ALI­MEN­TA­CIÓN LI­BRE

Dar de ma­mar de­be­ría ser vis­to co­mo una ac­ción po­si­ti­va y re­co­men­da­da, pe­ro en Pa­ra­guay ha­cer­lo en pú­bli­co se re­pri­me a tra­vés de mi­ra­das de cen­su­ra y dis­po­si­cio­nes ar­bi­tra­rias. Aho­ra, hay ini­cia­ti­vas que pre­ten­den cam­biar es­tas ac­ti­tu­des, con vo­ces a fav

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Dar de ma­mar de­be­ría ser vis­to co­mo una ac­ción po­si­ti­va y re­co­men­da­da, pe­ro en Pa­ra­guay ha­cer­lo en pú­bli­co se re­pri­me a tra­vés de mi­ra­das de cen­su­ra y dis­po­si­cio­nes ar­bi­tra­rias.

Un shop­ping con­cu­rri­do y de mo­da de la ca­pi­tal. El guar­dia se acer­ca y le pi­de a la mu­jer que es­tá ama­man­tan­do a su be­bé que se cu­bra o que use el ba­ño co­mo sa­la de lac­tan­cia. La his­to­ria con­clu­ye con una ma­dre re­ti­rán­do­se del lo­cal y con po­cas ga­nas de vol­ver a in­ten­tar ali­men­tar a su hi­jo en un es­pa­cio pú­bli­co.

La in­tro­duc­ción ilus­tra un he­cho que, le­jos de ser ais­la­do, se re­pi­te en los cen­tros co­mer­cia­les y en cual­quier lu­gar pú­bli­co. El pru­ri­to por pre­ser­var las “bue­nas cos­tum­bres” y el “de­co­ro”, den­tro de un mar­co de lí­mi­tes di­fu­sos, prohí­be o des­es­ti­mu­la la lac­tan­cia, ge­ne­ran­do in­co­mo­di­dad o ex­po­nien­do a si­tua­cio­nes hu­mi­llan­tes a las mu­je­res que se atre­ven a ama­man­tar en esos si­tios.

La fun­da­ción Ama­man­ta Pa­ra­guay es­tá em­pe­ña­da en cam­biar esa reali­dad, por lo que pu­so en vi­gor Ca­mite­ta, una cam­pa­ña pa­ra apo­yar la lac­tan­cia ma­ter­na li­bre. “To­dos los be­bés ne­ce­si­tan ali­men­tar­se va­rias ve­ces al día pa­ra te­ner una bue­na nu­tri­ción, por eso las ma­más ne­ce­si­tan ama­man­tar a sus ni­ños en cual­quier lu­gar”, afir­ma Dul­ce Acos­ta, pre­si­den­te de la fun­da­ción.

La cam­pa­ña tam­bién bus­ca la igual­dad en el tra­to que re­ci­be la ex­po­si­ción pú­bli­ca de las te­tas, de­pen­dien­do de si el pro­ta­go­nis­ta es un hom­bre o una mu­jer. Dul­ce po­ne co­mo ejem­plo el ca­so de un equi­po mas­cu­lino de rugby, que pue­de en­tre­nar sin re­me­ra en la Cos­ta­ne­ra, pe­ro el plan­tel fe­me­nino de cual­quier de­por­te no po­dría ha­cer lo mis­mo en ese lu­gar, ni en nin­gún otro si­tio pú­bli­co.

Pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a es­ta con­tra­dic­ción, Ama­man­ta Pa­ra­guay in­vi­ta a apo­yar la igual­dad a tra­vés de Ca­mite­ta, que tie­ne en­tre sus he­rra­mien­tas una re­me­ra di­se­ña­da pa­ra su­mar el apo­yo de los hom­bres. Se bus­ca mo­di­fi­car la Ley de Lac­tan­cia Ma­ter­na pa­ra que las mu­je­res pue­dan ama­man­tar a sus be­bés en cual­quier lu­gar, sin ser ob­je­to de dis­cri­mi­na­ción.

Ali­men­to prohi­bi­do

Mo­men­tos ten­sos y si­tua­cio­nes in­có­mo­das pue­den te­ner co­mo es­ce­na­rio cual­quier lu­gar, más allá de que sea po­co o muy con­cu­rri­do, pú­bli­co o pri­va­do, pa­ra las ma­dres em­pe­ña­das en dar de ma­mar a sus be­bés. Pe­ro las his­to­rias so­bre in­ci­den­tes con los guar­dias de los shop­pings son las que más se re­pi­ten, a juz­gar por los tes­ti­mo­nios de las mu­je­res que pa­sa­ron por esa ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va.

