SI­LLóN RI­CHARD III

Casas - - Íconos Del Diseño -

Es­ta pie­za apa­ren­ta tan­tas con­tra­dic­cio­nes co­mo el per­so­na­je que le da nom­bre. Sin em­bar­go, es uno de los di­se­ños más em­ble­má­ti­cos de los años ochen­ta.

Phi­lip­pe Starck (Pa­rís, 1949) es un di­se­ña­dor au­to­di­dac­ta, re­co­no­ci­do mun­dial­men­te por la fun­cio­na­li­dad y la es­té­ti­ca de sus di­se­ños. Ha rea­li­za­do cien­tos de pro­yec­tos. Su nom­bre es tan­to una le­yen­da co­mo una ins­ti­tu­ción, sím­bo­lo del éxi­to gra­cias a una crea­ti­vi­dad absolutamente li­bre.En 1968, fun­dó su pri­me­ra em­pre­sa, en la que pro­du­jo ob­je­tos in­fla­bles. Un año más tar­de, se con­ver­ti­ría en el director ar­tís­ti­co del di­se­ña­dor Pie­rre Car­din. Sin em­bar­go, el pro­yec­to que lo ca­ta­pul­ta­ría a la fa­ma se­ría la ofi­ci­na pri­va­da del pre­si­den­te Fra­nçois Mit­te­rrand y el dor­mi­to­rio de su es­po­sa en el Pa­la­cio del Elí­seo, en Pa­rís.Lue­go, ven­drían el Ho­tel Ro­yal­ton de Nue­va York, el Ho­tel Pa­ra­mount de Ma­drid, el Ho­tel De­lano de Mia­mi, los ho­te­les St Mar­tins La­ne y San­der­son de Lon­dres, el Ca­fé Cos­tes de Pa­rís y el Caf­fé Ma­nin de To­kio, en­tre otros. Es el in­ven­tor del “es­ti­lo emo­cio­nal”, des­de el ex­pri­mi­dor de li­mo­nes de Ales­si hasta el tras­atlán­ti­co La Fiam­ma. Ase­gu­ra que vi­ve “co­mo un mon­je”, lee do­ce li­bros a la vez y la úni­ca evo­lu­ción de sus di­se­ños es “ha­cia una ma­yor ho­nes­ti­dad”.Starck se des­cri­be co­mo un “ge­nio, per­tur­ba­dor, in­ven­tor, poe­ta, vi­sio­na­rio, fi­lán­tro­po, eco­ló­gi­co, ho­nes­to, so­ña­dor, jo­vial, com­ple­jo, po­lí­ti­co, hu­mo­rís­ti­co”. Es to­do lo que men­cio­na, pe­ro, por en­ci­ma de to­do, es el hom­bre tras la in­ven­ción: un re­na­cen­tis­ta. No nos de­be ex­tra­ñar que su fuer­za crea­ti­va, sea cual fue­re la for­ma que to­me, es­ta­rá siem­pre di­ri­gi­da a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da del in­di­vi­duo.Di­se­ña­do en 1984, el si­llón Ri­chard III, al igual que el per­so­na­je de la obra de Sha­kes­pea­re, es­tá lleno de con­tra­dic­cio­nes: un fren­te só­li­do y la par­te pos­te­rior va­cía, una mez­cla de tra­di­ción y mo­der­ni­dad, po­der y de­li­ca­de­za. Una pie­za lle­na de desacuer­dos for­ma­les que la ha­cen el pun­to fo­cal en el es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.