Eti­que­ta pa­ra bo­das Fies­ta de com­pro­mi­so

Al­gu­nas pau­tas pa­ra or­ga­ni­zar una ce­le­bra­ción con­tem­po­rá­nea, sin per­der la ele­gan­cia.

Cosas Novias - - Destinos Peruanos -

Sue­len ce­le­brar­se con una ce­na fa­mi­liar. Los com­pro­mi­sos tra­di­cio­na­les se rea­li­zan en la ca­sa de la no­via y, por lo tan­to, sus pa­dres de­ben cos­tear los gas­tos de es­te even­to.

In­vi­ta­ción

Hoy en día es im­por­tan­te rea­li­zar una pri­me­ra in­vi­ta­ción a tra­vés de las re­des so­cia­les (lo que se co­no­ce co­mo un “Sa­ve the Da­te”). Y, pos­te­rior­men­te, en­viar un par­te fí­si­co. El di­se­ño y es­ti­lo de es­te de­be es­co­ger­se en fun­ción del ho­ra­rio, lu­gar y es­pí­ri­tu de la ce­le­bra­ción, ade­más del gus­to de los no­vios. El es­pe­sor, ca­li­dad y ta­ma­ño, sin em­bar­go, son muy im­por­tan­tes. En cuan­to a los tiem­pos de dis­tri­bu­ción, creo que tres se­ma­nas de an­ti­ci­pa­ción son su­fi­cien­tes pa­ra los in­vi­ta­dos lo­ca­les y, al me­nos seis me­ses, pa­ra aque­llos que vi­ven en el extranjero.

Gas­tos

La cos­tum­bre lo­cal in­di­ca que los pa­dres de la no­via se en­car­guen de los gas­tos de la bo­da. Sin em­bar­go, ca­da vez es más fre­cuen­te que los cos­tos sean com­par­ti­dos por am­bas fa­mi­lias o, in­clu­so, que los afron­ten los no­vios.

Igle­sia Re­cep­ción Por Fe­li­pe Os­sio

La ce­re­mo­nia re­li­gio­sa de­be se­guir las nor­mas clá­si­cas. Por el pa­si­llo cen­tral de la igle­sia de­ben en­trar so­lo los pro­ta­go­nis­tas de la bo­da, y los in­vi­ta­dos de­ben ha­cer­lo por los pa­si­llos la­te­ra­les (la fa­mi­lia de la no­via de­be ubi­car­se del la­do de­re­cho, y la del no­vio del iz­quier­do). En cuan­to a los tiem­pos, los pri­me­ros en lle­gar de­ben ser el no­vio con su ma­dre, y de­ben es­pe­rar en el al­tar el in­gre­so de la no­via con su pa­dre (los hom­bres de­ben ca­mi­nar del la­do de­re­cho y las da­mas del iz­quier­do). La ma­dre de la no­via y el pa­dre del no­vio, por otro la­do, de­ben si­tuar­se en los la­te­ra­les del al­tar. Lo ha­bi­tual es que los pa­dres de la no­via (si son los an­fi­trio­nes) re­ci­ban a los in­vi­ta­dos y se in­cor­po­ren, pos­te­rior­men­te, al coc­tel de re­cep­ción. An­tes de la lle­ga­da de los no­vios se in­vi­ta a los asis­ten­tes a pa­sar al sa­lón prin­ci­pal y, pa­sa­dos unos quin­ce mi­nu­tos, in­gre­san los re­cién ca­sa­dos, di­rec­ta­men­te a la pis­ta de bai­le. Lue­go, se sir­ve la ce­na y co­mien­za la fies­ta.

Asien­tos

Ac­tual­men­te, la ma­yo­ría de los ma­tri­mo­nios tie­nen a un gru­po de in­vi­ta­dos sen­ta­dos de ma­ne­ra for­mal y al res­to (en ge­ne­ral, la gen­te jo­ven) ubi­ca­dos en sa­las loun­ge, con me­sas al­tas o me­sas de apo­yo. El nú­me­ro de per­so­nas a ser sen­ta­das, se de­ter­mi­na de­pen­dien­do de la pro­por­ción de ami­gos de los no­vios y la de sus pa­dres. Lo ideal, sin em­bar­go, es asig­nar me­sas pa­ra los in­vi­ta­dos ma­yo­res, la fa­mi­lia di­rec­ta y aque­llos que lle­gan des­de el extranjero. Otro as­pec­to im­por­tan­te es ubi­car­los al­re­de­dor de la pis­ta de bai­le, y lo más le­jos po­si­ble de los sis­te­mas de so­ni­do.

Tor­ta

No es im­pres­cin­di­ble, aun­que es un com­ple­men­to de­co­ra­ti­vo im­por­tan­te pa­ra la me­sa de dul­ces y la fies­ta.

Re­ga­los

Al mo­men­to de ar­mar la lis­ta, su­gie­ro que es­co­jan co­sas de dis­tin­to va­lor; pa­ra dar­les ma­yor ran­go de po­si­bi­li­da­des a los in­vi­ta­dos. El agra­de­ci­mien­to, por otro la­do, de­be ha­cer­se den­tro del mes pos­te­rior a la bo­da o al re­gre­sar de la lu­na de miel. Lo re­co­men­da­ble es ha­cer­lo con una tar­je­ta y ha­cien­do re­fe­ren­cia al ob­je­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.