“La pri­me­ra sa­li­da con Neil fue a un shop­ping, don­de ha­bía mu­cha gen­te. Nos pre­pa­ra­mos pa­ra pa­sar una tar­de en fa­mi­lia. Al mo­men­to de ali­men­tar­lo, me di cuen­ta de que la si­tua­ción no iba a ser muy fá­cil”, cuen­ta Pa­tri­cia Na­vei­ra, li­cen­cia­da en Obs­te­tri­cia y Sa­lud Ma­ter­noin­fan­til, y ma­má de Neil, de cin­co me­ses de edad.

Pa­tri­cia se en­con­tró con mu­chas mi­ra­das cuan­do se pre­pa­ra­ba pa­ra dar­le de ma­mar a su hi­jo; y con la sor­pre­sa de que al­gu­nas de ellas per­te­ne­cían a los guar­dias del shop­ping. Uno de ellos per­ma­ne­ció en ac­ti­tud vi­gi­lan­te, man­te­nien­do la vis­ta so­bre ma­dre e hi­jo, si­guién­do­los con la mi­ra­da y acer­cán­do­se ca­da vez más, con un wal­kie en la mano.

Pe­ro cuan­do Pa­tri­cia ama­gó con cu­brir al be­bé, vio que el em­plea­do ba­jó el in­ter­co­mu­ni­ca­dor y se re­ti­ró a su an­ti­gua po­si­ción, lo que pa­ra la ma­má fue una mues­tra de que la in­ten­ción del can­cer­be­ro era de­cir­le que de­bía cu­brir­se o re­ti­rar­se del si­tio.

“Fue una si­tua­ción muy in­có­mo­da, por-

que no so­la­men­te era la mi­ra­da del guar­dia, sino tam­bién la de las per­so­nas que es­ta­ban cer­ca. Re­cuer­do a una pa­re­ja ma­yor, ob­ser­ván­do­me; y la se­ño­ra hi­zo un co­men­ta­rio co­mo di­cien­do: ‘¡Qué bár­ba­ro!’. Es­ta­ba cer­ca, co­mo a dos o tres me­tros, ob­via­men­te la es­cu­ché. En­ton­ces, esa pri­me­ra sa­li­da, que era con mu­cha emo­ción, no lo fue tan­to por­que hi­zo que me sin­tie­ra cohi­bi­da. So­lo que­ría vol­ver a ca­sa pa­ra ama­man­tar tran­qui­la a mi be­bé”, re­la­ta.

Cynt­hia Al­va­ri­za tie­ne una his­to­ria pa­re­ci­da. “Ha­ce unos tres años, yo te­nía una be­ba de tres me­ses y fui­mos a un con­cu­rri­do shop­ping. Era su ho­ra de ma­mar y nos que­da­mos en uno de los so­fás. Yo te­nía una sa­ba­ni­ta; no es que es­ta­ría al des­cu­bier­to, le iba a ta­par pa­ra dar­le de ma­mar. Cuan­do nos sen­ta­mos, se acer­có uno de los guar­dias y nos di­jo que es­ta­ba prohi­bi­do”, cuen­ta.

Ella se le­van­tó y le pre­gun­tó al em­plea­do por qué no po­día dar de ma­mar a su hi­ja, si su seno es­ta­ba ta­pa­do con una sa­ba­ni­ta y no ha­bía na­da obs­ceno en eso. “Me di­jo que es­ta­ba prohi­bi­do y que eran las re­glas del shop­ping. Así que fui al es­ta­cio­na­mien­to a dar de ma­mar en el au­to, pe­ro ya me que­dé con la in­dig­na­ción, no qui­se vol­ver a en­trar. Des­de ese mo­men­to, pen­sar en ir a pa­sear a un shop­ping que­dó de la­do. Evi­té la si­tua­ción y los lu­ga­res muy pú­bli­cos”, re­la­ta.

Ma­ría de los Án­ge­les (Ma­ra) Acos­ta es nu­tri­cio­nis­ta, je­fa del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Lac­tan­cia Ma­ter­na del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca (MSP) y co­la­bo­ra­do­ra de Ama­man­ta Pa­ra­guay. Tam­bién fue víc­ti­ma de la mo­ra­li­na an­ti­ama­man­ta­mien­to en pú­bli­co.

