LLE­GAR A TO­DOS LOS SI­TIOS.

Ultima Hora - Vida - - Agenda -

de ga­ran­ti­zar­los. “Em­pe­zar a ha­blar des­de nues­tras pro­pias vi­ven­cias es co­mo que nos mo­vi­li­za y si­túa. Por­que mu­chas ve­ces las cues­tio­nes con­cep­tua­les, que nos en­se­ñan en la es­cue­la, no ha­blan de nues­tro es­ta­do de áni­mo, de có­mo nos afec­ta en nues­tro día a día”, con­si­de­ra.

Pa­ra ba­jar a tie­rra los con­cep­tos, los fa­ci­li­ta­do­res plan­tean otra di­ná­mi­ca. Es­ta vez, los par­ti­ci­pan­tes tie­nen que di­vi­dir­se en gru­pos, ana­li­zar his­to­rias de dis­cri­mi­na­ción o ne­ga­ción de de­re­chos y bus­car la me­jor ma­ne­ra de res­pon­der an­te ese ti­po de si­tua­cio­nes, pro­te­gien­do a el o la afec­ta­da y ga­ran­ti­zan­do el cum­pli­mien­to de to­dos sus de­re­chos; co­mo por ejem­plo, un chi­co que de­sea ser chi­ro­le­ro pe­ro su di­rec­to­ra le di­ce que es­tá lo­co y que esa fun­ción so­lo pue­den te­ner las mu­je­res.

Al­gu­nos gru­pos pre­sen­tan la si­tua­ción ideal en for­ma de sketch, mos­tran­do que la di­rec­to­ra de­be­ría ac­tuar con em­pa­tía y com­pren­sión, ya que su rol de edu­ca­do­ra es es­cu­char y guiar a sus alum­nos, ge­ne­ran­do el am­bien­te pro­pi­cio pa­ra que se sien­tan se­gu­ros y pue­dan desa­rro­llar­se ple­na­men­te, ex­pli­ca­ron.

El jue­go desem­bo­có en un de­ba­te mu­cho más com­ple­jo so­bre los mi­tos que pro­du­ce ha­blar de gé­ne­ro y se­xua­li­dad, el pan de cada día de la or­ga­ni­za­ción. “Es­cu­cha­mos de to­do. Hay mi­tos que in­clu­so son in­sos­pe­cha­bles que sean fal­sos o que sean in­for­ma­cio­nes erra­das, por­que lo in­cor­po­ran así tal cual, lo vi­ven to­dos los días. Por eso es muy im­por­tan­te la in­for­ma­ción en es­ta eta­pa en la que tie­nen ga­nas de ex­plo­rar”, afir­ma Cin­tia.

A es­tas ho­ras de la tar­de, los ado­les­cen­tes ya se sien­ten par­te del gru­po, y to­dos los pu­do­res se que­dan atrás. Sin fil­tro cuen­ta una de ellas: “A mi ve­ci­na su no­vio le pi­dió te­ner re­la­cio­nes se­xua­les sin cui­dar­se, por­que ase­gu­ra­ba que la pri­me­ra vez no te po­dés que­dar em­ba­ra­za­da”, en­tre ri­sas, me­dio in­có­mo­das, y ges­tos de sor­pre­sa, al­gu­nos no pue­den creer la anéc­do­ta. “Una com­pa­ñe­ra me di­jo que no se cui­da­ban con su no­vio, ni con pre­ser­va­ti­vo ni con an­ti­con­cep­ti­vos, so­lo con la pas­ti­lla del día des­pués”, com­par­tió otra, agre­gan­do que la acon­se­jó que se de­ben cui­dar, por­que esa píl­do­ra po­dría ha­cer­le muy mal.

De­bi­do a es­tas si­tua­cio­nes, la orien­ta­do­ra ase­gu­ra que es ur­gen­te po­der re­ci­bir in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca, lai­ca y de ca­li­dad. “Por­que si no la re­ci­bi­mos no po­de­mos cues­tio­nar lo que es­tá bien o lo que es­tá mal, por lo que tam­po­co po­de­mos to­mar de­ci­sio­nes aser­ti­vas so­bre nues­tras vi­das o pla­ni­fi­car­las de acuer­do a lo que que­re­mos, a có­mo nos pen­sa­mos, a lo que nos gus­ta o no. No­so­tros y no­so­tras exi­gi­mos una edu­ca­ción in­te­gral de la se­xua­li­dad (EIS) pa­ra pre­ve­nir vio­len­cia se­xual, au­men­to de embarazos ado­les­cen­tes, ca­sos de VIH, ITS; in­clu­so pa­ra pre­ve­nir la vio­len­cia en el no­viaz­go, in­tra­fa­mi­liar, et­cé­te­ra”, agre­ga.

Lle­gan­do ya al fi­nal de la jor­na­da, los pyty­võhá­ra in­vi­tan a los par­ti­ci­pan­tes a es­cri­bir en unos pa­pe­les lo que pier­den chi­cos y chi­cas al no po­der ac­ce­der a la EIS, a quié­nes de­ben exi­gir­le la ga­ran­tía de de­re­chos y qué es lo que exi­gen.

“Es un avan­ce que nos or­ga­ni­ce­mos y nos mo­vi­li­ce­mos, pa­ra que unien­do fuer­zas po­da­mos ins­ta­lar el de­ba­te, po­der exi­gir y lle­var has­ta la úl­ti­ma ins­tan­cia y así nos con­ce­dan la po­si­bi­li­dad de edu­car­nos ade­cua­da­men­te”, ex­pli­ca Cin­tia.

Levantan se­sión y los asis­ten­tes ter­mi­nan sa­tis­fe­chos, in­clu­yen­do Mai­ra, quien sin sa­ber lo que le es­pe­ra­ba, ter­mi­na con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja. “Fue una ex­pe­rien­cia su­per­lin­da, com­par­tir con jó­ve­nes y apren­der to­dos jun­tos so­bre te­mas que ge­ne­ral­men­te las per­so­nas quie­ren cen­su­rar”, re­ve­la.

Mai­ra vuel­ve a su ca­sa con más se­gu­ri­dad y con he­rra­mien­tas pa­ra to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes en su vi­da. Vuel­ve em­po­de­ra­da, sa­bien­do cuá­les son sus de­re­chos co­mo mu­jer y, por so­bre to­do, co­mo per­so­na.

La or­ga­ni­za­ción pro­po­ne ins­ta­lar el de­ba­te en los es­pa­cios fa­mi­lia­res, de amis­tad, ocio y tra­ba­jo, pa­ra con­tra­rres­tar la es­ca­sa in­for­ma­ción que hay so­bre se­xua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.