Cosas, una revista internacional - - Co­sas De Fa­mo­sos -

–lo que mar­ca­ría ofi­cial­men­te el ini­cio de la re­la­ción en­tre el téc­ni­co y nues­tro fút­bol–, ex­pli­có en una co­lum­na es­cri­ta el año pa­sa­do có­mo fue que el ar­gen­tino lo­gró que mu­chos in­te­gran­tes de aquel equi­po ju­ga­ran in­clu­so por en­ci­ma de sus pro­pias po­si­bi­li­da­des (Ney­ra es un buen ejem­plo de ello: nun­ca más vol­vió a al­can­zar el ni­vel su­per­la­ti­vo que tu­vo du­ran­te ese cam­peo­na­to): “A mí me de­cía: ‘El equi­po eres tú y diez más’. Con una char­la de ini­cio co­mo esa, quién no iba a es­for­zar­se en los en­tre­na­mien­tos y par­ti­dos. Ri­car­do es un ti­po tran­qui­lo, po­si­ti­vo, sin­ce­ro y noble a la vez. Es al­guien que te da una bue­na vi­bra. Su tra­ba­jo ha­bla por sí so­lo”.

Ga­re­ca tam­bién tu­vo una re­la­ción muy es­pe­cial con su pa­dre, Al­ber­to, quien mu­rió en 2008, pre­ci­sa­men­te cuan­do es­ta­ba di­ri­gien­do a Uni­ver­si­ta­rio. Am­bos so­lían ir jun­tos al es­ta­dio pa­ra alen­tar a Vé­lez Sars­field des­de que ‘El Ti­gre’ era muy pe­que­ño. Por eso, cuan­do lo­gró el tí­tu­lo ar­gen­tino con el cua­dro del ba­rrio de Li­niers, el hoy téc­ni­co mun­dia­lis­ta no pu­do con­te­ner el llan­to. “Yo sé que mi vie­jo siem­pre es­tu­vo ahí du­ran­te el cam­peo­na­to, yo per­ci­bía su pre­sen­cia; en las si­tua­cio­nes lí­mi­te, cuan­do se me com­pli­ca­ba el par­ti­do, sé que él es­ta­ba y me da­ba tran­qui­li­dad, sen­tí a ca­da ins­tan­te su pre­sen­cia”, de­cla­ró, tam­bién pa­ra “El Grá­fi­co”, en 2009.

Jun­to a Juan Jo­sé Ló­pez en Bo­ca Ju­niors, club en el que Ga­re­ca anotó más de 60 go­les.

En 2009, Ga­re­ca cum­plió el sue­ño de di­ri­gir y sa­car cam­peón al equi­po del que fue hin­cha des­de ni­ño: Vé­lez Sars­field.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.