun­ta­ban de dón­de com­pra­mos o si íba­mos a fa­bri­car más. Al­gu­nos nos de­cían: ‘¡Qué pu­re­te tu bi­ci!’”, re­cuer­dan.

Les alen­tó bas­tan­te el in­te­rés de las per­so­nas y tie­nen pla­nea­do ex­hi­bir el mo­de­lo en di­fe­ren­tes co­mer­cios de bi­ci­cle­tas, pa­ra que se co­noz­ca y que, en al­gún mo­men­to, lla­me la aten­ción de al­gún in­ver­sor, pa­ra fa­bri­car­la a ma­yor es­ca­la.

Mien­tras tan­to, se to­ma­rán un año sa­bá­ti­co. Fue­ron pe­rio­dos muy in­ten­sos los que pa­sa­ron has­ta po­der en­tre­gar la te­sis, por lo que aho­ra que­da des­can­sar y se­guir con otros pro­yec­tos per­so­na­les. Is­rael de­ci­dió con­ti­nuar con los es­tu­dios y cur­sar In­ge­nie­ría In­dus­trial en la Uni­ver­si­dad Pa­ra­gua­yo Ale­ma­na. Pa­blo, por su par­te, se en­cuen­tra tra­ba­jan­do en lo que más le apa­sio­na, di­bu­jan­do y di­se­ñan­do en 3D con un in­ge­nie­ro ci­vil.

“Hay que ha­cer pro­yec­tos co­mo es­te pa­ra in­cen­ti­var, y por otro la­do, pre­sio­nar, pa­ra que tam­bién se lle­ven ade­lan­te tra­ba­jos co­mo el de la bi­ci­sen­da”, fi­na­li­za Pa­blo.

Que­da el apren­di­za­je y el men­sa­je de que po­de­mos se­guir bus­can­do al­ter­na­ti­vas pa­ra tran­si­tar nues­tras ca­lles.

TRANS­POR­TE AL­TER­NA­TI­VO. Pa­blo Chamorro e Is­rael Al­ca­raz son los di­se­ña­do­res de Qua­sar, la pri­me­ra bi­ci eléc­tri­ca desa­rro­lla­da en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.