AR­QUI­TEC­TU­RA

La Ca­sa Chon­tay, de Ma­ri­na Ve­lla

Casas - - Índice - Ma­ri­na Ve­lla POR RE­BE­CA VAISMAN Fo­tos de Gon­za­lo Cá­ce­res Dan­cuart

Em­pla­za­da co­mo pri­vi­le­gia­do mi­ra­dor del va­lle de Lu­rín, es­ta ca­sa di­se­ña­da por Ma­ri­na Ve­lla ce­le­bra los ma­te­ria­les y la na­tu­ra­le­za de An­tio­quía, y es­ta­ble­ce una nue­va di­men­sión pa­ra la vi­da en el cam­po.

Se usó pie­dra y ado­be pa­ra los ex­te­rio­res. Los mu­ros que se­pa­ran los cuar­tos tie­nen la­dri­llo, por su es­pe­sor.

Una ho­ra y me­dia des­pués, la ciu­dad de Li­ma ha que­da­do atrás. Des­de la ca­rre­te­ra, no pue­de dis­tin­guir­se na­da en­tre los ce­rros de pie­dra se­cos y las que­bra­das.

Y, sin em­bar­go, so­bre un al­ti­llo que se con­fun­de con el res­to del va­lle del río Lu­rín, pro­te­gi­da por los ár­bo­les y por su pro­pio em­pla­za­mien­to, se al­za una ca­sa: co­mo un mi­ra­dor pro­te­gi­do, y si­guien­do la ló­gi­ca de su pai­sa­je, la Ca­sa Chon­tay de Ma­ri­na Ve­lla asu­me el re­to de in­cor­po­rar ma­te­ria­les oriun­dos y ve­ge­ta­ción en su con­cep­to y eje­cu­ción. Y, tam­bién, el de re­vi­sar la re­la­ción de una ca­sa tem­po­ral con el en­torno.

La ca­sa se dis­tri­bu­ye en dos vo­lú­me­nes so­bre un te­rreno irre­gu­lar. So­bre la par­te al­ta, un pri­mer vo­lu­men de 58 me­tros cua­dra­dos al­ber­ga la co­ci­na, el co­me­dor y

la sa­la. En el vo­lu­men ba­jo, de 103 me­tros cua­dra­dos, se ubi­ca el área pri­va­da, con tres dor­mi­to­rios (que in­clu­yen una ca­ma en un al­ti­llo), los ba­ños y la te­rra­za. Las mam­pa­ras de pi­so a te­cho in­te­gran el in­te­rior con el ex­te­rior, de tal ma­ne­ra que la vis­ta atra­vie­sa los vo­lú­me­nes y al­can­za dis­tin­tos pun­tos del te­rreno. La te­rra­za es­tá orien­ta­da ha­cia el va­lle pa­ra po­ten­ciar su vis­ta, y se ha de­ja­do la po­si­bi­li­dad de cons­truir una se­gun­da te­rra­za so­bre el te­cho de uno de los vo­lú­me­nes. La ca­rre­te­ra pa­sa por de­trás: des­de allí, el des­ni­vel no per­mi­te ver la ca­sa, ca­mu­fla­da en­tre los ár­bo­les. Es­to ga­ran­ti­za la pri­va­ci­dad y la se­gu­ri­dad de la pro­pie­dad. Y res­pe­ta el pai­sa­je del va­lle.

Uno de los ob­je­ti­vos que se im­pu­so Ve­lla fue de­jar el má­xi­mo de te­rreno li­bre. La ca­sa se re­suel­ve en 161 me­tros cua­dra­dos, que in­clu­yen la te­rra­za y de­jan más de dos mil me­tros cua­dra­dos de ex­te­rior. “Es una es­ca­la chi­ca pe­ro su­ma­men­te

La ca­sa asu­me el re­to de in­cor­po­rar ma­te­ria­les oriun­dos y ve­ge­ta­ción en su con­cep­to y eje­cu­ción.

efi­cien­te, sin es­pa­cios muer­tos”, ex­pli­ca al res­pec­to Ma­ri­na Ve­lla. Eso que­dó de­mos­tra­do en su inau­gu­ra­ción: los pro­pie­ta­rios tu­vie­ron una de aque­llas pró­di­gas reunio­nes fa­mi­lia­res de fin de se­ma­na, y la ca­sa lle­na aco­gió a die­ci­sie­te per­so­nas. Den­tro, to­do se re­suel­ve en el mí­ni­mo de es­pa­cio. Fue­ra, las po­si­bi­li­da­des pa­re­cen al­can­zar el fi­nal del va­lle.