“Pon­go mi ex­pe­rien­cia co­mo tes­ti­mo­nio por­que tra­ba­jo en la pro­mo­ción de la lac­tan­cia des­de an­tes de ser ma­dre; y cuan­do me to­có, en un co­mer­cio, es­tan­do con mi hi­ja me re­ga­la­ron, muy su­til­men­te, una man­ta pa­ra cu­brir­me por­que es­ta­ba ama­man­tan­do en ese lu­gar”, re­cuer­da.

Fun­da­men­tal

Co­mo ex­per­ta en el te­ma, Ma­ra sos­tie­ne que la le­che ma­ter­na “es la pri­me­ra fuen­te de ali­men­ta­ción de la es­pe­cie hu­ma­na; no po­de­mos ha­blar so­la­men­te de que es me­jor y que tie­ne ven­ta­jas so­bre otras le­ches, sino que tam­bién hay que de­cir que es el ali­men­to que los re­cién na­ci­dos ne­ce­si­tan”.

La pro­fe­sio­nal ase­gu­ra que se pue­de jus­ti­fi­car cien­tí­fi­ca­men­te las bon­da­des de la le­che ma­ter­na por­que es­ta con­tie­ne “to­dos los nu­trien­tes, las de­fen­sas –que la ma­má le va tras­pa­san­do al be­bé– y tie­ne al­go fun­da­men­tal, que es el ti­po de gra­sas que ayu­dan a que las neu­ro­nas se co­nec­ten y crez­can. Y eso to­da­vía no pu­do ser igua­la­do con la tec­no­lo­gía ni pro­ce­san­do otro ti­po de le­che”.

En el em­ba­ra­zo, el cor­dón um­bi­li­cal es la vía pa­ra que el be­bé se ali­men­te y re­ci­ba to­dos los es­tí­mu­los, pe­ro des­pués del par­to es la le­che ma­ter­na la que cum­ple esas fun­cio­nes, pues pre­vie­ne las en­fer­me­da­des –y aun la muer­te– de los ni­ños, ya que le pro­vee al re­cién na­ci­do de los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su sa­lud y su­per­vi­ven­cia.

Pe­ro la le­che ma­ter­na no so­lo cu­bre to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar una bue­na nu­tri­ción y, por en­de, una bue­na sa­lud, sino que tam­bién in­flu­ye de ma­ne­ra po­si­ti­va en la for­ma­ción del ca­rác­ter y la con­duc­ta del in­di­vi­duo.

“Por su­pues­to, les pre­pa­ra pa­ra la vi­da adul­ta por­que dis­po­ne los ce­re­bros de los be­bés pa­ra que se desa­rro­llen y sean adul­tos pro­duc­ti­vos. Y el es­tar en con­tac­to con el cuer­po de la ma­dre cu­bre sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas de se­gu­ri­dad y con­sue­lo, evi­ta el sen­ti­mien­to de aban­dono, por­que los be­bés se sien­ten así al na­cer y al ser se­pa­ra­dos de sus ma­más”, de­ta­lla Ma­ra.

¿Cuán­tas ve­ces al día de­be ma­mar un neo­na­to? En­tre ocho y 12 ve­ces por día, afir­ma la es­pe­cia­lis­ta, quien agre­ga que en lac­tan­cia se ha­bla de ali­men­ta­ción a de­man­da, lo que sig­ni­fi­ca que es el ni­ño quien mar­ca los tiem­pos de su ama­man­ta­mien­to, él es el que di­ce cuán­do quie­re y cuán­do no.

Pe­ro pa­ra que la ma­dre pue­da en­te­rar­se, tie­ne que te­ner­lo cer­ca, no de­be es­tar al cui­da­do de otra per­so­na, le­jos de ella. Des­de Ama­man­ta Pa­ra­guay y la cam­pa­ña

Ca­mite­ta se pro­mue­ve que la ma­dre car­gue al be­bé o es­té cer­ca de él. Ma­ra ase­gu­ra que eso no va a mal­criar al ni­ño, co­mo sos­tie­ne un pen­sa­mien­to muy ex­ten­di­do.

“Hay que ob­ser­var al be­bé, hay que mi­rar­le y es él quien nos va mar­can­do lo que lla­ma­mos ‘se­ña­les de ham­bre’. Pri­me­ro se in­quie­ta, des­pués mue­ve la ca­be­za, des­pués los oji­tos ha­cen re­fle­jos de

bús­que­da; em­pie­za a bus­car, a ol­fa­tear, des­pués se chu­pa el de­do, lue­go la ro­pa, a con­ti­nua­ción se po­ne ner­vio­so, y por úl­ti­mo pe­ga el gri­to y llo­ra. Y si la ma­má es­tá le­jos, no lo va a sa­ber”, aña­de.

