AFI­CIÓN:

El in­ven­tor.

Ultima Hora - Vida - - Front Page -

Sieg­fried Kont­her tie­ne un hobby po­co co­mún: en sus tiem­pos li­bres, in­ven­ta. Y ca­na­li­za su crea­ti­vi­dad di­se­ñan­do mo­to­res y dis­po­si­ti­vos me­cá­ni­cos pa­ra ha­cer más sen­ci­llas sus pres­ta­cio­nes. Es­ta es la his­to­ria de un pa­ra­gua­yo cu­yo tra­ba­jo no ha re­ci­bi­do la aten­ción que me­re­ce.

El pa­tio es un mues­tra­rio de crea­ti­vi­dad, el es­ca­pa­ra­te en el que Sieg­fried Kont­her ex­hi­be sus in­ven­tos, la ma­yo­ría en fun­cio­na­mien­to. “Tie­nen que mo­ver­se pa­ra que la gen­te crea”, ex­pre­sa es­te in­no­va­dor au­to­di­dac­ta, dán­do­le un gi­ro a la ex­pre­sión “pa­ra­gua­yo opo­ko man­te va’erã”. Es que la pro­ver­bial des­con­fian­za ha­cia lo no­ve­do­so de quie­nes na­cie­ron en es­ta tie­rra, sue­le ser un obs­tácu­lo pa­ra quie­nes tie­nen el afán de in­no­var.

En el fon­do de la ca­sa de don Sieg­fried, uno en­cuen­tra des­de es­tan­ques (son va­rios) don­de se crían ti­la­pias, car­pas, pa­cúes –pa­ra con­su­mo pro­pio y tam­bién pa­ra co­mer­cia­li­za­ción–, has­ta pe­que­ños ge­ne­ra­do­res de elec­tri­ci­dad, co­mo los pro­to­ti­pos que fun­cio­nan con ener­gía eó­li­ca –pro­du­ci­da con el vien­to– o con ener­gía un­di­mo­triz u ola­mo­triz –ge­ne­ra­da por las olas–, to­das en ri­gu­ro­so fun­cio­na­mien­to. Pa­ra que la gen­te vea y crea.

Las olas y el vien­to

El mo­de­lo a es­ca­la de su ge­ne­ra­dor eó­li­co se en­cuen­tra al la­do del que pro­du­ce ener­gía eléc­tri­ca me­dian­te la fuer­za de las olas, al que don Sieg­fried bau­ti­zó co­mo ma­re­mo­tor. El in­ven­tor ex­pli­ca que el mo­tor ma­re­mo­triz pa­ra apro­ve­char las olas tie­ne un fun­cio­na­mien­to muy sen­ci­llo, con dos cric­kets.

“Se pue­de mon­tar en la costa del mar y la po­ten­cia que al­can­ce de­pen­de­rá del ta­ma­ño de la bo­ca de en­tra­da. Tie­ne dos sen­ti­dos de gi­ro”, re­su­me. Al ins­tan­te son­ríe y co­men­ta que “en Pa­ra­guay es­te mo­tor no tie­ne fu­tu­ro, por­que no te­ne­mos mar, pe­ro se pue­de per­fec­cio­nar pa­ra ins­ta­lar­lo en paí­ses con li­to­ral ma­rí­ti­mo”.

Don Sieg­fried ha­ce me­mo­ria y afir­ma que cons­tru­yó el mo­tor ola­mo­triz ha­ce más de 10 años, pe­ro en­se­gui­da ha­ce un ajus­te a su cálcu­lo men­tal y afir­ma que en reali­dad es más an­ti­guo. “De 1999 es”, pre­ci­sa. Ca­si el do­ble de añe­jo de lo que creía y de­cía ini­cial­men­te.

“Aho­ra con po­cas re­vo­lu­cio­nes ya se pro­du­ce co­rrien­te, con los fo­cos led”, aña­de, co­mo que­rien­do re­sal­tar que su crea­ción su­peró la ba­rre­ra del tiem­po –que pa­ra al­gu­nos me­ca­nis­mos es si­nó­ni­mo de ob­so­les­cen­cia– y que, in­clu­so, con lo nue­vos ti­pos de bom­bi­lla has­ta po­dría ser más efi­cien­te que en la épo­ca en la que fue idea­da.

Pe­ro en es­te mo­men­to, la es­tre­lla de su ex­hi­bi­ción es la que es­te cien­tí­fi­co de­no­mi­nó “la hi­dro­eléc­tri­ca más pe­que­ña del mun­do”. “Te­ne­mos la hi­dro­eléc­tri­ca más gran­de (re­fi­rién­do­se a Itai­pú, que en la ac­tua­li­dad ya no po­see ese ga­lar­dón) y aho­ra tam­bién la más pe­que­ña”, ma­ni­fies­ta con pi­car­día.