Lí­NEAS DE PIE­DRA

La ca­sa se cons­tru­yó usan­do una téc­ni­ca mix­ta, que com­bi­na pie­dra y ado­be

–ma­te­ria­les lo­ca­les– con téc­ni­cas más con­ven­cio­na­les de edi­fi­ca­ción: vi­gas de con­cre­to y fie­rro. Los mu­ros de pie­dra con­ser­van el ca­lor, y la ven­ti­la­ción se ase­gu­ra a tra­vés de las mam­pa­ras, las ven­ta­nas al­tas que re­co­rren el con­torno del vo­lu­men y las tea­ti­nas. Las ce­lo­sías de ma­de­ra per­mi­ten con­tro­lar el in­gre­so del ai­re y la luz. Ade­más, cum­plen una fun­ción vi­tal en la con­cep­ción de la ca­sa: “Una idea im­por­tan­te era tra­ba­jar lí­neas y no vo­lú­me­nes”, ex­pli­ca Ve­lla. “Por eso, un ma­te­rial no to­ca otro ma­te­rial. La ma­de­ra se­pa­ra la pie­dra y, si la ce­lo­sía se abre, pue­des ver to­do el can­to del mu­ro de pie­dra”. La ar­qui­tec­ta se va­lió de ese re­cur­so pa­ra lo­grar una es­té­ti­ca con­tem­po­rá­nea con ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les.

En el des­ni­vel se sem­bró ve­ti­ver, plan­ta gra­mí­nea de raíz que al­can­za los tres me­tros de pro­fun­di­dad, la cual sir­ve co­mo mu­ro de con­ten­ción. Es­to, ade­más, ge­ne­ra la ilu­sión de que la ca­sa emer­ge de la tie­rra. En la te­rra­za, el te­cho es de ca­ña y las co­lum­nas, de eu­ca­lip­to. Pa­ra dar co­lor a la es­truc­tu­ra, se usa­ron bu­gan­vi­lias y jaz­mi­nes, que con el tiem­po tre­pa­rán y abra­za­rán los mu­ros, has­ta el te­cho.

Par­te del plan­tea­mien­to ar­qui­tec­tó­ni­co tie­ne que ver con la for­ma en la que se ha­bi­ta una ca­sa tem­po­ral y en la que se con­vi­ve con la na­tu­ra­le­za. Una se­rie de ac­ti­vi­da­des y mo­men­tos se plan­tean en el ex­te­rior: una zo­na de ha­ma­cas, otra de fue­go, el mi­ra­dor, el sal­ta­rín pa­ra los ni­ños, una huer­ta y la pis­ci­na. Ca­da uno de es­tos ele­men­tos es­tá se­pa­ra­do y dis­per­so por el te­rreno, de tal ma­ne­ra que los ha­bi­tan­tes de­ben des­pla­zar­se y re­co­rrer­lo. In­clu­so, tran­si­tar en­tre am­bos vo­lú­me­nes de la ca­sa im­pli­ca atra­ve­sar el ex­te­rior. “Que­ría­mos ha­cer que la gen­te sa­lie­ra de la ca­sa y mi­ra­ra ha­cia fue­ra”, ex­pli­ca Ma­ri­na Ve­lla. Atra­ve­san­do los mu­ros de pie­dra, el cie­lo y la na­tu­ra­le­za que­dan ex­pues­tos. •

Pá­gi­na an­te­rior Ve­lla pro­po­ne una ar­qui­tec­tu­ra de lí­neas, don­de la ma­de­ra se­pa­ra la pie­dra. En la te­rra­za, ado­qui­nes de con­cre­to con bal­do­sas de Ros­se­lló. Ca­da ha­bi­ta­ción es apro­ve­cha­da al má­xi­mo, co­mo en el dor­mi­to­rio con un al­ti­llo pa­ra una ca­ma extra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.