VIGILAN LOS LIN­CES

El cuer­po de la Po­li­cía Na­cio­nal co­no­ci­do co­mo Lin­ce se en­cuen­tra en el cen­tro de las no­ti­cias prác­ti­ca­men­te des­de su crea­ción. Vo­ces a fa­vor y en con­tra se cru­zan a la ho­ra de juz­gar sus ac­tos, que son ob­ser­va­dos por la ciu­da­da­nía con mayor ri­gor que los

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Por: Carlos Da­río To­rres | Co­lla­ge: Es­tep­ha­nie Lee | Fotos: Ar­chi­vo ÚH / Po­li­cía Na­cio­nal.

El cuer­po de la Po­li­cía Na­cio­nal co­no­ci­do co­mo Lin­ce se en­cuen­tra en el cen­tro de las no­ti­cias des­de su crea­ción. Vo­ces a fa­vor y en con­tra se cru­zan a la ho­ra de juz­gar sus ac­tos.

Jó­ve­nes ha­cien­do fle­xio­nes de bra­zo fren­te a agen­tes u obli­ga­dos por es­tos a des­po­jar­se de un ari­to o pier­cing, va­rias acu­sa­cio­nes de agre­sión. Son al­gu­nos de los car­gos le­van­ta­dos con­tra los Lin­ces, un cuer­po crea­do pa­ra pre­ve­nir y com­ba­tir la de­lin­cuen­cia ur­ba­na, pe­ro que se ha ga­na­do la des­con­fian­za de cier­ta parte de la ciu­da­da­nía de­bi­do a su pro­ce­der ar­bi­tra­rio –su­pues­to en al­gu­nos ca­sos, com­pro­ba­do en otros–, y que re­cuer­dan tiem­pos ya su­pe­ra­dos, en los que la ca­lle era de la po­li­cía.

Hay que des­ta­car que el Gru­po de Ope­ra­cio­nes Tác­ti­cas Mo­to­ri­za­das de la Po­li­cía Na­cio­nal, co­no­ci­do co­mo Lin­ce, fue crea­do en res­pues­ta a los re­cla­mos de la gen­te que, abru­ma­da por la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad en las ca­lles, pe­día que la po­li­cía ac­túe de ma­ne­ra más efi­caz en la lu­cha con­tra los crí­me­nes.

El cuer­po se en­cuen­tra en ope­ra­ción des­de ma­yo de 2017. Re­ci­be su nom­bre de­bi­do a que el lin­ce se ca­rac­te­ri­za “por su des­tre­za y agi­li­dad”, se­gún la des­crip­ción he­cha por el De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de la Po­li­cía Na­cio­nal. Se pre­ten­de que esas ca­rac­te­rís­ti­cas ador­nen tam­bién a los efec­ti­vos del gru­po.

Es­pe­cia­les

Pa­ra ser parte del cuer­po Lin­ce, el efec­ti­vo de­be ser egre­sa­do de la Academia de Po­li­cía o del Co­le­gio de Po­li­cía. Son cua­tro años en la Academia, de don­de el ca­de­te egre­sa co­mo Ofi­cial Ayu­dan­te, o dos años en el Co­le­gio.

La co­man­dan­cia de la Po­li­cía Na­cio­nal emi­te una cir­cu­lar o no­ta de ser­vi­cio, en la que in­for­ma que es­tán abier­tas las ins­crip­cio­nes pa­ra el cur­so prác­ti­co mo­to­ri­za­do. Los as­pi­ran­tes se ins­cri­ben y son se­lec­cio­na­dos lue­go de apro­bar eva­lua­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, fí­si­cas e in­te­lec­tua­les; de­ben te­ner en­tre 22 y 25 años de edad, aun­que es­te lí­mi­te su­pe­rior pue­de ex­ten­der­se has­ta los 27.

El cur­so du­ra cin­co me­ses, co­mo los de­más que im­par­te la ins­ti­tu­ción, y se ba­sa en el pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to de la po­li­cía de Pa­na­má. ¿Por qué op­ta­ron por ins­truc­to­res panameños? Por la ex­pe­rien­cia desa­rro­lla­da por ese país en es­te cam­po.