Co­mo to­dos los apa­ra­tos de don Sieg­fried, es­te tam­bién es­tá en ple­na ope­ra­ción, y ali­men­ta con flui­do eléc­tri­co al­gu­nos fo­cos. So­lo que, a di­fe­ren­cia de sus otros in­ven­tos, es­te tie­ne un fin me­ra­men­te di­dác­ti­co, pa­ra que es­co­la­res y otros in­tere­sa­dos vean có­mo se pue­de pro­du­cir elec­tri­ci­dad me­dian­te la fuer­za del agua.

Ruddy, el hi­jo de don Sieg­fried –quien acom­pa­ña a su pa­dre en su a ve­ces qui­jo­tes­ca afi­ción, a pe­sar de que sus pre­fe­ren­cias se in­cli­nan por la mú­si­ca– re­la­ta que el es­cep­ti­cis­mo de la gen­te es tal, que creen que el lí­qui­do que mue­ve a la tur­bi­na en mi­nia­tu­ra es­tá a su vez im­pul­sa­do por al­gu­na fuer­za no na­tu­ral.

“El agua vie­ne de allá arri­ba”, se­ña­la Ruddy en di­rec­ción al fren­te de la pro­pie­dad, don­de se en­cuen­tra la ca­sa del in­ven­tor. Pro­vie­ne de una na­cien­te na­tu­ral y se ca­na­li­za ha­cia la rue­da que ge­ne­ra la ener­gía; y a los es­tan­ques en don­de se crían los pe­ces.

So­lo ex­pe­rien­cia

La in­ven­ti­va de don Sieg­fried es tan fe­cun­da que, en me­dio del re­co­rri­do ex­pli­ca­ti­vo, el vi­si­tan­te se sien­te ten­ta­do a pre­gun­tar­le por su for­ma­ción pro­fe­sio­nal. “Has­ta quin­to gra­do no­más”, res­pon­de pa­ra des­ta­car el ni­vel al­can­za­do en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo for­mal.

“Nun­ca se­guí in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca ni nin­gu­na otra carrera si­mi­lar”, con­fie­sa. Sus co­no­ci­mien­tos los ob­tu­vo de ma­ne­ra em­pí­ri­ca y es­tán re­la­cio­na­dos con su his­to­ria, una que em­pie­za muy le­jos de su cu­na guai­re­ña, en la dis­tan­te, en tiem­po y es­pa­cio, Ale­ma­nia na­zi.

Sieg­fried Kont­her Chamorro na­ció en Vi­lla­rri­ca, el 23 de no­viem­bre de 1940. Su ma­dre era pa­ra­gua­ya y su pa­dre, un ale­mán que de­ci­dió emi­grar al Pa­ra­guay pa­ra no ser en­ro­la­do por el Ejér­ci­to ger­mano. En ese mo­men­to, la Gran Ale­ma­nia so­ña­da por Adolf Hitler ya em­pe­za­ba a in­te­grar por la fuer­za a sus ve­ci­nos. Los ne­gros nu­ba­rro­nes que anun­cia­ban la pro­xi­mi­dad de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial cu­brían el ho­ri­zon­te, y aquel mu­cha­cho no que­ría ser par­te de la bar­ba­rie que se ave­ci­na­ba.

Así se fu­gó de su país pa­ra re­ca­lar en el nues­tro. De­ci­dió que­dar­se y for­mar

fa­mi­lia. Te­nía mu­chos co­no­ci­mien­tos de me­cá­ni­ca, pe­ro so­lo de ma­ne­ra teó­ri­ca. Nun­ca los lle­vó a la prác­ti­ca, por­que lo su­yo era el co­mer­cio, aun­que con­si­guió trans­mi­tir­le a su hi­jo Sieg­fried el há­li­to vital de la cu­rio­si­dad por el fun­cio­na­mien­to de los apa­ra­tos, lo que ha­ría na­cer en su vás­ta­go el in­te­rés por la in­ven­ción.

El res­to lo hi­cie­ron los ca­pí­tu­los pos­te­rio­res del li­bro de la his­to­ria per­so­nal de Sieg­fried. Cum­pli­dos los 17 años, “el hi­jo del ale­mán” tu­vo que ba­jar a Asun­ción pa­ra en­ro­lar­se co­mo cons­crip­to, pa­ra cum­plir con el Ser­vi­cio Mi­li­tar Obli­ga­to­rio. La ho­ra del cuar­tel ha­bía lle­ga­do y con ella el si­guien­te pa­so, que da­ría al in­ven­tor en cier­nes la for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra el ma­ne­jo de má­qui­nas.

Y es que, cum­pli­do el tiem­po de cons­crip­ción obli­ga­to­ria, esa pe­que­ña cuen­ta de ser­vi­cio a la Pa­tria, Sieg­fried se en­ro­ló en la Ar­ma­da co­mo sub­ofi­cial, don­de per­ma­ne­ció du­ran­te 13 años, tiem­po du­ran­te el cual co­no­ció to­do ti­po de mo­to­res, pues su fun­ción era la de mo­to­ris­ta.

