El ja­que de las rei­nas

Es­ta vez la rei­na, o me­jor di­cho, las rei­nas, se apo­de­ran del ta­ble­ro. Ellas po­nen las re­glas pa­ra de­cir: “Aquí es­ta­mos, lis­tas pa­ra dar ba­ta­lla”. Son las Ku­ña Aran­du, el equi­po olím­pi­co fe­me­nino que re­pre­sen­ta­rá a nues­tro país en las Olim­pia­das de Aje­dre

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Be­lla Tie­rra Ar­te­sa­nía. Agra­de­ce­mos a:

La rei­na es la pie­za más po­de­ro­sa del aje­drez, pe­ro a pe­sar de su po­der ella es una fi­cha más fren­te al rey. Las re­glas no dis­tan mu­cho del con­tex­to en el que se desa­rro­lla el jue­go, don­de los hom­bres han te­ni­do más pri­vi­le­gios que las mu­je­res, por su­pues­ta­men­te es­tar más ap­tos y ser más in­te­li­gen­tes que ellas. Pe­ro las chi­cas han de­mos­tra­do, a lo lar­go de los años, su ca­pa­ci­dad pa­ra po­der com­pe­tir fren­te a fren­te sin nin­gún in­con­ve­nien­te.

Es­ta se­rá la cua­dra­gé­si­ma ter­ce­ra edi­ción de las Olim­pia­das de Aje­drez; sin em­bar­go, es ape­nas la sex­ta vez que Pa­ra­guay en­vía a un gru­po fe­me­nino de aje­drez, por­que la Fe­de­ra­ción Pa­ra­gua­ya con­si­de­ra­ba que “no ha­bía ni­vel”, y tam­po­co se te­nían los re­cur­sos ne­ce­sa­rios. Pe­ro ellas ni sus fa­mi­lias se con­for­ma­ron con esa res­pues­ta, y de­ci­die­ron ha­cer al­go por cuen­ta pro­pia. Así co­men­zó la tra­ve­sía de las aje­dre­cis­tas 10 años atrás.

Ga­brie­la Var­gas es in­te­gran­te de Ku­ña Aran­du, es una Maes­tra Fi­de, ran­go de ju­ga­do­ra y una de las me­jo­res del país. Ella jue­ga aje­drez des­de 2002, año en que em­pe­zó a se­guir muy de cer­ca las Olim­pia­das de di­cho de­por­te, y muy en es­pe­cial al equi­po en­via­do pa­ra re­pre­sen­tar a nues­tro país.

Ga­bi si­guió con mu­cha ilu­sión al gru­po mas­cu­lino, pe­ro cuan­do se dio cuen­ta de que ha­bía una di­vi­sión fe­me­ni­na, y que allí no te­nía­mos re­pre­sen­ta­ción, se pu­so muy tris­te. Sin em­bar­go, eso des­per­tó en ella las ga­nas de par­ti­ci­par del en­cuen­tro, que se rea­li­za ca­da dos años, so­lo que cuan­do con­sul­tó so­bre si ha­bía una se­lec­ción le di­je­ron que no, por fal­ta de ni­vel, a pe­sar de sa­ber que ya ha­bían va­rias ju­ga­do­ras que for­ma­ban par­te del ran­king in­ter­na­cio­nal.

“En­ton­ces, en el año 2008, jun­to con nues­tros pa­dres y ma­dres pre­sen­ta­mos una no­ta con la in­ten­ción de par­ti­ci­par del en­tran­te tor­neo. La idea era ha­cer un cla­si­fi­ca­to­rio y que las cin­co me­jo­res ju­ga­do­ras re­pre­sen­ten al país”, cuen­ta Le­ti­cia Áva­los, otra de las in­te­gran­tes del equi­po olím­pi­co, quien, co­mo Ga­brie­la, vie­ne par­ti­ci­pan­do des­de aque­lla pri­me­ra vez.

Las chi­cas lo­gra­ron su co­me­ti­do y fue la pri­me­ra vez en la his­to­ria del país que se en­via­ba un equi­po fe­me­nino. Esa se­lec­ción va cam­bian­do en ca­da com­pe­ten­cia, ya que la cla­si­fi­ca­ción se rea­li­za a tra­vés de los cam­peo­na­tos na­cio­na­les don­de las par­ti­ci­pan­tes van acu­mu­lan­do pun­tos, y de acuer­do a ese pun­ta­je van su­bien­do o ba­jan­do en la ta­bla.

