Ho­ra­rio y lu­gar

Sá­ba­do 8 de se­tiem­bre, de 15.00 a 20.00. Ca­lle Juan de Sa­la­zar en­tre Ar­ti­gas y San Jo­sé.

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

ci­nos pa­ra que tam­bién par­ti­ci­pen y se in­vo­lu­cren, no so­lo co­mo asis­ten­tes. Aho­ra al­gu­nos ya po­nen sus me­sas afue­ra, ha­cen jue­gos, dan cla­ses de co­ci­na. Y por su­pues­to, en ese sen­ti­do cual­quier ac­ti­vi­dad es bien­ve­ni­da”, aña­de Her­drich.

Flo­re­ce con ca­da pri­ma­ve­ra

El emprendimiento tie­ne co­mo día de rea­li­za­ción pla­nea­do el se­gun­do fin de se­ma­na de se­tiem­bre, coin­ci­dien­do con el ini­cio de la pri­ma­ve­ra, o me­jor, ade­lan­tán­do­se a él, pe­ro ya co­mo una an­te­sa­la de la que –pa­ra mu­chos– es la me­jor es­ta­ción del año, en­vuel­ta en el aro­ma y en los co­lo­res pro­pios de la tem­po­ra­da, e im­preg­na­da de su es­pí­ri­tu.

En 2017, los or­ga­ni­za­do­res re­ci­bie­ron el apo­yo de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción, que su­mi­nis­tró el es­ce­na­rio pa­ra la mú­si­ca. Es­te año es­pe­ran com­par­tir la ac­ti­vi­dad con Rohay­hu­ve che ba­rrio, un pro­gra­ma de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Cul­tu­ra y Tu­ris­mo de la Co­mu­na ca­pi­ta­li­na.

“El año pa­sa­do tu­vi­mos que pos­ter­gar y ha­cer dos se­ma­nas más tar­de por­que llo­vió. Nos sor­pren­dió que igual ve­nía mu­cha gen­te pa­ra la fe­cha pro­yec­ta­da ini­cial­men­te. Es que la fa­mi­lia bus­ca lu­ga­res al­ter­na­ti­vos, don­de se pue­da pa­sar un tiem­po con los ni­ños y no ha­cer lo que la ma­yo­ría, ir­se al shop­ping. No­so­tros pre­ten­de­mos ofre­cer un es­pa­cio al­ter­na­ti­vo”, des­ta­ca Si­mo­ne.

Pre­ci­sa­men­te, son las pre­ci­pi­ta­cio­nes plu­via­les las que a ve­ces ama­gan con aguar, li­te­ral­men­te, el en­cuen­tro. La or­ga­ni­za­do­ra acla­ra que, co­mo se desa­rro­lla al ai­re li­bre, la rea­li­za­ción de la ini­cia­ti­va que­da pos­ter­ga­da si ese día se ha­ce pre­sen­te la llu­via.

¿Quié­nes son los con­cu­rren­tes más asi­duos? A Ca­lle­cul­tu­ra acu­de gen­te de to­das las eda­des, pe­ro pre­va­le­cen en nú­me­ro las fa­mi­lias. Her­drich re­sal­ta que an­tes de que la ca­lle se cie­rre, tem­prano, ya se ha­cen pre­sen­tes los chi­cos con sus bi­ci­cle­tas y sus tri­ci­clos. Pe­ro exis­te una fran­ja a la que to­da­vía hay que se­du­cir: “Es más di­fí­cil in­tere­sar a los jó­ve­nes, a los que tie­nen en­tre 16 y 17 años”.

Pe­rio­di­ci­dad

Ca­da edi­ción de Ca­lle­cul­tu­ra re­quie­re mu­cho tra­ba­jo y or­ga­ni­za­ción; por ello, el even­to con­ti­nua­rá sien­do so­lo anual. “No pen­sa­mos to­da­vía en ha­cer va­rias ve­ces al año, por­que ca­da ins­ti­tu­ción tie­ne sus otras ac­ti­vi­da­des y es mu­cho tra­ba­jo. Es cier­to que la gen­te quie­re que ar­me­mos mu­chas edi­cio­nes más, pe­ro por el mo­men­to se­gui­re­mos así”, aña­de.

Re­pli­car una ini­cia­ti­va co­mo Ca­lle­cul­tu- ra, en otros ba­rrios de Asun­ción, se­ría ideal. Sus or­ga­ni­za­do­res tie­nen la in­ten­ción de ofre­cer­se pa­ra ayu­dar y apo­yar la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des si­mi­la­res en otros pun­tos de la ca­pi­tal. “Si otros ve­cin­da­rios quie­ren ha­cer lo mis­mo, no­so­tros les va­mos a orien­tar so­bre los pa­sos que tie­nen que dar, por­que ce­rrar la ca­lle re­quie­re de un pe­di­do a la Mu­ni­ci­pa­li­dad. So­lo tie­nen que con­tac­tar con no­so­tros”, ex­pli­ca.

Si­mo­ne aña­de que a los res­pon­sa­bles de otras or­ga­ni­za­cio­nes, “les pe­di­mos un pe­que­ño apo­yo, por­que hay co­sas que de­be­mos pa­gar, co­mo la ins­ta­la­ción de lu­ces pa­ra que a la tar­de­ci­ta no es­té tan os­cu­ro, me­sas que ofre­ce­mos a la gen­te que quie­ra ha­cer ma­nua­li­da­des; no ga­na­mos ni un gua­ra­ní con es­ta ini­cia­ti­va”.

Las ac­ti­vi­da­des son gra­tui­tas y las co­mi­das tie­nen un pre­cio ac­ce­si­ble; la idea no es ga­nar di­ne­ro, sino que la gen­te en­cuen­tre qué co­mer. “Hay ta­lle­res pa­ra gen­te de la ter­ce­ra edad, va­mos a te­ner yo­ga, mú­si­ca, un es­ce­na­rio y pues­tos de co­mi­da”, des­ta­ca la or­ga­ni­za­do­ra.

“Asun­ción... en la cal­ma de tus ca­lles de un si­len­cio evo­ca­dor”. Fe­de­ri­co Rie­ra, co­mo otros au­to­res, le de­di­có sus ver­sos a la ca­pi­tal, re­sal­tan­do esas ca­rac­te­rís­ti­cas que la ha­cían un lu­gar apa­ci­ble pa­ra el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des fa­mi­lia­res y co­mu­ni­ta­rias.

“Así la ciu­dad es más lin­da, más ama­ble”, afir­ma Si­mo­ne. Lle­var la cul­tu­ra a la ca­lle y po­ner­la al al­can­ce de la fa­mi­lia es una for­ma de ele­var la ca­li­dad de vi­da de los habitantes de Asun­ción. Por­que de ba­rrio so­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.