En la tie­rra pro­me­ti­da

Casas - - / Personaje -

ED­GAR­DO DE­FOR­TU­NA ES UN NOM­BRE ASO­CIA­DO AL DESA­RRO­LLO IN­MO­BI­LIA­RIO DE LU­JO EN MIA­MI. UN IN­MI­GRAN­TE QUE LLE­Gó A LA CIU­DAD PA­RA ES­TU­DIAR UN MBA Y SE CON­VIR­TIó EN UN APA­SIO­NA­DO DEL SUR DE FLO­RI­DA, DON­DE TIE­NE DIE­CIO­CHO PRO­YEC­TOS LO­GRA­DOS A PUL­SO. EN ES­TA EN­TRE­VIS­TA, NOS HA­BLA DE LAS CLA­VES DE SU éXI­TO Y DEL PER­FIL DEL CLIEN­TE PE­RUANO, QUE HA CRE­CI­DO EN LOS úL­TI­MOS AñOS. Mia­mi es la sex­ta ciu­dad en im­por­tan­cia en el ám­bi­to mun­dial pa­ra las per­so­nas con al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, se­gún el in­for­me de “The Wealth Re­port” (2015), una guía que ana­li­za las in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias. En me­nos de una dé­ca­da as­cen­dió vein­te po­si­cio­nes. En el año 2006, es­te mis­mo in­for­me la ubi­ca­ba en el nú­me­ro vein­ti­séis.

La ciu­dad tie­ne hoy pro­yec­tos de lu­jo que al­can­zan de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res. Quie­nes me­jor co­no­cen es­te te­ma son los que han ido cre­cien­do al rit­mo del boom de los bie­nes raí­ces: los de­sa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios, quie­nes “don­de po­nen el ojo, po­nen la ba­la”.

Ed­gar­do De­for­tu­na –un ape­lli­do ca­ba­lís­ti­co pa­ra el ca­so– es uno de ellos. Un ar­gen­tino con pin­ta de mo­ti­va­dor, de coach, que lle­gó a Mia­mi trein­ta y cin­co años atrás con ga­nas de ser bi­lin­güe. Se vol­vió un apa­sio­na­do del lu­gar y so­bre la mar­cha se ins­cri­bió en un MBA. A la par que es­tu­dia­ba, al­gu­nos fa­mi­lia­res y ami­gos que te­nían in­ver­sio­nes le en­car­ga­ron que las ad­mi­nis­tra­se. Ahí em­pie­za su his­to­ria, víncu­lo y co­no­ci­mien­to de to­do lo re­la­cio­na­do con el mun­do del real es­ta­te.

Cu­brió un ni­cho de mer­ca­do exis­ten­te: ad­mi­nis­trar los bie­nes raí­ces en au­sen­cia de sus pro­pie­ta­rios. Su preo­cu­pa­ción prin­ci­pal siem­pre fue ofre­cer­le el me­jor ase­so­ra­mien­to al in­ver­sor ex­tran­je­ro, es­pe­cial­men­te si es la­ti­noa­me­ri­cano. Una de sus es­tra­te­gias es ir en su bús­que­da y, por eso, sus dos fir­mas par­ti­ci­pan en cuan­to even­to del te­ma se reali­ce. “Asi­mis­mo, te­ne­mos un gran equi­po de ven­tas”, afir­ma, tan­to en la se­de cen­tral co­mo en los dis­tin­tos paí­ses a los que apuntan lle­gar. Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, se inau­gu­ró una agen­cia en Li­ma que se de­di­ca­rá a la ven­ta de los pro­yec­tos de De­for­tu­na.

NE­CE­SI­DA­DES PE­RUA­NAS

Él co­no­ce al de­di­llo el per­fil del clien­te. De los pe­rua­nos di­ce que, cuan­do tie­nen que com­prar una pro­pie­dad, bus­can que sus áreas co­mu­nes (de en­tre­te­ni­mien­to, reunio­nes) sean la ex­ten­sión de su pro­pia ca­sa. El ser­vi­cio per­so­na­li­za­do es otro de los as­pec­tos que les in­tere­sa. “Les en­can­ta que el va­let los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.