SUE­ÑOS DE PRI­ME­RA

Las es­cue­las de fútbol son el pri­mer es­ca­lón de los chi­cos que sue­ñan con ser fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les. Y aun­que se tra­ta de una ac­ti­vi­dad en au­men­to, además de las ins­ti­tu­cio­nes re­co­no­ci­das le­gal­men­te ope­ran otras que se desen­vuel­ven en me­dio de pre­ca­ri

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Por: Carlos Da­río To­rres | Fotos: Ja­vier Val­dez y Fernando Fran­ces­che­lli | Pro­duc­ción: An Mo­rí­ni­go.

Las es­cue­las de fútbol son el pri­mer es­ca­lón de los chi­cos que sue­ñan con ser fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les. Una ac­ti­vi­dad en au­men­to que se desa­rro­lla le­jos de la su­per­vi­sión del Es­ta­do.

La pa­re­ja se en­cuen­tra pe­ga­da al alam­bra­do. Se des­ga­ñi­tan gri­tan­do. Son vo­ces de alien­to a sus hi­jos, pe­ro tam­bién in­sul­tos a los ár­bi­tros y a ju­ga­do­res ri­va­les. Hay de to­do. Bien­ve­ni­dos al mun­do de las es­cue­las de fútbol, don­de ilu­sio­nes y ta­len­tos se mez­clan con frus­tra­cio­nes.

En cual­quier ba­rrio de cual­quier lo­ca­li­dad del te­rri­to­rio pa­ra­gua­yo, hay can­chas en las que equi­pos de ni­ños, preado­les­cen­tes y ado­les­cen­tes jue­gan su de­por­te fa­vo­ri­to con la ilu­sión de al­can­zar al­gún día un lu­gar en un club de Pri­me­ra Di­vi­sión, pa­ra des­pués dar el sal­to a las li­gas ma­yo­res del fútbol mun­dial.

Es un an­he­lo y una es­pe­ran­za com­par­ti­da tan­to por los chi­cos co­mo por sus pro­ge­ni­to­res –es­pe­cial­men­te los pa­pás–, que ven en el fútbol pro­fe­sio­nal el camino más cor­to pa­ra te­ner éxi­to en la vida, en­tién­da­se ele­va­dos emo­lu­men­tos y un ni­vel de vida al que se­gu­ra­men­te no ac­ce­de­rían a tra­vés del es­tu­dio y el tra­ba­jo.

Pe­ro no to­das las his­to­rias tie­nen un fi­nal fe­liz; el por­cen­ta­je de quie­nes lle­gan a la ci­ma es muy re­du­ci­do con res­pec­to a quie­nes se que­dan por el camino. La senda que de­ben tran­si­tar los pos­tu­lan­tes a es­tre­llas del ba­lón se en­cuen­tra lle­na de obs­tácu­los, que de­ben em­pe­zar a sor­tear, al­gu­nos, des­de muy pe­que­ños.

Pun­to ini­cial

¿Cuál es el mo­men­to ideal pa­ra acu­dir a una es­cue­la de fútbol? “A par­tir de los cin­co años ya pue­den ha­cer­lo. Pe­ro tie­nen que com­pe­tir con los de su mis­ma edad”, ad­vier­te My­rian de Etien­ne, de­le­ga­da de la es­cue­la de fútbol del club Ven­ce­dor de Lam­ba­ré, cu­yo coor­di­na­dor es su es­po­so, Ru­bén.

Otros pro­fe­sio­na­les del sec­tor opi­nan, en cam­bio, que es más re­co­men­da­ble asis­tir a una es­cue­la de fútbol a par­tir de los sie­te u ocho años, so­bre to­do si lo que se bus­ca es que los chi­cos co­mien­cen con las primeras lec­cio­nes de ese pro­ce­so de apren­di­za­je.

“An­tes no, es im­po­si­ble. Veo gen­te que re­ci­be a par­tir de los cin­co años. ¿Qué pre­ten­den, cui­dar a los chi­cos? No tie­ne que ver con el apren­di­za­je del fútbol. Que ha­gan al­go de deportes, tal vez, que se mue­van, que gas­ten un po­co de ener­gía. No le veo el sen­ti­do a en­se­ñar­le fútbol a un chi­co de cin­co años”, afir­ma el ex­fut­bo­lis­ta Ken­neth Nju, pro­pie­ta­rio del cen­tro de en­tre­na­mien­to Soc­cer City.