“Apren­dí mu­cho so­bre mo­to­res y siem­pre me pa­re­cie­ron muy com­pli­ca­dos. El Volks­wa­gen su­pues­ta­men­te es pa­ra el pue­blo (Volks­wa­gen se tra­du­ce co­mo “au­to del pue­blo”), pe­ro no es tan así, por­que igual sa­le ca­ro, usa mo­to­res con­ven­cio­na­les, con mu­chas pie­zas mó­vi­les que se pue­den des­gas­tar. Y ahí los gas­tos son gran­des”, re­la­ta.

El fi­nan­cia­mien­to del pro­to­ti­po co­rrió por cuen­ta de su pa­dre. Así na­ció el

SK1, que fue pre­sen­ta­do en una feria en 1975. La fir­ma Rie­der le dio la po­si­bi­li­dad de ocu­par un stand. Asis­tie­ron pro­mi­nen­tes per­so­na­li­da­des de la po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rios, pe­ro a pe­sar del in­te­rés mos­tra­do, la in­no­va­ción no pa­só de esa fa­se. “Pa­re­ce que no cap­ta­ban bien las co­sas”, se la­men­ta.

Sin em­bar­go, el pro­yec­to ob­tu­vo una me­da­lla de pla­ta en Eu­re­ka, una com­pe­ten­cia pa­ra in­ven­to­res que se lle­vó a ca­bo en Bru­se­las, Bél­gi­ca, en 1980. “So­lo en­via­mos los pla­nos por­que no pu­di­mos man­dar el mo­tor, era muy ca­ro el tras­la­do”, re­cuer­da.

No fue su úni­co éxi­to internacional. Otro mo­tor, que so­lo se desa­rro­lló en pla­nos y que lle­va­ba en­gra­na­jes pa­ra ha­cer los mo­vi­mien­tos de ma­ne­ra con­ti­nua en un sen­ti­do, ga­nó más tar­de la me­da­lla de oro en Gé­no­va, Ita­lia.

“Ten­go un mo­tor a ai­re com­pri­mi­do con el que reali­cé va­rios re­co­rri­dos. Íba- mos a per­fec­cio­nar­lo, pe­ro ya no tu­vi­mos tiem­po por­que tra­ba­ja­mos en otros ne­go­cios. Es­ta­ba ins­ta­la­do en un Ci­troën 3CV e hi­ci­mos con él va­rios re­co­rri­dos. Pe­ro le fal­ta­ban de­ta­lles pa­ra que ten­ga ma­yor au­to­no­mía”, afir­ma Kont­her.

El desafío que en­fren­ta un in­no­va­dor con su in­ven­to es pa­sar a la pro­duc­ción ma­si­va. “En ca­da país hay pro­mo­to­res. En­se­gui­da se ofre­cie­ron, pe­ro so­lo pa­ra pro­mo­cio­nar y eso cues­ta mu­cho di­ne­ro. Siem­pre nos da­ban es­pe­ran­zas, pe­ro nun­ca se con­cre­tó, creo que por­que pre­fe­rían se­guir con los mo­to­res con­ven­cio­na­les, de cua­tro tiem­pos, y no desea­ban ha­cer al­go más sen­ci­llo”, ase­gu­ra.

La­men­ta­ble­men­te, tam­po­co tu­vo ofer­tas in­tere­san­tes en el país. So­lo el em­pre­sa­rio Hum­ber­to Do­mín­guez Dibb se ofre­ció a fi­nan­ciar la pro­duc­ción en ma­sa, “pe­ro él que­ría el mo­no­po­lio y en­ton­ces du­da­mos, por­que que­ría en­viar el mo­tor a Es­pa­ña pa­ra per­fec­cio­nar­lo; que­dó en la na­da cuan­do él fa­lle­ció”.

A pe­sar de es­tos sin­sa­bo­res, la pa­sión por in­ven­tar no de­cae sino que se man­tie­ne vi­vo en el es­pí­ri­tu y el co­ra­zón del crea­dor. “¿Va a se­guir in­ven­tan­do?”, le pre­gun­ta­mos. “Si es po­si­ble, sí”, res­pon­de. “Quie­ro ha­cer uno más gran­de, pe­ro tie­ne que mo­ver­se pa­ra que la gen­te crea”. El mo­tor que im­pul­sa la crea­ti­vi­dad de don Sieg­fried si­gue en mar­cha. Y no hay obs­tácu­lo que lo de­ten­ga.

EL CREA­DOR Y SU OBRA. Sieg­fried Kont­her, el or­gu­llo­so pa­dre del SK1, un mo­tor in­no­va­dor que fue pre­mia­do en el ex­te­rior.

HÁGASE LA LUZ. La hi­dro­eléc­tri­ca más pe­que­ña del mun­do, un ge­ne­ra­dor eó­li­co y otro ola­mo­triz.

SÍ, SE PUE­DE. Es­te mo­tor es­tu­vo ins­ta­la­do en un au­to­mó­vil y se man­tu­vo ope­ra­ti­vo por un tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.