Cosas, una revista internacional - - Co­sas De Fa­mo­sos -

con­ver­ti­rá en una so­cie­dad mu­cho más prác­ti­ca. Eso nos per­mi­ti­rá ser más crea­ti­vos y lle­gar más le­jos. Pe­ro no de­be­mos ce­le­brar la tec­no­lo­gía en sí mis­ma, sino a quie­nes la ha­cen po­si­ble. Si te fi­jas en Isaac New­ton y en quie­nes es­tu­vie­ron an­tes que él, ve­rás que ha­cían sus des­cu­bri­mien­tos y pen­sa­ban sin tec­no­lo­gía, y cuan­do tu­vie­ron te­les­co­pios so­lo los usa­ban co­mo he­rra­mien­tas pa­ra lle­gar más le­jos. Aho­ra usa­mos compu­tado­ras y te­les­co­pios y nos he­mos que­da­do re­du­ci­dos a ser quie­nes aprie­tan los bo­to­nes. Nos he­mos vuel­to ocio­sos co­mo so­cie­dad.

Cuan­do to­do lo ha­ga al­go más, ¿qué ha­re­mos con tan­to ocio? Es utó­pi­co. ¿Quién se ha­rá car­go de los ro­bots cuan­do se es­tro­peen? ¿Otros ro­bots? Lle­ga­re­mos a un pun­to en que ten­dre­mos má­qui­nas con un sen­ti­do de con­cien­cia tan desa­rro­lla­do que po­drían de­ci­dir no ha­cer aque­llo pa­ra lo que han si­do di­se­ña­das.

Aho­ra te­ne­mos ca­sos co­mo el de Sop­hia, la ro­bot que tie­ne es­ta­tus le­gal de ciu­da­da­na en Ara­bia Sau­di­ta.

Pues si bien es un tru­co de re­la­cio­nes pú­bli­cas muy efec­ti­vo, sien­ta un pre­ce­den­te pe­li­gro­so que ya ha ge­ne­ra­do to­do ti­po de dis­cu­sio­nes. Tie­ne ros­tro fe­me­nino y no es tan in­te­li­gen­te co­mo una per­so­na cual­quie­ra. Es ca­si co­mo de­cir que un te­lé­fono pue­de ser ciu­da­dano. Y aho­ra te­ne­mos un ro­bot con más de­re- chos que las mu­je­res en Ara­bia Sau­di­ta. Va­mos a ver mu­chas de es­tas ton­te­rías ocu­rrien­do en los pró­xi­mos años.

Has­ta que de­jen de ser ton­te­rías y em­pie­cen a ser in­te­li­gen­tes “en ver­dad”.

Sí, y en­ton­ces sí que ten­dre­mos un pro­ble­ma. En los pró­xi­mos trein­ta años, el ni­vel de so­fis­ti­ca­ción cre­ce­rá de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Tu pre­gun­ta so­bre la re­la­ción que ten­dre­mos con es­ta tec­no­lo­gía es to­tal­men­te vá­li­da. Pe­ro tam­bién cuál es el lu­gar que ten­dre­mos en una so­cie­dad tan au­to­ma­ti­za­da que pue­da fun­cio­nar sin no­so­tros. Va a ser un desafío in­tere­san­te pa­ra los paí­ses desa­rro­lla­dos, pe­ro tam­bién pa­ra los que se es­tán desa­rro­llan­do. Tie­nen la ca­pa­ci­dad de ver el ca­mino que otros han re­co­rri­do, y op­tar, lle­ga­do el ca­so, por uno di­fe­ren­te. Pue­den op­tar, por ejem­plo, por no cons­truir un tem­plo a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, co­mo ocu­rre en Si­li­con Va­lley.

¿Y qué ha­ce­mos con la glo­ba­li­za­ción? En un pun­to, los dos ca­mi­nos se en­cuen­tran.

Sí, pe­ro siem­pre pue­des ele­gir có­mo lle­gar a ese pun­to. Y creo que esa es la cla­ve.

“Lle­ga­re­mos a un pun­to en que ten­dre­mos má­qui­nas que po­drían de­ci­dir no ha­cer aque­llo pa­ra lo que han si­do di­se­ña­das”.

“In­clu­so los de­sa­rro­lla­do­res de soft­wa­re más so­fis­ti­ca­dos pue­den ser re­em­pla­za­dos por IA”, afir­ma Priestley.

El ro­bot hu­ma­noi­de Sop­hia se con­vir­tió en ciu­da­dano sau­dí en oc­tu­bre de es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.