Ma­ra Acos­ta aler­ta que cuan­do el be­bé se in­quie­ta, eso pue­de di­fi­cul­tar el ama­man­ta­mien­to por­que ya no aga­rra el pe­zón co­mo se de­be y se po­ne aun más ner­vio­so, lo que se de­no­mi­na ‘se­ñal tar­día de ham­bre’. Apar­te, aña­de la es­pe­cia­lis­ta, la ma­má de­be apren­der a re­co­no­cer si llo­ra por ham­bre o por otra ra­zón, pues el llan­to no siem­pre es un in­di­ca­dor de que el ni­ño quie­re ma­mar.

La au­to­rre­gu­la­ción que rea­li­za el chi­co tam­bién tie­ne re­la­ción con otro as­pec­to muy im­por­tan­te, que es la pre­ven­ción de la obe­si­dad. “El ni­ño re­gu­la lo que va a co­mer, se ha­ce cons­cien­te de que ya es­tá sa­tis­fe­cho. Cuan­do eso ocu­rre, el es­tó­ma­go le man­da una se­ñal al ce­re­bro y el ni­ño di­ce: ‘Ya no quie­ro más’. Eso no pa­sa cuan­do se ali­men­ta con bi­be­rón, por­que no re­gu­la lo que co­me, tra­ga lo que le vie­ne, ni si­quie­ra tie­ne que suc­cio­nar”, ad­vier­te la nu­tri­cio­nis­ta.

Pro­duc­ción con­ti­nua

Una mu­jer con un be­bé ge­ne­ra le­che aun­que se en­cuen­tre tra­ba­jan­do. Por eso, en Pa­ra­guay es obli­ga­to­rio que las em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas con más de 30 mu­je­res la­bo­ran­do cuen­ten con sa­las de lac­tan­cia en las que ex­traer­se el lí­qui­do ali­men­ti­cio du­ran­te la jor­na­da, de tal ma­ne­ra que no se in­te­rrum­pa esa pro­duc­ción.

“Si yo no me ex­trai­go la le­che en mi jor­na­da la­bo­ral, va a dis­mi­nuir, por­que cuan­to me­nos se sa­ca, me­nos se pro­du­ce. Ese es otro de los fac­to­res que ha­cen que las mu­je­res ten­gan di­fi­cul­ta­des pa­ra se­guir ama­man­tan­do a sus hi­jos. Y si se­gui­mos re­em­pla­zan­do la le­che ma­ter­na por otro ti­po de le­che, el ni­ño se va a en­fer­mar. Lo mis­mo pa­sa­rá si no cu­bre sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas de ape­go, con­tac­to y sa­lud”, re­fie­re Ma­ra.

En ge­ne­ral, las ma­dres tam­po­co tie­nen la po­si­bi­li­dad de lle­var a sus ni­ños a sus si­tios de la­bor. “La mu­jer siem­pre ha tra­ba­ja­do a lo lar­go de la his­to­ria, pe­ro lo ha­cía con su hi­jo al la­do. Hoy la con­for­ma­ción de la

es­truc­tu­ra de tra­ba­jo no nos per­mi­te eso. Es una reali­dad y te­ne­mos que se­pa­rar­nos de nues­tros ni­ños”, se la­men­ta Ma­ra.

En Pa­ra­guay, los per­mi­sos por ma­ter­ni­dad son aho­ra más ex­ten­sos, por lo que una mu­jer que ha pa­ri­do hoy pue­de per­ma­ne­cer cua­tro me­ses y me­dio con su be­bé. Sin em­bar­go, el pe­rio­do crí­ti­co abar­ca un se­mes­tre, ya que los pri­me­ros seis me­ses son los más de­li­ca­dos, de­bi­do a que un re­cién na­ci­do so­la­men­te de­be ali­men­tar­se de le­che ma­ter­na, no de otra co­sa.

“Por eso es una gran con­quis­ta que­dar­nos cua­tro me­ses y me­dio. No con­se­gui­mos seis me­ses por­que eso re­quie­re una gran in­ver­sión, y en es­te país se in­vier­te en cual­quier co­sa me­nos en la sa­lud de los ni­ños”, se que­ja.