Los efec­ti­vos de Lin­ce, in­for­man des­de la ins­ti­tu­ción, se des­pla­zan en pa­re­ja a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta. “Es una pa­tru­lla pre­ven­ti­va mo­to­ri­za­da, y co­mo su nom­bre lo di­ce, su ta­rea es la pre­ven­ción de la co­mi­sión de he­chos pu­ni­bles. Se uti­li­za mo­to­ci­cle­ta por la ve­lo­ci­dad y la des­tre­za, hay lu­ga­res don­de es­ta lle­ga mu­cho más rá­pi­do que una ca­mio­ne­ta”, ex­pli­ca la co­mi­sa­ria Eli­sa Le­des­ma, de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de la Po­li­cía.

Los Lin­ces no cons­ti­tu­yen una agru­pa­ción in­de­pen­dien­te de la Po­li­cía Na­cio­nal, acla­ra Le­des­ma y agre­ga que los efec­ti­vos mo­to­ri­za­dos tie­nen las mis­mas atri­bu­cio­nes que po­see cual­quier efec­ti­vo, con­for­me a lo es­ta­ble­ci­do en la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal (CN) y la ley or­gá­ni­ca de la agru­pa­ción.

En tér­mi­nos si­mi­la­res se ex­pre­sa So­nia Von Le­pel, abo­ga­da de la Coor­di­na­do­ra de De­re­chos Hu­ma­nos del Pa­ra­guay (Co­dehupy). “Pri­me­ro hay que en­ten­der que Lin­ce es una es­pe­cia­li­dad, un gru­po su­pues­ta­men­te es­pe­cia­li­za­do den­tro de la po­li­cía. No tie­ne una ley es­pe­cial. Se ri­ge por lo que es­ta­ble­ce la CN, por el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal en lo que ha­ce a de­ten­cio­nes y por su ley or­gá­ni­ca”, afir­ma.

¡Cé­du­la!

Las coin­ci­den­cias ter­mi­nan en ese pun­to. A par­tir de ahí, lo que que­da en en­tre­di­cho

es qué fa­cul­ta­des tie­nen los Lin­ces cuan­do ac­túan en la vía pú­bli­ca, por­que un as­pec­to que sue­le ge­ne­rar in­ci­den­tes en­tre tran­seún­tes y agen­tes es el pe­di­do de es­tos de mos­trar la cé­du­la de iden­ti­dad.

Al res­pec­to, la co­mi­sa­ria Le­des­ma se­ña­la que la Ley 222/93 Or­gá­ni­ca de la Po­li­cía Na­cio­nal, y la Ley 5757, que la mo­di­fi­ca, es­ta­ble­cen que los agen­tes de po­li­cía (in­clui­dos los Lin­ces) tie­ne en­tre sus atri­bu­cio­nes “so­li­ci­tar la pre­sen­ta­ción de do­cu­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción per­so­nal cuan­do el ca­so lo re­quie­ra”.

“Iden­ti­fi­car co­mo ta­rea pre­ven­ti­va es­tá den­tro de nues­tras fun­cio­nes y atri­bu­cio­nes. La ley di­ce que po­de­mos so­li­ci­tar el do­cu­men­to de iden­ti­dad, y nos am­pa­ra por­que so­mos la úni­ca ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de la iden­ti­fi­ca­ción de las per­so­nas a tra­vés del De­par­ta­men­to de Iden­ti­fi­ca­cio­nes. Son fa­cul­ta­des que nos da la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal pa­ra re­gla­men­tar nues­tras fun­cio­nes”, re­sal­ta.

Von Le­pel, por su parte, di­ce que esa fa­cul­tad no es dis­cre­cio­nal y que los pro­ce­di­mien­tos po­li­cia­les no se rea­li­zan so­lo se­gún lo que es­ta­ble­ce, en for­ma am­plia, la ley or­gá­ni­ca de la ins­ti­tu­ción, sino que de­ben ade­cuar­se a lo con­sig­na­do en el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal.