Ac­tual­men­te las in­te­gran­tes del equi­po olím­pi­co son Jen­ni­fer Pé­rez (31), Ga­brie­la Var­gas (30), Le­ti­cia Áva­los (24), Luz Ca­rre­ras (18) y Anahí Martínez (14), las dos úl­ti­mas son las más jó­ve­nes de la se­lec­ción y par­ti­ci­pa­rán por pri­me­ra vez del en­cuen­tro.

“Al ju­gar con la ban­de­ra de Pa­ra­guay por la es­pal­da sen­tís un or­gu­llo muy gran­de. Pe­ro en ge­ne­ral nues­tro país es­tá un po­co re­za­ga­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal en aje­drez. No hay su­fi­cien­te apo­yo pa­ra que, por ejem­plo, nues­tros me­jo­res ju­ga­do­res ha­gan una gi­ra por Eu­ro­pa, co­mo con cual­quier otro de­por­te, pa­ra co­no­cer y ver el ni­vel que ma­ne­jan, y que no­so­tros po­da­mos ju­gar tam­bién así, de igual a igual, por­que la ver­dad es que no hay mu­cha di­fe­ren­cia”, di­ce Le­ti.

Por un pun­to

Se­gún Le­ti­cia, el aje­drez es to­da­vía un de­por­te des­co­no­ci­do, no tan po­pu­lar co­mo el fút­bol, el básquet o la na­ta­ción, y eso se de­be a una cues­tión so­cio­cul­tu­ral que de a po­co es­tá cam­bian­do.

Sin em­bar­go, la po­si­ción que tie­ne nues­tro país en el ran­king in­ter­na­cio­nal no es­tá na­da mal. En las úl­ti­mas Olim­pia­das, el equi­po fe­me­nino ob­tu­vo el pues­to 65° de 140 paí­ses y que­da­ron en se­gun­do lu­gar del Gru­po D.

“Es­tu­vi­mos a un pun­to de traer la

me­da­lla de oro. Per­di­mos con­tra Si­ria, a pe­sar de que no­so­tras les ha­bía­mos ga­na­do el match 3 a 1. Lo que pa­sa es que en las com­pe­ten­cias de aje­drez uno no se eli­mi­na, sino que si­gue ju­gan­do to­das las ron­das has­ta que ter­mi­na el tor­neo. Y por eso nos su­pe­raron por un pun­to”, re­cuer­da Le­ti.

Aho­ra las ex­pec­ta­ti­vas son al­tí­si­mas, y las chi­cas es­tán pre­pa­ra­das pa­ra traer la me­da­lla de oro. “Pen­sa­mos que po­de­mos ga­nar, por­que se nos es­ca­pó no­más, co­mo por ac­ci­den­te”, di­cen.

Du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas ellas se se de­di­ca­ron a en­tre­nar más du­ro y a re­co­lec­tar fon­dos pa­ra el via­je. A pe­sar de que la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de De­por­tes cu­bre los gas­tos de pa­sa­je de ida y vuel­ta, y la or­ga­ni­za­ción del tor­neo se ha­ce car­go de la es­ta­día de to­dos los par­ti­ci­pan­tes, tam­bién ne­ce­si­tan pa­gar a ins­truc­to­res y con­tar con un di­ne­ro ex­tra, te­nien­do en cuen­ta que es­ta­rán va­rios días fue­ra de sus pues­tos tra­ba­jo.

Nor­mal­men­te sus prác­ti­cas son de dos ho­ras por día, tres ve­ces a la se­ma­na, en don­de en­tre­nan cálcu­lo, es­tra­te­gia y re­sis­ten­cia. “No­so­tras prac­ti­ca­mos con li­bros muy gor­dos de aper­tu­ra. Du­ran­te la se­ma­na es­tu­dia­mos y los fi­nes de se­ma­na nos po­ne­mos a prue­ba. De don­de más se apren­de es de las par­ti­das que per­dés, por­que po­dés co­rre­gir tus erro­res vol­vien­do a es­tu­diar y a en­tre­nar”, ase­gu­ra Le­ti.

