CUAN­DO LO VIEJO SE RE­NUE­VA

La moda es cí­cli­ca, va y vuel­ve, en­ve­je­ce y se re­nue­va. Las tendencias mar­can una épo­ca y ca­da tiem­po se ca­rac­te­ri­za por una for­ma de ves­tir. Nues­tras pren­das y es­ti­los co­mu­ni­can, tam­bién trans­mi­ten men­sa­jes, sen­ti­mien­tos y ac­ti­tu­des. En­tre la glo­ba­li­za­ci

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Las tendencias mar­can una épo­ca. En­tre la glo­ba­li­za­ción y el con­su­mis­mo, sur­ge una moda más cons­cien­te, buscando di­fe­ren­ciar­se del res­to y re­sig­ni­fi­car el va­lor de las ro­pas vin­ta­ge.

Nos aden­tra­mos de a po­qui­to, con mie­do y des­con­fian­za aún. Los per­che­ros y las mon­ta­ñas de ro­pa se nos im­po­nen co­mo fie­ras a las que de­be­mos ca­zar. ¿Por dón­de em­pe­zar? Va­mos re­mo­vien­do co­sas, pro­ban­do al­gu­na que otra pren­da y des­em­pol­van­do nues­tro des­co­no­ci­mien­to pa­ra des­cu­brir qué uni­ver­so se es­con­de en las tien­das de se­gun­da mano.

En nues­tro re­co­rri­do, nos acom­pa­ña Andrea Mon­ta­na­ro, blog­ger y co­ol hun­ter, aman­te del vestuario y de to­da la pa­ra­fer­na­lia que eso im­pli­ca. Ella es una ca­za­do­ra con bas­tan­te ex­pe­rien­cia, ha­ce mu­cho rom­pió con sus pre­jui­cios so­bre las ro­pas vin­ta­ge/ de se­gun­da mano, y a tra­vés de su blog, La Chin­chi­lla Au­daz, da a co­no­cer tien­das don­de las per­so­nas pue­den en­con­trar atuen­dos di­fe­ren­tes sin de­ma­sia­do pre­su­pues­to, pe­ro sí con mu­cha his­to­ria.

“El por­qué de­jó de ser con­si­de­ra­do un mo­ti­vo de ver­güen­za usar ro­pas de se­gun­da mano o vin­ta­ge, tie­ne que ver con in­ter­net; vi­vi­mos en un mun­do ca­da vez más co­nec­ta­do y po­de­mos ver có­mo en otras par­tes del mun­do se ha­ce exac­ta­men­te lo mis­mo, in­clu­so des­de ha­ce más tiem­po. Otro mo­ti­vo de po­pu­la­ri­dad tam­bién es el im­pac­to eco­ló­gi­co, el con­cep­to de re­uti­li­za­ción es ca­da vez más ami­go de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”, ex­pli­ca.

Ella ase­gu­ra que ac­tual­men­te es­ta­mos vi­vien­do un fu­ror de la dé­ca­da de los 80/90, y es en esa lí­nea don­de las ro­pas vin­ta­ge ad­quie­ren ma­yor re­le­van­cia. Fren­te a esa ten­den­cia, hay dos al­ter­na­ti­vas: “Ad­qui­rir ro­pa de los gran­des ne­go­cios don­de se fa­bri­can en ma­sa, o com­prar en tien­das de se­gun­da mano, don­de te po­dés to­par con al­go de épo­ca, que tie­ne ma­yor au­ten­ti­ci­dad”.

Las tien­das de se­gun­da mano pue­den ser un pa­raí­so, pe­ro pa­ra po­der apro­ve­char­las hay que sa­ber ob­ser­var, di­ce Mon­ta­na­ro. “Ir de ca­ce­ría vin­ta­ge es siem­pre una gra­tí­si­ma sor­pre­sa. No te­nés idea de lo que vas a en­con­trar, pe­ro el pa­seo siem­pre es gra­ti­fi­can­te. A di­fe­ren­cia de los shop­pings, don­de si es­tás buscando al­go de moda, vas a en­con­trar­lo sin mu­cho es­fuer­zo”.