“La po­li­cía no pue­de pe­dir do­cu­men­tos. Iden­ti­fi­ca­cio­nes te ex­pi­de la cé­du­la, no te pro­ce­sa por no te­ner do­cu­men­tos. La no por­ta­ción de la cé­du­la pue­de ser una ne­gli­gen­cia o un descuido, pe­ro no es­tá es­ti­pu­la­do en nin­gu­na nor­ma la obli­ga­ción de por­tar do­cu­men­to, no es una fal­ta y na­die es­tá su­ma­ria­do por no por­tar­lo”, ase­gu­ra la abo­ga­da.

La pro­fe­sio­nal agre­ga que una per­so­na so­lo pue­de ser de­te­ni­da me­dian­do cau­sa jus­ti­fi­ca­da, fla­gran­cia o por or­den del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co o del juz­ga­do. Y, una vez de­te­ni­da, los agen­tes es­tán obli­ga­dos a leer­le sus de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les y a la­brar ac­ta.

“Pa­ra la­brar ac­ta, de­be ha­ber dos tes­ti­gos que no sean del per­so­nal po­li­cial. Si ha­cen un pro­ce­di­mien­to, tie­nen que ela­bo­rar ese do­cu­men­to, in­de­pen­dien­te­men­te de que no ha­gan nin­gu­na de­ten­ción. De­be cons­tar por­que es una for­ma de con­trol del ciu­da­dano y tam­bién de jus­ti­fi­ca­ción de la in­ter­ven­ción del ofi­cial de po­li­cía”, aña­de Von Le­pel.

La co­mi­sa­ria, a su vez, iro­ni­za: “Dicen que na­die es­tá obli­ga­do a por­tar su . No sé en­ton­ces pa­ra qué uno sa­ca una cé­du­la si la va a te­ner en el ro­pe­ro. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre ir a un ban­co a co­brar y mos­trar­le

la iden­ti­fi­ca­ción a un em­plea­do que ha­cer­lo an­te un efec­ti­vo po­li­cial que es­tá ve­lan­do por tu seguridad?”.

Le­des­ma re­sal­ta que la ciu­da­da­nía exi­ge y re­cla­ma mayor con­trol po­li­cial y que pe­dir iden­ti­fi­ca­ción en la ca­lle es una for­ma de pre­ve­nir los de­li­tos. “Si al­guien me pre­sen­ta otro mé­to­do en el que la po­li­cía pue­da ha­cer pre­ven­ción, mag­ní­fi­co, va­mos a apli­car; no­so­tros es­ta­mos pa­ra co­rre­gir y dar co­mo­di­dad; pe­ro no hay. La gen­te con or­den de cap­tu­ra cae de esa for­ma úni­ca­men­te. No hay otra ma­ne­ra que dé re­sul­ta­dos den­tro de la ta­rea pre­ven­ti­va”, ase­gu­ra.

Co­lor sos­pe­cho­so

El pro­ble­ma co­mien­za cuan­do, mu­chas ve­ces, en nom­bre de la pre­ven­ción se mo­les­ta a ciu­da­da­nos que no es­tán co­me­tien­do fal­ta al­gu­na. “La po­li­cía no te pue­de pe­dir no­más la cé­du­la por por­ta­ción de ros­tro, por­que sos mo­re­ni­to, lle­vás ta­tua­je, ari­to o aca­bás de sa­lir de la Cha­ca­ri­ta, mien­tras a su la­do ca­mi­na una per­so­na tra­jea­da que aca­ba de es­ta­far y no le de­tu­vo por­que, pa­ra él, den­tro de su ima­gi­na­rio, esa per­so­na no pu­do co­me­ter de­li­to”, di­ce Von Le­pel.

Te­ner un as­pec­to sos­pe­cho­so, a ojos de la po­li­cía, ya le hi­zo pa­sar mo­men­tos in­có­mo­dos al pe­rio­dis­ta Al­do Be­ní­tez, a quien en 2013 los agen­tes le re­qui­rie­ron que mos­tra­ra su cé­du­la de iden­ti­dad en cin­co opor­tu­ni­da­des di­fe­ren­tes, sin que me­dia­ra de su parte al­gu­na con­duc­ta que lo mos­tra­ra co­mo de­lin­cuen­te. “Es­toy se­gu­ro de que me vie­ron co­mo sos­pe­cho­so por­que soy mo­ro­cho. La po­li­cía tie­ne ese pro­to­ti­po de de­lin­cuen­te en su men­te”, se que­ja.