Cam­pa­ña vi­ral

Bus­can­do más fon­dos y que­rien­do lla­mar la aten­ción de las per­so­nas, las Ku­ña Aran­du em­pe­za­ron a con­tar a tra­vés de las re­des so­cia­les có­mo fue el lar­go ca­mino pa­ra que pu­die­ran par­ti­ci­par de las Olim­pia­das. In­tere­sa­dos en la his­to­ria, una agen­cia de pu­bli­ci­dad les ofre­ció desa­rro­llar­les una pe­que­ña cam­pa­ña co­mu­ni­ca­cio­nal.

Con una fo­to de las in­te­gran­tes ves­ti­das co­mo si fue­ran hom­bres, y un tex­to que afir­ma que el aje­drez es un de­por­te de ca­ba­lle­ros, el afi­che re­co­rrió las re­des y nin­gu­na es­pe­ra­ba que tu­vie­ran tan­ta re­per­cu­sión.

“Des­de que em­pe­zó es­toy de aquí pa­ra allá, de en­tre­vis­ta en en­tre­vis­ta. Y eso es muy bueno, por­que el aje­drez nun­ca tu­vo tan­ta pan­ta­lla, y aho­ra la gen­te sa­be que

hay mu­je­res que jue­gan es­te de­por­te y que es­tán re­pre­sen­tan­do al país”, afir­ma Le­ti.

Cuen­ta que Pa­ra­guay en­vía al equi­po mas­cu­lino des­de 1989, y que nun­ca an­tes ha­bía pen­sa­do en­viar un equi­po fe­me­nino has­ta que ellas in­ter­vi­nie­ron en 2008. “En el aje­drez pa­ra­gua­yo, de los 98 ju­ga­do­res ran­kea­dos, 15 son mu­je­res. Y si mi­rás en un tor­neo en don­de hay 50 ju­ga­do­res, vas a en­con­trar una o dos chi­cas ju­gan­do, o sino nin­gu­na”, agre­ga Áva­los.

Ser aje­dre­cis­ta no es fá­cil, me­nos en un país co­mo el nues­tro, en don­de las chi­cas se en­fren­tan a mu­chas tra­bas y desafíos. “Los hom­bres no pue­den per­der con­tra vos, por­que sos mu­jer. Y si les ga­nás, se pi­chan y mo­les­tan”, aña­de ... .

Fra­ses co­mo “las mu­je­res no pue­den ser bue­nas por­que tie­nen otras preo­cu­pa­cio­nes”, o “no pue­den ju­gar por­que ellas no se ca­llan nun­ca”, son co­mo dar­dos que re­ci­ben las chi­cas, y van ca­lan­do hon­do en sus pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos.

“La gen­te le pre­gun­ta a las ne­nas por qué de­ja­ron si ju­ga­ban tan bien, pe­ro es­tá tan arrai­ga­do el ma­chis­mo. Y a lo me­jor ven co­mo al­go nor­mal, pe­ro a una ni­ña de 8 años que em­pie­za a ju­gar le va afec­tan­do de a po­co has­ta que pier­de el in­te­rés y de­ja de ju­gar. Y así es co­mo se pier­den va­lo­res fe­me­ni­nos”, ex­pre­sa.

A es­tas ho­ras, las chi­cas ya es­ta­rán des­em­bar­can­do en Ba­tu­mi, Geor­gia, don­de com­pe­ti­rán con­tra 11 paí­ses, del 23 de se­tiem­bre al 6 de oc­tu­bre, una ron­da por día.

El aje­drez en nues­tro país es to­da­vía ama­teur, co­mo bien lo afir­mó en un co­mu­ni­ca­do la Fe­de­ra­ción Pa­ra­gua­ya de Aje­drez; sin em­bar­go, ase­gu­ran que es­tá pa­san­do por un ex­ce­len­te mo­men­to y que la par­ti­ci­pa­ción en Ba­tu­mi de am­bos equi­pos lo de­mos­tra­rá.

Co­mo es­pec­ta­do­res, nos que­da co­no­cer más so­bre el de­por­te, se­guir apo­yan­do y di­fun­dien­do, pa­ra que con los años nos acer­que­mos más y más a la me­da­lla de oro.

ESTRATEGAS AUDACES. La agen­cia Oni­ria\TBWA es la que de­ci­dió dar una mano a las chi­cas, pa­ra vi­si­bi­li­zar su si­tua­ción y con­se­guir ca­pi­tal pa­ra el viá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.