“Mis pren­das más pre­cia­das son de se­gun­da mano, y en ca­da via­je que ha­go, es un re­co­rri­do obli­ga­to­rio pa­sar por di­chas tien­das. Ten­go muy bue­na memoria; cuan­do me pre­gun­tan por lo que es­toy vis­tien­do, siem­pre res­pon­do el lu­gar de dón­de lo ad­qui­rí y has­ta el pre­cio, con gran or­gu­llo. La gen­te se que­da en shock y en­se­gui­da me di­ce: '¡Yo tam­bién quie­ro ir!'”, com­par­te.

Se­gún Andrea, hay cua­tro ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen que la ro­pa sea es­pe­cial: mar­cas (se pue­den en­con­trar pren­das de di­se­ña­dor), te­ji­dos (va­rie­dad y ca­li­dad im­pe­ca­bles), mo­de­los (pie­zas ex­cén­tri­cas que no se ven en otro lu­gar) y sin­gu­la­ri­dad (son úni­cas). Ade­más de que va­rias de ellas vie­nen con el plus de te­ner una his­to­ria de­trás.

En sus re­co­rri­dos por Asun­ción y al­re­de­do­res, ella en­con­tró ca­mi­sas Mos­chino, sué­te­res Ste­lla McCart­ney, pan­ta­lo­nes Cal­vin Klein, po­lle­ras Ralph Lau­ren, abri­gos Bur­berry y mu­chas otras pren­das que aun­que no son de mar­ca, son atrac­ti­vas y es­pe­cia­les, pe­ro por so­bre to­do muy ac­ce­si­bles y económicas.

La pa­cien­cia y la cons­tan­cia son com­pa­ñe­ras im­pres­cin­di­bles de Andrea en to­das sus bús­que­das, ya que pa­ra en­con­trar te­so­ros, hay que hus­mear has­ta en la bol­sa más es­con­di­da. “Es cla­ve ha­cer­te ami­ga de to­dos los ven­de­do­res. Ir de se­gui­do, sin ex­pec­ta­ti­vas, con el tiem­po ne­ce­sa­rio y, por so­bre to­do, no es­pe­rar nin­gún mi­la­gro, pe­ro sí en­su­ciar­te mu­cho las ma­nos. El ar­te de re­co­rrer

tien­das vin­ta­ge vie­ne sin pre­sio­nes, sin bus­car tal o cual co­sa es­pe­cí­fi­ca, ya que siem­pre es un mis­te­rio lo que uno va a en­con­trar. Per­so­nal­men­te, pien­so que eso es lo me­jor de to­do”, afir­ma.

Su­man­do años de vi­da útil

Los mer­ca­di­tos de an­ti­güe­da­des y de ro­pa

vin­ta­ge no son nin­gu­na no­ve­dad, exis­ten ha­ce años en to­do el mun­do y tam­bién en nues­tro país. Sin em­bar­go, hoy en día es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do un au­ge de es­te ti­po de co­mer­cios, ya que el con­cep­to so­bre la re­uti­li­za­ción de las pren­das cam­bió.

Ac­tual­men­te, se pro­mue­ve el uso más cons­cien­te de las ro­pas, pa­ra alar­gar su vi­da útil. Mu­chas per­so­nas com­pran ves­ti­men­tas, pe­ro al fi­nal se dan cuen­ta de que no les gus­tan o las uti­li­zan una so­la vez y ya no sa­ben qué ha­cer des­pués. En­ton­ces, pa­ra no seguir con­tri­bu­yen­do con el desecho ma­si­vo, sur­gen em­pren­di­mien­tos co­mo Ga­ra­ge Bou­ti­que, un show­room que re­ci­be, se­lec­cio­na y cu­ra tan­to ro­pas co­mo mue­bles, ba­zar en ge­ne­ral y ob­je­tos co­lec­cio­na­bles.