Mu­chas ve­ces son los pa­dres quie­nes es­tán más en­tu­sias­ma­dos con la po­si­bi­li­dad de ver a su hi­jo con­ver­ti­do en fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal, con la fa­ma y el au­men­to del ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co que con­lle­va el ser un de­por­tis­ta exi­to­so. Sin em­bar­go, no to­dos van a lle­gar a ser­lo. Con­ven­cer al chi­co –y a su pro­ge­ni­tor– de que es me­jor que el pe­que­ño se de­di­que a otra co­sa, pue­de lle­gar a ser tan di­fí­cil pa­ra el for­ma­dor co­mo de­silu­sio­nan­te pa­ra el chi­co.

Nju no cree que se pue­da des­car­tar co­mo po­si­ble fut­bo­lis­ta exi­to­so a un ni­ño que es­tá apren­dien­do a ju­gar en una es­cue­la de fútbol, so­lo por­que no mues­tre la su­fi­cien­te ha­bi­li­dad pa­ra au­gu­rar­le un fu­tu­ro pro­mi­so­rio. Ase­gu­ra que cual­quier chi­co pue­de lle­gar a ser un atle­ta de éli­te, y que es­ta con­vic­ción se

sus­ten­ta en los ocho años que lle­va tra­ba­jan­do co­mo ins­truc­tor.

“Yo no soy quién pa­ra de­cir que tal ni­ño no pue­de ser fut­bo­lis­ta. He apren­di­do bas­tan­te de to­dos los chi­cos; y mu­chos de ellos lle­ga­ron sin sa­ber lo que es el fútbol. Les pa­sa­bas la pe­lo­ta y que­da­ban en blan­co, sin sa­ber qué ha­cer con ella. Pe­ro des­pués de un tiem­po fue­ron cre­cien­do y ahí me di cuen­ta de que en reali­dad se pue­de, si el ni­ño acu­de al pro­fe­sio­nal in­di­ca­do”, afir­ma.

A su vez, My­rian acla­ra que “el pro­fe­sor es el que eva­lúa si el chi­co tie­ne o no con­di­cio­nes. Hay pa­dres que se van pa­ra ver el par­ti­do de sus hi­jos y ven que es­tán el ban­co, sin ju­gar o jue­gan uno o dos mi­nu­tos, y se mo­les­tan. Le re­cla­man al coor­di­na­dor. En­ton­ces les de­ci­mos que ha­blen con el en­tre­na­dor”.

Nju sos­tie­ne que hay mu­chos chi­cos que tie­nen con­di­cio­nes pa­ra ser ju­ga­do­res de fútbol, pe­ro que hay co­sas que no acom­pa­ñan pa­ra que lo­gren su sue­ño. “Es la me­to­do­lo­gía, la fi­lo­so­fía, el ti­po de tra­ba­jo lo que for­ma a los chi­cos”, ase­gu­ra y agre­ga que to­dos los as­pi­ran­tes a fut­bo­lis­tas pue­den lle­gar a Pri­me­ra Di­vi­sión y a ju­gar en la Se­lec­ción.

“Es una de­ci­sión per­so­nal el que­rer ser ju­ga­dor de fútbol, ahí es don­de en­tra mi rol. Yo les pre­gun­to a los pa­dres qué quie­ren de sus hi­jos. Me res­pon­den que quie­ren que sean ju­ga­do­res de fútbol. Y ahí les di­go que te­ne­mos que acom­pa­ñar­les. Es la prác­ti­ca de to­dos los días, in­sis­tir en al­gu­nas co­sas, en las fa­len­cias. Hay que ha­blar­le mu­cho al chi­co”, re­sal­ta.

En la can­cha, co­mo en la vida

Las es­cue­las de fútbol, co­mo ta­les, de­ben cum­plir una fun­ción do­cen­te que no se li­mi­te so­lo a la en­se­ñan­za y al fortalecimiento de ha­bi­li­da­des fut­bo­lís­ti­cas, sino que además de­ben brin­dar a los chi­cos una for­ma­ción integral, ple­na de va­lo­res. ¿Cum­plen es­tas ins­ti­tu­cio­nes con sus ob­je­ti­vos?

