Guía de ho­te­les

Cosas Novias - - Índice -

Los me­jo­res re­fu­gios pa­ra la lu­na de miel.

Pa­ra una lu­na de miel per­fec­ta, hay que es­co­ger un ho­tel que sea un des­tino en sí mis­mo. NO­VIAS se­lec­cio­na por ti aque­llos lu­ga­res que con­ju­gan pai­sa­jes de gran be­lle­za, ha­bi­ta­cio­nes de lu­jo, bue­na me­sa y spas de pri­me­ra, pa­ra que la ex­pe­rien­cia sea dul­ce y ple­na.

VI­LLA DU­BROV­NIK, CROA­CIA

Du­brov­nik es una pre­cio­sa e his­tó­ri­ca ciu­dad amu­ra­lla­da cons­trui­da en pie­dra y ador­na­da por te­chos na­ran­ja, jar­di­nes, igle­sias y pa­la­cios de es­ti­lo gó­ti­co-re­na­cen­tis­ta, que mi­ra a un mar tur­que­sa: el Adriá­ti­co. Afe­rra­da a las es­car­pa­das la­de­ras de la ciu­dad más ado­ra­da de la Cos­ta Dál­ma­ta es­tá Vi­lla Du­brov­nik, un ho­tel bou­ti­que cin­co es­tre­llas cu­yas con­for­ta­bles ha­bi­ta­cio­nes con te­rra­za pro­pia y es­pec­ta­cu­lar vis­ta ase­gu­ran una ex­pe­rien­cia lu­jo­sa, úni­ca y pro­fun­da­men­te re­pa­ra­do­ra. Vi­lla Du­brov­nik tie­ne 50 ha­bi­ta­cio­nes y 6 sui­tes con pi­sos de ma­de­ra, pa­re­des blan­cas y mue­bles mi­ni­ma­lis­tas en to­nos cla­ros. En los cuar­tos no hay pin­tu­ras ni ador­nos, por­que la ver­da­de­ra ma­ra­vi­lla es­tá afue­ra: la be­lle­za na­tu­ral de Croa­cia. Ca­da sui­te tie­ne su pro­pio ja­cuz­zi y las de­lu­xe po­seen una gran te­rra­za con otro ja­cuz­zi en el ex­te­rior y vis­ta al pue­blo an­ti­guo, ba­ña­do por el mar. La bue­na co­mi­da es­tá ase­gu­ra­da en el res­tau­ran­te Pje­rin. Allí en­con­tra­rá sa­bo­res me­di­te­rrá­neos y una bien cu­ra­da car­ta de vi­nos. El res­tau­ran­te Il Giar­dino y la te­rra­za Pros­ciut­to & Wi­ne Bar son per­fec­tos pa­ra mo­men­tos más dis­ten­di­dos y pa­ra dis­fru­tar del sun­set. Otro pun­to fuer­te del ho­tel es su spa: sau­na, ba­ño de va­por y ma­sa­jes –he­chos por ma­nos de án­ge­les se­gún la re­se­ña de “The Te­le­graph”– con pro­duc­tos Te­rra­ké. Es­te re­fu­gio en la ca­pi­tal croa­ta es un atrac­ti­vo des­tino pa­ra la lu­na de miel. Cer­ca de la ciu­dad Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad –don­de se fil­mó la cuar­ta tem­po­ra­da de “Ga­me of Th­ro­nes”– pe­ro, al mis­mo tiem­po, le­jos de to­da lo­cu­ra y rui­do.

VI­LA JO­YA, POR­TU­GAL

En el ex­tre­mo sur de Por­tu­gal se en­cuen­tra la re­gión de Al­gar­ve. Un lu­gar de lar­gas pla­yas de aguas que van del tur­que­sa al ver­de es­me­ral­da, are­nas blan­cas y sua­ves –que pa­re­cen pol­vo do­ra­do– y li­to­ra­les ro­co­sos. Allí es­tá ubi­ca­do Vi­la Jo­ya, un ex­clu­si­vo ho­tel de es­ti­lo ma­rro­quí de 22 ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes. Ca­da una de ellas pre­su­me un es­ti­lo úni­co y es­pe­cial y su pro­pia vis­ta al mar. El ho­tel cuen­ta con una pla­ya pri­va­da y dos pis­ci­nas: una que da al mar y otra cli­ma­ti­za­da en me­dio de los jar­di­nes. Dis­tin­tas op­cio­nes pa­ra na­dar, bu­cear y to­mar sol

El res­tau­ran­te de Vi­la Jo­ya, a car­go del chef aus­tria­co Die­ter Kos­chi­na, os­ten­ta dos es­tre­llas Mi­che­lin y ocu­pa el pues­to 22 en la lis­ta de The World’s 50 Best Res­tau­rants.