Lau­ra Se­ga­lés es la em­pren­de­do­ra que lle­va ade­lan­te es­te pro­yec­to, lue­go de va­rios via­jes en los que co­no­ció tien­das pa­re­ci­das y se enamo­ró del con­cep­to: “Me gus­tan mu­cho las an­ti­güe­da­des, la moda de an­tes. Me emo­cio­na pen­sar en la his­to­ria que puede lle­gar a te­ner ca­da ob­je­to”.

En Ga­ra­ge Bou­ti­que tie­nen ro­pas usa­das y nue­vas, que re­co­lec­tan y tam­bién re­ci­ben a con­sig­na­ción, pe­ro la ma­yo­ría de las pren­das son vin­ta­ge, de dé­ca­das co­mo los 80 y 90. “Te­ne­mos di­se­ños an­ti­guos con eti­que­ta, al­gu­nos qui­zás ni en su país de ori­gen en­cuen­tres”, ase­gu­ra.

Lau­ra cuen­ta que las per­so­nas que quie­ren ex­hi­bir sus ar­tícu­los le en­vían fotos al What­sapp; allí se­lec­cio­nan en una pri­me­ra fa­se, y lue­go al re­ci­bir­las se ase­gu­ran de que es­tén en óp­ti­mas con­di­cio­nes pa­ra re­ven­der­las. Con el due­ño o la due­ña de­fi­nen los pre­cios y, de ca­da ven­ta, com­par­ten al­gún por­cen­ta­je.

“Qui­zás las per­so­nas tie­nen to­da­vía cier­to pre­jui­cio por al­gu­na ma­la ex­pe­rien­cia. Pe­ro no­so­tros tra­ta­mos de cui­dar ca­da de­ta­lle del pro­ce­so de se­lec­ción. Nos ha­ce­mos car­go de la cu­ra­ción, cui­da­do, la­va­do, plan­cha­do, eti­que­ta­do e in­ven­ta­rio”, ex­pli­ca.

Pa­ra Lau­ra, ad­qui­rir ro­pas vin­ta­ge no so­lo es es­pe­cial por su va­lor his­tó­ri­co, sino tam­bién por­que puede ser di­ver­ti­do a la ho­ra de com­prar y ves­tir. “La ma­yo­ría de mis clien­tes tie­ne en­tre 30 y 40 años, y mu­chos me di­cen que les ha­ce acor­dar a su in­fan­cia o ado­les­cen­cia”.

Los pre­cios de los pro­duc­tos son va­ria­dos, y de­pen­den mu­cho de la pren­da. Pe­ro des­de G. 10.000, 20.000, 30.000 has­ta 100.000 o 200.000 se con­si­guen.

Lo par­ti­cu­lar de Ga­ra­ge Bou­ti­que es que ellos asu­mie­ron un com­pro­mi­so pa­ra no desechar lo que no se lle­va. “Lo que no lo­gra­mos ven­der, lo do­na­mos a al­gu­na fun­da­ción o co­lo­ca­mos en ca­jas en cier­tas zo­nas de Asun­ción, don­de sa­be­mos que pa­san mu­chos tra­ba­ja­do­res o ni­ños que van a ne­ce­si­tar”.

Be­lén Pi­ris es otra afi­cio­na­da de la ro­pa de se­gun­da mano, que mon­tó su pe­que­ño ne­go­cio, pri­me­ro de for­ma on­li­ne y aho­ra ya cuen­ta con lo­cal fí­si­co. Se tra­ta de Bel­pia, una tien­da que ofre­ce pren­das de dé­ca­das pa­sa­das.