“En­se­ña­mos, en pri­mer lu­gar, edu­ca­ción, dis­ci­pli­na, or­den y res­pe­to. Lue­go vie­ne el do­mi­nio del ba­lón. Si sa­len cam­peo­nes, bien; si no, ellos igual que­dan con­for­mes. No les de­ci­mos que te­ne­mos que sa­lir cam­peo­nes sí o sí. No les in­cul­ca­mos que de­ben ga­nar co­mo sea”, cuen­ta My­rian de Etien­ne.

En Ven­ce­dor, la en­se­ñan­za la im­par­te el pro­fe­sor Al­ber­to Cá­ce­res. “Él les en­se­ña no so­lo có­mo se jue­ga al fútbol, sino tam­bién a com­par­tir, a no ser vio­len­tos, que son to­dos her­ma­nos, que la es­cue­la de fútbol es co­mo una fa­mi­lia gran­de, don­de tie­ne que ha­ber dis­ci­pli­na y res­pe­to en pri­mer lu­gar; les di­ce qué vo­ca­bu­la­rio de­ben usar, les ha­bla so­bre lo pe­li­gro­sas que son las dro­gas y có­mo com­por­tar­se don­de hay esos vi­cios. Igual con el al­cohol, que no de­ben fre­cuen­tar eso y có­mo se de­be ma­ne­jar un de­por­tis­ta, an­tes de una com­pe­ten­cia”.

Co­mo ex­fut­bo­lis­ta, Ken­neth Nju co­no­ce de pri­me­ra mano cuá­les son las ne­ce­si­da­des con las que lle­ga un chi­co a Soc­cer City, su cen­tro, ubi­ca­do en Fernando de la Mora. “No se tra­ta de for­mar so­la­men­te a un ju­ga­dor de fútbol, sino a bue­nos se­res hu­ma­nos. A ve­ces ha­go una ho­ra ha­blan­do y so­lo me­dia ho­ra de fútbol”, ex­pli­ca.

Nju agre­ga que la me­jor en­se­ñan­za es la que se re­ci­be de chi­co. “Le in­cul­ca­mos va­lo­res, le da­mos una vi­sión de lo que le es­pe­ra. Y na­da de al­cohol, na­da de vi­cios; des­can­sar bien, ali­men­tar­se bien, cui­dar­se, res­pe­tar a la gen­te, ser hu­mil­de. Es un com­bo de co­sas”, aña­de.

Es­tá es­cri­to

A pe­sar de la de­cla­ra­ción de bue­nas in­ten­cio­nes, no siem­pre se cum­plen los no­bles fines que se es­pe­ra que in­cul­quen las es­cue­las de fútbol. “Hay pro­fe­so­res que les en­se­ñan a sus ju­ga­do­res que de­ben mal­tra­tar al ri­val. Me cons­ta que al­gu­nos les ins­tan a gol­pear. En uno de esos ca­sos, le pe­dí a mi fe­de­ra­ción que se ex­pul­se a esa es­cue­la de fútbol. Pe­dían

que in­sul­ten: ‘A aquel, rom­pe­le la bo­ca, pa­tea­le el to­bi­llo”. Los ni­ños me pre­gun­ta­ban: ‘Tía, ¿por qué son tan ma­los esos chi­cos?’”, se la­men­ta My­rian.

La en­ti­dad que re­gu­la las ac­ti­vi­da­des de es­tas ins­ti­tu­cio­nes es la Con­fe­de­ra­ción de Es­cue­las de Fútbol del Pa­ra­guay (Co­fe­fup). Po­see un víncu­lo con la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal del De­por­te (SND), por me­dio de un con­ve­nio de coope­ra­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal fir­ma­do en­tre am­bas par­tes, en 2015.

Su ti­tu­lar, Dou­glas Mar­tí­nez, ase­gu­ra que los com­por­ta­mien­tos des­me­di­dos de parte de los alum­nos, pa­dres, di­ri­gen­tes y pro­fe­so­res son per­se­gui­dos y san­cio­na­dos de acuer­do a la se­ve­ri­dad del ca­so y en el mar­co de las re­gla­men­ta­cio­nes de la con­fe­de­ra­ción.

Pe­ro hay más exi­gen­cias. Mar­tí­nez ex­pli­ca que la Co­fe­fup “sus­ten­ta sus fines esen­cia­les en el ideal edu­ca­ti­vo ex­tra­es­co­lar, pro­cu­ran­do que el apren­di­za­je del de­por­te pro­pi­cie en­tre los ni­ños los va­lo­res de la uni­dad, la igual­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad y la con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca, no ad­mi­tien­do en su seno cual­quie­ra ma­ni­fes­ta­ción de ca­rác­ter po­lí­ti­co, social, sin­di­cal, ra­cial o re­li­gio­so, y des­pre­cian­do y com­ba­tien­do la dis­cri­mi­na­ción, el mal­tra­to y la agre­sión al alumno”.

