A

Cosas, una revista internacional - - Cosas De Famosos -

dol­fo Chui­man Var­gas es el pe­núl­ti­mo de nue­ve her­ma­nos. Na­ció un 18 de oc­tu­bre, día cen­tral de las ce­le­bra­cio­nes en torno al Señor de los Mi­la­gros, y su ma­dre, Ce­lin­da Var­gas, siem­pre re­pe­tía que el par­to de su hi­jo Adolfo fue el más fe­liz que tu­vo, el más her­mo­so. “Pa­re­ce que des­de la ba­rri­gui­ta yo ya le es­ta­ba ha­cien­do chis­tes”, di­ce Adolfo. ¿Cuán­tos años tie­ne aho­ra? “Ahhh, ten­go ti­nue­ve”, di­ce, mi­ran­do ha­cia arri­ba, des­pis­tan­do, aguan­tán­do­se la ri­sa.

Sus her­ma­nos le te­nían un po­co de ce­los por­que, en al­gu­na ce­le­bra­ción fa­mi­liar, cuan­do lle­ga­ba a la ca­sa ale­gre, ca­mi­nan­do a pa­so li­ge­ro, ca­si le­vi­tan­do, fla­quí­si­mo, pin­tón, Ce­lin­da de­cía: “Ya lle­gó el prín­ci­pe”. Y Adolfo bro­mea­ba con sus her­ma­nos, son­rien­do de la­do, “abran pa­so, va­sa­llos”.

Adolfo sí que era pa­lo­mi­lla. Una vez hu­bo una bron­ca­za en su ba­rrio, por el ji­rón Ca­ra­ve­lí de Bre­ña, y cuan­do lle­gó la po­li­cía, todos los chi­cos se dis­per­sa­ron y Adolfo ter­mi­nó es­con­di­do en un gallinero de una ca­sa ve­ci­na, “¡y co­men­cé a hacer co­mo ga­lli­na, pua, pua, pua, puaaaa; éra­mos bra­vos!”. Adolfo sí que era pa­lo­mi­lla. Y te­nía án­gel y ca­ris­ma. En el co­le­gio Nues­tra Se­ño­ra de los Des­am­pa­ra­dos, se me­tió a los cu­ras, a los pro­fe­so­res y has­ta al di­rec­tor al bol­si­llo. ¡In­clu­so se sa­ca­ba al­gu­nos vein­tes! “Lo que pa­sa es que me gus­ta­ban las le­tras”, ad­vier­te Adolfo. “Aga­rra­ba un li­bro, de li­te­ra­tu­ra, historia o geo­gra­fía, y me lo apren­día en un día… Pe­ro en ma­te­má­ti­cas… Pu­ta, en ma­te­má­ti­cas era uno más uno, ¡em­pa­te!”.

Fue por los li­bros que Adolfo se in­tere­só por el tea­tro; le atraía con­tar his­to­rias so­bre el es­ce­na­rio. Cuan­do in­gre­só a la Uni­ver­si­dad In­ca Gar­ci­la­so de la Ve­ga pa­ra es­tu­diar So­cio­lo­gía –“so­na­ba bo­ni­to ‘So­cio­lo­gía’, ade­más que­ría dar­le el gus­to a mi ma­dre”–, for­mó un gru­po tea­tral. No ter­mi­nó la ca­rre­ra. A los vein­ti­dós años ya es­ta­ba es­tu­dian­do en el Tea­tro de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Ma­yor de San Mar­cos. Lue­go es­tu­dió en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Su­pe­rior de Ar­te Dra­má­ti­co. “La ca­rre­ra tea­tral es la que más ado­ro. ¡Fue­ron co­mo do­ce años en los que tra­ba­jé co­mo ac­tor dra­má­ti­co! No que­ría hacer te­le­vi­sión, ¡pa­ra mí la te­le­vi­sión era foooo! Par­ti­ci­pé en obras de Brecht, Pi­ran­de­llo, Ber­nard Shaw, García Lor­ca; y en pa­pe­les pro­ta­gó­ni­cos. Ha­cía tres obras al año. Tam­bién tu­ve una com­pa­ñía de tí­te­res, ‘Los Po­li­fa­cé­ti­cos’, y es­tu­ve co­mo en cien­to vein­te ra­dio­no­ve­las”.

Pe­ro la te­le­vi­sión lle­gó a la vi­da de Adolfo de ma­ne­ra na­tu­ral y, ca­si sin dar­se cuen­ta, ya es­ta­ba aden­tro. Lo pri­me­ro que hi­zo fue un frag­men­to de la obra de tea­tro “Bo­das de san­gre”, con El­vi­ra Tra­ve­sí, Glo­ria Ma­ría Ure­ta y Liz Ure­ta. Así, par­ti­ci­pó en el ci­clo de tea­tro uni­ver­sal pa­ra la te­le­vi­sión, y las “Tra­di­cio­nes Pe­rua­nas” de Ri­car­do Pal­ma, don­de hi­zo al­re­de­dor de trein­ta y sie­te pro­gra­mas.

Su nom­bre em­pe­zó a so­nar más gracias a su par­ti­ci­pa­ción en “Ri­sas y Sal­sa”, en Pa­na­me­ri­ca­na Te­le­vi­sión, don­de in­ter­pre­tó a ‘Pa­pá’, un jo­ven pí­ca­ro y em­bau­ca­dor. La fa­ma lle­gó. En 1987 tu­vo su pro­pio pro­gra­ma, ba­sa­do en ese sketch de “Ri­sas y Sal­sa”, se ti­tu­ló “¿Quién soy yo? Pa­pá”. ¿Qué si­guió? Otro pro­gra­ma có­mi­co: “El en­chu­fe”; otra vez “Ri­sas y Sal­sa”; una te­le­no­ve­la: “La no­che”, di­ri­gi­da por Lu­cho Llo­sa; ca­fé tea­tro; una ban­da de sal­sa don­de can­tó una ver­sión de “Yo no me lla­mo Ja­vier”, la fa­mo­sa can­ción del gru­po de rock Los To­re­ros Muer­tos; “El Doc­tor Je­rin­ga”; “Ta­xis­ta ra ra”; la exi­to­sa se­rie “Mil ofi­cios”, y en 2009 em­pe­zó las gra­ba­cio­nes de la his­tó­ri­ca se­rie “Al fon­do hay si­tio”, don­de in­ter­pre­tó al ma­yor­do­mo Pe­ter.

¿Por qué his­tó­ri­ca? Por los al­tos ni­ve­les de ra­ting con­se­gui­dos en sus ca­si ocho años de exis­ten­cia, y por­que sir­vió de es­pe­jo pa­ra mi­llo­nes de fa­mi­lias pe­rua­nas que su­pie­ron re­co­no­cer ahí sus de­fec­tos y vir­tu­des, ba­jo la re­lam­pa­guean­te luz que otor­ga la fic­ción. La se­rie tu­vo tam­bién mu­cho éxi­to en paí­ses co­mo Ecua­dor,

“La ca­rre­ra tea­tral es la que más ado­ro. ¡Fue­ron co­mo do­ce años en los que tra­ba­jé co­mo ac­tor dra­má­ti­co! No que­ría hacer te­le­vi­sión, ¡pa­ra mí la te­le­vi­sión era foooo! Par­ti­ci­pé en obras de Brecht, Pi­ran­de­llo, Shaw, García Lor­ca; y en pa­pe­les pro­ta­gó­ni­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.