Pi­ris cuen­ta que es­ta moda de las ro­pas de se­gun­da mano sur­gió ya ha­ce unos años en Es­ta­dos Uni­dos, a tra­vés de las blog­gers, pe­ro que ha­ce po­co tiem­po recién lle­gó a nues­tro país, y co­mo ne­ce­si­ta­ba una en­tra­da eco­nó­mi­ca que le per­mi­tie­ra es­tar en ca­sa con sus hi­jos, de­ci­dió pro­bar.

“Mu­chas tien­das com­pran ro­pas usa­das por far­dos, man­dan traer de otros paí­ses, pe­ro yo se­lec­ciono una a una mis pren­das. Y la ven­ta­ja es que vas a te­ner una pren­da que no va a es­tar re­pe­ti­da. Si te vas a un lu­gar, no vas a en­con­trar que otras per­so­nas ten­gan una igual”.

Se­gún Pi­ris, Bel­pia pro­po­ne ar­tícu­los que com­ple­men­ten la per­so­na­li­dad del clien­te, por­que la for­ma en que nos ves­ti­mos es una ex­pre­sión de lo que so­mos. “No­so­tros no in­cen­ti­va­mos pren­das de gé­ne­ro. La pren­da te tie­ne que que­dar bien a vos, no im­por­ta si fue di­se­ña­da pa­ra hom­bre o mu­jer. Los jeans por ejem­plo ya son uni­sex”.

Po­ne­le on­da a tu look

Si­guien­do con nues­tra ex­pe­di­ción por el mun­do sal­va­je de las ro­pas de se­gun­da mano, nos to­pa­mos con una tien­da que bus­ca re­sig­ni­fi­car com­ple­ta­men­te el con­cep­to de las pren­das vin­ta­ge.

Los co­mer­cios de fast fas­hion (gran­des tien­das que cuen­tan con lo úl­ti­mo en moda, pe­ro a pre­cios ac­ce­si­bles) re­nue­van ca­da 15 días su co­lec­ción, fo­men­tan­do tam­bién así el con­su­mis­mo, des­car­tan­do lo que ya no es ten­den­cia y, sin dar­nos cuen­ta, fa­vo­re­cien­do una ma­ne­ra de ves­tir uni­for­ma­da.

La P3r­cha pre­ten­de ir a con­tra­co­rrien­te de la in­dus­tria y pre­sen­ta un pro­yec­to cons­cien­te, sus­ten­ta­ble, ar­mo­nio­so con el me­dioam­bien­te y ori­gi­nal. “La P3r­cha es la re­no­va­ción de lo an­ti­guo. Nos en­fo­ca­mos en lo vin­ta­ge y el cus­to­mi­za­do”, cuen­ta Ma­jo An­gu­lo, crea­do­ra y di­se­ña­do­ra de la ini­cia­ti­va.

Ma­jo di­ce que ha­ce cua­tro años vie­ne impulsando es­te emprendimiento, y a pe­sar de que to­da­vía la gen­te no ve o no com­pren­de el con­cep­to de cus­to­mi­zar, arre­glar o per­so­na­li­zar las pren­das, ca­da vez es­tá sien­do más vi­si­ble, a tra­vés de los mo­dos de vi­da más res­pon­sa­bles y comprometidos con el mun­do.

“Ha­ce­mos que la ro­pa de an­tes ten­ga on­da hoy en día. Le­van­ta­mos y res­tau­ra­mos pren­das pa­ra su re­uti­li­za­ción. Mu­chas ve­ces

14 NO­TA DE TA­PA

MUSAS DE AN­TES. Lau­ra Se­ga­lés se ins­pi­ra en las pe­lí­cu­las y mú­si­cas de los años 80 y 90 pa­ra la co­mu­ni­ca­ción en re­des so­cia­les de Ga­ra­ge Bou­ti­que.

PA­SIÓN POR LO VIN­TA­GE. Ca­da vez que Andrea Mon­ta­na­ro en­cuen­tra una pren­da que le atrae, su ca­be­za ya em­pie­za a ar­mar con­jun­tos y a ver qué le puede agre­gar o cam­biar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.