Las des­ven­tu­ras de Al­do ocu­rrie­ron cua­tro años an­tes de que fue­ra crea­do el cuer­po Lin­ce, pe­ro los pro­ce­di­mien­tos po­li­cia­les ac­tua­les tie­nen las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas. En­ton­ces, ¿se de­be pres­cin­dir de ellos? “Si Lin­ce ter­mi­na, se va a no­tar la di­fe­ren­cia”, ase­ve­ra Le­des­ma.

Si nos ate­ne­mos a los nú­me­ros que ma­ne­ja la po­li­cía, el ín­di­ce de cri­mi­na­li­dad dis­mi­nu­yó en­tre un 40 y un 50% en los lu­ga­res de co­ber­tu­ra del gru­po Lin­ce, se­gún el In­for­me del Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Seguridad y Con­vi­ven­cia Ciu­da­da­na del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

El pro­pio Al­do opi­na que la des­apa­ri­ción del gru­po no pue­de ser la so­lu­ción. “¿Si to­da­vía de­ben ope­rar los Lin­ces? En lo in­me­dia­to, me pa­re­ce que sí, pe­ro a ca­ra des­cu­bier­ta y con por­ta­nom­bre, co­mo cual­quier otra fuer­za po­li­cial. Me pa­re­ce tam­bién que no es ne­ce­sa­rio que ac­túen co­mo pa­ra­mi­li­ta­res pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas de de­lin­cuen­cia”, afir­ma.

La co­mi­sa­ria Eli­sa Le­des­ma ase­gu­ra que los Lin­ces sí lle­van por­ta­nom­bre y que lo que les cu­bre el ros­tro no es un pa­sa­mon­ta­ñas, sino una más­ca­ra de pro­tec­ción. Y en­tre las me­di­das adop­ta­das por la nue­va ad­mi­nis­tra­ción que aca­ba de asu­mir la con­duc­ción del país, en lo que se re­fie­re a la uni­dad mo­to­ri­za­da, se ha de­ci­di­do que los por­ta­nom­bres, an­tes ocul­tos por los cha­le­cos an­ti­ba­las, es­tén so­bre es­tos, y que al mo­men­to de abor­dar a una per­so­na se des­cu­bren el ros­tro.

Pe­ro las pre­fe­ren­cias de la ciu­da­da­nía se di­vi­den en­tre quie­nes cues­tio­nan la ac­tua­ción de es­tos efec­ti­vos y los que la aprue­ban. Las re­des sociales son el fo­ro en el que los ar­gu­men­tos de unos y otros en­ta­blan una gue­rra dia­léc­ti­ca.

En esa con­fron­ta­ción, los crí­ti­cos aler­tan so­bre la pér­di­da de li­ber­ta­des ci­vi­les en nom­bre de la seguridad; y los que es­tán a fa­vor pi­den –ca­si– la vi­gen­cia de un es­ta­do po­li­cía­co que ve­le por sus in­tere­ses y re­pri­ma in­clu­so a quie­nes su in­to­le­ran­cia pin­ta co­mo pe­li­gro­sos por des­viar­se de la nor­ma­ti­va con­ser­va­do­ra.

“Se de­be y se pue­de ha­cer pre­ven­ción den­tro de lo que les es­tá per­mi­ti­do (a los Lin­ces)”, sos­tie­ne la abo­ga­da de Co­dehupy So­nia Von Le­pel. Ha­ce ya mu­chos años, el en­ton­ces mi­nis­tro de Edu­ca­ción del ré­gi­men es­tro­nis­ta, Carlos Or­tiz Ra­mí­rez, acu­ñó la fra­se “la ca­lle es de la po­li­cía” pa­ra jus­ti­fi­car la re­pre­sión con­tra los opo­si­to­res. Que la nos­tal­gia de al­gu­nos no con­ta­mi­ne la la­bor de es­ta agru­pa­ción. De to­dos mo­dos, man­ten­ga­mos los ojos abier­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.