CO­CI­NA CON EN­CAN­TO

Cosas, una revista internacional - - Cineguía - Por Ma­riano Olivera La Rosa Fo­tos de Rodrigo Du­lan­to

En Ma­drid, su ca­sa se con­vir­tió en es­ce­na­rio de unas ce­nas que reunían a co­men­sa­les de to­das par­tes, he­cho que le per­mi­tió ser des­ta­ca­da en me­dios ta­les co­mo “Vo­gue” o “ABC” y con­du­cir un pro­gra­ma so­bre co­mi­da pe­rua­na en el Ca­nal Co­ci­na de Es­pa­ña. Tras lle­var la ex­pe­rien­cia a Mia­mi, la re­pi­te en Li­ma, todos los jue­ves de fe­bre­ro, en una im­po­nen­te ca­so­na de Ba­rran­co.

To­do em­pe­zó cuan­do se mu­dó a Ma­drid y de­ci­dió que co­ci­na­ría pa­ra “re­gre­sar” al Pe­rú a tra­vés de sus sa­bo­res. Co­mo mu­chos pe­rua­nos, Ani­lú par­tió a Es­pa­ña pa­ra con­ti­nuar sus es­tu­dios. En Li­ma, se ha­bía gra­dua­do de co­mu­ni­ca­do­ra, pe­ro en 2000 de­ci­dió cam­biar de rum­bo y se­guir un MBA en Ad­mi­nis­tra­ción. Al par­tir, lle­vó con­si­go unas fi­chas que de­ta­lla­ban có­mo se ha­cía el arroz, el cal­do de po­llo... En te­mas cu­li­na­rios, no te­nía idea de na­da, sal­vo de su gus­to por la co­mi­da. “En lu­gar de ir­me a ‘che­lear’ con mis ami­gos, sa­lía con mis pa­dres por­que po­dían ac­ce­der a res­tau­ran­tes que yo, co­mo es­tu­dian­te, no po­día fre­cuen­tar”, re­cuer­da.

Al tiem­po, con­si­guió tra­ba­jo en Ma­drid, co­men­zó a ro­dear­se de per­so­nas que com­par­tían su gus­to por la bue­na me­sa y, mo­ti­va­da por las bue­nas crí­ti­cas de sus ami­gos, de­sa­rro­lló la afi­ción de co­ci­nar pa­ra otros. Dis­fru­ta­ban tan­to de sus ce­nas que, en 2011, un año an­tes de abrir su ca­sa a co­men­sa­les des­co­no­ci­dos, le re­ga­la­ron el do­mi­nio “la­co­ci­na­clan­des­ti­na. com”. “Ese año, tam­bién lle­vé cur­sos de co­ci­na, co­mo un ta­ller de sus­hi; em­pe­cé a mez­clar la co­ci­na ja­po­ne­sa con la pe­rua­na y me fui a Ja­pón, en un via­je que me abrió la men­te”, re­la­ta Ani­lú. “Esos es­tí­mu­los de­rri­ba­ron los obs­tácu­los que me po­nía a mí mis­ma. Pen­sa­ba: ‘¿Có­mo voy a in­cur­sio­nar en es­to si no he es­tu­dia­do co­ci­na... Con qué au­to­ri­dad?’”.

En Ma­drid, el con­cep­to de usar la ca­sa pro­pia co­mo si fue­ra un res­tau­ran­te re­cién des­per­ta­ba. Ella, ade­más, pu­so co­mo con­di­ción que, en­tre los ocho o diez

“Mi tra­ba­jo es hacer un me­nú que ten­ga sen­ti­do, con el que apren­das y des­cu­bras al­go. Y lo­grar que la gen­te que lo ex­pe­ri­men­te se sien­ta aco­gi­da, có­mo­da”.

co­men­sa­les que par­ti­ci­pa­ban de ca­da una de sus ce­nas, no pu­die­ran co­no­cer­se más de tres en­tre sí, pa­ra man­te­ner el desafío de com­par­tir la ex­pe­rien­cia en­tre des­co­no­ci­dos. “A par­tir de ahí, el bo­ca a bo­ca fue ge­ne­ran­do rui­do”, di­ce Ani­lú. “Los pro­pios me­dios hi­cie­ron eco de la pro­pues­ta sin ne­ce­si­dad de bus­car­los”.

Des­de el prin­ci­pio, sus me­nús es­tu­vie­ron in­fluen­cia­dos por la te­má­ti­ca nik­kei. En­tre sus pla­tos de ban­de­ra, des­ta­ca

La co­ci­ne­ra sue­le acom­pa­ñar su sal­món sous vi­de con una en­sa­la­da de be­rros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.