To­das las jor­na­das co­rres­pon­dien­tes a los cam­peo­na­tos de las fe­de­ra­cio­nes afi­lia­das de­ben con­tar con un pa­ra­mé­di­co. Es­ta exi­gen­cia es prio­ri­ta­ria y la au­sen­cia del mis­mo es cau­sal de sus­pen­sión de la jor­na­da. Las com­pe­ten­cias or­ga­ni­za­das por las fe­de­ra­cio­nes afi­lia­das y las de la Co­fe­fup no se rea­li­zan sin un pa­ra­mé­di­co pre­sen­te.

Asi­mis­mo, es­tá prohi­bi­da la par­ti­ci­pa­ción de alum­nos que no ten­gan una au­to­ri­za­ción pa­ra rea­li­zar prác­ti­cas de­por­ti­vas, la cual de­be ser ex­pe­di­da por un mé­di­co. “Los ju­ga­do­res que no cuen­tan con su res­pec­ti­va cer­ti­fi­ca­ción mé­di­ca no son ha­bi­li­ta­dos pa­ra com­pe­tir en los cam­peo­na­tos ofi­cia­les”, ase­gu­ra Mar­tí­nez.

En las es­ta­cio­nes de ca­lor, en pri­ma­ve­ra y en ve­rano –so­bre to­do– es­tá prohi­bi­da la prác­ti­ca en los ho­ra­rios com­pren­di­dos en­tre las 11.00 y las 17.00. Además, los tiem­pos de jue­go es­tán re­gla­men­ta­dos acor­de a la edad de los alum­nos y es­tá prohi­bi­da la par­ti­ci­pa­ción de los chi­cos en más de dos par­ti­dos por día.

“Cuan­do va­mos a con­tra­tar a al­gún pro­fe­sor, pe­di­mos su cu­rrí­cu­lum, tie­ne que ser un pro­fe­sio­nal di­plo­ma­do. De­be co­no­cer có­mo ma­ne­jar a los chi­cos, te­ner co­no­ci­mien­tos de psi­co­lo­gía”, se­ña­la My­rian.

Ven­ce­dor tam­bién exi­ge ins­pec­ción mé­di­ca an­tes de ini­ciar el tor­neo. “Es­te año tra­ji­mos a una doc­to­ra y una en­fer­me­ra pa­ra ins­pec­cio­nar a los ni­ños y ha­cer­les un elec­tro­car­dio­gra­ma. Es muy im­por­tan­te que las es­cue­las de fútbol ten­gan eso. Y los que se hi­cie­ron en el co­le­gio, tra­je­ron la fo­to­co­pia. Sin eso, no les acep­tá­ba­mos. Además, te­ne­mos bo­ti­qui­nes de pri­me­ros au­xi­lios”, des­ta­ca.

En pe­li­gro

En las es­cue­las de fútbol, co­mo en las de otros deportes y en cual­quier ins­ti­tu­ción de ni­ños y ado­les­cen­tes, la pre­sen­cia de es­tos pue­de con­ver­tir­se en el cam­po pro­pi­cio pa­ra el acer­ca­mien­to de pe­dó­fi­los, un as­pec­to al que los res­pon­sa­bles de­ben pres­tar mayor aten­ción que, in­clu­so, a la pro­pia ins­truc­ción.

“Sin lu­gar a du­das, es un te­ma su­ma­men­te sen­si­ble y muy di­fí­cil de ma­ne­jar,

ya que es­te ti­po de per­so­nas por lo ge­ne­ral pa­sa inad­ver­ti­da. En su mo­men­to tu­vi­mos la des­di­cha de en­con­trar­nos con un ca­so. La per­so­na fue ex­pul­sa­da e hi­ci­mos pú­bli­co lo su­ce­di­do, tan­to en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo en­tre los aso­cia­dos, de ma­ne­ra que el he­cho lle­gue a co­no­ci­mien­to de pro­fe­so­res, di­ri­gen­tes y pa­dres, pa­ra que en ca­da es­cue­la se apli­quen me­di­das de seguridad”, re­fie­re Dou­glas Mar­tí­nez.