Otro as­pec­to que abor­da la cam­pa­ña es el cul­tu­ral. “En pri­mer lu­gar, no hay asien­tos don­de una pue­da sen­tar­se pa­ra ama­man­tar en los co­mer­cios, en la vía pú­bli­ca, en las pla­zas. A eso se su­ma que dar la te­ta es­tá mal vis­to por­que hoy los se­nos sir­ven pa­ra pro­mo­ver la se­xua­li­dad”, di­ce Ma­ra.

Las ac­ti­vis­tas de la lac­tan­cia li­bre afir­man que las te­tas no son vis­tas co­mo fuen­te de ali­men­ta­ción, de sa­lud de la po­bla­ción, y abo­gan por­que se cam­bie esa vi­sión hi­per­se­xua­li­za­da de los pe­chos, ya que ese ór­gano, en las mu­je­res, no de­be­ría aso­ciar­se ex­clu­si­va­men­te con la se­xua­li­dad.

Po­ner­se la ca­mi­se­ta

Lo que Ama­man­ta Pa­ra­guay es­tá lle­van­do ade­lan­te en la ac­tua­li­dad, a tra­vés de una agen­cia, es el pac­to en las re­des so­cia­les, gra­ban­do vi­deo­ca­sos, con­tac­tan­do con in­fluen­cers. Y se con­si­guió que un nú­me­ro gran­de de per­so­nas se su­men a la cam­pa­ña, bus­can­do ge­ne­rar un im­pac­to vi­sual. En ese con­tex­to, tam­bién se es­tá in­vo­lu­cran­do a los hom­bres pa­ra que to­men un rol pro­ta­gó­ni­co en la cam­pa­ña.

“Pa­ra el hom­bre, po­ner­se la ca­mi­se­ta tie­ne una con­no­ta­ción sim­bó­li­ca, pe­ro el fin ma­yor es que tam­bién es­té in­clui­do, apo­ye y lu­che por ese de­re­cho. A ni­vel so­cial, eso im­pli­ca­ría un gran cam­bio, por­que si bien es cier­to que en­tre mu­je­res po­de­mos apo­yar­nos, que lo ha­ga un hom­bre a fa­vor de la lac­tan­cia ma­ter­na, de su pa­re­ja, de su fa­mi­lia, de su her­ma­na, de su tía, de quien sea, va a ge­ne­rar un cam­bio en la po­bla­ción mas­cu­li­na tam­bién, que lo va a ver y nor­ma­li­zar”, di­ce Pa­tri­cia.

Prohi­bir o des­alen­tar el li­bre ama­man­ta­mien­to aten­ta con­tra lo na­tu­ral, con­tra el de­re­cho del ni­ño a ali­men­tar­se en el mo­men­to en que lo re­quie­ra. Y tam­bién in­flu­ye emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­ca­men­te en la mu­jer, que se sien­te me­nos­pre­cia­da, in­ti­mi­da­da, lo que a su vez le qui­ta li­ber­tad, cau­sas que ha­cen que, la­men­ta­ble­men­te, dis­mi­nu­ya la lac­tan­cia ma­ter­na.

“Mu­cha gen­te no ve la im­por­tan­cia de es­to. Apar­te de ser un mo­men­to de ali­men­ta­ción pa­ra el be­bé, es una cons­truc­ción del víncu­lo con ese ni­ño que, cuan­do sea gran­de, va a ser par­te de la so­cie­dad. La lac­tan­cia en nues­tro país tie­ne que ser vis­ta de una for­ma nor­mal, co­mo lo que es, fi­sio­ló­gi­ca y de víncu­lo de ape­go con ese be­bé, por­que es­ta­mos cons­tru­yen­do se­res hu­ma­nos con los cua­les en el fu­tu­ro nos va­mos a re­la­cio­nar”, agre­ga Pa­tri­cia.

Cui­dar que la ali­men­ta­ción de los be­bés sea la co­rrec­ta es ase­gu­rar que los ciu­da­da­nos de ma­ña­na sean adul­tos de pro­ve­cho. Cual­quier ini­cia­ti­va que es­ti­mu­le una lac­tan­cia li­bre de­be ser apo­ya­da y di­fun­di­da; y con­tar con un mar­co le­gal que ase­gu­re ese de­re­cho no pue­de se­guir es­pe­ran­do. Que es­ta cam­pa­ña no se cor­te.

12 NO­TA DE TA­PA

HO­RA DE DESTAPARSE. La ali­men­ta­ción es li­bre, pe­ro por lo ge­ne­ral se obli­ga a una ma­dre a ta­par sus se­nos si va a ama­man­tar en pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.