sin pri­sas. Aquí ca­da co­mi­da es un acon­te­ci­mien­to. El des­ta­ca­do chef aus­tria­co Die­ter Kos­chi­na lle­va la ba­tu­ta de una co­ci­na que se dis­tin­gue por com­bi­nar, con crea­ti­vi­dad y ex­qui­si­tez, fru­tos de tie­rra y de mar de al­tí­si­ma ca­li­dad. No en vano el res­tau­ran­te os­ten­ta dos es­tre­llas Mi­che­lin y ocu­pa el pues­to 22 en la lis­ta de The World’s 50 Best Res­tau­rants, se­gún San Pe­lle­grino. Aque­llos que bus­quen ex­pe­rien­cias re­la­jan­tes tam­bién pue­den re­fu­giar­se en el spa y pe­dir un ma­sa­je per­so­nal o en pa­re­ja. Tra­ta­mien­tos em­be­lle­ce­do­res y re­pa­ra­do­res en un am­bien­te que cui­da ca­da de­ta­lle del agua, la luz y el so­ni­do. Si bus­ca una pla­ya de en­sue­ño, de­por­te, bue­na me­sa y otros en­grei­mien­tos de rey, es­ta es una bue­na op­ción.

D-HO­TEL MARIS, TUR­QUÍA

Es un mo­derno ho­tel ro­dea­do de pla­yas man­sas, ár­bo­les de al­men­dra, bos­ques de pino y mon­ta­ñas en la pe­nín­su­la Da­tça, don­de el Mar Egeo se une con el Me­di­te­rrá­neo. Sin du­da, una lo­ca­ción pri­vi­le­gia­da. Fun­da­do en 2012, es el úni­co en Eu­ro­pa que cuen­ta con cin­co pla­yas pri­va­das. Una de ellas os­ten­ta el ga­lar­dón Blue Flag, otor­ga­do por la Fun­da­ción Eu­ro­pea de Edu­ca­ción Am­bien­tal a aque­llas pla­yas con ex­ce­len­tes con­di­cio­nes am­bien­ta­les. Pe­ro la be­lla lo­ca­ción no es lo úni­co pa­ra des­ta­car de es­te im­pre­sio­nan­te ho­tel bou­ti­que, pues ade­más ofre­ce cin­co res­tau­ran­tes, spa, pis­ci­nas y la po­si­bi­li­dad de prac­ti­car de­por­tes acuá­ti­cos co­mo ka­yak, paddle, surf, es­quí acuá­ti­co o na­ve­gar en ca­ta­ma­rán. D-ho­tel cuen­ta con 193 ha­bi­ta­cio­nes, ade­más de una vi­lla pri­va­da con dos ha­bi­ta­cio­nes con

El ho­tel, fun­da­do en 2012, es el úni­co en Eu­ro­pa que cuen­ta con cin­co pla­yas pri­va­das.

jar­dín y pis­ci­na ex­clu­si­vos. Las sui­tes es­tán de­co­ra­das en co­lo­res tie­rra y la ma­yo­ría tie­ne ba­ñe­ras. La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca es­tá a car­go de cin­co res­tau­ran­tes, con una pro­pues­ta sur­ti­da y sa­bro­sa: Nusr-et –es­pe­cia­li­za­do en car­nes–, Ruia –que apues­ta por una co­ci­na tur­ca ac­tual y so­fis­ti­ca­da–, Be­lla­ri­va –un es­pa­cio que ofre­ce piz­zas al horno en un am­bien­te re­la­ja­do–, Il Ric­cio –con una co­ci­na pre­mia­da con una es­tre­lla Mi­che­lin que ele­va los sa­bo­res del sur de Ita­lia–, y Zuma –el res­tau­ran­te más ex­clu­si­vo de Asia, que ha con­quis­ta­do a Londres, Nue­va York y Hong Kong–. Ade­más, el ho­tel tie­ne es­par­ci­dos por sus ins­ta­la­cio­nes seis ba­res de coc­te­les y vi­nos. El buen am­bien­te es­tá ase­gu­ra­do con pre­sen­ta­cio­nes de DJ y mú­si­ca en vi­vo. D-ho­tel es miem­bro de la alian­za The Lea­ding Hotels of the World. El lu­jo y la bue­na aten­ción es­tán ga­ran­ti­za­dos.