La per­ma­nen­te pre­sen­cia de los pa­dres en el en­torno, tan­to de las prác­ti­cas co­mo de la com­pe­ten­cia, es un fac­tor im­por­tan­te que ayu­da a de­tec­tar y pre­ve­nir es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos, coin­ci­den los en­tre­vis­ta­dos.

El ojo avi­zor

Con las exi­gen­cias que de­ben lle­nar las es­cue­las de fútbol, ¿quién se en­car­ga de con­tro­lar su cum­pli­mien­to? Mar­tí­nez di­ce que la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Deportes (SND) es la ins­ti­tu­ción que su­per­vi­sa las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y que, en el ca­so de las es­cue­las de fútbol, esa ta­rea se rea­li­za a tra­vés de en­ti­da­des de­pen­dien­tes de ella, co­mo la Co­fe­fup.

El pro­ble­ma es que no to­das las que se pre­sen­tan co­mo es­cue­las de fútbol de­pen­den or­gá­ni­ca­men­te de al­gu­na en­ti­dad ma­dre, por lo que no exis­te nin­gún con­trol so­bre aque­llas. “Les ha­ce­mos un se­gui­mien­to a las con­fe­de­ra­cio­nes y fe­de­ra­cio­nes, pe­ro so­bre las que no es­tán afi­lia­das no te­ne­mos con­trol, por­que la ley no nos ha­bi­li­ta, no te­ne­mos la fa­cul­tad de ac­tuar co­mo po­li­cías del de­por­te”, di­ce Glo­ria To­rres, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la SND.

My­rian es cons­cien­te de que en una ac­ti­vi­dad en la que se tra­ba­ja con ni­ños, el con­trol por parte de al­gu­na ins­ti­tu­ción ofi­cial de­be ser es­tric­to. “Se­ría bueno que al­gún mi­nis­te­rio su­per­vi­se. No­so­tros te­ne­mos to­tal­men­te amu­ra­lla­do el pre­dio, así que el chi­co no sa­le a la ca­lle. Pe­ro hay mu­chas es­cue­las de fútbol que se crea­ron en pla­zas; ahí los ni­ños no es­tán se­gu­ros”, sin­te­ti­za.

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra am­pliar los al­can­ces de nues­tra ley, en conjunto con la Se­cre­ta­ría de la Ni­ñez y la Ado­les­cen­cia. He­mos in­te­gra­do va­rias me­sas de tra­ba­jo pa­ra for­mar una co­mi­sión y am­pliar la ley del de­por­te y re­gla­men­tar­la, pa­ra te­ner un mayor al­can­ce y con­trol de las es­cue­li­tas, y un re­gis­tro de los pro­fe­sio­na­les que es­tán en el de­por­te”, ma­ni­fies­ta To­rres.

En la ac­tua­li­dad, so­lo si exis­ten de­nun­cias con­tra las es­cue­las in­for­ma­les, in­ter­vie­ne la SND, pa­ra co­la­bo­rar con el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, la ins­tan­cia que tie­ne la fa­cul­tad de to­mar car­tas en el asun­to. Ur­ge un mayor in­vo­lu­cra­mien­to del Es­ta­do en un área que to­da­vía no re­ci­be la aten­ción que exi­ge. Al fin y al ca­bo, se tra­ta de la ilu­sión y el fu­tu­ro de chi­cos. Y con eso no se jue­ga. Ves­tua­rio y uti­le­ría: Uni­cen­tro Lo­ca­ción: Fle­xa Shop Agra­de­ce­mos a: Fa­bri­zio Da­vid En­ri­quez.

FU­TU­RO DE VEN­CE­DO­RES. Los as­pi­ran­tes a fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les apren­den en la es­cue­la de fútbol del au­ri­ne­gro lam­ba­re­ño.

CEN­TRO A ME­DI­DA. El pro­fe­sor Ken­neth Nju pro­yec­ta un des­tino al­bi­rro­jo pa­ra los chi­cos de Soc­cer City.

PUN­TA­PIÉ INI­CIAL. El camino a la ci­ma em­pie­za a re­co­rrer­se des­de tem­prano.

INS­TRUC­CIO­NES PRE­CI­SAS. La can­cha es el au­la don­de los pe­que­ños se for­man co­mo per­so­nas y co­mo ju­ga­do­res de fútbol.

A PUN­TO. El ri­tual pre­vio que se pro­yec­ta ha­cia un ho­ri­zon­te de éxi­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.