ALDROVANDI VI­LLA BORGHESE, ITA­LIA

Ar­te y na­tu­ra­le­za se en­cuen­tran en Vi­lla Borghese, el par­que más gran­de de Ro­ma. En es­te es­pec­ta­cu­lar jar­dín del si­glo XVIII con­vi­ven las más im­por­tan­tes ga­le­rías de ar­te –se pue­den en­con­trar obras de Ra­fael, Ti­ziano y Ca­ra­vag­gio–, tem­plos, es­cul­tu­ras y her­mo­sas fuen­tes. Esos son los al­re­de­do­res del ho­tel Aldrovandi Vi­lla Borghese, al que mu­chos con­si­de­ran el per­fec­to oa­sis ur­bano. Aldrovandi Vi­lla Borghese es un be­llo edi­fi­cio del si­glo XIX cir­cun­da­do por jar­di­nes de ve­ge­ta­ción exó­ti­ca, pis­ci­na y te­rra­za, don­de se pue­de co­mer y, so­bre to­do, sa­bo­rear los pla­ce­res sim­ples de la vi­da. El ho­tel al­ber­ga 103 ha­bi­ta­cio­nes –de las cua­les 19 son sui­tes o ju­nior sui­tes– que cap­tu­ran el es­pí­ri­tu so­fis­ti­ca­do y en­tra­ña­ble de los ita­lia­nos. El spa ofre­ce tra­ta­mien­tos fa­cia­les y cor­po­ra­les con pro­duc­tos re­ge­ne­ra­ti­vos de la re­co­no­ci­da mar­ca La Mer. Aquí en­con­tra­rá tam­bién pis­ci­na de ta­la­so­te­ra­pia –tra­ta­mien­to cu­ra­ti­vo y re­la­jan­te a ba­se de ele­men­tos ma­ri­nos–, ma­sa­jes, sau­na, ba­ños de va­por, es­ti­lis­tas y un gim­na­sio equi­pa­do su­per­mo­derno. Aldrovandi Vi­lla Borghese for­ma par­te de The Lea­ding Hotels of the World des­de 1981, y es una op­ción irre­sis­ti­ble: un re­man­so a un pa­so de Ro­ma, la ciu­dad (de la be­lle­za) eter­na.

BELMOND MI­RA­FLO­RES PARK, LI­MA, PE­RÚ

Ele­gan­te, con­tem­po­rá­neo y con vis­ta al Océano Pa­cí­fi­co. Así es el Belmond Mi­ra­flo­res Park. En 2014 fue re­mo­de­la­do y hoy pre­su­me de 81 mo­der­nas y con­for­ta­bles sui­tes, un res­tau­ran­te de pri­me­ra –Tra­ga­luz, que fu­sio­na la co­ci­na me­di­te­rrá­nea con la orien­tal y la pe­rua­na en un am­bien­te ca­sual, con to­ques ar­tís­ti­cos– y un ex­clu­si­vo spa, ideal pa­ra quie­nes bus­can lu­jo y re­la­ja­ción ab­so­lu­ta. El da­to: los lec­to­res de la re­vis­ta “Tra­vel+lei­su­re” lo co­ro­na­ron co­mo el me­jor ho­tel de ciu­dad de Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca. Un ho­tel li­me­ño ca­paz de sa­tis­fa­cer a los más exi­gen­tes.

CASAMAGNA MARRIOTT PUER­TO VA­LLAR­TA RE­SORT & SPA, MÉ­XI­CO

Puer­to Va­llar­ta tie­ne mon­ta­ñas, sel­va, pla­yas pa­ra­di­sia­cas y un ho­tel im­pre­sio­nan­te: el Casamagna Marriott. Cuen­ta con 433 ha­bi­ta­cio­nes equi­pa­das con to­das las co­mo­di­da­des pa­ra des­co­nec­tar­se del mun­do sin pri­var­se de in­ter­net, te­le­vi­sión de pan­ta­lla pla­na, ai­re acon­di­cio­na­do y las bon­da­des de un alo­ja­mien­to de ca­te­go­ría. Ade­más, el ho­tel ofre­ce cua­tro res­tau­ran­tes –es­pe­cia­li­za­dos en co­ci­na me­xi­ca­na, ja­po­ne­sa, ame­ri­ca­na y de ma­ris­cos– y un spa com­pues­to de pis­ci­nas, sau­nas y du­chas sui­zas. Una cu­rio­si­dad: las pues­tas de sol se dis­fru­tan me­jor con el te­qui­la blan­co, re­po­sa­do y añe­jo que se en­cuen­tra en el ho­tel. Es­tá en la lis­ta de los diez me­jo­res de la Ri­vie­ra del Pa­cí­fi­co de la re­vis­ta “Con­dé Nast Tra­ve­ler”. El ‘Ha­wái me­xi­cano’ con la ga­ran­tía Marriott.

LAS CA­SI­TAS DEL COLCA, AREQUIPA, PE­RÚ

Las Ca­si­tas del Colca es una co­lec­ción de lu­jo­sas vi­llas ubi­ca­das en el Ca­ñón del Colca, uno de los más pro­fun­dos del mun­do. Se tra­ta de un lu­gar muy sin­gu­lar: há­bi­tat del cón­dor an­dino y otras cien es­pe­cies de ani­ma­les, en­tre aves, vi­cu­ñas, lla­mas y al­pa­cas. Ideal pa­ra quie­nes bus­can des­can­sar, en­greír­se y, al mis­mo tiem­po, des­cu­brir una de las ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del Pe­rú. Ca­da ca­si­ta tie­ne su pro­pia chi­me­nea, te­rra­za pri­va­da, pis­ci­na cli­ma­ti­za­da, ti­na es­ti­lo ro­mano, dos du­chas –una den­tro y otra fue­ra de la vi­lla– y jar­dín con plan­tas aro­má­ti­cas. La co­ci­na es pe­rua­na y se pre­pa­ra usan­do los fru­tos del bio­huer­to. Es el se­gun­do me­jor ho­tel de Su­da­mé­ri­ca pa­ra los lec­to­res de la re­vis­ta “Con­dé Nast Tra­ve­ler”. En­can­ta­dor.

LAS DUNAS, ICA, PE­RÚ

El ho­tel per­fec­to pa­ra quie­nes bus­can to­das las co­mo­di­da­des reu­ni­das en Ica, una so­lea­da re­gión de vi­ñe­dos y dunas. Cuen­ta con 130 am­plias ha­bi­ta­cio­nes de es­ti­lo rústico y clá­si­co. Al­re­de­dor abun­dan las te­rra­zas, la­gu­nas, pis­ci­nas y bu­gan­vi­lias. Des­ta­ca por su bue­na me­sa pe­rua­na –pro­duc­tos lo­ca­les y de es­ta­ción–, que en­cuen­tra el me­jor com­ple­men­to en el pan re­cién sa­li­do del horno y en el tra­di­cio­nal pis­co sour. Las pa­re­jas que bus­can emo­cio­nes más in­ten­sas po­drán sa­car­le el ju­go al de­sier­to y prac­ti­car sand­board, mon­tar ca­ba­llo o ano­tar­se a ex­cur­sio­nes en ca­rros tu­bu­la­res. Las Dunas tie­ne más de 40 años ha­cien­do fe­li­ces a sus hués­pe­des.

Se­gún los lec­to­res de la re­vis­ta “Tra­vel+lei­su­re”, es el me­jor ho­tel de ciu­dad de es­te la­do del mun­do.

Casamagna Marriott es­tá en la lis­ta de los diez me­jo­res ho­te­les de la Ri­vie­ra del Pa­cí­fi­co se­gún la re­vis­ta “Con­dé Nast Tra­ve­ler”.

Pa­ra ex­pe­ri­men­tar en car­ne pro­pia un po­co de la dol­ce vi­ta: ar­te, na­tu­ra­le­za y pla­ce­res más mun­da­nos.

Aldrovandi Vi­lla Borghese for­ma par­te de The Lea­ding Hotels of the World.

Una de las pla­yas del ho­tel ha re­ci­bi­do el ga­lar­dón Blue Flag, otor­ga­do por la Fun­da­ción Eu­ro­pea de Edu­ca­ción Am­bien­tal a aque­llas con ex­ce­len­tes con­di­cio­nes am­bien­ta­les.

D-ho­tel Maris es­tá ubi­ca­do en la co­di­cia­da pe­nín­su­la Da­tça. Los an­ti­guos grie­gos creían que es­ta zo­na fue crea­da por Zeus.

Aman­tes de la cul­tu­ra de pla­ya, el de­por­te y la co­ci­na atre­vi­da: es­te es su lu­gar en el mun­do.

El ho­tel cuen­ta con una pla­ya pri­va­da y dos pis­ci­nas: una que da al mar y otra, cli­ma­ti­za­da, en me­dio de los jar­di­nes.

El es­pa­cio ideal pa­ra aque­llos que quie­ran tra­di­ción, re­la­jo y una pla­ya sin igual. Pa­ra los que deseen vi­si­tar las mu­ra­llas de la ciu­dad, es­te va­po­ret­to ve­ne­ciano del ho­tel ofre­ce el pa­seo más ro­mán­ti­co.

Vi­lla Du­brov­nik es un ho­tel bou­ti­que cin­co es­tre­llas. Sus ha­bi­ta­cio­nes son mi­ni­ma­lis­tas y tie­nen una vis­ta in­me­jo­ra­ble: el Adriá­ti­co.

Las Ca­si­tas del Colca son con­si­de­ra­das el se­gun­do me­jor ho­tel de Su­da­mé­ri­ca pa­ra los lec­to­res de la re­vis­ta “Con­dé Nast Tra­ve­ler”.

Se pue­de prac­ti­car sand­board, mon­tar ca­ba­llo o ano­tar­se a ex­cur­sio­nes en ca­rros tu­bu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.